Archivos para agosto 17th, 2006

Estrella o cometa ? Tú qué eres ?

agosto 17, 2006

por Reinilson Câmara

Hay personas ESTRELLAS y hay personas COMETAS

Los cometas pasan. Apenas son recordados por los datos que pasan y que retornan. La estrellas permanecen. El sol permanece. Pasan años, millones de años, y las estrellas permanecen. Hay mucha gente cometa.

estrellaycometa

Pasan por la vida de la gente apenas por instantes. Gente que no se conecta a nadie y que no prenden en nadie. Gente sin amigos, gente que pasa por la vida sin iluminar, sin dar calor, sin marcar presencia. Importante es ser estrella. Estar juntos. Ser luz. Ser calor. Ser vida. Los amigos y las pasiones son estrellas.

Pueden pasar años. Pueden surgir distancias, pero la marca permanece en el corazón que no quiere enamorarse de cometas, que apenas atraen miradas pasajeras. Ser cometa es ser compañero por instantes, explorar los sentimientos humanos, ser aprovechador de las personas y de las situaciones, se hacen creer y descreer al mismo tiempo.

La soledad es el resultado de una vida cometa. Nadie permanece, todos pasan. Hay necesidades de crear un mundo de estrellas. Todos los días poder contar con ellas y poder sentir su calor. Así son los amigos estrellas en la vida de la gente. Son coraje en los momentos de tensión.

Son luz en los momentos de desánimo. Ser estrella en este mundo pasajero, en este mundo de personas cometas es un desafío, pero por encima de todo una recompensa.

Recompensa de haber sido luz para muchos amigos, haber sido calor para muchos corazones, haber nacido y vivido y no apenas existido.

Y yo, yo te tengo a ti como mi amigo/a estrella !!


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Morir por los otros o saber vivir para ellos?

agosto 17, 2006

“Es mucho más fácil, en general, morir por los otros que saber vivir para ellos.”

por Maurice Maeterlinck


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

La ONU de los planetas o Unión Astronómica Internacional (UAI)

agosto 17, 2006

El Sistema Solar podría contar oficialmente ya no con nueve, sino con doce planetas, según un proyecto de resolución elaborado por la Unión Astronómica Internacional (UAI), durante un congreso en Praga. En este proyecto de texto, que busca tomar en cuenta los recientes descubrimientos, los EXPERTOS proponen una nueva DEFINICION de la diferencia entre “planeta” y “cuerpo del sistema solar” (cometa, asteroide, etc.).

La UAI celebra, desde el pasado lunes y hasta al 25 de agosto, su 26º asamblea general en la capital checa. Y si los científicos reunidos aprueban la propuesta, el Sistema Solar contará con doce planetas, entre ellos ocho ya bien conocidos (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Uranio y Neptuno), un asteroide, Ceres, y tres planetas que se inscriben en una nueva categoría, la de los llamados “plutones”.

El término proviene del nombre del noveno objeto hasta ahora presente en la lista clásica de planetas, Plutón, el más pequeño y lejano de los planetas del Sistema Solar, que formaría parte de un nuevo grupo junto con el que por ahora se considera su satélite más grande, Charon, y “2003 UB-313″.

Esta última apelación provisional corresponde a un objeto celeste apenas más grande que Plutón (2.398 km de diámetro contra 2.228 km), descubierto hace tres años y bautizado como “Xena”.

Fue justamente el descubrimiento de Xena lo que originó la reconsideración de la definición de planeta.

Si la “resolución número 5″ es aprobada en Praga, un planeta será “un cuerpo celeste rígido que posee masa suficiente para tener una gravedad interior que le dé una forma hidrostática equilibrada (casi redonda), en órbita alrededor de una estrella, y que no es una estrella, ni el satélite de un planeta”.

Fuente: Diario El Dia de la ciudad de la Plata.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. Texto completo

agosto 17, 2006

Naciones Unidas- S/RES/1701 (2006)

Consejo de Seguridad
Resolución 1701 (2006)

Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 5511ª sesión, celebrada el 11 de agosto de 2006

El Consejo de Seguridad,

Recordando todas sus resoluciones anteriores sobre el Líbano, en particular las resoluciones 425 (1978), 426 (1978), 520 (1982), 1559 (2004), 1655 (2006), 1680 (2006) y 1697 (2006), así como las declaraciones de su Presidencia sobre la situación en el Líbano, en particular las declaraciones de 18 de junio de 2000 (S/PRST/2000/21), de 19 de octubre de 2004 (S/PRST/2004/36), de 4 de mayo de 2005 (S/PRST/2005/17), de 23 de enero de 2006 (S/PRST/2006/3) y de 30 de julio de 2006 (S/PRST/2006/35),

Expresando suma preocupación por la constante intensificación de las hostilidades en Líbano y en Israel desde el ataque lanzado por Hizbollah contra Israel el 12 de julio de 2006, que ya ha causado centenares de muertos y heridos en ambas partes, grandes daños en la infraestructura civil y centenares de millares de desplazados internos,

Haciendo hincapié en la necesidad de que se ponga fin a la violencia, pero al mismo tiempo haciendo hincapié en la necesidad de abordar con urgencia las causas que han dado origen a la crisis actual, entre otras cosas mediante la liberación sin condiciones de los soldados israelíes secuestrados,

Consciente de lo delicado de la cuestión de los prisioneros y alentando la labor destinada a solucionar urgentemente la cuestión de los prisioneros libaneses detenidos en Israel,

Acogiendo con satisfacción los esfuerzos desplegados por el Primer Ministro del Líbano y el compromiso del Gobierno del Líbano, en su plan de siete puntos, de ampliar su autoridad sobre su territorio, a través de sus propias fuerzas armadas legítimas, de modo que no haya armas sin el consentimiento del Gobierno del Líbano ni otra autoridad que no sea la del Gobierno del Líbano, acogiendo con satisfacción también su compromiso con una fuerza de las Naciones Unidas aumentada y mejorada en términos de efectivos, equipo, mandato y alcance de sus operaciones, y teniendo presente la solicitud formulada en este plan de que las fuerzas israelíes se retiren de inmediato del Líbano meridional,

Decidido a tomar medidas para que esta retirada se produzca lo antes posible,

Tomando debida nota de las propuestas formuladas en el plan de siete puntos con respecto a la zona de las granjas de Shebaa,

Acogiendo con agrado la decisión unánime adoptada por el Gobierno del Líbano el 7 de agosto de 2006 de desplegar una fuerza armada libanesa de 15.000 efectivos en el Líbano meridional a medida que el ejército israelí se repliega detrás de la Línea Azul y de pedir la asistencia de fuerzas adicionales de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL) según sea necesario, para facilitar la entrada de las fuerzas armadas libanesas en la región y de reiterar su intención de fortalecer las fuerzas armadas libanesas con el material que sea necesario para permitirle cumplir sus funciones,

Consciente de sus responsabilidades en lo que respecta a ayudar a establecer una cesación del fuego permanente y una solución a largo plazo del conflicto,

Determinando que la situación en el Líbano constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales,

1. Pide una cesación total de las hostilidades basada, en particular, en la cesación inmediata por Hizbollah de todos los ataques y en la cesación inmediata por Israel de todas las operaciones militares ofensivas;

2. Después de la cesación total de las hostilidades, exhorta al Gobierno del Líbano y a la FPNUL a que, conforme a lo autorizado en el párrafo 11, desplieguen en conjunto sus fuerzas en toda la región meridional y exhorta al Gobierno de Israel a que, una vez iniciado ese despliegue, retire todas sus fuerzas del Líbano meridional en forma paralela;

3. Hace hincapié en la importancia de que se amplíe el control del Gobierno del Líbano a todo el territorio libanés, de conformidad con las disposiciones de las resoluciones 1559 (2004) y 1680 (2006) y con las disposiciones pertinentes de los Acuerdos de Taif, para que ejerza su plena soberanía, de manera que no haya armas sin el consentimiento del Gobierno del Líbano ni otra autoridad que la del Gobierno del Líbano;

4. Reitera su firme apoyo al pleno respeto de la Línea Azul;

5. Reitera también su firme apoyo, como se recordó en todas sus resoluciones anteriores pertinentes, a la integridad territorial, la soberanía y la independencia política del Líbano dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente, según lo previsto en el Acuerdo General de Armisticio entre Israel y el Líbano de 23 de marzo de 1949;

6. Exhorta a la comunidad internacional a que tome medidas inmediatas para prestar asistencia financiera y humanitaria al pueblo del Líbano, entre otras cosas, facilitando el regreso en condiciones de seguridad de las personas desplazadas y, bajo la autoridad del Gobierno del Líbano, reabriendo los aeropuertos y puertos de conformidad con los párrafos 14 y 15, y la exhorta también a que considere la posibilidad de prestar más asistencia en el futuro para contribuir a la reconstrucción y el desarrollo del Líbano;

7. Afirma que todas las partes son responsables de velar por que no se adopte ninguna medida contraria al párrafo 1 que pueda afectar negativamente la búsqueda de una solución a largo plazo, el acceso humanitario a la población civil, incluido el tránsito sin peligro de los convoyes humanitarios, o el regreso voluntario y en condiciones de seguridad de las personas desplazadas, y exhorta a todas las partes a que cumplan con esa responsabilidad y cooperen con el Consejo de Seguridad;

8. Insta a Israel y al Líbano a que apoyen una cesación del fuego permanente y una solución a largo plazo basada en los siguientes principios y elementos:

- El pleno respeto de la Línea Azul por ambas partes;

- Arreglos de seguridad para impedir la reanudación de las hostilidades, en particular el establecimiento entre la Línea Azul y el río Litani de una zona libre de todo personal armado, bienes y armas, excepto los del Gobierno del Líbano y de la FPNUL de acuerdo con lo autorizado en el párrafo 11, desplegados en esa zona;

- La plena aplicación de las disposiciones pertinentes de los Acuerdos de Taif y de las resoluciones 1559 (2004) y 1680 (2006) en que se exige el desarme de todos los grupos armados del Líbano para que, de conformidad con la decisión del Gobierno del Líbano de fecha 27 de julio de 2006, no haya más armas ni autoridad en el Líbano que las del Estado libanés;

- Ninguna fuerza extranjera presente en el Líbano sin el consentimiento de su Gobierno;

- Ninguna venta ni suministro de armas y material conexo al Líbano, salvo con la autorización de su Gobierno;

- La entrega a las Naciones Unidas de los mapas de minas terrestres en el Líbano que Israel todavía tenga en su poder;

9. Invita al Secretario General a que apoye los esfuerzos para lograr lo antes posible acuerdos en principio del Gobierno del Líbano y del Gobierno de Israel sobre los principios y elementos para una solución a largo plazo descritos en el párrafo 8, y expresa su intención de participar activamente;

10. Pide al Secretario General que, en coordinación con los principales agentes internacionales y las partes interesadas, formule propuestas para aplicar las disposiciones pertinentes de los Acuerdos de Taif y de las resoluciones 1559 (2004) y 1680 (2006), incluido el desarme, y para el trazado de las fronteras internacionales del Líbano, especialmente en las zonas en las que la frontera es controvertida o incierta, ocupándose también de las granjas de Shebaa, y que le presente esas propuestas en un plazo de treinta días;

11. Decide, con el fin de aumentar y mejorar la fuerza en términos de efectivos, equipo, mandato y alcance de las operaciones, autorizar el aumento de los efectivos de la FPNUL a un máximo de 15.000 soldados, y que la fuerza, además de llevar a cabo su mandato de conformidad con sus resoluciones 425 (1978) y 426 (1978):

a) Vigile la cesación de las hostilidades;

b) Acompañe y apoye a las fuerzas armadas libanesas a medida que se despliegan en todo el sur, incluso a lo largo de la Línea Azul, mientras Israel retira a sus fuerzas armadas del Líbano de acuerdo con lo dispuesto en el párrafo 2;

c) Coordine sus actividades relacionadas con el apartado b) del párrafo 11 con el Gobierno del Líbano y el Gobierno de Israel;

d) Amplíe su asistencia para ayudar a asegurar el acceso humanitario a la población civil y el regreso voluntario y en condiciones de seguridad de las personas desplazadas;

e) Preste asistencia a las fuerzas armadas libanesas en la adopción de medidas para el establecimiento de la zona a que se hace referencia en el párrafo 8;

f) Preste asistencia al Gobierno del Líbano, a solicitud de éste, en la aplicación del párrafo 14;

12. Actuando en apoyo de una solicitud del Gobierno del Líbano de que se despliegue una fuerza internacional para ayudarlo a ejercer su autoridad en todo el territorio, autoriza a la FPNUL a que tome todas las medidas necesarias y que estime que están dentro de sus capacidades en las zonas de despliegue de sus fuerzas, para asegurarse de que su zona de operaciones no será utilizada para llevar a cabo actividades hostiles de ningún tipo, a que resista los intentos de impedirle por medios coercitivos cumplir las funciones que le incumben de conformidad con el mandato del Consejo de Seguridad, y a que proteja al personal, los servicios, las instalaciones y el equipo de las Naciones Unidas, vele por la seguridad y la libertad de circulación del personal de las Naciones Unidas y los trabajadores humanitarios y que, sin perjuicio de la responsabilidad del Gobierno del Líbano, proteja a los civiles que se encuentren bajo amenaza inminente de sufrir violencia física;

13. Pide al Secretario General que establezca con urgencia medidas para asegurar que la FPNUL pueda llevar a cabo las funciones previstas en la presente resolución, insta a los Estados Miembros a que consideren la posibilidad de hacer contribuciones apropiadas a la FPNUL y a que respondan positivamente a las solicitudes de asistencia de la Fuerza, y expresa su profundo reconocimiento a aquellos que han contribuido a la FPNUL en el pasado;

14. Exhorta al Gobierno del Líbano a que asegure sus fronteras y otros puntos de ingreso para impedir la entrada en el Líbano de armas o material conexo sin su consentimiento y pide a la FPNUL que, de acuerdo con lo autorizado en el párrafo 11, preste asistencia al Gobierno del Líbano cuando éste la solicite;

15. Decide además que todos los Estados adopten las medidas necesarias para impedir que sus nacionales o desde sus territorios o usando buques o aviones que enarbolen su pabellón:

a) Se vendan o suministren a cualquier entidad o persona del Líbano armas y material conexo de todo tipo, incluso armas y municiones, vehículos y equipo militares, equipo paramilitar, y piezas de repuesto para éstos, sea que tengan o no su origen en sus territorios; y

b) Se suministre a cualquier entidad o persona del Líbano asistencia o capacitación técnica relacionada con el suministro, la fabricación, el mantenimiento o el uso de los artículos enumerados en el apartado a) anterior; pero esas prohibiciones no serán aplicables a las armas y el material conexo, la capacitación o la asistencia autorizadas por el Gobierno del Líbano o por la FPNUL según lo previsto en el párrafo 11;

16. Decide prorrogar el mandato de la FPNUL hasta el 31 de agosto de 2007, y expresa su intención de considerar en una resolución posterior nuevas mejoras del mandato y otras medidas para contribuir a la aplicación de una cesación del fuego permanente y una solución a largo plazo;

17. Pide al Secretario General que informe al Consejo en el plazo de una semana sobre la aplicación de esta resolución y posteriormente en forma periódica;

18. Recalca la importancia y la necesidad de lograr una paz amplia, justa y duradera en el Oriente Medio, basada en todas sus resoluciones pertinentes, entre ellas sus resoluciones 242 (1967), de 22 de noviembre de 1967, 338 (1973), de 22 de octubre de 1973, y 1515 (2003), de 19 de noviembre de 2003;

19. Decide seguir ocupándose activamente de la cuestión.

Via: Pagina Principal de las Naciones Unidas

Si has disfrutado este post Suscribete al boletín de Novedades de Soy donde no pienso

El duelo por la muerte del padre

agosto 17, 2006

por Jamin Abuchaem

El siguiente es uno de los artículos póstumos del doctor Jamil Abuchaen, psicoanalista y profesor, cuya publicación concluiremos mañana. Fue resumido y adaptado por el doctor Alberto Alvarado Cedeño.

“Primero, me llorarán;
luego, me pensarán.
Después, me olvidarán.”

de Nemer Ibn Barud: Monosílabos

father

El tema sobre el duelo por la muerte del padre me ha interesado desde hace mucho tiempo. Creo que uno de los motivos más importantes está relacionado con la pérdida de mi padre en edad avanzada, cuando él sólo había completado sus setenta y un años.

Aun cuando yo había sobrepasado el tiempo que suele durar estas condiciones se movilizaron dentro de mí “todos mis sentimientos más tempranos”, como le comunicó Sigmund Freud a Wilheim Flíess, su amigo, contestando su carta enviada en la ocasión de la muerte del padre de Freud.

En esa carta, del 2 de noviembre de 1896 -el padre de Freud había fallecido el 23 de octubre de este mismo año- escribe:

“Me cuesta mucho escribir justamente ahora que he dejado pasar tanto tiempo, para agradecerte las conmovedoras palabras de tu carta. Por uno de esos senderos oscuros que pasan por detrás de la conciencia formal, la muerte de mi padre me ha afectado profundamente. Yo lo estimaba muchísimo y la comprendía perfectamente y con esa mezcla de profunda sabiduría y romántica alegría, tan peculiar en él, significó mucho para mí. Sin duda alguna su vida en sí ya había terminado hace tiempo, pero su muerte real ha hecho revivir en mí todos mis sentimientos más tempranos. Ahora me siento completamente desamparado.”

Esta carta fue traducida en diferentes formas que no coinciden en su totalidad. Así, Ludovico Rosenthal la redactó con el siguiente texto:

“Por ahora me resulta tan difícil escribirte, que hasta he dilatado varias veces el momento de agradecerte de todo corazón las conmovedoras palabras que me has dirigido en tu carta. A través de alguna de esas rutas que corren tras la conciencia oficial, la muerte del viejo me ha afectado profundamente. Yo lo estimaba mucho y lo comprendía perfectamente; influyó a menudo en mi vida, con esa peculiar mezcla suya de profunda sabiduría y fantástica ligereza de ánimo. Cuando murió, hacía mucho que su vida había concluido, pero ante su muerte todo el pasado volvió a despertarse en mi intimidad. Ahora tengo la sensación de estar totalmente desarraigado.”

Lo que es llamativo es el uso de las palabras desarraigado y, desamparado.

La palabra desamparo implica los siguientes sinónimos: solo, indefenso abandonado, huérfano desvalido, desabrigado, descuidado; perdido, extraviado, inerme, etcétera.

No importa mucho examinar con detenimiento o mayor profundidad la preferencia de los traductores por una u otra palabra. Lo que deseo es hacer hincapié en el sentimiento que Freud expresa por la muerte de su padre: se sentía hondamente comprometido y no sólo con su presente sino y fundamentalmente con su pasado. Lo que llama la atención es la vivencia de orfandad que tanto una como otra de cualquiera de las dos palabras utilizadas en la traducción transmiten.

Al leer una de las cartas que Freud escribe a Sandor Ferenczi el 16 de septiembre de 1930, agradeciendo sus condolencias por la muerte de su madre, el clima afectivo es bien otro.

Escribe Freud:

“Querido amigo: Ante todo, mis gracias más expresivas por las bellas palabras que dedicas a la muerte de mi madre, la cual me ha afectado en una forma peculiar. No siento ni dolor, ni pena, lo que probablemente puede explicarse por las circunstancias especiales que concurran en el caso, como, por ejemplo, su avanzada edad, la pena que me inspiraba su postración final y al mismo tiempo un sentimiento de veneración que me parece también comprender. No me sentía libre para morir mientras ella viviera; y ahora sí. Seguramente los valores que atribuyo en mi interior a la existencia habrán experimentado una transposición considerable en los estratos más profundos. No asistí al funeral, en el que me representó también Anna…”

Qué distante es la actitud afectiva de Freud ante los dos acontecimientos más importantes en la vida de un ser humano!

El papel del padre

Examinemos el problema desde una perspectiva más general. Lo primero que llama la atención es que el duelo por la muerte del padre ha sido, en la literatura psicoanalítica, homologado con el de la muerte de la madre. Esto es tan así que cuando se estudia el fenómeno del duelo ningún autor hace la distinción de la estructura, dinámica y consecuencias entre uno y otro tipo.

Hay algunas pocas referencias de los efectos dañinos que la desaparición del padre o de la madre pueden llegar a provocar en el individuo si este es un hombre o una mujer.

Habitualmente se ha hecho hincapié en el duelo por la muerte de la madre y en algunas escuelas psicoanalíticas (como la kleiniana), las consecuencias de este duelo pueden referirse no sólo a la totalidad de la madre como persona sino a aspectos parciales de ésta. Es sumamente frecuente que se hable del duelo por el pecho de la madre durante el período de destete, del duelo del vientre materno durante y después del parto, etcétera.

El papel del padre no ha merecido una atención especial y para algunos analistas lo que marca las características fundamentales de una personalidad adulta son los duelos que ha sufrido por la pérdida de la figura materna o aspectos parciales de ésta.

En mi trabajo clínico como psicoanalista, hace más de treinta y cinco años, he observado un fenómeno que cuando lo vi por primera vez me causó suma extrañeza.

Este hecho clínico consiste en haber encontrado -reiteradamente que la muerte del padre, acaecida en cualquier edad, pero principalmente en las etapas tempranas del desarrollo y en la adolescencia, reviste particularidades inconfundibles y cuya repercusión en la vida del doliente, tanto para el hombre como para la mujer, son asombrosamente idénticas o muy semejantes en su dinámica.
Este hecho clínico me llamó la atención porque lo esperable era que la hija sufriera consecuencias distintas de aquellas referidas al varón. De acuerdo con mi experiencia clínica, los acontecimientos psicológicos, tanto en el hombre como en la mujer, obedecen a una misma dinámica anímica.

Me siento con derecho, a raíz de la observación de mis psicoanalizadas, a sostener que la muerte del padre -manifiesta o latentemente constituye el acontecimiento más fundamental que puede ocurrir en la vida de una persona, sea ésta del sexo masculino o del femenino.

Si volvemos a examinar la carta de Freud a Fliess, del 2 de noviembre de 1896, nos encontramos con una estremecedora confesión para un hombre que en la oportunidad, tenía apenas cuarenta años: … pero su muerte real ha hecho revivir en mi todos mis sentimientos más tempranos. Ahora me siento completamente desarraigado (o desamparado)”.

La genialidad de Freud le permitió recortar lo que yo considero el aspecto más esencial del duelo por la muerte del padre: el desamparo o desarraigo. Este desamparo atañe tanto a la mujer cuanto al hombre y se manifiesta con igual intensidad en cualquiera de los dos.

Las etapas del duelo

Empecemos a definir en qué consiste un duelo. Freud, en “Duelo y melancolía”, escribe:

“El duelo es, por lo general, la reacción a la pérdida de un ser amado o de una abstracción equivalente, la patria, la libertad, el ideal etc…” (Duelo y melancolía, pag. 243.)

“Esta reacción a la pérdida es sumamente dolorosa y necesita de un período de tiempo relativamente largo para que se pueda llevar a cabo.” (En “Análisis de un caso de neurosis obsesiva” -el hombre de las ratas- Freud da una cifra aproximada de dos años.)

Esquemáticamente, podemos trazar las siguientes etapas en un trabajo de duelo:

* Primera etapa: examen de la realidad.
* Segunda etapa: aceptación de la pérdida.
* Tercera etapa: identificación con el objeto perdido.
* Cuarta etapa: sustitución del objeto perdido.

Primera etapa: Examen de la Realidad

Primera etapa, a la que podemos llamar examen de realidad, puede sufrir dos destinos especiales: el sujeto en duelo acepta la pérdida del objeto o no la acepta … conviene aclarar el sentido de la palabra objeto en psicoanálisis, es parecido al que se usaba clásicamente como objeto de mi pasión de mi resentimiento, objeto amado, etcétera.

Como siempre, la aceptación de la realidad dolorosa no es permanente al comienzo. Se realiza por períodos: durante algún tiempo se asume la pérdida y, en otros, se la niega. Son momentos que se alternan y que suelen tener duración variable -de minutos, horas o días-. O, también, años.

Para que el trabajo de duelo pueda continuar su elaboración (procesamiento), es necesario que la persona acabe por aceptar que el objeto ya no existe más en la realidad externa que ha desaparecido ha muerto, se ha destruido o es inexistente.

La imposibilidad de elaborar este acontecimiento seguramente estanca el trabajo de duelo. Para que podamos desprendernos de un objeto perdido es inevitable que aceptemos que ya no está. Mientras alimentamos la esperanza de que vive o está oculto en algún lugar, resulta imposible desligarse de él.

El ejemplo más cruel y dramático es el de los sobrevivientes de los campos de exterminio de la Segunda Guerra Mundial que, al no ver el cadáver de sus parientes desaparecidos, siempre mantenían prendida la idea de que volverían algún día, con lo que vivían en estado de permanente y frustrada espera.

En caso de que la aceptación pase por períodos más largos, el sujeto podría pasar a una segunda etapa de elaboración, que podemos llamar aceptación de la pérdida o de la realidad. En psicoanálisis, la palabra elaboración designa el trabajo realizado por el psiquismo con vistas a dominar las excitaciones que le llegan y cuya acumulación ofrece el peligro de resultar patógena.

Segunda etapa: Aceptación de la Pérdida

La aceptación de la realidad o de la pérdida también es fluctuante y lleva a una identificación con el objeto muerto o desaparecido. Suelen ocurrir dos posibilidades. El sujeto se identifica con el muerto o con el destino del muerto. Si hay una fuerte identificación con el destino del muerto, el sujeto seguirá ese destino y esto lo conducirá al suicidio manifiesto o enmascarado (accidentes, enfermedades fatales, etcétera).

En caso de que la identificación se produzca únicamente con la persona del muerto, el individuo en duelo pasa a la tercera etapa elaborativa. Debemos aclarar qué entendemos por identificación: es un proceso por el cual un sujeto asimila un aspecto, una propiedad, un atributo de otro y se transforma, total o parcialmente, sobre el modelo de éste.

Tercera etapa: Identificación con el Objeto Perdido

Esta etapa puede ser denominada decisión de vivir. El proceso de duelo puede seguir uno de estos dos caminos: el sujeto se decide a vivir identificado con el muerto o lo sustituye por un nuevo objeto. En caso de vivir identificado con el objeto perdido, adquiere características de este objeto y, muchas veces, se conduce en la vida como él.

Cuarta etapa: Sustitución del Objeto Perdido

Es la etapa final, que podemos llamar de sustitución del objeto perdido. Esta sustitución puede ser parcial o total. Un ejemplo de sustitución parcial es el individuo que se casa con la cuñada soltera.

Otro más frecuente es el de la viuda que mantiene el retrato de su difunto esposo en un lugar privilegiado de la casa y muy frecuentemente lo utiliza para hacer comparaciones con su nuevo compañero, en las cuales éste siempre lleva las de perder.

Estas etapas -como dije anteriormente – son arbitrarias; no se desarrollan sucesivamente sino que se producen alternadamente, ora predominando una, ora la otra. El trabajo final de un duelo bien elaborado debe conducir a la sustitución total del objeto. En otras palabras, el sujeto consigue desligarse del objeto perdido y ligarse a un nuevo objeto.

La elaboración de un duelo se ve interferida por dos fenómenos psicológicos que fueron descriptos por Freud: por el sentimiento de culpabilidad, a consecuencia de la natural ambivalencia (sentimientos de amor y odio) del sujeto hacia su objeto perdido, y por la elección narcisista del objeto.

Cuanto menor ha sido la ambivalencia afectiva hacia el objeto, más favorecido se ve el trabajo de duelo. Lo mismo ocurre cuando menor ha sido la participación de los aspectos narcisistas del sujeto en la elección del objeto. En estas circunstancias hay más posibilidades de llevar a buen término la elaboración del duelo. Para los lectores no especializados intentaré aclarar el término narcisismo.

En psicoanálisis designa un concepto extremadamente complejo. Todos conocemos el mito de Narciso, el hermoso joven que se enamoró de su propia imagen reflejada en un estanque.

De este mito tomó Paul Nacke la palabra para denominar un hecho clínico que consiste en la hiperestimación del poder de los propios actos y de los propios deseos, en la creencia en la omnipotencia de las ideas, una fe ciega en la fuerza mágica de las palabras; en suma, una actitud megalomaníaca; a veces esa actitud es muy evidente, por ejemplo en los psicóticos que se creen Napoleón Bonaparte, y a veces está bastante oculta, por ejemplo en las personas melancólicas, que presentan a la vez una intensa desvalorización de sí mismas.

La función de la madre

Veamos, ahora, cuáles son las funciones de la pareja parental durante el proceso de desarrollo evolutivo del niño. Comencemos con la más conocida de todas que es el papel de la madre.

Es interesante señalar que todos los autores han hecho hincapié en la importancia de la madre en la crianza del hijo, principalmente en las etapas tempranas y fundamentalmente durante los primeros seis meses de la vida posnatal.

En cuanto al papel del padre éste ha sido bastante ignorado y la casi totalidad de los autores -psicoanalistas o no suelen darle una función secundaria. Esto es evidentemente claro en la escuela kleiniana, donde la madre juega el papel principal. La escuela lacaniana, de alguna manera con sus teorías acerca del desarrolló del niño, reserva un papel más decoroso para el padre y lo transforma en todo momento en una figura sumamente restrictiva de la libertad del niño.

En los últimos tiempos, algunos autores han reconocido otros aspectos de la función del padre en el desarrollo del niño. Entre nosotros, Arminda Aberastury y Eduardo Salas enfatizan mucho la necesidad del contacto físico del niño con su padre y consideran que este contacto es imprescindible para evitar el camino de la homosexualidad. Dicen los autores:

“Esta carencia de contacto con el padre es una de las raíces del rechazo del hijo y deja una nostalgia que podría ser el origen de una búsqueda posterior y desesperada de sustitutos paternos a través de toda la vida.”

Luego, bajo el título de “El papel del padre”, dicen:

El papel del padre varía según las diferentes edades del hijo y, muchas veces, la falta de adecuación a nuevas necesidades hace que un buen padre de un hijo de dos años se transforme luego en un incomprensivo o ausente para el hijo adolescente.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.640 seguidores