CFK. Discurso de cierre de campaña en el Teatro Coliseo (19-10)

19–10–2011 / En el cierre de la campaña, con vistas su reelección, la presidenta Cristina Fernández afirmó: “No soy neutral, siempre voy a estar del lado de la inclusión social”, a favor de “más libertad, más democracia y más derechos humanos”. Durante el acto en el teatro Coliseo, recordó emocionada la figura de Néstor Kirchner, defendió el modelo económico e hizo un llamado: “Les pido a todos los hombres y mujeres que tienen responsabilidades y que se sienten identificados con este proyecto, que dejemos de lado las cuestiones menores. Les pido mayor inteligencia“.


Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas; háganmela fácil muchachos, por favor: es un día muy especial y quiero porque seguramente no quiero olvidarme de agradecerles, en este año tan particular, que me tocó vivir como Presidenta y como mujer, quiero agradecerle a los millones y millones de argentinos que a lo largo y a lo ancho del país, en cada uno de los lugares a los que iba, en cada escuela que se inauguraba, en cada fábrica que visitaba porque se abría me decían: “¡Fuerza Cristina, y no aflojes! Gracias, muchas gracias a todos. (APLAUSOS). 

Gracias también a mis dos hijos: a Florencia y a Máximo, sin los cuales hubiera sido imposible seguir. (APLAUSOS).

Perdónenme pero yo sé que él está en todas partes, pero en ellos dos está más que en ninguna otra. (APLAUSOS).

Y quiero también agradecerle a cada una de estas mujeres, de jóvenes que están hoy aquí acompañándome y que decidieron colaborar para mostrar que hay otro país que ha crecido en estos 8 años, un país diferente, el país real. A cada uno de ellos los conocí en distintos momentos; no quiero olvidarme de nadie. 

Voy a empezar por Braian, porque sé que Braian no está, lo tenemos en los Panamericanos, representándonos, nuestro querido Braian Toledo.

A él lo conocí cuando encabezó la delegación y le entregué la bandera para los Juegos donde obtuvo su Medalla de Oro, vino de Marcos Paz.

Sé que hoy está su mamá y su hermanito, a los que él quiero mucho. No puede estar hoy aquí él. (APLAUSOS). 

A Atilio, a quien conocí en los astilleros, cuando fuimos a poner en marcha la goleta y el submarino; a Jorge que se bancó la mala y aguantó con los termos y hoy estamos exportando exportando termos a todo el mundo. (APLAUSOS).

A Cecilia, que la conocí junto a Lino, en Berlín, en el año 2009, si mal no recuerdo.

Fui a dar una charla para todos los científicos que estaban allí y ahí estaba ella y me dijo que quería volver al país con su esposo alemán. ¿Cecilia te lo trajiste al alemán también, no? Sí, se trajo al alemán también y acá la tenemos en la universidad pública.

A Ramiro, que lo conocí hace poco también cuando fui a un importantísima empresa de tecnología de software, a Globant, ahí cuando recorrí él tenía en su pantalla, en su escritorio con una inmensa foto que decía.

“Cristina 2011” y se paró y me dio un discurso que me dio vergüenza a mí, pero gracias Ramiro, muchas gracias.

A Ariel, el geniecillo, a ese lo vi antes de que ganara la medalla, guarda que no es que lo recibí después que ganara la medalla.

Recibí a toda la delegación, que además obtuvo medallas de plata, un grupo de jóvenes, de nuestros jóvenes argentinos talentosos y él estaba sentadito en esa mesa larga, de mi despacho, allá en la punta.

Yo le veía carita de geniecillo y después cuando Sileoni vino y me avisó que ganamos la medalla de oro en las Olimpiadas de Matemática, en Holanda, con más de 600 chicos compitiendo y dije: “¿quién fue, el de anteojitos, no?, le digo. (APLAUSOS). 

A Jessica que la conocí, mediante una videoconferencia, cuando desde el Salón de las Mujeres Argentinas, ahí en la Casa Rosada, entregábamos – entre otros actos – viviendas en Berazateguí y allí estaba Jessica y ella lanzó una frase que me impresionó, porque dijo, en ese momento y yo la escuché y dije qué impresionante esa frase.

Ella dijo: “vivíamos de prestado”, y la verdad que en esa frase resumió también todavía todo lo que nos falta hacer a los argentinos. (APLAUSOS).

Gracias Jessica; en Haydeé, la misionera, vamos Haydeé, pero no con más chicos que ya hay 13, basta, ahora a mirar televisión digital gratuita en esta Argentina que democratiza también los medios y el acceso a la televisión pública para todos los argentinos. (APLAUSOS).

Me confundí Haydeé era la jubilada de la máquina de coser, una de las tantas que incorporamos, de esa Argentina que había dejado de a pie a tantísimos argentinos y argentinas que no habían logrado cumplir sus años de aportes, o lo que era peor – como en el caso de ella – había trabajado y no le habían aportado, como la inmensa mayoría de los casos.

Son los más de 2 millones y medios de personas que hoy tienen jubilación y que da a la Argentina el lugar en toda Latinoamérica de mayor cobertura previsional a su gente, en condiciones de acceder a ese beneficio. (APLAUSOS). 

A Viqui, creo que no me falta nadie más, a Viqui la dejé para lo último porque a ella la conocí un día muy especial. A Victoria la conocí el 25 de febrero del 2010, en su último cumpleaños.

Era el cumpleaños de él y en Olivos vinieron a visitarnos las Abuelas y los nietos. Yo no la conocía a Viqui y Victoria me contó su historia, una historia tremenda, una historia que como ella dice hay que hacerse cargo para encontrar la verdad.

Y la verdad que me impresionó, uno de los relatos más impresionantes que escuché en mi vida, pero sobre todo porque cuando le pregunté si odiaba a quien había hecho eso, ella me dijo: “no, yo no lo puedo odiar”.

Y eso es maravilloso porque tener la fuerza de poder sobreponerse y no tener odios, sino dar amor es también parte de la fortaleza de la verdad y de la identidad, sin lugar a dudas. (APLAUSOS). 

Gracias Victoria y en vos a todos los Nietos e Hijos recuperados y a la tarea formidable de las Abuelas. (APLAUSOS). 

Y a Amado, la fuerza de la alegría, la fuerza del trabajo que ha desarrollado como candidato a vicepresidente, y fundamentalmente como ministro de Economía, y fundamentalmente acompañándonos en un proyecto político, del cual es parte, se siente parte y nos va a permitir – no ya a mí, sino a todos los argentinos – tener mayor institucionalidad, pero institucionalidad en serio, no solamente en los discursos. (APLAUSOS). 

Ellos son en definitiva los representantes de esa Argentina real, de esa Argentina que muchas veces no la escuchamos y acá también tengo que hacerme cargo como parte de aquellos que tenemos espacio permanente en los medios de comunicación porque somos dirigentes, o porque somos representantes institucionales, en el caso mío de una Presidenta, de gobernadores, de intendentes, de legisladores, de dirigentes sindicales, de dirigentes culturales, en fin los que tenemos la posibilidad de hablar y que muchas veces también – y hoy debemos hacernos todos una autocrítica, los que tenemos la responsabilidadnos enredamos muchas veces en discusiones estériles, en declaraciones rimbombantes, muchas veces hasta en el ejercicio de vanidades personales y muchas veces confundimos el verdadero objetivo, que es precisamente que este país real siga creciendo, siga generando crecimiento y posibilidades. (APLAUSOS). 

Yo le pido a todos los hombres y mujeres, que tienen responsabilidades institucionales y que se sienten identificados con nuestras políticas, con este proyecto que nació el 25 de mayo del año 2003, que dejemos de lado las cuestiones menores, las cosas que se publican que muchas veces tienen poco que ver con lo que realmente pasa y que solamente están impulsando y queriendo que otros salga a contestar para ver de que manera se puede poner palos en la rueda.

Yo les pido a todos mayor inteligencia. Hoy leí una frase que me impactó, una frase del Mayo Francés y definía a los tontos. Los tontos son aquellos que cuando alguien con el dedo señalan la Luna miran el dedo. Y yo creo que es una muy buena definición. (APLAUSOS).

No miremos más el dedo, miremos la Luna que es lo importante. (APLAUSOS). 

También quiero dirigirme a todos los dirigentes de mi país, que no pertenecen a mi partido, que tienen representaciones sectoriales, empresariales, porque yo creo que esta convocatoria a trabajar por una Argentina diferente es el punto de unidad para superar diferencias sin perder la identidad.

Nadie pierde la identidad ni su historia, si colabora y coopera con lo que la sociedad democráticamente elige para construir un país mejor y una sociedad con mayor solidaridad, con mayor inclusión, con mayor democracia, con mayor pluralidad. 

Esta también es una convocatoria a todos a esa unidad nacional que siempre nos fue negada en nuestros 200 años de historia y en la que yo cifro también una de las claves del fracaso argentino

Lo decía el otro día cuando recordábamos y conmemorábamos, además del 17 de octubre, los 60 años de la Televisión Argentina.

Quienes más tenían en este país –no me refiero a la actualidad, me refiero a la historia de la Argentina-, no supieron en estos 200 años formular un proyecto de país en el cual todos se sintieran incluidos, todos se sintieran parte, si hubieran tenido la fuerza, la decisión y la convicción de tirar para el mismo lado. Este es el gran desafío que tenemos los argentinos en este tercer centenario que empezamos

Estamos en un momento complejo, difícil y turbulento del mundo, donde se han caído los íconos que durante estos 8 años trataron de convencernos – afortunadamente no lo lograron, primero a él y después a mí – de que lo que estábamos haciendo estaba mal, que teníamos que cambiar. 

A veces pienso, en tren de imaginación, ¿qué hubiera pasado si en aquel 2005 no hubiera estado él, no hubiera sido él presidente de la Argentina en aquella Cumbre que se realizó en nuestro país para ver si nos incorporábamos o no al ALCA?

¿Qué hubiera pasado y qué nos hubiera pasado hoy a todos nosotros también si él no hubiera decidido definitivamente cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional y de esa manera tener una política y una decisión de autonomía razonable y nacional en la adopción de medidas y de políticas para todos los argentinos? 

Me pregunto siempre estas cosas y cuál fue la actitud de cada uno frente a cada una de las medidas que hemos ido adoptando y que nos permite hoy enfrentar en mejores condiciones esta crisis que ha comenzado en el año 2008 y que parece no tener fin. 

¿Qué debemos hacer, entonces, los argentinos? ¿Cuál es la actitud que tenemos que adoptar: la de redoblar el esfuerzo en el trabajo?

Y yo digo que, además, estamos también en una posición, no solamente por los pilares básicos de nuestra economía, sino porque por primera vez podemos pensar a mediano y a largo plazo, algo que en la Argentina no sucedía desde hacía mucho tiempo.

Siempre había un plan salvador que inmediatamente fracasaba y era sustituido por otro plan. Pero eran políticas que no se discutían aquí y ni siquiera se adoptaban muchas veces en la Casa Rosada; se hacía afuera y acá se ponía el sello y muchas veces en el Parlamento los votos. 

Por eso también digo que darle mayor institucionalidad al país, es también representar los intereses populares, representar los intereses de los 40 millones de argentinos en ese Parlamento, la gran institución de nuestro país que debe también cooperar en las políticas que han producido crecimiento, inclusión social, redistribución del ingreso, generación de trabajo.

Fíjense, que ni siquiera todavía nos han aprobado el Presupuesto; esperemos que el Presupuesto que mandé este año me lo puedan aprobar.

Pero, igualmente, este es el año en que estamos creciendo en forma acumulada al 9.1 y, además, les puedo adelantar que la desocupación, que en el anterior trimestre era 7.3, este 3º trimestre es de 7.2, debido al crecimiento de la actividad económica y aún sin Presupuesto aprobado.

Esto revela lo importante que son las políticas que una sociedad adopta, que un gobierno adopta. 

Yo les pido a todos, entonces, que tengamos esa inmensa grandeza porque tenemos una oportunidad histórica los argentinos

Por eso, hace pocos días, habíamos presentado el Plan Argentina Agroindustrial; por eso el Plan Industrial 2020; por eso también estamos trabajando en el ministerio de Educación en un plan para ir también profundizando la necesidad de adecuar nuestro sistema educativo a esta nueva Argentina que necesita de nuevos profesionales, de nuevas actividades, que acompañe el desarrollo económico del país. 

El compromiso con lo cultural, el compromiso con la educación, no solamente debe ir unido a la formación, sino también a la preparación para un mundo difícil y que cada no de nuestros egresados pueda tener trabajo cuando tiene el título en su universidad.

Formación y preparación es lo que nuestras universidades, nuestras escuelas deben darles a nuestros hijos. 

Y creo sinceramente también que uno de los logros más importantes –lo recordábamos ayer junto al gobernador de Entre Ríos, en Gualeguaychú- es, precisamente, la decisión definitiva de pertenecer como país a esta América del Sur y de tomar las decisiones en conjunto con nuestros vecinos, compañeros y amigos de la América del Sur.

Esta es nuestra tierra, este es nuestro país, aquí pertenecemos, somos gente del MERCOSUR, gente de la UNASUR. Esta es la región, rica en alimentos, en agua, nuestros naturales que vamos a defender con integración. 

Por eso también quiero felicitar a nuestro ministro de Economía que en la reunión de ministros de Economía del G-20 fue a defender las políticas que muchas veces querían cambiar cuando los términos del intercambio comercial no les son favorables a los países desarrollados. 

Somos orgullosamente suramericanos y sabemos que es la clave de una integración inteligente, integración inteligente, podemos ser –y estoy segura que lo vamos a hacer como región- protagonistas del siglo XXI, en crecimiento, en producción de alimentos, en producción de energía. 

Por eso es necesario superar diferencias. Ahí están los ejemplos de muchos gobiernos que, aún de distinto signo, han sabido priorizar en la pertenencia a esta región y estamos logrando cosas inimaginables.

Por lo pronto, hemos podido resolver entre nosotros nuestros conflictos sin recurrir a ningún otro ámbito institucional que no sea nuestra propia UNASUR o nuestro propio MERCOSUR.  

Me enorgullezco como latinoamericana y como suramericana frente a otros escenarios donde nadie resuelve nada y que, por el contrario, complican todo todos los días con más violencia.

Me enorgullezco, de haber estado allí y ser parte de la UNASUR y que él, en su última misión como Secretario General de la misma, contribuyera a la paz entre la hermana República de Colombia y la hermana República Bolivariana de Venezuela

Estos son los lugares y los espacios en que esta Presidenta quiere estar; estos son los hombres y mujeres, más el resto de los millones de argentinos, que quiero seguir trabajando porque sé que faltan cosas.

Necesitamos construir más escuelas, pese a que hemos construido más de 1.200 escuelas; necesitamos más viviendas, más allá de que hemos dado soluciones habitacionales a más de 800.000 hogares argentinos; necesitamos más megavatios para seguir creciendo a pesar de que hemos ya producido más de 8.100 megavatios más de los que teníamos; necesitamos más hospitales; necesitamos más rutas; necesitamos también más fábricas y por eso tenemos que seguir trabajando para que haya más trabajo argentino. 

Queremos más industria argentina, queremos también agregarle más valor a esa producción de nuestro país que se ha convertido en la más competitiva del mundo y en la cual, afortunadamente, hemos superado etapas y yo estoy dispuesta a desarrollar todas las políticas que ayuden al crecimiento y al desarrollo de los 40 millones de argentinos. 

No guardo rencores a nadie, las cosas que me han pasado me obligan a abrirme cada vez más, a tender la mano, a ayudar a que la gente se entienda y a que adonde haya diferencias superarlas, hablando, discutiendo, debatiendo. 

Sé que no es fácil porque hay intereses, obviamente; los sectores siempre tienen intereses.

Pero lo importante es que cada uno de esos sectores, cada uno de esos espacios que defienden sus derechos y que es normal que así sea, en toda sociedad pasa lo mismo, comprendan que esta argentina es Presidenta de los 40 millones de argentinos y tiene que articular los intereses para los 40 millones de argentinos

Eso sí, que también tengan claro que siempre va a hacer con políticas de inclusión social y de defensa de los sectores más vulnerables, porque esta no es una lucha de imparciales, yo no soy neutral, yo voy a estar siempre del lado del combate contra la desigualdad, por más libertad, por más democracia, por más derechos humanos, por más pluralidad, por esta Argentina que hemos logrado construir con tanto esfuerzo y por la que él dio su vida. 

Se lo merecen los 40 millones de argentinos, se lo merecen los que ya no están, se lo merece él y se lo merece nuestra propia historia. 

Gracias Argentina, muchas gracias, muchas gracias a todos, gracias mi amor, gracias, los quiero mucho a todos, fuerza Argentina, vamos por más patria, por más libertad y por más igualdad. 

Gracias.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

About these ads

1 Comment »


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.594 seguidores