Archivos para abril 6th, 2012

Una vida sin alma

abril 6, 2012

Originalmente publicado en Acuarela de palabras:

“Los problemas emocionales de nuestra época, de los que los terapeutas oímos quejarse diariamente a nuestros pacientes, incluyen:

  • el vacío;
  • la falta de sentido, una vaga depresión;
  • la desilusión con respecto al matrimonio, la familia y las relaciones;
  • la pérdida de valores;
  • los anhelos de realización personal:
  • la avidez de espiritualidad.

Todos estos síntomas reflejan una pérdida del alma, y nos hacen saber lo que ésta anhela.

Estamos excesivamente ávidos de diversión, poder; intimidad, satisfacción sexual y cosas materiales, y creemos que podremos hallar todo eso si encontramos la relación perfecta, el trabajo adecuado, la iglesia verdadera o la terapia que más nos conviene.

Pero sin alma, cualquier cosa que encontremos será insatisfactoria, porque lo que verdaderamente anhelamos en todos esos ámbitos y en cada uno de ellos, es el alma.”

Thomas Moore, en El Cuidado del Alma, Edit. Urano, 2005.
Leído en: Psicología y Espiritualidad-Rev.Pred.-Abril…

Ver original 1 palabra más

Un espacio para la verdad “única” de cada uno… Un espacio que escasea

abril 6, 2012

Un espacio para la verdad

Por Felipe Muller 

Froifuz24–03–2012 / En la actualidad, hay toda una serie de pretextos muy válidos para no comenzar una cura psicoanalítica ante un padecimiento psíquico.

El primero de ellos es la variedad de alternativas psicoterapéuticas que ofrecen resolver estos padecimientos en un número cada vez más acotado de sesiones.

El segundo es la existencia de una industria psicofarmacológica cada vez más afinada en tratar las dolencias del espíritu con efectos secundarios minimizados.

El tercero tiene que ver con los tiempos y los costos: el psicoanálisis y el mercado de la salud parecen incompatibles.

Pero si bien hay más razones para no empezar un psicoanálisis, hay, por otro lado, una muy buena razón para hacerlo, que explica su prevalencia en nuestra cultura: el espacio psicoanalítico es uno de los pocos espacios en nuestra sociedad que aún se ocupa de la verdad.

La verdad de la que se ocupa el psicoanálisis es la del sujeto que consulta, que se presenta al consultorio con uno o más síntomas.

El síntoma (molesto para aquel que lo padece y gran enemigo de todo el sistema de salud mental) es, para el psicoanalista, la oportunidad que tiene el sujeto de saber algo de su verdad, y remitirá cuando las cuestiones de esa verdad se traten.

El primer paso que da una persona en un espacio psicoanalítico es la llegada al consultorio de la mano del síntoma.

El segundo se centra en convertir ese síntoma en una “zona de ignorancia” sobre sí mismo; la persona, en ese espacio, comienza a preguntarse sobre ese síntoma.

La forma general de esa pregunta es:

“¿Qué tengo que ver yo con esto que padezco?”.

En ese momento, se ha instalado entonces esa “zona de ignorancia” sobre sí mismo que encamina al “consultante” al lugar de “analizante” y lo acerca ahora a la búsqueda de una verdad que vive en él pero que desconoce. Esa verdad propia es inconsciente.

Freud propuso cuatro formas de acceso al inconsciente para saber de esta verdad que tiene efectos determinantes en la vida de los sujetos: las transferencias, los actos fallidos, los sueños y los chistes.

Así, en los equívocos al hablar, donde la mayoría de las personas descarta el acto y lo significa como carente de importancia alguna, el psicoanalista opera en un sentido opuesto.

Dice que hay algo que escuchar allí, en esa interrupción del discurso del analizante; que el equívoco es una posibilidad de conocer algo de esa verdad inconsciente.

Entonces, si el tercer paso que da un analizante es hablar a partir de esta pregunta sobre sí, el cuarto paso será servirse de estas vías de acceso a su propia verdad que irrumpen en el diálogo con el psicoanalista.

Esta verdad tiene menos que ver con la verdad de la ciencia, una verdad continua, que está por todos lados y que -con las virtudes de la metodología y las herramientas adecuadas- se puede descubrir.

La verdad con la que trata el psicoanálisis es una verdad discontinua, que tiene, como diría Foucault, sus momentos de aparición, y lo hace en estos acontecimientos psíquicos que para el psicoanalista son vías de acceso al inconsciente.

Así, esta verdad aparece como un rayo, y la relación con ella no es de descubrimiento, sino de captura.

No hay otro método terapéutico que se ocupe de las cuestiones del padecer humano que haga hincapié en la verdad del sujeto.

Al contrario, las psicoterapias en general, así como la psicofarmacología, apuntan a la remisión sintomática como objetivo.

Tampoco el valioso aporte de las neurociencias se ocupa de esta verdad particular, sino de aquella que se encuentra en todas las personas y que nos permite saber que, por ejemplo, determinada área del cerebro se activa cuando tenemos miedo, contribuyendo de esta manera al conocimiento general de la especie humana.

La verdad del sujeto no está disponible de manera directa, sino que requiere un proceso de captura (nunca es final, sino que se encuentra en constante desarrollo), donde esa verdad va revelándose, y consecuentemente produciendo efectos expansivos y liberadores en la subjetividad del analizante.

La irrupción de esta verdad reclama un proceso cuyo tiempo es el tiempo del sujeto mismo.

Por eso, el psicoanálisis va también en sentido opuesto a los requerimientos del mercado de salud.

Y quizás éste sea el punto en el cual hay que detenerse para analizar la tan promocionada mala fama del psicoanálisis, que casualmente ofrece uno de los pocos espacios en nuestra sociedad donde la cuestión de la verdad del sujeto tiene centralidad, independientemente de los tiempos ajenos.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Tags:

Anciana de 86 años hace maravillas gimnásticas en barras paralelas

abril 6, 2012

Video: una anciana de 86 años sorprende con sus piruetas sobre barras paralelas

86pirulos05–04–2012 / ¿Quién dijo que a esa edad no se puede practicar gimnasia artística?

Joanna Quaas, una mujer de 86 años, dejó con la boca abierta al público que acudió a la Copa del Mundo de Cottbus, Alemania, luego de realizar varias piruetas sobre barras paralelas.

Aprovechando uno de los recesos del evento, la mujer subió al aparato y comenzó a realizar sin ningún tipo de esfuerzo ejercicios de un alto nivel técnico, ganándose así el desenfrenado júbilo de los espectadores, que no pararon de aplaudir hasta que la atleta abandonara la lona.

Joanna Quaas, nativa de la ciudad alemana Halle, ya ha ganado 11 medallas en campeonatos entre atletas de la tercera edad, aunque asegura que practica la gimnasia artística exclusivamente para divertirse. El video subido en YouTube tiene casi dos millones y medio de visitas.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Tuiteamos, retuiteamos pero muchas veces ni nos leemos

abril 6, 2012

Personal Branding y reputación online
Confirmado: no nos leemos lo que tuiteamos (Caso real)

por Eduardo Prádanos Grijalvo

Faketweet

05–04–2012 / El asunto es que la semana pasada, en mi columna semanal en Genbeta Social Media, hubo un problema al publicar la misma.

Estaba programada para las 21:15 del miércoles 28 de marzo y así se lanzó el tweet que acompaña habitualmente nuestras publicaciones para ayudar a su difusión.

Pero sucedió una cosa: el enlace que se generó estaba roto. Nunca llegó a estar visible el contenido de la columna, por lo que nunca nadie pudo leer de qué iba.

Entonces, se me ocurrió fijarme en si alguien lo había tuiteado. Y cuál fue mi sorpresa cuando vi que 5 o 6 personas ya lo habían difundido tan solo dos horas después de publicarlo.

Pero, ¡si no había contenido! ¡No se veía nada! “Vale, serán bots que publican automáticamente cada nuevo post de Genbeta Social Media”, pensé.

Me fui a dormir y durante la mañana siguiente comprobé que el enlace seguía roto y, por lo tanto, el artículo aún no lo podía haber leído nadie.

Entonces, obviamente y tras lo sucedido la noche anterior, volví a monitorizar todos los tweets que habían publicado el post: ¡ya había 31!

Varios eran de “personas humanas” (sic) y, lo mejor de todo, es que alguno de ellos decía: “muy interesante”, “+1” o chorradas por el estilo.

Supongo que les habría parecido muy interesante el título (lo cual les agradezco enormemente) pero uno no se curra un edificio completo para que le valoren solamente el tejado.

Si no, me haría llamar titulista y no columnista. Oye, que a lo mejor hay que especializarse en eso y es donde está el negocio:

Vendo títulos para artículos de Social Media – les diría a mi círculo cercano.

– ¿A cómo salen? – me contestaría alguien interesado en ello.

– Si coges de los normales, a 5 euros cada uno. Si son de los impactantes, 10. Los sensacionalistas 15, y los hollywoodienses los estoy vendiendo a 20 euros pero me los quitan de las manos – le comentaría.

– Dame uno de cada para probar

Toma, son 50 euros. Los hollywoodienses tienen garantía: aunque nadie haga clic sobre el enlace o aguante más de diez segundos en el post, no bajan de 50 retweets y 30 menciones. Si no llegan, te lo “descambio”. Directo al “influencerismo”, colega.

Que sí, que ya sabemos que estamos todos muy liados como para leernos todo lo que nos llega pero tenemos que hacernos los interesantes y crecer en followers. Eso sí, luego no podemos quejarnos si nos pillan.

Oye, y que todos lo hemos hecho alguna vez, ¿eh? Esto es como robar un llavero, un pin o alguna cosa así cuando ibas de excursión de pequeño: el que no lo haya hecho, él se lo pierde.

Pero éramos jóvenes e inexpertos. Yo, al menos, fui sincero y lo dije en voz alta aquí: Lo reconozco: he “retuiteado” algo leyéndome sólo el titular. Pero ya no lo hago. Por si me pillan en alguna de éstas.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Documental completo. “El Informe Rattenbach” sobre la Guerra de Malvinas

abril 6, 2012

04–04–2012 / El documental “Informe Rattenbach“, que repasa las responsabilidades de los mandos militares en la Guerra de Malvinas, fue proyectado el lunes en la pantalla de la Televisión Pública y el canal Encuentro.

El documental, producido por Canal Encuentro, forma parte de la serie “Malvinas, la historia de la usurpación”, fue emitido el lunes 02 de Abril a las 22 por canal Encuentro y a partir de las 23 por la Televisión Pública.

La emisión incluyó material exclusivo sobre la desclasificación del informe elaborado por el general Benjamín Rattenbach luego de la Guerra; testimonios del ministro de Defensa, Arturo Puricelli; del hijo del general Rattenbach, Augusto; de los ex combatientes Ernesto Alonso y Rodolfo Carrizo; y del embajador en Estados Unidos, Jorge Argüello, entre otros.

El documental cuenta con la participación del actor Pablo Echarri en los relatos.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.574 seguidores