Archivos de la categoría ‘Humor’

Aumento de sueldo

abril 20, 2014

Una empleada doméstica pide aumento de sueldo:

A la patrona no le sentó la petición; y le preguntó:

– María ¿porqué crees que mereces que te aumente el sueldo?

– Señora hay tres razones:

1.- Es que yo plancho mejor que usted.

– ¿Quién te ha dicho que planchas mejor que yo?

– Su esposo.

2.- ES QUE YO COCINO MEJOR QUE USTED.

– Eso es puro cuento ¿quién te ha dicho que cocinas mejor que yo?

– También su esposo.

3.- Las más Importante, Es Que Soy Mejor Que Usted En La Cama.

La señora descompuesta y gritando le pregunta:

– ¿Mi esposo te ha dicho eso?

– Noo, señora…. me lo ha dicho el jardinero.

– ¿Cuanto querías de aumento? oooh


 Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Calzado para hombres y mujeres. Qué simple!!

febrero 20, 2014

Calzados


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Pastelitos

febrero 17, 2014

PastelitoUn árabe y un judío entran a una pastelería. El árabe le dice al judío:

Te voy a mostrar como me robo tres pastelitos sin que el dueño se percate de ello. Y acto seguido se guarda tres pasteles en su bolsillo.

El judío le responde:

– Yo te voy a mostrar como me hago de tres pastelitos en forma honesta.

Se dirige al pastelero y le dice que va a realizar un truco de magia. Hará desaparecer tres pastelitos. Le pide un pastelito y se lo traga. Luego le pide otro y también se lo come. Acto seguido, le pide un tercer pastelito y lo devora. El pastelero ya impaciente le espeta:

– ¡Y donde está la magia? ¿Y los pastelitos?

– ¡Búsquelos en el bolsillo de aquel árabe!


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Matrimonios. Seminarios. Para mejor o peor…

noviembre 29, 2013

Un grupo de mujeres se reunieron en un seminario sobre cómo mejorar su relación de amor con sus maridos.
 
Se les preguntó a las mujeres: “¿Cuántas de vosotras aman a sus maridos?  Todas las mujeres levantaron la mano.

Luego se les preguntó: “¿Cuándo fue la última vez que le dijeron a su marido que lo amaban?”

Algunas mujeres respondieron hoy, algunas ayer, algunas no recuerdan…

Entonces se le pidió que tomaran sus móviles y que mandaran el siguiente mensaje a sus maridos: “Te quiero, cariño”.

Después se le pidió que intercambiaran sus móviles y leyeran las respuestas de sus maridos:

Estas fueron algunas de las respuestas:
 
1. Madre de mis hijos, ¿te encuentras bien?
2. ¿Y ahora qué? ¿Has chocado el coche otra vez?
3. No entiendo qué quieres decir!
4. ¿Qué has hecho ahora? No te voy a perdonar esta vez!
5. Eehhh??
6. No andes por las ramas, dime cuánto necesitas?
7. ¿Estoy soñando?????????
8. Si no me dices para quien es este mensaje, te mato…!

Y la mejor de todas:

9. ¿Quién eres?


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Si usted ya llegó a los 60 años, o está por llegar…

noviembre 23, 2013

 Si usted ya llegó a los 60 años, o está por llegar, cuídese de todo, de todos y de todas.
 
¿Le han contado el cuento de que usted está en su mejor edad? ¡Patrañas!

Eso fue a los 30 y a comienzos de los 40, cuando repetir de todo no sólo no hacía daño, sino que era posible y hasta motivo de orgullo y de jactancia.
Pero a los 60 “repetir” es palabra maldita y prohibida.

Veamos:

¿Repetir matrimonio? ¿Con quién, y a qué hora?
¿Repetir porotos? ¿Y los gases, qué?
¿Repetir el acto sexual? Dentro de una semana (con suerte).

Después de los 60, no hay vuelta posible:

¿Volver a empezar? ¿Con qué tiempo?
¿Volver a ser papá? ¿Y las desveladas y agachadas?
¿Fiestar hasta que amanezca? Muerte súbita.
¿Volver a trotar? Infarto seguro.
¿Volver a nadar? Apenas flotar.
¿Volver a cantar? Te ahogas, mi vida.
¿Beber como antes? Cirrosis fulminante.

Después de los 60 todo es grave, de cama, de muerte.
Un catarro es una bronquitis.
Un resfriado es una neumonía.
Un barrito es cáncer.
Una tos es tisis.
Un golpe es una hematoma.
Un maní es un diente perdido.

A partir de los 60:
Un dolor de cabeza es un derrame.
Un dolor en el pie es gota.
¿Dolores en las manos…? Es artritis.
¿Un olvido pendejo…? Es demencia senil.
¿Una tiritada por frío…? Es Parkinson.
¿Un estornudo…? Es tuberculosis.
Una oclusión intestinal después de los 60, es cáncer de colon.
¿Tenés sed? Diabetes declarada.
¿Un kilo de más? Es retención de líquidos.
¿Un kilo de menos…? Tal vez leucemia.
¿Una meada a media noche…? Próstata inflamada.

A los 60, lo que no crece se cae o no funciona igual.
Se cae el pelo en la cabeza, pero crece en la barbilla, en las orejas, en la nariz. Los brazos se vuelven gelatina.

A los 60 todo es peligroso:
Sonarse fuerte la nariz es hemorragia nasal.
¿Visión borrosa…? Son cataratas.
Cera en los oídos es otitis.
¿Insomnio…?, es ataque depresivo.

Si después de los 60 usted se despierta y no siente nada, es porque ya se murió.

Y aquí lo dejo, porque es hora de echarme mi polvito (aunque sea de talco para los pies) y aplicarme linimento por todos lados.

¡Ah, por cierto! A esto lo escribí en letra grande para que no le cueste leerlo.

No nos hagamos ilusiones.
 
¿AMANECIMOS RESPIRANDO…? Celebremos, el resto es ganancia.
 
¡DISFRUTEMOS Y VAYAMOS BAILANDO LO QUE NOS ESTÁN TOCANDO…!
 
En las malas, cuenta conmigo. Porque en las buenas sé que te sobrarán amigos.
 


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.492 seguidores