Archive for the ‘Mundial 2010’ Category

Messi alicaído ? El mundial no lo tuvo como gran protagonista es verdad

agosto 2, 2010

“El Mundial me afectó mucho porque esperaba más de mí”

MmessiEl crack argentino que juega en el Barcelona afirmó que esperaba tener un mejor rendimiento en el Mundial de Sudáfrica. Sin embargo, señaló que ya está “recuperado” y que sólo piensa en su club. Además, aseguró que el equipo de Guardiola va a ir “por todos los títulos”.

Lionel Messi reconoció que el mundial que acaba de terminar lo afectó “mucho” porque esperaba un mejor rendimiento suyo durante el torneo.

En declaraciones recogidas por el diario Marca a la llegada del Barcelona a Seúl, el delantero sostuvo que ya está “recuperado” y sólo piensa en su club.

En cuanto a la actualidad del equipo que conduce Guardiola dijo que “el grupo está otra vez con ganas de empezar” y anticipó que van a ir “por todos los títulos”.

Compartir facebookshare


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

 

El fútbol, deporte que ayudó históricamente al derrumbe del Apartheid

julio 17, 2010

SUDÁFRICA SE ENFRENTA A SU PROPIA HISTORIA
Como el fútbol también derrotó al Apartheid

FifaballPolítica y fútbol iban de la mano en los viejos tiempos del apartheid -una perversa legislación racista- en ÁfricaAlgunos de los líderes actuales sufrieron cárcel en la lejana Ciudad del Cabo, en Robben Island.

Nelson Mandela, el dirigente indiscutible, el presidente actual, Jacob Zuma y muchos otros jefes políticos soportaron el encierro. Felizmente para algunos, las prácticas de fútbol que realizaban dentro del penal aligeraban sus condenas y otros -incluido Mandela- lo miraban a través de las rejas o ya en los últimos tiempos hasta esa excepción le quitaron al anciano líder.

Sin embargo, el apartheid está muerto y desaparecido, pero el fútbol sigue ocupando el centro de la política sudafricana.

Nicholas Griffin / Escritor * Nació en Londres y vivió desde niño en Nueva York. Considerado un productivo escritor de ficciones e investigador.

Futbolapartheid

Se ha prestado mucha atención al papel del presidente Nelson Mandela en el triunfo de Sudáfrica en la Copa del Mundo de rugby de 1995, un acontecimiento reflejado en la película Invictus.

Pero Sean Jacobs, autor e historiador nacido en Ciudad del Cabo, dice que aquel campeonato fue “una insignificancia” en la historia sudafricana de conflicto racial.

“La verdadera historia –dice– es el fútbol”.

Y la verdadera historia empieza a varios kilómetros del lugar en el que se encuentra el nuevo estadio de Ciudad del Cabo, en Robben Island, que miles de millones de telespectadores pudieron ver con claridad durante este mes de campeonato mundial.

La cárcel de esa isla albergó a miles de presos políticos durante el periodo de apartheid. Y muchos de los hombres que jugaban en la liga de fútbol de la prisión pasaron luego a ser figuras importantes en la construcción del país tras el fin del régimen racista.

JacobzumaEntre ellos están el presidente actual, Jacob Zuma, el líder de la oposición y ex ministro de Defensa, Terror Lekota, el ministro de Asentamientos Humanos, Tokyo Sexwale, y Kgalema Motlanthe, que remató el 2º mandato del ex presidente Thabo Mbeki.

Mandela nunca participó; se limitaba a ver los partidos desde su celda incomunicada hasta que las autoridades construyeron un muro para impedírselo.

Zuma tuvo el honor de hacer además de árbitro. Tenía que ser un futuro presidente quien fuera capaz de jugar un fin de semana y arbitrar el siguiente.


Picar piedra y jugar al fútbol

More Than Just a Game (Más que un juego), escrito por Chuck Korr y Marvin Close, revela que los presos de Robben Island tenían 2 libros favoritos en la biblioteca de la cárcel: Das Kapital (El Capital) de Karl Marx, y Soccer Refereeing (El arbitraje de fútbol) de Dennis Howell.

Después de años de peticiones constantes las autoridades penitenciarias aceptaron en 1967 que los internos crearan su propia liga de fútbol, la Makana Football Association“.

Los presos pasaban la semana picando piedra en la cantera, pero cada sábado había 2 horas reservadas para los partidos de fútbol. La tarde del domingo se dedicaba a hablar del partido, de lunes a miércoles se dilucidaban las infracciones, y jueves y viernes se escogían los equipos y se planteaban estrategias.

El proceso mental entre los jugadores, según Jacobs, era:

“Si podemos organizar una liga en estas condiciones tan adversas, quizá seamos capaces de dirigir un país”.

A las autoridades afrikáner del régimen del apartheid nunca les gustó el fútbol. Les encantaban el rugby y el críquet y los subvencionaban con generosidad, pero consideraban que el fútbol era un deporte de africanos. Al principio lo ignoraron, pero luego empezaron a prohibir algunos partidos.

En abril de 1963, en el campo de deportes Natalspruit de Johanesburgo, las autoridades cerraron las puertas y pusieron una nota que decía que los encuentros del día se habían suspendido

15 mil aficionados escalaron la verja, cargados con dos porterías para sustituir las que habían retirado y se celebraron los partidos.

Más tarde, el Gobierno intentó una nueva vía, la de organizar un partido anual entre negros y blancos, pero le salió el tiro por la culata: el plan sirvió para destacar el carácter desigual y racista del sistema político del país. Con todo, el deporte contribuyó de varias maneras a debilitar el régimen del apartheid.

En 1976, el Gobierno permitió que un equipo con jugadores de distintas razas jugara contra la selección argentina en Johannesburgo.

Jugadores negros y blancos se alinearon juntos en el campo, aunque en las gradas las razas siguieron segregadas.

El equipo local ganó 5-0, con un “hat trick” de un jugador negro entonces desconocido llamado Jomo Sono. Al marcar sus goles, sus compañeros hicieron lo que hacen siempre los futbolistas: se abrazaron y se dieron la mano. Por desgracia, la victoria y el buen sentimiento generado por ella quedaron ensombrecidos pocas semanas después, con la muerte de unos 500 negros en la revuelta de Soweto, entre ellos Ariel Kgongoane, un destacado jugador de los Kaizer Chiefs.


El fútbol contra el apartheid

MandelaprisionLos opositores al apartheid se dieron cuenta rápidamente de las oportunidades que ofrecía el fútbol para obtener apoyos y recaudar fondos. El Congreso Nacional Africano (CNA), entonces un movimiento prohibido y clandestino, comprendió enseguida que donde se jugaba un partido de fútbol había una multitud.

A partir de 1976 se prohibieron todas las reuniones políticas, pero era muy difícil impedir que varios miembros de un partido político se sentaran juntos en las gradas, entre miles de aficionados.

Zuma, por ejemplo, salía de su escondite para asistir a los encuentros de los Zulu Royals y hablar con otros políticos.

Y no es casualidad que, cuando regresó de su exilio en Zambia en 1993, su primera residencia fuera la casa del dueño de los Orlando Pirates, uno de los mayores equipos de fútbol del país.

En los 80, los activistas solían organizarse en equipos de fútbol para confundir al régimen.

AfricansoccerscapesAsí podían viajar sin problemas a otros países. Los partidos eran una valiosa fuente de dinero para las organizaciones clandestinas antiapartheid.

Peter Alegi, historiador y autor de African Soccerscapes, me dijo que ya en 1944, los ingresos de los encuentros de fútbol se entregaban al CNA.

Patson Banda, antiguo jugador de los Orlando Pirates, recuerda un partido que se jugó en Zimbabwe ante más de 100 mil espectadores. También en ese caso el CNA recibió los ingresos obtenidos con las entradas.

El fútbol actuaba sin cesar contra el apartheid; los equipos blancos sabían que para probar su valía tenían que jugar contra los negros, y cada vez fueron más corrientes los encuentros no oficiales. La verdad era inevitable: la liga blanca era peor. Pocos se extrañaron que se terminara en 1977.

Sono, al regresar de su lucrativa estancia junto con Pelé en el Cosmos de Nueva York, tomó una decisión muy política para la Sudáfrica de 1982: compró el poderoso equipo de fútbol blanco Highlands Park.

A finales de los 80, los partidos de fútbol estaban en el centro de la rápida evolución de la política sudafricana. Las banderas del CNA, que seguían prohibidas, ondeaban abiertamente en los estadios, un síntoma de que el régimen estaba perdiendo poder.

En 1991 se fundó la Federación de Fútbol actual. Durante su 1º reunión, hizo la asombrosa declaración de que su formación era “natural… porque el deporte del fútbol encabeza desde hace mucho la marcha para romper el yugo de la opresión racial”.

Era una afirmación muy audaz, incluso peligrosa, porque todavía quedaban más de 2 años para que cayera el apartheid.

Aunque la selección nacional hizo mucho ruido en su llegada al escenario internacional ganando la Copa de África de Naciones en 1996 y clasificándose para 2 mundiales, en 2010 contó con un equipo mucho más débil.

Sus mejores jugadores se han ido a Europa para ganar más, y durante la preparación la Federación Nacional no ha podido organizar más que partidos amistosos contra selecciones de 2º categoría.

El sentimiento general, según Mninawa Ntloko, redactor jefe de deportes del periódico sudafricano “Business Day”, es que, si bien los negros apoyaron la victoria en rugby en 1995, todavía no se les ha devuelto el favor.


Niños blancos con camiseta de los Bafana Bafana

Pese a los progresos de Sudáfrica, queda mucho por hacer para que el fútbol sea un deporte que contribuya de manera efectiva a cerrar la perniciosa división racial del país.

La selección nacional, “Bafana Bafana” (“los chicos”, en zulú), no tiene más que un jugador blanco.

Aunque el estadio de Ciudad del Cabo se ha construido en una parte blanca de la ciudad, su corazón sigue estando 6 kilómetros mar adentro, en Robben Island.

Islarobbenprision

Robbenisland

Las gradas de la Copa del Mundo fueron un retrato de diversidad racial, con aficionados de todo el mundo llegados para ver los encuentros, pero la mayoría de los partidos en las ligas locales siguen interesando sólo a los negros.

Sin embargo, algunos creen que el mundial puede ayudar a que la situación cambie. “Empiezo a verlo. Sólo en este último mes”, dice Ntloko. “Se ve a niños blancos con camisetas de los Bafana Bafana”.

Con la Copa del Mundo 2010, se ha especulado mucho sobre si el campeonato va a enriquecer a Sudáfrica. En términos monetarios la respuesta es un rotundo no.

Los anfitriones construyen las infraestructuras, pero es la FIFA, el organismo internacional que rige el fútbol, la que se queda con los beneficios de los derechos de televisión y de patrocinios.

No obstante, el torneo tiene un valor incalculable en otros aspectos menos tangibles.

Ofrece al país africano la oportunidad de reflexionar sobre lo lejos que ha llegado desde los tiempos del apartheid y el trabajo que queda por hacer.

El apartheid está muerto y desaparecido, pero el fútbol sigue ocupando el centro de la política sudafricana.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

760 millones vieron la final de Sudáfrica 2010.

julio 12, 2010

La final del Mundial de Sudafrica 2010 fue visto por 760 millones de personas

worldballLa final del Mundial de Sudáfrica 2010 entre España y Holanda fue visto por más de 760 millones de espectadores según confirmaron desde la FIFA.

Este mundial tuvo un record de espectadores en cuanto a la medición de rating superando ampliamente al Mundial de Alemania 2006.

También este mundial batió un record de personas viendo los partidos por internet y sus celulares.

Balón de Oro para Diego Forlán. Todos los premios

julio 11, 2010

Forlán, el mejor; España, el más limpio

Domingo 11 de julio de 2010

WorldcupLa Copa Mundial de la FIFA ha vivido una final llena de emoción. Por 1º vez en la historia de la Copa Mundial de la FIFA, España pudo conquistar el trofeo más codiciado del mundo del fútbol. Aparte del trofeo mundialista, los protagonistas más destacados de este campeonato recibieron los correspondientes premios especiales, sobre todo el uruguayo Diego Forlán, que fue elegido mejor jugador del torneo.

Balón de Oro adidas: Diego Forlán (Uruguay)
Diego Forlán ha sido elegido mejor jugador de la Copa Mundial de la FIFA 2010. El delantero uruguayo sobrepasó a juicio de los periodistas acreditados al holandés Wesley Sneijder y al español David Villa. El artillero de 31 años contribuyó poderosamente al histórico éxito de su selección en la prueba reina de Sudáfrica.

Forlan

Con sus 5 goles, propulsó a su equipo por 1º vez desde hace 40 años hasta colocarlo entre las 4 mejores selecciones del mundo, y subrayó de esa manera su rango de mayor estrella internacional así como el de líder indiscutible de la Celeste. Forlán fue el motor y el alma de su equipo. En la semifinal, los sudamericanos cayeron por la mínima por 2-3 ante Holanda, pero pueden estar muy felices por el fantástico torneo que han realizado. El propio Forlán tendrá otro motivo de alegría por haber conseguido este premio a su excelso rendimiento.

Balón de Plata adidas: Wesley Sneijder (Holanda)
Balón de Bronce adidas: David Villa (España)

Bota de Oro adidas: Thomas Mueller (Alemania), 5 goles, 3 asistencias
Con su gol en el partido por el 3º puesto contra Uruguay, Thomas Mueller se ha proclamado máximo goleador y ha ganado la Bota de Oro adidas. Contra los uruguayos, Mueller anotó su 5º gol en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, a los que hay que añadir 3 asistencias. De esa manera, Mueller sobrepujó al español David Villa y al holandés Wesley Sneijder, que también marcaron 5 tantos pero sólo pudieron dar una asistencia.

Bota de Plata adidas: David Villa (5 goles, 1 asistencia)
Bota de Bronce adidas: Wesley Sneijder (5 goles, 1 asistencia)

Guante de Oro adidas: Iker Casillas (España)
CasillasEl guardameta de la selección española sólo ha concedido 2 goles en Sudáfrica 2010. Después de la sorprendente derrota en el primer encuentro contra Suiza, Casillas soportó la presión y las críticas incipientes y convenció con una serie de brillantísimas actuaciones. De esa manera, ha sido uno de los principales responsables de que su equipo se metiera por fin en una final mundialista largamente anhelada.

Especialmente decisivas fueron su parada del penal lanzado for Óscar Cardozo en el partido de 4tos de final contra Paraguay, así como otras 2 extraordinarias atajadas en situaciones de 1 contra 1 al final del partido. En la semifinal, también se lució con 2 neutralizaciones a sendos peligrosísimos disparos de Piotr Trochowski y Toni Kroos.

Casillas, de 29 años, ha jugado un papel determinante en la histórica marcha de España hasta la final a golpe de victorias por la mínima: los ibéricos ganaron 5 partidos por tan sólo un gol de diferencia. En su 3º participación en una Copa Mundial de la FIFA, Iker Casillas se ha presentado como un portero maduro, sereno y extremadamente ágil. El capitán de España es además un ejemplo en lo que concierne a profesionalidad, concentración y fuerza mental.

Premio Hyundai al Mejor Jugador Joven: Thomas Mueller (Alemania)
MuellerEl delantero alemán ha sido la revelación más fulgurante de la Copa Mundial de la FIFA 2010. Con su desparpajo característico, sus 5 goles y sus 3 asistencias, el muniqués ha causado sensación dentro y fuera de los terrenos de juego. Después de sólo una temporada como futbolista profesional en el Bayern de Múnich, el volante de 20 años ha conquistado el corazón de los aficionados al fútbol alemanes así como la admiración del Grupo de Estudios Técnicos (GET) de la FIFA, que lo ha elegido Mejor Jugador Joven del torneo. La única lástima en su 1º comparecencia mundialista fue la tarjeta amarilla que recibió en el partido de 4tos de final contra Argentina, que le obligó a ver la semifinal contra España desde la grada. Después de Lukas Podolski en el año 2006, de nuevo un jugador alemán se ha alzado con el preciado trofeo, que al mismo tiempo sirve para reconocer la extraordinaria labor de formación juvenil a cargo de la Asociación Alemana de Fútbol.

Ganador del Premio Fairplay de la FIFA: España
España no sólo es el mejor equipo del torneo: es también el que juega más limpio. El conjunto de Vicente del Bosque sólo ha visto 8 tarjetas amarillas en todo el campeonato. Cabe resaltar que no es ninguna casualidad que España se haya adjudicado el premio al juego limpio. Basta echar un vistazo al registro de 2006 para constatar que los ibéricos también quedaron primeros en esta categoría junto con Brasil en la anterior edición.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

España CAMPEON DEL MUNDO Sudáfrica 2010. Blatter no se pierde el festejo

julio 11, 2010

Spainblatter

NED-ESP: Voces tras el partido

“Es un momento inolvidable. Felicitamos a nuestro rival, que nos ha hecho muy difícil el partido. La final ha prestigiado el fútbol ofensivo, de calidad. Hay una gran alegría dentro del vestuario, difícil pronunciar palabras en este momento. La satisfacción en el país supera lo meramente deportivo. Es un éxito de todos, es justo el premio recibido hoy. Agradezco el apoyo de los españoles que estarán disfrutando esto tanto como los jugadores”, Vicente del Bosque, entrenador de España.

“Como es lógico, estamos muy tristes. Estuvimos a punto de llegar a los penales con 10 hombres. Pero ha ganado el mejor equipo. Me duele mucho que hayamos perdido la final del Mundial. Es verdad que España tuvo más oportunidades, pero por nuestra parte Arjen Robben estuvo dos veces muy cerca de marcar. De haberlo logrado, nos habríamos proclamado campeones del mundo”. Bert van Marwijk, seleccionador de Países Bajos.

“No hay palabras para describir lo que se siente al ganar un Mundial. Es increíble de la forma que ha sido, lo que ha costado… Aún no termino de creérmelo, he podido aportar mi granito de arena al marcar un gol tan significativo para la selección. Un partido para recordar, para celebrarlo. Ahora hay ganas de volver a España para festejarlo”, Andrés Iniesta, volante de España y Jugador Budweiser del Partido.

“Hemos estado tan cerca. Es una desilusión enorme. Tendríamos que haber aprovechado nuestras ocasiones de gol; entonces, todo habría sido distinto. En el mediocampo, a veces les hemos dejado demasiado espacio. De todos modos, me siento orgulloso de nuestra selección. Pero cuando se llega a una final, es natural querer ganarla”. Giovanni van Bronckhorst, defensa y capitán de Países Bajos.

“Llevamos esperando una vida entera. Me acuerdo de familia y amigos, los que no han podido venir: esto es para ellos. El balance del torneo es que hemos ido de menos a más. En el primer partido nos salió muy mal, pero luego hemos tenido encuentros muy serios. Hoy ha habido fases en las que no hemos sido nosotros, pero al final hemos cantado victoria. Todavía no me lo creo”, Sergio Busquets, centrocampista de España.

“Es tremendamente frustrante. Estoy completamente abatido. Hemos estado tan cerca del título mundial. Tuvimos nuestras ocasiones, pero las oportunidades que surgen hay que aprovecharlas. En cualquier caso, hay que reconocer que España es un equipo fantástico”. Dirk Kuyt, delantero de Países Bajos.

“La decepción es enorme. Lo hemos dado todo, pero no ha podido ser”. Nigel de Jong, centrocampista de Países Bajos.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.613 seguidores