Archivo para mayo 7th, 2011

Macri. Se bajó como candidato a presidente y bailó una cumbia

mayo 7, 2011

ELECCIONES PORTEÑAS
Macri renunció a su candidatura presidencial y se lanzó a la reelección en la Ciudad

07–05–2011 / El jefe de gobierno porteño optó finalmente por asentarse en su patria chica y confirmó que se postulará para ser reelecto en su cargo. “Después de mucha reflexión, siento que el mejor lugar desde donde puedo hacer el aporte a esta Argentina que todos queremos es desde la Ciudad de Buenos Aires”, dijo, y anunció que el PRO va a “tener una propuesta en octubre a nivel nacional”.


Macrialaciudad“Quiero ser un instrumento concreto para la unidad nacional”, enfatizó durante su discurso interrumpido incontables veces por el cantito “Boróm bom-bom, boróm bom-bom, para Mauricio la reelección”.

Sonriente, el titular del Ejecutivo porteño convocó a los candidatos de la oposición a conformar un espacio común y “no pensar en un proyecto individual”, sino llegar a la “unidad” porque “nos une mucho más que lo que nos separa”.

Desde esta ciudad podemos construir una Argentina de la que estemos todos orgullosos. Una Argentina en paz, unida, que dé rienda suelta a sus capacidades y que potencie las de cada uno de nosotros. Por esa Argentina el PRO va a trabajar desde acá (la Ciudad) y va a tener una propuesta en octubre a nivel nacional“, afirmó el funcionario, que no reveló quién será su compañero de fórmula.

“El PRO no nos unió en el corto plazo”, dijo además Mauricio Macri para justificar su decisión y pidió a los dirigentes de otras fuerzas políticas a “estar a la altura de las circunstancias” para que lo “acompañen”.

Además recordó que

“hace unas semanas yo planteé en el corazón de que la Argentina necesita diálogo. Y creo que sin esa unidad va a ser difícil construir una mejor sociedad”.

Y desde ese lugar pidió

“a todos aquellos que quieren tener un futuro mejor, que se sumen a buscar coincidencias.”

Rodeado de decenas de partidarios del PRO, el funcionario pidió a sus militantes que “no tengan vergüenza a reconocer los errores y que estemos orgullosos de lo que hemos hecho” porque “después de estos cuatro años sabemos mucho más de lo que sabíamos y estamos en mejores condiciones” para continuar lo iniciado.

El acto tuvo lugar en el club 17 de Agosto, en Villa Pueyrredón. La estética del relanzamiento tuvo un colorido que intentó paliar el inevitable y monocromo amarillo preponderante del PRO. Papelitos multicolores, globos con una sonrisa dibujada, música a alto volumen y militantes de esa fuerza de derecha momentáneamente ataviaron de boliche a ese club porteño.

En lo que pareció un parafraseo a una campaña de la década de 1990, Macri concluyó su acto con una arenga: “A trabajar, a trabajar y a trabajar”. Y luego bailó una cumbia.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Anuncios

Los dueños de Taringa pagarán u$s 50 mil por ilicitos de violación de propiedad intelectual

mayo 7, 2011

Dueños de Taringa deberán pagar casi 50 mil dólares por violación a la propiedad

Taringa, uno de los sitios de link sharing más populares del mundo ha tenido sus días negros en esta semana.

En primera instancia, 4chan, otro de los sitios más populares de redes comunitarias del mundo indicó que iniciaría un ataque utilizando a sus usuarios para derribar Taringa porque, aseguraban, estos roban las creaciones de los foreros de 4chan.

Downloadenter

Ahora, la Sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional acaba de multar a los dueños de Taringa a pagar una cuantiosa multa.

Según dicha cámara de apelaciones, en el ilícito, se reconoce como tal que el culpable es quien sube los archivos al portal de intercambio de contenidos y que también tiene su culpa quien descarga los archivos, pero Taringa es culpada puesto que sin dicho intermediario, este acto ilegal de la descarga de archivos protegidos por derechos de autor no sería posible.

Con dicha acción condenatoria, los dueños de Taringa han sido multados a pagar aproximadamente 50 mil dólares por el concepto de violación a la propiedad industrial.

Aún así, los abogados defensores de los dos dueños de Taringa, indican que en la actualidad el servicio informático Argentino que ofrece la verificación de propiedad no se puede consultar a través de un servicio externo agregando que, en promedio, los usuarios de Taringa suben alrededor de 20 mil publicaciones diariamente siendo no todas una violación de propiedad, por lo que su verificación es compleja.

Por su parte, el fallo termina explicando claramente la participación de los dueños de Taringa en la violación a la propiedad indicando:

Adviértase que si bien los autores del hecho finalmente serían aquellos que subieron la obra al website y los que ‘la bajan’, lo cierto es que el encuentro de ambos obedece a la utilización de la página, siendo sus responsables al menos partícipes necesarios de la maniobra y además claros conocedores de su ilicitud.

De acuerdo al mismo fallo, los 200 mil pesos argentinos que los dueños de Taringa deberán pagar se trata sólo de un valor en dinero que pagará “la pesquisa y la eventual indemnización civil que pudiera surgir”, no siendo éste valor entregado a los dueños de la propiedad de marca que se han visto afectados por el compartir los contenidos en Taringa.

Tienes un detalle al completo del fallo con todas sus cláusulas en el sitio web “El Derecho Informático” que presumiblemente se encuentra caído debido a la gran cantidad de visitas que ha ido a revisar el detalle. Sin embargo, puedes acceder a la copia que Google tiene de la web siguiendo este enlace.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Macri competirá por la CABA. Una decisión a desgano, y por descarte

mayo 7, 2011

Por descarte

06–05–2011 / Mauricio Macri pensaba que la Ciudad podía ser su trampolín hacia la presidencia. Pero la suma de errores propios y el cambio de contexto torcieron su decisión final.


Por Néstor Leone

MacrienbicicletaDesconcierto, desazón, incertidumbre, bronca. Ésos parecen ser, por estas horas, los denominadores comunes entre dirigentes y operadores PRO, tanto porteños como del resto del país.

Mauricio Macri ha declinado sus chances de competir por la carrera presidencial y tiene pensado revalidar sus credenciales como jefe de gobierno en la Ciudad.

Y parece que la noticia no ha conformado a nadie, ni siquiera a quienes militaban por la reelección como apuesta primaria. Cuestiones de forma en la decisión final, alegan algunos como razón para tanto inconformismo; secuelas negativas en la imagen ante tanta indefinición nociva, señalan otros.

Lo cierto es que el PRO y su candidato más taquillero quedaron enredados en una secuencia de internas no saldadas, arrebatos personalistas y operaciones cruzadas de la que mucho le cuesta salir y que amenaza con complicarle las chances en el distrito que gobiernan desde hace casi 4 años.

El primer reproche, casi al unísono, parece dirigido al propio Macri. Le adjudican falta de tacto político para manejar la situación y el hecho de que la ausencia de precisiones se haya convertido en un perjuicio concreto y no en un factor sorpresa.

Ligado a esto, los más duros, hablan directamente de fallas groseras en la conducción de la fuerza y en déficits severos en materia de liderazgo. Macri tomó nota y no se quedó atrás.

En las últimas reuniones con ministros y allegados cuestionó la facilidad con la que la decisión que iba a tomar se había filtrado en los medios de comunicación apenas él la había dado a conocer en la más hermética intimidad.

A algunos les endilgó deslealtad; a otros, falta de compromiso con la causa.

En todos los casos, mostrando su disgusto con el estado de cosas dentro del PRO y con un semblante que no escapaba a la sensación promedio de la fuerza.

Consciente, quizá, de lo mucho que tendrá que trabajar para apuntalar los ánimos de su propia tropa y que tendrá que eludir dardos envenenados de opositores que le enrostrarán una imagen de dirigente de cabotaje y medroso.

Se sabe, Macri vuelca su mirada otra vez hacia la Ciudad muy a su pesar. Casi a desgano y por descarte, presionado por las circunstancias. Pero su voluntad era dar el salto nacional y representar al votante anti K en las elecciones de octubre.

O, en todo caso, con una buena performance, convertirse en líder indiscutido de la oposición de cara a 2015.

Su desapego por la gestión local resultaba conocido; también su voluntad por debatir en términos de proyecto de país. Y ambas eran razones que apuntalaban el proyecto presidencialista.

Los más insidiosos, no obstante, hablaban de su deseo de jugar a todo o nada para, si era nada, tributarle más tiempo a sus viajes, a su hijo en camino y a su relación con la empresaria Juliana Awada sin el molesto ojo avizor de los medios. No pudo ser.

Ahora tendrá que lidiar con preguntas incómodas sobre promesas de campaña no cumplidas y desatinos acumulados en la gestión cotidiana. Y, de ganar, tendrá que volver a sobreactuar un papel de víctima casi permanente de un gobierno nacional, ajeno y distante.

La opción presidencial, por cierto, tenía sus complicaciones. Severas, sostenían quienes impulsaban la candidatura porteña. Y, de alguna manera, fueron las que dieron vuelta el fiel de la balanza.

Por un lado, el crecimiento de la imagen de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, luego de un bienio de sobresaltos, y la posibilidad del candidato del PRO de no hacer una elección digna de sus pretensiones.

Las encuestas (todas), hasta aquí, hablan de eso. Por el otro, la ausencia de una estructura nacional propia, la escasez de aliados de peso en territorios sin presencia partidaria y la comprensión tardía de que el alto nivel de conocimiento como ex presidente exitoso de Boca Juniors no podía sustituir de ninguna manera el necesario trabajo de armado político, la formación de cuadros y el trajinar por las rutas del país más que por los estudios televisivos.

Claro, razones internas y de cabotaje también había. Por ejemplo, las recurrentes peleas entre los candidatos a reemplazarlo en la Ciudad (Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta), la certeza de que ninguno de ellos le garantizaba una buena elección en su distrito de cabecera y la presión de algunos empresarios amigos para no resignar negocios compartidos. Razones, en definitiva, que tuvieron su peso.
  
REVUELO INTERNO

La versión más escuchada sobre estos hechos dice que Macri había tomado la decisión el lunes 2, luego de una reunión con su mesa chica, pero que ya la venía madurando desde hacía, por lo menos, 10 días.

La iba a comunicar el sábado 7, para que fuese tapa de los diarios del domingo.

Y, según se narra, le habría prometido algún dato extra al diario Clarín. Nada de eso pudo corroborarse. Entre otras cosas, porque los hechos se precipitaron. En la tarde del martes 3, la decisión de Macri corría como reguero de pólvora y modificó parcialmente los planes del ingeniero.

La filtración, según esta versión, habría sido una muestra de disgusto de parte de quienes se contaban en el sector de los perdedores o, por lo menos, que más habían hecho por la candidatura presidencial del jefe de Gobierno. Pero, claro, no fue la única.

Por ejemplo, circuló que el trascendido había sido una operación de una línea interna del macrismo para cortar abruptamente con la indefinición. Y también se rumoreó que había sido una contraoperación de otro sector para revertir la decisión ya tomada.

Lo cierto es que la noticia causó mucho revuelo. Incluso entre quienes podían contarse como virtuales ganadores de la compulsa interna.

Por ejemplo, Michetti. “A mí, Mauricio no me avisó nada”, se la escuchó decir por los pasillos de Diputados, absorta.

Solicitada por Debate, una fuente cercana a Michetti dijo que la diputada no iba a hacer declaraciones porque había ya “mucho ruido y no quería aportar el suyo”.

La posibilidad de que un armado improvisado pudiera tenerla a ella con un rol importante (¿vice de una fórmula encabezada por Felipe Solá?) lograron contenerla. Quizá tanto como la promesa de “emprolijar” las cosas o la necesidad de ganar espacios en las listas de legisladores y/o convertirse en electora del vicejefe.

En esa carrera ya se anota la ministra María Eugenia Vidal, enemistada con Michetti y funcionaria mimada de Macri, quien tendría las mayores posibilidades. El sector de Michetti, se sabe, pretende que sea el también ministro Hernán Lombardi, mientras que los sectores de raigambre peronista dentro del PRO hacen fuerza para que el candidato sea Diego Santilli.

Pero más que Michetti, quienes conocen el paño en el PRO señalan al empresario Nicolás Caputo y al consultor Jaime Durán Barba como los verdaderos ganadores y, en cierta medida, los grandes “decisores” en esta circunstancia.

Un legislador consultado por Debate lo corrobora, sin dejar de señalar su bronca ni de mencionar las marcas que la medida podría dejar en la candidatura local de Macri. Nicolás Caputo y Durán Barba fueron clave en la decisión. Y el efecto cagazo, sin duda, fue una de las frases que dejó en ese sentido.

A Durán Barba, asesor de máxima confianza del ingeniero, se le atribuye la idea de que “no hay posibilidades ciertas de ganar frente a Cristina” y que sólo Macri puede retener la Ciudad.

A Caputo, amigo de toda la vida de Macri, se le endilga el recelo por los cuidados de la entente negocio-gestión.

La bronca de la línea peronista del PROCristian Ritondo, Emilio Monzó y Humberto Schiavoni, entre otros- con el ecuatoriano es histórica (intento de “desperonización” mediante, en campañas anteriores) y, según cuentan, casi se convierte en un episodio de pugilato en esa reunión del lunes 2, de no haber mediado el propio Macri.

En Ezeiza, al pie del avión que lo llevaría a Quito, Durán Barba se excusó de hablar con Debate.

De Caputo poco más se sabe, de viaje por Estados Unidos.

Por lo que pudo verse hasta aquí, estas idas y vueltas dentro del macrismo amenazan con dejar más de una herida abierta. Por ejemplo, ya se puso en la mira a Federico Pinedo, diputado nacional, eje de la estrategia nacional del PRO y uno de los más entusiastas promotores de la candidatura presidencial de Macri.

De gira oficial por el Vaticano, Pinedo no estuvo en los momentos clave de la discusión y eso, aliados internos, se perjuran no perdonárselo. Pero no es lo único. Por un lado, la retirada hacia lo local ha dejado menos espacios y candidaturas en disputa, cosa que ya anticipa una pelea con dosis variadas de ferocidad.

Por el otro, la posible designación del rabino Sergio Bergman como primer candidato a legislador puso en pie de guerra a los políticos de carrera con los  recién llegados.

“La meritocracia es un esfuerzo inútil en el PRO“, fue el modo de mostrar su descontento por parte de uno de ellos ante Debate.

OCTUBRE

Si en el PRO-Capital las rencillas están a la orden del día, la desazón y la incertidumbre entre los dirigentes del interior del país se reproducen de manera ampliada.

No ir con candidato propio en la nacional es una locura. En octubre hay que presentar listas de diputados… ¿qué hacemos?”, señala un dirigente que conoce de cerca el difícil armado de un partido al que tanto le cuesta trascender más allá de la General Paz.

Y menciona los casos de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, como los más graves, por ser los distritos donde el PRO intentaba hacer pie con una estructura propia.

“Nos quieren matar”, señala ese mismo dirigente para completar la idea y darle la intensidad que cree que el tema amerita.

El más perjudicado, en ese sentido, parece ser Jorge Macri, primo de Mauricio, quien depende de una fórmula nacional de peso no sólo para hacer una buena elección distrital sino también para negociar espacios en las listas.

Para el Macri bonaerense, está claro, no es lo mismo negociar con un candidato presidencial propio y de peso, que hacerlo sin él. La decisión de volver a abrir un canal de diálogo con Francisco de Narváez habla de eso.

Y las reticencias del empresario para atenderlo, también.

Algo similar sucede en Santa Fe, donde el cómico Miguel del Sel apenas puede ocultar su fastidio con el ingeniero, luego de que éste le haya prometido hace unos meses, en Mar del Plata, que iría por la presidencia y que lo apoyaría en su incursión política.

Poco de eso existe hoy.

Acá hubo una decisión de no tener partido. Se creyó que era mejor pagarle a Durán Barba que pagar una estructura”, fue la respuesta que obtuvo Debate cuando se le preguntó a un dirigente nacional sobre la cuestión.

Consideración que fue seguida de la desazón que le provocaba ceder la centralidad opositora a Ricardo Alfonsín y no aprovechar la orfandad del espacio de centroderecha.

En un sentido parecido, un dirigente porteño de tradición peronista marcaba las dificultades que había tenido la fuerza para tender puentes hacia sectores del justicialismo no kirchnerista.

En el PRO hay esa cosa medio gorila que impide hablar en serio con Duhalde. Igualmente, habrá que ver qué pasa con el relanzamiento en el Luna Park. La interna frustrada con Rodríguez Saá también pesa, calibraba, no sin antes advertir que la distancia con este sector podía acarrearle a Macri otro dolor de cabeza: la posibilidad de que el despecho termine de candidatear a Martín Redrado por este sector, hecho que podría restarle valiosos puntos al candidato PRO.

Lo cierto es que el PRO no tiene todavía un plan claro para octubre. Y eso preocupa filas adentro, tanto como le entusiasma al radicalismo que un espacio opositor importante quede vacante.

El viaje de hace unos días de Macri a Córdoba para entrevistarse con el diputado Oscar Aguad, candidato a gobernador por esa provincia, dio muestras de ese nuevo estado de cosas.

La reunión con Aguad muestra lo desesperado que está Macri. Fue una señal de debilidad muy grande. Fue al pie con un tipo que no decide estas cosas”, fue la definición que dejó a Debate una importante fuente radical, quien a su vez negó que existieran negociaciones en marcha entre ambas fuerzas ni que pudieran darse acuerdos explícitos y formales con la centroderecha.

“La fórmula radical será socialdemócrata, respetando el espíritu del partido. Ahora, si otros espacios quieren venir con nosotros nadie les va a pedir nada, ni ellos estarán en condiciones de exigirnos algo”, sostiene el dirigente.

Para este sector del radicalismo, que tiene su peso en la Ciudad, el ideal sería una candidatura de Alfonsín con Hermes Binner (o Roberto Lavagna, si el santafesino pierde en la interna socialista), con la posibilidad de contener al GEN de Margarita Stolbizer y de sumar a De Narváez, con una lista de adhesión, como la llaman. De darse esto, el PRO podría recibir otro revés a nivel nacional.

Lejos de los tiempos en que pensaba que la Ciudad podía convertirse en un perfecto trampolín para sus aspiraciones presidenciales (las únicas, las verdaderas), Macri vive estos días atravesado por sensaciones extrañas. Con una decisión casi a desgano, muy a su pesar y por descarte, sólo parece pedir que 2011 le asegure su subsistencia política.


Los deseos imaginarios del presidente que no fue

“Cristina ha pegado un salto en las encuestas. Mejor. En algún tiempo comenzará a caer y nosotros seremos la alternativa. Hoy tenemos un piso de 20 puntos”.
Declaraciones al diario Clarín, 18 de noviembre de 2010.

“Yo ya venía diciendo que era precandidato presidencial, pero esta vez le puse más énfasis a mis palabras: se nota que estaba contento”.
Declaraciones a Clarín, 2 de febrero de 2011.

“Representamos a más del 60 % de la gente que quiere un cambio. Quiero comprometer al PRO y a sus equipos técnicos a trabajar junto a los demás partidos de la oposición para que juntos nos sentemos alrededor de una mesa y acordemos políticas de Estado con el compromiso de llevarlas a cabo gane quien gane”.
Conferencia de prensa convocando a un gran acuerdo opositor, 12 de abril de 2011.

“Tengo una profunda vocación por liderar una propuesta nacional. Creo estar en mi mejor momento para hacer un aporte. (…) Estoy abocado a generar condiciones para que aquellos que representamos a más del 60 % de los argentinos demostremos que tenemos valores diferentes a los que ha ofrecido el kirchnerismo”.
Entrevista con Clarín, 17 de abril de 2011.

“Mi vocación es la pelea presidencial. Creo que tenemos esta oportunidad y no debemos dejarla pasar”.
Entrevista con Clarín, 28 de abril de 2011.


Los financistas que quedaron en el camino

Entre los argumentos enunciados en privado por los macristas más propensos a declinar la candidatura nacional del jefe de Gobierno porteño, siempre estuvo presente el tema de la falta de recursos tangibles y sonantes. Como excusa o como realidad.

Ésa era la razón que esbozaban a menudo en las reuniones con referentes nacionales del partido o con potenciales aliados. Y eso era lo que dejaban caer en encuentros con dirigentes empresarios o de medios, a modo de pedido más concreto que velado.

Algo parecido, cuentan, intentó en el Sindicato de Viajantes de Comercio, en una reunión con algunos sindicalistas ligados al Peronismo Federal. Entre ellos, el gastronómico Luis Barrionuevo y el mercantil Armando Cavalieri.

“Si te preocupa el tema de la plata, tenemos la plata”, dicen que le dijeron.

El sitio La Política On Line fue el primero en difundir el diálogo, del que otros medios se hicieron eco. Debate quiso confirmarlo y recibió dos tipos de respuestas. La primera, de aceptación del encuentro en términos parecidos a los publicados.

La segunda, de subestimación del tema. Lo de la guita no es un argumento de peso. Si Macri no consigue plata para hacer una campaña, quién la consigue en este país, dijo una de las fuentes consultadas.

Si Francisco de Narváez le pudo bancar la campaña a Carlos Menem cómo no va a bancar una de un proyecto que él integre.

Si Mauricio y Francisco tienen problemas con eso, estamos sonados. En un artículo publicado en La Nación, el lunes 2 de mayo, el periodista Carlos Pagni planteó la cuestión, con una apreciación que daba a entender más información de la que proporcionaba.

No se sabe de muchos liderazgos que se hayan construido dudando en público y esgrimiendo problemas de dinero, señaló Pagni en esa nota titulada “Todo gira en el mapa del poder”.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

A %d blogueros les gusta esto: