Federico García Lorca. «Medio pan y un libro»…

Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931:

Garcialorca«Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí.

«Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía.

Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

«Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

Casagarcialorca«No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos.

Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

«Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras.

Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!».

Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

«Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz«.

(A PUNTO DE CUMPLIRSE 80 AÑOS DE AQUEL DISCURSO, CUALQUIER SEMEJANZA CON LA ACTUALIDAD, NO ES PURA COINCIDENCIA).


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

4 Comments »

  1. 1
    lucía Says:

    Te felicito. Muy buena idea en publicar justamente ahora, en este momento; la alocución «Medio Pan y un Libro» del genial Federico García Lorca.
    Realmente una belleza la profundidad de su pensamiento, su lirismo y su sensibilidad social. Un gran placer leerlo.
    Justamente hoy pensaba con una cierta tristeza respecto a la pobreza de ideas y lo casi elemental del discurso de algunos, bastantes, de nuestros legisladores cada vez que se deben discutir leyes, sobre todo aquellas donde se requiere la forzosa mirada de los aspectos éticos y morales, intelectuales, filosóficos y/o sociológicos, cuando se trata de legislar pensando en la incidencia que tendrán esas leyes para las generaciones futuras. Es como que: «hoy me saco un problema. Mañana ya no estaré. Que otro se ocupe».

    Me refiero a ese tipo de normas que necesariamente nos plantean preguntas tales como: Esto que voy a hacer, mejorará la supervivencia de muchos o solo será conveniente a unos pocos?. Conocemos que grupos con mucho poder de lobbies, impulsan sanción de leyes que conforman a minorías y violentan a las grandes mayorías y que de pronto se sancionan sin mayores reflexiones porque apuntan a «conformar» a grupos de interés particular. Algunas minorías.
    Esto puede ocurrir cuando el legislador, aunque tuviera un gran historial como político, porque desde hace años vive de la política; carece de la formación intelectual o filosófica y humanística para honrar su misión de legislar con el pensamiento y la responsabilidad estar haciendo un aporte a la mejor supervivencia del pueblo que lo puso donde está. Desde un punto de vista ético, el rol de legislar debe ser el resultado de una honesta y profunda reflexión, y con responsabilidad ética acerca de la decisión que se tome. Lo ético es procurar el mayor bien para el mayor número y nunca al revés. Justicia y conveniencia muy pocas veces pueden ir de la mano.

    Esto pensaba hoy mientras los medios están muy activos informando acerca del juramento de los nuevos legisladores. A la vez hacía votos para que esta nueva generación de legisladores que ingresa al Congreso, sean capaces de deleitarnos con sus sabios discursos en los debates.
    Tal vez no se pretenda una alocución al nivel del ilustre Federico o al discurso y calidad intelectual, filosófica y humanistica de don Belisario Roldán o Alfredo Palacios, lo que sería demasiado utópico pedir; pero algo mejor que las triviales fundamentaciones que venimos escuchando, para nada diferente a las entrevistas periodísticas de la TV.

    Para no ser injusta quizás habría que hacer algunas honrosas excepciones, que probablemente desconocemos si la TV no las ha mostrado. Lamentablemente así son las cosas. Si no aparece por la TV no existe.

    Excelente. Fué un placer leer al siempre admirado y querido Federico García Lorca. Gracias.

  2. 2
    Carla Says:

    Buena presentación. Me gusta como está escrito.

  3. 3
    carlos Says:

    Tan actual, tan vivo este pensamiento, tan dolorosa esta verdad, tan cruda esta realidad, por qué nacen tantas personas malas y no nacen tantos garcía lorcas…. les necesitamos..

  4. […] Sus integrantes han repartido, además, carteles en los que podía leerse “aquí se apoya la reapertura de la biblioteca de las Palomas del Zaidín”. La mayoría de los stands, a excepción de los institucionales de la Junta y Diputación, se han ‘adherido’ a la lucha vecinal colgando los letreros en sus respectivas casetas. Por un momento incluso la del Ayuntamiento, responsable del cierre, ha lucido la consigna junto a un poster de Lorca, un guiño casual ante el que resultaba difícil no recordar el discurso del poeta defendiendo que “no solo de pan vive el hombre”. […]


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: