La inflación. El cuento es bien sencillo

La inflación, un cuento sencillo

24–02–2013 / El rol de los medios, la reaparición de Cavallo y los argumentos que sólo buscan debilitar al gobierno

Por Hernan Brienza

inflacionEl cuento es muy sencillo. Usted va al kiosco, al supermercado, al almacén y compra siempre el mismo producto. Un día el producto aumenta. Pero usted no se preocupa porque en los últimos años le ha ido mucho mejor que cuando no tenía trabajo.

O tenía que mendigarle a su jefe que no lo echara. O porque ha recibido un aumento de sueldo o porque su mujer también consiguió trabajo y la cosa va mejorando para todos. Usted cree que eso es por generación espontánea o por virtud propia.

Pero como está bien, o más o menos bien, o mejor, al menos, en términos económicos no se preocupa demasiado.

Pero un día el mismo producto aumenta un poco más de la cuenta. Pero usted ya naturalizó lo que es tener trabajo, que le aumenten el sueldo un 25 % todos los años o que su mujer tenga trabajo y que su hijo mayor también pueda tenerlo.

Al mismo tiempo ve que la economía no crece como cuando la capacidad instalada de la industria todavía podía recuperarse de la debacle neoliberal del período 1989-2002 –es decir, que una gran mayoría ya tiene su trabajo y no hay tanta movilidad laboral como hace unos años– y lo asusta la crisis económica internacional. Usted pasa por el bar de la esquina de su barrio.

Se pide un café. Y mira la pantalla de TN en silencio pero lee los zócalos con alguna barbaridad que lo pone de mal humor.

Y estira la mano hasta la mesa de al lado para alcanzar algún diario ultraopositor y macrista como Clarín o La Nación, en el que remarcan constantemente el aumento del dólar o de los precios de los artículos diciendo que el gobierno miente con que no hay inflación o directamente con que es la política del gobierno la que genera la supuesta inflación.

Y al costado lee una nota en la que el vicepresidente Amado Boudou una vez se sentó en el mismo banco de plaza que uno de los directores de la empresa Ciccone y eso parece prueba suficiente para armar una tapa “Escándalo de corrupción” o lee acusaciones sobre tal o cual funcionario que se afanó un jarrón que no le correspondía.

Entonces, como usted es un tipo inteligente y deductivo, estalla: “La culpa es del gobierno“, piensa, ata cabos.
 
Pero la cosa no es tan sencilla como parece. Usted es un tipo inteligente y enseguida relaciona: “Cuando no hubo inflación, yo no tenía trabajo.” Entonces, esos cantos de sirena de los economistas neoliberales que salen por la tele dando recetas económicas que a usted lo dejaron en la lona ya no le empiezan a gustar tanto.

Puede llamarlo Melconian, si quiere, o Bonelli, el que aparece ahora por TN, el mismo que apoyaba el corralito de Fernando de la Rúa, recuerda ahora. Y entonces aparece Domingo Cavallo.

Sí, sí, Domingo Cavallo hablando de la crisis y de las posibles soluciones para el 2015.

Y usted hace un gesto negativo con la cabeza y recuerda: “Pero si vos atorrante sos el mismo que vendiste todas las empresas del Estado, el que llevó la desocupación al 25 % en 1995, el padre del corralito, el que aumentó la deuda externa en un 300 %, ¿qué podés hablar vos ahora?” Y Cavallo apoya a Mauricio Macri.

Y Mauricio Macri ataca al gobierno por la inflación. Entonces, no es difícil darse cuenta, Macri y Cavallo son lo mismo. Lógica pura, ¿o no?

Y usted recuerda lo que alguna vez oyó del final del gobierno de Raúl Alfonsín: que fue Cavallo a los centros financieros a aconsejarles que no le presten ayuda económica a la Argentina, porque el próximo gobierno, el de Carlos Menem, iba a responder con un modelo económico más acorde a las exigencias de esos mismos círculos de poder, llámese Fondo Monetario Internacional, gobierno de los Estados Unidos, o Consenso de Washington.
 
Es entonces cuando la cosa se pone peliaguda y usted comienza a sospechar ¿Puede ser que los principales medios opositores como Clarín y La Nación fogoneen el tema inflacionario para generar más inflación?

¿Es posible que Cavallo esté montado en ese esquema que intenta debilitar en el plano internacional al gobierno nacional?
 
Usted es un argentino medio, de buena leche, digamos. Un laburante, que a veces se manda alguna pillería tributaria nada más. Pero no es un hombre de derecha ni mucho menos. Prefiere que las cosas anden bien y todos seamos felices. Por eso le gusta leer todas las campanas. Llega a su casa y prende la computadora un rato y entra a Tiempo Argentino o a P/12, ¿por qué no?

Y lee a Mariano Beristain o a Néstor Restivo, por ejemplo. Y le dicen que, en realidad, el gobierno está preocupado por el tema, pero que no está dispuesto a frenar la economía, porque hacerlo sería perjudicar a los sectores asalariados. Porque frenar la economía y el consumo significa quitarle dinero del bolsillo a los trabajadores o dejar sin trabajo a miles y miles de personas.

“Ah, como en los noventa”, piensa usted. Y sí, como en los noventa, le digo yo. Entonces, empieza a sospechar que el gobierno nacional no es el creador del alza de precios sino su víctima, como usted, claro.
 
Pero usted empezó esta nota insultando al gobierno y está preocupado porque el control de precios funcione.

Pero Clarín y La Nación, haciéndole creer que están de su lado, le informan que el acuerdo de precios ya es un fracaso antes de salir a la calle y ya hay desabastecimiento, aunque no te dicen ni dónde ni por qué.

Claro, tampoco le dicen que los acuerdos de precios funcionaron bastante bien en la Argentina productiva de los años ’40 al ’70 ni tampoco le dicen que en Francia, por ejemplo, siempre hay acuerdos de precios exitosos con intervención del Estado.

Entonces, usted ve por TN, suponga, que alguno de la familia Moyano, justo justo se le ocurre hacer un paro con bloqueo sobre supermercados mayoristas cuando empieza el acuerdo de precios.

Y minutos después lo escucha decir a Hugo Moyano que se va a levantar el paro, porque Macri le da soluciones a los trabajadores. Y empieza a atar cabos. Macri, Cavallo, Clarín, La Nación y Moyano están entongados en algo. Pero no sabe todavía bien en qué.
 
Sin embargo hay un dato que leyó en una de las notas, no se acuerda cual, que le llamó la atención: el 80 % de los precios que aumentan en el supermercado lo manejan 28 empresarios.

¿Cómo? ¿Veintiocho tipos son capaces de decir cuánto vale la manteca, las papas fritas y la leche? Así parece. Y pero entonces, ¿por qué el gobierno no los agarra de los pelos y los obliga a mantener los precios en línea? Sencillo: porque son muy poderosos.

Y porque las herramientas que tiene el gobierno están demonizadas por los principales medios opositores. Sin ir más lejos, usted odia a Guillermo Moreno y no tiene la más remota idea de por qué. Porque es patotero el tipo, se responde rápido.

Pero, ¿a quién patotea Moreno? ¿A usted o a la pandilla de los formadores de precios? Le hago una pregunta, estimado lector: si el Estado tuviera cientos de Morenos dispuestos a controlar la cadena de costos en cada uno de los rubros de la economía, ¿no cree que usted estaría más protegido contra la especulación de los empresarios y comerciantes? Moreno está de su lado, aunque no pueda creerlo.
 
Usted hace un alto. ¿En qué especulan los empresarios y comerciantes?, se pregunta. Sencillo: ellos quieren seguir ganando lo mismo que el año pasado o más. Entonces, pueden hacer dos cosas: o producir más y vender más, lo que implica un mínimo de inversión o remarcar los precios directamente sin hacer ningún esfuerzo.

“Y si el de al lado aumenta por qué no voy a aumentar yo”, dice el almacenero de su barrio. Lo justifican diciendo que los “aumentos de salarios que pin que pan“.

Pero si las paritarias aumentan un 25 % y el salario es una parte menor en la cadena de costosrepresentan entre el 5 y 50 % de los costos, ya sea una gran empresa o una pequeña–, ¿por qué los tipos aumentan un 25 o 30 % los productos? 

¿Quién se queda con el porcentaje de ganancia restante? ¿el gobierno o los empresarios? Sin embargo, usted empezó esta nota protestando contra el gobierno ¿no?

Pero el que se queda con su guita no es el gobierno nacional ni el funcionario que se afana un jarrón, sino los empresarios y los comerciantes. Pero ellos están invisibilizados. Sí, adivinó. Con complicidad de los medios opositores macristas como Clarín y La Nación.

Usted niega con la cabeza, no puede ser todo tan conspirativo. No es posible ¿Con qué objetivo e intención? Sencillo, hombre, sencillo: quieren debilitar a un gobierno que les marca el paso a los empresarios, que quiere controlar sus ganancias, que quiere disciplinarlos para poder distribuir y redistribuir mejor la riqueza, las ganancias de una sociedad.

Sencillo: porque quieren poder meterle la mano a usted en los bolsillos como lo hicieron durante los 25 años que fueron desde el 1976 a 2002. Porque quieren un gobierno débil como el de Raúl Alfonsín para poder voltearlo cuando quieran. Y para eso necesitan que usted este año se la pase insultando al gobierno y no lo vote.

Porque un gobierno fuerte, un Estado fuerte, no les conviene a los verdaderos dueños del poder en la Argentina: los 28 formadores de precios, los diarios opositores, los sojeros ni a sus empleados como José Manuel De la Sota, Macri y sus viejos y nuevos aliados. Usted ya lo sabe, hombre, no necesita que yo se lo explique.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

 

About these ads

2 Comments »

  1. 1
    acuarela Dice:

    Reblogged this on Acuarela de palabras and commented:
    Fogoneando el tema inflacionario… Un tema difícil que nos va dejando huella, a cada uno de nosotros, en nuestro diario vivir y, al fin y al cabo, en nuestra vida toda… El autor se esmeró en “ponerse en mis zapatos” y mirarlo cómo lo mira gente como una: “Y si el de al lado aumenta por qué no voy a aumentar yo”… el 80 % de los precios que aumentan en el supermercado lo manejan 28 empresarios… el que se queda con su guita no es el gobierno nacional ni el funcionario que se afana un jarrón, sino los empresarios y los comerciantes. Pero ellos están invisibilizados… con complicidad de los medios opositores… Porque un gobierno fuerte, un Estado fuerte, no les conviene a los verdaderos dueños del poder en la Argentina: los 28 formadores de precios, los diarios opositores, los sojeros…

  2. 2
    luis paredes Dice:

    SI CREO QUE PEDIRLE CONSEJOS SOBRE LA ECONOMÍA ARGENTINA A DOMINGO CAVALLO, ES COMO PEDIRLE CONSEJOS AL ODONTÓLOGO BARRERA DE COMO CUIDAR MI FAMILIA


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.492 seguidores