Cuento corto: EL RETRATO

edwincolonpagan

Me encanta mirarte todas las mañanas antes de irme al trabajo y ni se diga cuanto me gusta saber que cuando regrese, estarás ahí.  Tú eres tan considerada conmigo, qué bueno que cambiaste. Antes eras todo reproches, celos y jamás me dejabas hablar. Claro, sé que soy un picaflor, que me enamoro hasta del aire si me toca con sensualidad, pero no soy perfecto. Soy hombre, la naturaleza me hizo así, lo llevo en mi ADN, una cosquilla perpetua en mis genitales, insertado como un chip en mi cerebro.

Pero… le doy gracias al universo que por fin me aceptaste como soy.  Te juro que a pesar de todo, te amo a ti sobre todas las demás, que no te quepa la menor duda.  Besos, qué descanses, me voy a dormir. Por la mañana debo llevar flores al cementerio para el aniversario de tu muerte. Todavía no entiendo por qué…

Ver la entrada original 8 palabras más

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: