CFK. Acto de entrega de aportes a parques industriales y créditos a Pymes

DISCURSO DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE ENTREGA DE CRÉDITOS PARA PYMES Y PARQUES INDUSTRIALES, DESDE LA RESIDENCIA PRESIDENCIAL DE OLIVOS. 

Gracias, muchas gracias, la verdad que entre ayer y hoy, dos días muy especiales; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, que hoy me acompaña, también intendentes de distintas localidades del país, porque en realidad estos certificados, que dimos para parques industriales no es que se lo dimos a cinco, había 21 parques industriales, que han recibido la suma de 600 mil pesos cada uno y tengo que anunciar otra cosa, a partir de ahora esta suma que empezó siendo para parques industriales, no reintegrable, de 300 mil pesos, que luego aumentamos a 600 mil, a partir de ahora, los próximos que la reciban va a ser de 3 millones de pesos, por parque industrial no reintegrable. (APLAUSOS).

Fíjense, que… bueno acá claro me están haciendo caritas los que se fueron con 600 que dirán: “y justo a nosotros nos tenía que tocar el corte”, bueno con algún momento hay que empezar con lo otro, así que de los 80 parques industriales, que teníamos en el 2003, muchos de los cuales – como siempre cuenta Débora – eran apenas potreros, porque ni siquiera parques industriales eran, hoy tenemos 316 y sabemos que en el 2015, porque lo vamos a hacer, vamos a terminar con 400 parques industriales, en la República Argentina, que albergan a miles y miles y miles de empresas. (APLAUSOS).

Hoy recibieron por 12.600 mil municipios de la provincia de Santa Fe, municipios de Entre Ríos, 7 de la provincia de Buenos Aires; 5 de la provincia de Entre Ríos; 3 de la provincia de Santa Fe; 1 de la provincia de Río Negro; 3 de la provincia de Córdoba, 1 de Mendoza y otro de Jujuy.

Y también hoy entregamos 31 certificados de RENFPI, que es la inscripción en el registro para futuros parques industriales, de los cuales 15 – Daniel- de esos 31 son para la provincia de Buenos Aires. (APLAUSOS).

Así que creo que también en este que ha sido uno de los ejes de nuestro proyecto, de este proyecto nacional y popular y democrático, la industrialización, hemos creado también FONAPYME, que es el fondo especial para aquellas empresas, muchas veces pequeñas y medianas empresas, que por allí tienen algún problema para ser sujetos bancarios y que, sin embargo, son excelentes empresas porque prestan servicios.

Y si no miren a quién le entregué, hoy, certificados de ese fondo, a los que producen el alfajor Fantoche, inventores mundiales del alfajor triple, porque en realidad… no me trajeron triple. (APLAUSOS).

Me trajeron el Fantoche mini, porque me dijo el dueño que no me quiere ver gorda, entonces me dijo que me trajo el mini porque el triple…. Yo no sé si fue un piropo o una indirecta, pero bueno lo cierto es que tenemos también marcas líderes, como Wilson; Prócer y me trajeron también aquí que hacen la producción de lo que es implementos para todo lo que sea deporte, también los que producen tornillos, ya mucho no me interesa, porque las mujeres… salvo aquellos que dicen que nos falta un tornillo. Vieron hay algunos que dicen que nos falta un tornillo, por ahí es ese tornillo… es un pistón, mira una burra total, pero bueno no importa.

Lo cierto es que también, hoy, estamos haciendo un llamado, porque estos certificados que hoy estamos entregando simbólicamente a tres empresas, pero que son a muchas más empresas, responden a llamados a licitación anteriores, donde se llama a licitación y hoy también estamos haciendo un llamado a licitación, cuya inscripción vence el 30 de junio, por 125 millones de pesos para pequeñas y medianas industrias, que también lo necesiten y tengan un financiamiento ventajoso en condiciones.

Yo quiero leer de qué se trata, los fiduciarios son el Estado Nacional y el Banco de la Nación Argentina, la banca fiduciaria, el BNA, el Banco Nación; la autoridad de aplicación es el Ministerio de Industria y las condiciones son plazos de hasta siete años, con hasta un año de gracia, de repago de capital y una tasa de 14 anual fija, lo cual realmente constituye hoy casi una tasa negativa, sin lugar a dudas. Esto ayuda, obviamente, a este proceso de industrialización, que es generar obras.

Y estamos, también, frente a un emprendimiento, que desde lo pequeño a lo grande, en Ramallo, con una empresa líder en nuestro país, como es Siderar, productora de insumos básicos.

Con esta historia de la colada continua, que la peleé mucho, porque era una inversión grande: 280, 290 millones de dólares y era imprescindible poder producir más acero en la Argentina y cubrir la demanda creciente que hemos tenido producto del crecimiento de la industria automotriz, de la línea blanca, de construcción que también ha sido uno de los pilares, la obra pública y también la obra privada que se ha hecho en la República Argentina y en todos lados.

Uno puede verlo acá en Capital, pero uno va a Rosario, uno va a Santiago del Estero, va a Salta, a todo el país, en el Sur también, y ve el crecimiento de la obra pública a través de lo que es una infraestructura sin precedente.

Y también la obra privada producto de que la gente ha podido progresar, que tiene mejores ingresos y que entonces construye. Y bien hecho porque la verdad es que…

Néstor siempre me decía que cuando él empezó como Presidente iba en helicóptero a la Casa Rosada y pasaba por esa cosa increíble, que es Puerto Madero había un edificio, que era El Faro, u otro, y que hoy ya no hay más lugares en Puerto Madero para construir.

Yo creo que las imágenes, ver ayer el aeropuerto, esos 35 mil metros cuadrados que se agregan a ese formidable Aeroparque “Jorge Newbery”, que cuando yo viajaba, en los años 90, inclusive 2001, 2002, 2003 no tenía nada absolutamente que ver con lo que inauguramos ayer, con una modernidad, con una inversión muy importante.

Ni que hablar de Aerolíneas Argentinas, y también decirles a esa industria argentina a la que tanto hemos ayudado a crecer y que ha respondido también con inversión, que nos ayuden a cuidar este modelo, este proyecto, este país que es el país de ellos también. Muchas veces se olvida.

Yo ayer lo decía, medio en broma, medio en serio, a Eduardo Eurnekian: “mirá, hoy muchos diarios dicen, en realidad se la pasó alabando Aerolíneas Argentinas” Lo que pasa es que si uno ve el salto cualitativo y cuantitativo que dieron las inversiones en Aeroparque, que está privatizada desde el año 1997, digamos, las inversiones de los aeropuertos, el salto cuantitativo y cualitativo que dio desde que Aerolíneas fue recuperada, el balance de Aeropuertos 2000 tenía 900 millones de dólares, en el año 2008, y hoy es de 1.9000 millones de dólares.

Y esto tuvo que ver Aerolíneas Argentinas, que es su principal cliente, porque es el que más le transporta pasajeros, de ahí cobra la tasa de embarque, de ahí le cobra a los aviones la tasa de amarre, porque todo tiene que ver con todo.

Y cuando hoy, por la mañana, el ministro de Planificación, que está en Ramallo, en Siderar, conjuntamente con el ministro de Economía hablaban y presentaban la reducción de subsidios y decían que íbamos a exceptuar de esa reducción a la industria lo hacemos con la firme convicción de mantener la competitividad de nuestra industria, pero también que la industria sepa escuchar el mensaje que da el gobierno, al exceptuarla, al mantenerle los mismos precios de energía para que tengan también esa retribución no de agradecimiento a la presidenta, ni al ministro, si no a los millones de usuarios y consumidores de la República Argentina, que son los que la mantienen. (APLAUSOS).

Para que ustedes tengan una idea en esta verdadera lucha, que estamos desarrollando, no lucha contra nadie, muchas veces tenemos que luchar, inclusive, contra nosotros mismos, los argentinos: contra nuestros propios fantasmas, contra nuestros propios vicios, contra nuestras propias distorsiones, contra nuestros propios acostumbramientos de haber vivido tantas cosas que iban para atrás y entonces creemos que tenemos que salvarnos en una o dos veces.

Pero cuando uno ve las cifras del total de subsidios de todo el sector residencial- es decir de los usuarios y consumidores particulares – es de 10.400 millones de pesos, en gas estamos hablando, ¿no?

La industria consume tanto o más que el domicilio y le vamos a mantener la totalidad del subsidio, para que sigan siendo competitivos para el mercado interno y para el mercado externo para exportar.

Por eso queremos un ida y vuelta de nuestros industriales y esto es para todos, para los pequeñísimos, para los pequeños, para los pequeñitos, para los medianos, para los medianitos, para los grandes, para los grandecitos y hasta para los monopólicos también. (APLAUSOS).

Para que nadie se olvide el esfuerzo, no es el esfuerzo del gobierno, si no es el esfuerzo que hacen las finanzas del Estado, que en definitiva son sostenidas por todos los argentinos, por cada argentino que entra a un supermercado, o a un almacén de barrio a comprar un producto y paga su 21 por ciento.

Y tal vez ese señor, esa señora, ese usuario, ese consumidor no paga ganancias, porque claro no paga ganancias porque, a lo mejor, es un trabajador informal, o porque no llega al mínimo imponible de ganancias, pero está contribuyendo con esa compra que hace a esos impuestos, que son los que sostienen precisamente la posibilidad de seguir subsidiando a industrias.

Vamos a hacer un seguimiento, porque Perón decía que todos los hombres son buenos, pero decía que cuando se los vigila son mucho mejores. (APLAUSOS).

Entonces vamos a hacer un seguimiento de cómo se comportan todos, no porque tengamos ánimos de castigar, ni de perseguir, ni de controlar, ni de vigilar a nadie, simplemente porque queremos cuidar a este hijo.

Yo siento – bueno ya veo mañana el titular, pero no importa – yo me siento la madre del país, la madre de todos los argentinos, me siento muy responsable de lo que le pasa a los 40 millones de argentinos.

Y realmente es muy grande el esfuerzo que estamos haciendo, entonces creo que las medidas que estamos adoptando, medidas que tienen que ver con la equidad también.

No es la Argentina, del año 2003, que recibió Néstor que siempre decía, esa Argentina que yo recibí en llamas. Sí, si era en llamas, era un infierno, Daniel puede dar fe de ello, porque lo acompañó como vicepresidente, fue terrible esa Argentina que él recibió, una Argentina con un 25 por ciento de desocupados, con poquísimos convenios colectivos de trabajo, con casi ninguno, con gente que si tenía trabajo ganaba muy poco, no había consumo.

Yo le comentaba, el otro día, al Presidente de Francia, exportábamos… éramos superavitarios con Francia, teníamos un comercio bilateral, de apenas 300 millones de dólares, y nosotros exportábamos más a Francia de lo que Francia nos exportaba a nosotros.

Hoy tenemos un comercio bilateral con Francia, de más de 2.600 millones de dólares y los que ganan, los que tienen superávit con nosotros son los franceses. ¿Por qué? Porque nos proveen de aquellos insumos en materia de industrialización: maquinarías, tecnología, etc. que precisamente revelan el crecimiento de la Argentina.

Entonces, lo que queremos fundamentalmente que todos entiendan que esto es también tarea de equidad. ¿Cómo era esa Argentina?

Esa Argentina necesitaba subsidios para que, porque en ese momento una parte muy importante a la gente se le iban en tarifas que estaban dolarizadas y sus sueldos no estaban dolarizados, al contrario habían sido pesificados, habían sido sus ahorros tomados en el “corralito”.

Entonces era necesario inyectar consumo a la sociedad y esos subsidios fueron pensados para la sociedad para que consuman y para la industria y el comercio para darle competitividad.

Pero las cosas han cambiado – y para bien en la Argentina – millones de argentinos han conseguido trabajo, millones de argentinos han visto mejorar año tras año sus salarios. Por eso, el nivel de consumo récord en materia de aire acondicionado.

Yo voy a contar algo, que por ahí mi hermana se enoja, pero no importa: mi madre, yo viví toda la vida en La Plata y toda la vida ahí hizo mucho calor. Y mi madre ahora tiene dos aires acondicionados, y no se lo regalé yo porque soy la Presidenta, ni se lo regaló nadie porque es la hija de la Presidenta.

Lo pudo comprar porque bueno mejoró la jubilación, que cobra de ella, la jubilación que cobra mi hermana que es jubilada de la provincia de Buenos Aires y mi mamá también es pensionada del orden nacional, por parte de mi padre, y esto le pasó a millones de argentinos, que pudieron comprar un auto, un aire acondicionado, en fin todo eso fue aumentando también el consumo de energía a un ritmo de 9 a 10 por ciento, por año.

Si ustedes consultan con otros países, esto no sucede en ninguna parte. Les voy a contar una anécdota, que me pasó en Italia, que tiene que ver con lo que propusimos hoy.

Hoy propusimos también un uso racional de la energía, yo me acuerdo también que uno de los primeros actos que hice como Presidenta fue lanzar el cambio de las viejas bombitas de luz, que ya por suerte no quedan más, por las de bajo consumo por lo que hemos ahorrado mil megavatios, en una campaña, que representan dos centrales térmicas, que empezó en el año 2008.

Miren lo que me pasó en Italia, pero no es una crítica a Italia, por favor, al contrario es cómo se usa racionalmente la energía, cuando me pasó el esguince, bueno, me decían podemos ir a un hospital, a otro, bueno, vamos que si el del papa, que si el de los presidentes, otro que está más cerca.

Bueno, vayamos al que está más cerca, le digo yo, y marchamos todos al Humberto Primo. Podía contar alguna anécdota, uno cuando llega allí se da cuenta que los argentinos somos italianos, que hablamos español, pero no importa algún la contaré.

Lo cierto es que me hacen una resonancia magnética en el pie, para ver si tenía alguna lesión y qué gravedad tenía esa lesión. Por suerte fue un esguince de primer grado, pero cuando uno va acá a cualquier hospital, a cualquier sanatorio a hacerse una tomografía o una resonancia magnética cuando entra a la sala hay muchísimo frío, inclusive nos cubren con una manta porque nos dicen, con justa razón, que tienen que mantener para que las máquinas no se deterioren una determinada temperatura fría.

Bueno, en Roma que el 45 por ciento de su gas proviene de Rusia, ustedes me entienden, hacía más calor adentro, donde me tomaron la resonancia magnética que en los pasillos, que eran muy ancho del hospital.

Cuando salí a los pasillos del hospital porque se ve que en los pasillos como allí hay poca gente no tiene calefacción, me tuve que poner mi abrigo porque me moría de frío en los pasillos y tenía más calor adentro, con la resonancia magnética que en el pasillo.

El uso racional de la energía también nos importa. A nosotros nos importa más ahorrar un 1 por ciento de energía, que cobrar un 1 por ciento más por la energía, porque la diferencia entre cobrar un 1 por ciento más en la tarifa para que se den cuenta que esto no tiene nada que ver con un tarifazo, es de cuánto Axel, diez veces, 86 millones de pesos contra 86 millones de dólares.

Claro, un 1 por ciento más de facturación son 86 millones de pesos, un 1 por ciento menos de uso de energía son 86 millones de dólares.

Para que se entienda el concepto de lo que estamos haciendo hoy cuando reducimos los subsidios y la equidad que tiene también que ver con que aquellos que han logrado una mejor posición económica puedan pagarlo; tenemos cinco provincias que no tienen gas, como son Corrientes, Formosa, el norte de Santa Fe, Chaco, Misiones y también ojo, muchísimos lugares también que hay en otras provincias.

Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires hay lugares que no hay gas, en la provincia de Córdoba hay lugares donde no llega el gas solamente llegan tubos, lo mismo pasa en Santa Fe, en La Pampa.

Es más hace pocos días, en Chubut yo hice un acuerdo con las autoridades de Chubut para hacer pequeños gasoductos para toda la zona cordillerana del Chubut, donde  teniendo gas, ciertas localidades cordilleranas, hay otras que no lo tiene.

Por eso digo también que es una cuestión de equidad y por eso también se eximió de la reducción de los subsidios a todo lo que es el sur del Río Colorado, esto es la Patagonia, porque allí somos gasodependientes.

Así como en algunos lugares aquí, de mucha pobreza hay electrodependencia, en la Patagonia, por razones estrictamente climatológicas, hay gas dependencia. Entonces, creo que todo este esfuerzo, que estamos haciendo, con los parques industriales, ayudando con fondos especiales para las pequeñas y medianas empresas, incentivando a que grandes empresas – como Siderar  – inviertan en nuestro país, que también tanto les ha dado y logrando una distribución más equitativa de las cosas yo creo que la Argentina puede seguir creciendo en forma ilimitada, porque creo tanto en nuestro recursos humanos. Miren, en unos minutos más, cuando salga de aquí, me voy a entrevistar con el doctor Ravinovich, y hoy, en la página 33 de “Tiempo Argentino”, encontré una noticia que ni siquiera nosotros mismos la habíamos encontrado y era la del vicepresidente de Max Plann, de la organización científica más importante de Alemania, que han abierto una oficina, una dependencia, la primera en Latinoamérica, que estuvo aquí ayer, con el ministro Lino Barañao, fíjense página 33, de “Tiempo Argentino”, que dice esa autoridad científica alemana:” tenemos una gran confianza en la Argentina, tienen los mejores investigadores, tienen recursos que les da el Estado y además el Estado les da libertad para invertir”. No lo dice Cristina Fernández de Kirchner, ni nadie del relato. (APLAUSOS).

Lo dice el vicepresidente de Max Plann, que además es alemán, si de algo sirve, sin que eso signifique… así que con toda la confianza depositada en nuestro pueblo, con toda la confianza depositada en todos ustedes seguir trabajando por la Argentina para que cosas como las de ayer, cuando inaugurábamos Aeropuerto, cuando inaugurábamos en Mendoza la primera etapa del Instituto de Histología y Embriología, dependiente de la Facultad de Medicina; cuando inaugurábamos en Caleta Olivia, en la provincia de Santa Cruz, la primera escuela tecnológica privada en el país, hecha por un empresario privado del petróleo, que decidió invertir, hacer una inversión de responsabilidad social y creó la primera escuela tecnológica, los chicos cuando falten van a poder tomar las clases desde su propia casa, y se las va a dar el docente.

También con la inauguración del primer canal público, en la provincia de Mendoza, como aplicación de nuestra maravillosa Ley de Medios Audiovisuales. Bueno esta Argentina que ha cambiado tanto y por las cuales, como decía el otro día un gobernador del norte del país, nos hace ser infinitamente optimistas sobre el futuro y el presente de la República Argentina, nuestra Patria.

Muchas gracias, y muy buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS).


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

1 Comment »

  1. 1
    Anónimo Says:

    GRACIAS POR TODO LO QUE HACE CADA DÍA POR TODOS NOSOTROS


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: