Dos ejemplos acerca del doble discurso massista

El arte de simular

 Por Flavio Juan Amato * y Gustavo Alvarez **

Massa15–04–2014 / En la página web del Frente Renovador se pueden leer declaraciones del diputado Sergio Massa y, también, de otros dirigentes del massismo sobre diversos temas.

Recientemente (29 de marzo), en una nota titulada “El Estado también tiene que hacer un esfuerzo para defender los salarios”, Massa sostuvo: “Yo no tengo ninguna duda que así como la inflación, particularmente en alimentos y bebidas a pesar del ‘control de precios’, repercute en el salario de la gente, también lo hace la modificación tarifaria y el impuesto a la ganancia”.

Y añadió: “El Estado tiene que sacar la pata sobre la cabeza del trabajador para que el salario no se le escurra como agua entre los dedos. El esfuerzo de defender el poder adquisitivo del salario también tiene que tener esfuerzo y responsabilidad del Estado”.

Por su parte, el ex intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi, y actual presidente de los diputados massistas, no deja de resaltar en cuanta entrevista televisiva participa la necesidad de “implementar un plan antiinflacionario”.

Sin embargo, tanta preocupación y discurso sobre la inflación no se condice con las acciones de gobierno que desarrollan los dirigentes massistas en sus respectivos territorios.

A título de ejemplo podemos mencionar la evolución que ha tenido el valor de la Tasa Municipal por Alumbrado Público en el municipio de Almirante Brown entre enero de 2012 y enero de 2014. Dicha tasa, que cobra la municipalidad mediante la factura de electricidad, en enero de 2012 tenía un valor de 41 pesos bimestrales. Para enero de 2014 había aumentado a 79 pesos por bimestre. Un aumento del 94,15 por ciento en dos años.

No existe ninguna medición de la inflación que dé ese porcentaje de incremento en dos años.

Por otra parte, cabe destacar que la tarifa que paga el municipio a la empresa distribuidora (Edesur, en este caso) está congelada desde octubre de 2008. Ese elevado monto de la Tasa Municipal le permitirá al municipio de Almirante Brown recaudar más de 80 millones de pesos durante 2014.

Para poder dimensionar qué significa ese valor de la Tasa en una economía familiar, se la puede comparar con lo que gasta en un bimestre una familia tipo en energía eléctrica.

Así tenemos que, para un consumo de 560 kWh/bimestre –el promedio en la CABA y el conurbano–, una familia pagará en total 151,32 pesos, compuestos de la siguiente manera: 49,75 pesos por energía eléctrica; 21,97 pesos por todos los impuestos provinciales y nacionales y 79,60 pesos por la Tasa Municipal de Alumbrado Público.

Ello significa que más de la mitad (52,60 por ciento) del valor de la factura de electricidad, en realidad, es el impuesto municipal que se cobra en Almirante Brown.

No contento con el aumento de 94 por ciento de diciembre de 2013, el gobierno municipal acaba de aumentar nuevamente la Tasa en un 2 por ciento, mediante el Decreto N 294 del 18 de marzo. Evidentemente, la “pata” del gobierno municipal que lidera Darío Giustozzi no sólo está sobre la cabeza de los trabajadores, sino que pisa fuerte.

Y no es un caso aislado. Otro intendente “renovador” –José Eseverri, de la ciudad de Olavarría– en diciembre de 2013 se despachó con un aumento generalizado de impuestos que, en el caso de la Tasa por Servicios Generales Urbanos y Suburbanos (ex ABL), fue del ciento por ciento (pasó de 65 a 130 pesos por mes). Con la particularidad de que el mayor aumento recayó sobre las zonas más desfavorecidas, dado que para quienes viven sobre calles de tierra, el aumento fue del 125 por ciento.

Para completar el panorama de regresividad tributaria, mientras al grueso de la población se le aumentaba fuertemente, a los sectores de mayor capacidad económica, como los correspondientes a elaboración de cemento, televisión por cable y satelital, venta al por mayor de cigarrillos, venta de armas y municiones, hipermercados, bingo y apuestas, bancos y financieras y compañías de seguros, no se les aumentó un centavo. Tampoco aumentó el “impuesto a la hectárea” que grava al sector agropecuario.

Dos ejemplos acerca del doble discurso massista.

* Presidente Comité Provincia de Buenos Aires, Partido Intransigente.

** Secretario F. Política, Comité Provincia de Buenos Aires.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: