CFK inauguró Planta Depuradora de Líquidos Cloacales en Berazategui

CFK: “El Club de París es casi un invento argentino”

29–05–2014 / Durante el primer acto público posterior a la firma del acuerdo, la presidenta, Cristina Kirchner, felicitó al equipo encabezado por el ministro Axel Kicillof, que llevó adelante las negociaciones, recordó que se trata de la primera negociación en que no interviene el Fondo Monetario Internacional y que, por lo tanto, “no condiciona el proyecto político económico y social” vigente y “nos revela que cuando nos dejan crecer, (la Argentina) está en condiciones de hacerse cargo de sus deudas“. Por último advirtió que “nosotros no somos deudores seriales sino que ellos (los capitales especulativos) son depredadores seriales“, recordó que la primera deuda con el Club de París se fraguó en 1956, luego del derrocamiento del General Perón, y aseguró que “los argentinos tenemos que entender que no hay proyectos personales“, sino “proyectos colectivos“, y que estos últimos son “la única manera de construir una Nación y de ayudar a un pueblo“.


Al inaugurar la planta depuradoraDel Bicentenario” de la compañía estatal AySA en el partido bonaerense de Berazategui, la jefa de Estado destacó que esta obra “la inició y la terminó un mismo proyecto político“, y pidió “hacer memoria para no cometer viejos errores y saber porqué tomamos las decisiones que tuvimos que tomar“.

Estamos cumpliendo uno de nuestros sueños más caros: que todos tengan agua potable y cloacas“, aseguró Cristina, quien agregó que cuando escucha “hablar de medioambiente, estas son las cosas que contribuyen a su cuidado, y no sólo cuidar las especies en extinción, porque la principal especie que hay que cuidar es la especie humana“.

Recordó que “hace más de un siglo el 30 por ciento de las cloacas de San Fernando, San Isidro, Vicente López, y el 100 por ciento de las cloacas de la Capital, Avellaneda, Quilmes, Berazategui y Florencio Varela desagotaban en Berazategui“, lo cual creaba condiciones indignas para los pobladores de la zona, quienes vivían en un ambiente con un alto grado de contaminación: “Por eso hoy estamos poniendo en marcha una obra de saneamiento y dignidad“, enfatizó.


29 de mayo de 2014, Berazategui: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró esta tarde la primera etapa de la Planta de Retratamiento del Bicentenario en Berazategui, obra que beneficiará a cuatro millones de habitantes, con una inversión de 700 millones de pesos.

Esta es una obra de saneamiento y de dignidad“, destacó, al señalar que la mejoría de la calidad del medioambiente debe apuntar principalmente a las personas.

Recordó que cuando Aguas Argentinas estaba en manos de la compañía francesa Suez, esa compañía había anunciado que esta planta se realizaría recién en el año 2019, pero que cuando asumió Néstor Kirchner decidió estatizar a la firma y convertirla en Aysa, e iniciar los trabajos que finalmente hoy concluyeron.

Nuestro sueño más caro –dijo la Presidenta- es que todo el mundo tenga agua potable en la Argentina“, y “lograr ayudar a todos los planes de salud para que sean más efectivos“.

En ese acto, la Primera Mandataria estuvo acompañada por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; el intendente de Berazategui, Patricio Mussi, y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli,

La Planta de Berazategui permitirá mejorar la calidad de las aguas del Río de la Plata que bañan la ribera de esa ciudad en el sur del conurbano, y dotará de una mayor flexibilidad y confiabilidad al sistema de saneamiento existente para poder continuar con la ampliación de la red de desagües cloacales.

Las obras que integran el sistema son la planta de pretratamiento cloacal, la estación de bombeo de salida y el emisario, que podrán disponer los efluentes tratados en el Río de la Plata. 


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN LA INAUGURACIÓN DE LA PLANTA DEPURADORA DE LÍQUIDOS CLOACALES, EN BERAZATEGUI, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

Gracias, muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas: para contarle a todos los argentinos dónde estamos y qué es está magnífica obra, que hoy estamos inaugurando, aquí, en el partido de Berazategui, provincia de Buenos Aires.

Ahí se ven unos inmensos tornillos, que dan vuelta y recogen agua, una obra hidráulica y de saneamiento ambiental inédita, en la República Argentina, de importancia fenomenal y también estructural.

Hace 102 años, más de un siglo, que el 30 por ciento de las cloacas, del partido de San Fernando, que las cloacas del partido de Lomas de San Isidro, que las cloacas del partido de Vicente López, ahí donde vivo yo por ahora nada más, moradora temporaria en Olivos; que el cien por cien de las cloacas en la Capital Federal, que el cien por cien de las cloacas del partido de Avellaneda, que el cien por cien de las cloacas del partido de Quilmes, que el cien por cien de las cloacas del partido de Berazategui y de Florencia Varela desagotaban, aquí en el partido de Berazategui, todos los desechos crudos, de más de 4 millones de habitantes.

Y hoy estamos poniendo en marcha esta obra, que es no es una obra de infraestructura solamente, es una obra de saneamiento, de dignidad.

Yo recuerdo cuando marchó mucha gente y cuando Néstor se interesó por esto y decidió que esta obra debía hacerse porque era indigno que la gente de Berazategui o de cualquier otro lado, viviera un ambiente con el grado de contaminación que se vivía aquí.

Porque era indigno que por más de cien años a nadie le importara que todo el material crudo de las cloacas se tirara frente a una población casi con impunidad absoluta.

Por eso, yo muchas veces cuando escucho hablar de medioambiente creo que estás son las cosas que realmente contribuyen al medioambiente y no solamente cuidar a especies en extinción, por las cuales todos nos preocupamos, pero la principal especie que tenemos que cuidar es la especie humana y darle dignidad a todos y cada uno de los habitantes de este bendito país, que tienen derecho a vivir y hacerlo en buenas condiciones. (APLAUSOS).

Esta obra que costó más de 700 millones de pesos, esta obra que la empresa Suez, porque se había privatizado todo el servicio de saneamiento y agua potable de la Capital Federal, y de numerosos distritos del conurbano bonaerense, esta planta la tenía prevista hacer, prevista es un decir, un eufemismo, recién comenzar en el año 2019, cuando Néstor decide rescindir de la planta, de toda la concesión a Suez, y lo tratamos también en el Parlamento argentino, ni siquiera había hecho una cuarta parte de las obras que se había comprometido. Eso sí cobraba puntillosa y puntualmente las tarifas de agua y cloacas, que curiosamente quienes más las necesitan son los que menos posibilidades de pagarlas tienen, porque la gente de mayor poder adquisitivo vive, hace mucho tiempo, en lugares donde hay cloacas, donde hay agua corriente y donde están todos los servicios.

Por eso, se tomó esa decisión, se decidió iniciar esta obra – que la comenzó él y la termino yo – pero en realidad esta mal dicho, es uno solo, es un proyecto político que comenzó una obra y que como tal la terminó y hoy la estamos inaugurando para que precisamente el partido de Berazategui tenga la posibilidad de vivir con dignidad. (APLAUSOS).

También estamos inaugurando la primera etapa, en la localidad de Tigre, de la obra de potabilización de agua más importante de los últimos 50 ó 60 años: la planta potabilizadora Brigadier General Juan Manuel de Rosas. Hoy inauguramos la primera etapa con la conexión al Río Luján, que va a permitir servir agua potable a 150.000 personas, y luego lo haremos con el Río Paraná terminando la obra para beneficiar, en una primera etapa a 2 millones de personas, con posibilidades inclusive de incluir a otro millón más, con lo cual estaríamos cumpliendo uno de nuestros sueños más caros, que es el que todo el mundo tenga agua potable y cloacas, en la República Argentina, porque esto es garantía de calidad de vida, de sanidad, de baja de la mortalidad infantil y de lograr precisamente ayudar a todos los planes de salud a que sean más efectivo. (APLAUSOS).

Hace un rato me escuchaba decir, en una de mis intervenciones, no sé si en el Parlamento o en algún acto, que podés tener el mejor médico o los remedios, pero cuando te llega un pibe al hospital, que viene de un barrio donde no tienen agua potable en la casa o no tienen cloacas, las posibilidades de ese chico son muy inferiores a las de un pibe, que nació en una casa donde hay agua potable, luz, gas y cloacas.

Y de esto se trata esto que estamos haciendo, como también lo hicimos en Quilmes, con una obra de muchos millones de pesos, con la cual estamos beneficiando a miles y miles de personas, en ramales de obras primarias que van a permitir extender los desagües cloacales secundarios a los distintos barrios.

Y como decía Eduardo, que es hijo de uno de los fundadores de lo que originalmente fue un asentamiento precario y hoy es un barrio, poder recorrer los patrulleros, tener iluminación, tener pavimento, estar haciendo las veredas, tener cloacas, tener agua potable.

Como también en Ituzaingó, que comentaba recién el Intendente Alberto Descalzo, cuando iban con Balestrini, a la empresa Suez y le hablaban en francés, pero yo me quiero remontar un poquito más adelante de la llegada de la empresa Suez, quiero remontarme a cuando Morón era un solo partido, que luego se dividió en Hurlingham, Ituzaingó y Morón.

Allí había algunos que no hablaban en francés, el Intendente de ese entonces hablaba como nosotros, en español porque era argentino y el empresario que se comprometió y la empresa que tenía que hacer las cloacas también hablaba en español, porque es argentino y ninguno de los dos cumplió nada porque eso terminó todo en un gran escándalo político y la división en los tres partidos.

Hacer memoria también para no cometer los viejos errores y saber por qué hemos tenido que tomar las decisiones que hemos tenido que tomar, que muchas veces son decisiones difíciles, son decisiones que no caen del  todo simpáticas a algunos centros de poder, pero que en definitiva apuntan desde el corazón a la defensa de los menos favorecidos, a la defensa de los pobres, a la defensa de los que no han tenido una oportunidad en la vida y que el Estado y la sociedad tiene la obligación de brindarles las mismas oportunidades, si somos buenos cristianos por una cuestión de solidaridad y de saber que también mirar al costado es ser también parte de esta Argentina. (APLAUSOS).

Y con esta manía nuestra de hacernos cargo de las cosas, que cuando llegamos estaban mal, que había que solucionar, encarar y construir y afrontar, hoy, también, en la madrugada de hoy pudimos culminar exitosamente, pudo hacerlo nuestro ministro de Economía, el Doctor Axel Kicillof, en París, la negociación por la deuda con el Club, el famoso Club de París.

Yo estuve levantada aproximadamente hasta la 1 y media, 1 menos cuarto, de la mañana, ya eran las seis y media de la madrugada en Francia, de una reunión que había empezado a las 10 de la mañana, y que culminó aproximadamente a las 6 ó 6 y media, cuando pudimos arribar a un acuerdo.

Muchos se preguntarán ¿qué es el Club de París? Y podíamos decir que el Club de París es casi un invento argentino. El Club de París se crea, en 1956, después del derrocamiento de Perón.

Perón dejó el país desendeuda y dejó el país sin haber ingresado al Fondo Monetario Internacional, porque él consideraba absolutamente inconveniente comprometer los intereses del país, atar las políticas monetarias del país a alguien que no representara a los propios intereses del país. Y tenía razón el hombre, como en tantas otras cosas.

Y en 1956, luego de derrocado, y bajo las banderas del libre comercio se contrae una deuda con varios países europeos, por 700 millones de dólares para importar productos, creados, fabricados en Europa a nuestro país.

Fíjense, eh, en 1956, comienza la historia del Club de París, que era un grupo de países que se constituyen en acreedores de la Argentina por estos originalmente 700 millones de dólares a los cuales después se fueron agregando nuevos préstamos y nuevas deudas.

Un año después, la dictadura de facto decide ingresar al Tratado de Bretton Woods con el Fondo Monetario Internacional y ahí empieza la historia, la larga y tenebrosa historia del endeudamiento argentino que constituyó no una de las claves, sino la clave más importante para el atraso que durante décadas tuvo este país y que no le permitía industrializarse.

Esta deuda del Club de París, fue consolidada con el advenimiento de la democracia en 1983.

En estos momentos el Ministro debe estar durmiendo arriba del avión porque no pudo dormir durante todo el día, así que mañana, cuando llegue al país, va a dar una conferencia de prensa explicando las características.

Pero quiero decirles que esto data de aquella época. Se renegoció en varias oportunidades. Se renegoció en 1956, 58, 62, 65, 85, 87, 89, 91 y 92. Luego vino el default y fue reconocida en muchísimos presupuestos, bueno, por el Parlamento argentino.

Y, finalmente ayer, contra todos los pronósticos y contra todas las profecías, pudimos llegar finalmente a un acuerdo sin que interviniera el Fondo Monetario Internacional, algo que para nosotros…

Hoy estaba releyendo el discurso de Néstor cuando decidió cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

Hay 4 tipos de negociaciones que uno puede hacer con el Club de París: uno es en los términos clásicos, ya han renegociado 59 países y los términos clásicos son los que le hubieran correspondido a la Argentina, negociar con intervención del Fondo Monetario Internacional y los planes y condicionalidades que normalmente el Fondo impone en políticas de ajuste a los distintos países; en términos de Huston, que es para países altamente endeudados de ingresos medios y bajos; en términos de Nápoles, que son países altamente endeudados y de ingresos bajos y luego, en términos de Colonia, el término es así, aunque no guste es así, que es para países altamente endeudados de ingresos bajos que requieren elegibilidad por parte, no solamente del Fondo Monetario Internacional, sino también del Banco Mundial.

Es la primera vez en la historia del Club de París, que un país en nuestras condiciones, negocia con este organismo multilateral sin la intervención del Fondo Monetario Internacional y sin resignar la autonomía que debe tener todo país soberano para decidir sus políticas económicas y sociales.

Creo que es muy importante lo que hemos logrado porque, además, lo hemos hecho en un plazo de 5 años a 7, con una tasa de interés del 3 por ciento y, además, permitiendo que…porque no pensamos únicamente en el momento en que estamos nosotros, que los pagos más chicos se hagan en el año que viene y en el año 17 donde tenemos un perfil de deuda o vencimientos de deuda más alto.

¿Por qué? Porque acostumbramos a gobernar para la Argentina, no para nosotros mismos ni para lo que nos pasa ahora, sino pensando en todos los argentinos.

Por eso, quiero felicitar a todo el equipo económico que ha intervenido en esta negociación y saludar a todos los argentinos, que hemos finalmente cancelado o por lo menos terminado esta negociación y ya empezamos a pagar una parte en este julio que viene y que nos revela como un país que cuando nos dejan crecer, que cuando nos dejan desarrollar nuestras propias políticas, que cuando se permite generar trabajo y empleo, está en condiciones de honrar sus compromisos y hacerse cargo de sus deudas.

No somos, como dicen los buitres, deudores seriales; ellos, el capital financiero internacional, es depredador serial, no solamente de nuestra economía, sino de muchas economías en el mundo.

Y esto sería muy fácil asignarlo con nombre y apellido, pero esto es lo que nos permite diferenciar lo que son políticas individuales de políticas de colectivo, de proyectos colectivos.

Esto lo estamos haciendo, como lo que acabamos de hacer recién también el la provincia de Lima, cuando hemos decidido continuar con la obra que había sido paralizada en 1994, que era la tercera central nuclear, Atucha II, podríamos haber dicho “bueno, esto lo empezó otro gobierno, no el nuestro, qué importa, no lo seguimos”.

No, nos importa el desarrollo nuclear de la Argentina y ahí nos pusimos manos a la obra y hoy estamos haciendo ingresar el agua pesada al reactor nuclear de una obra que había sido abandonada en 1994 y que va a permitir ingresar al sistema eléctrico nacional, cuando esté en funcionamiento en 60 días más, 740 megavatios.

Y que mañana, por favor, nadie titule que Cristina ya había inaugurado esta obra. Habíamos inaugurado todo lo que era la obra civil de la estructura de la central nuclear, luego viene toda la puesta en marcha de la parte nuclear en la cual la UOCRA y los trabajos de ingeniería y construcción, no tienen que ver.

Son absolutamente tareas de los técnicos nucleares, de los ingenieros específicos en el área que nos van a permitir diversifica aún más nuestra matriz energética.

Lo mismo nos pasó con Yacyretá, lo mismo nos pasa con esta obra que iba a ser iniciada por una empresa privada o privatizada en el año 19 y que la comenzó él y la termino yo. No, la empezó el proyecto político y la termina el mismo proyecto político.

Porque esto es lo que los argentinos debemos entender, que no pude haber proyectos individuales, que no hay proyectos personales, que hay proyectos colectivos, que la única manera de construir una nación, que la única manera de ayudar a un pueblo, que la única manera de permitir que personas como María, santiagueña, matancera, con 10 hijos y 25 nietos, que conoció el agua potable y un hogar nuevo y pavimento nuevo, porque primero también empezamos por el pavimento y luego también con el agua potable, puedan sentirse argentinos y sentir que el país los tiene en cuenta.

Porque ¿saben qué? Hubo un tiempo en que millones de argentinos pensaron que no les importaban a nadie. Y cuando los argentinos o muchos de ellos piensan que no les importan al resto, comienzan a suceder cosas feas entre todos nosotros.

Por eso, ayudarnos solidariamente, pensar en el otro, en el que le falta. Yo sé que muchos han progresado y muchas veces nos ha pasado como vecinos cuando un vecino progresa decir: “Mirá, este se olvidó de dónde venía”.

Pero después nosotros también sin darnos cuenta, cuando llegamos a una mejor situación porque conseguimos un trabajo, porque pudimos hacernos la casa, porque nuestro hijo pudo estudiar, también por ahí terminamos teniendo la misma conducta que le reprochábamos a aquel vecino.

Yo le quiero pedir a cada argentino, a cada argentina que hoy ha logrado vivir mejor, que tiene un poco más de lo que tenía hace mucho tiempo, hace poco tiempo o desde el 2003, a todo el que ha logrado mejorar desde que nació su condición de vida, que mire atrás o al costado y que no deje a nadie atrás.

Que nos detengamos un momento y que le tendamos la mano solidaria a ese otro que no tuvo las mismas fuerzas, no importa si es porque pasaron circunstancias que no se lo permitieron hacer, lo importante es reconocernos nosotros como buenos seres humanos, buenos argentinos y ayudarlo para que pueda tener un poco más de lo que hoy tiene. Lo que nos faltaba a nosotros, seamos capaces de brindárselo a los demás.

Muchas gracias y muy buenas tardes a todos desde aquí, desde Berazategui, provincia de Buenos Aires.

Gracias. (APLAUSOS) 


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

1 Comment »

  1. […] Via: CFK inauguró Planta Depuradora de Líquidos Cloacales en Berazategui […]


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: