CFK inauguró el Museo de Malvinas en la ex ESMA. Cadena Nacional.

10–06–2014 / Buenos Aires: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró hoy el Museo Malvinas Argentinas, en el predio de la ex ESMA, durante un acto en el que también sostuvo que “los principales inconvenientes en la construcción de un gran país no ha sido, como pensaba yo de joven, que venían desde afuera; al contrario, creo que los principales problemas que hemos tenido y la principal responsabilidad que tuvimos en no construir una gran nación ha sido desde aquí adentro, no de todos, porque decir responsabilidad de todos sería como decir responsabilidad de nadie“.

A su llegada al Espacio de la Memoria, en avenida Del Libertador al 8100 la Jefa del Estado recorrió las extensas instalaciones del nuevo museo que estará abierto al público a partir del próximo sábado.

Luego afirmó en su discurso que el sitio permite “un recorrido geográfico, biológico, histórico y profundamente político” en el cual, entre otras cosas, “se pueden ver los recursos naturales de los cuales hoy estamos privados“.
Yo quiero recordar hoy a los veteranos de Malvinas –dijo-, a los jóvenes que fueron a pelear, a los oficiales, a los suboficiales que también perdieron la vida en combate, con honor y gloria” y afirmó entonces el “compromiso definitivo de la Argentina de que la soberanía solo se construye sobre las ideas, la paz, la memoria y la diplomacia.

En el acto estuvo acompañada por el vicepresidente, Amado Boudou, y los ministros de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman; de Defensa, Agustín Rossi; de Cultura, Teresa Parodi; de Educación, Alberto Sileoni y el de Turismo, Enrique Meyer.


 PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN LA INAUGURACIÓN DEL MUSEO MALVINAS E ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR, EN EL ESPACIO DE LA MEMORIA (ex ESMA), CABA.

Muchas gracias, muy buenas tardes a todos y a todas: quiero agradecer, en primer término, la presencia hoy, compartiendo este momento histórico al señor secretario general de la UNASUR, compañero Alí Rodríguez y a los señores ministros de Defensa de las hermanas repúblicas de Chile y Suriname, (APLAUSOS).

 Hoy, hace exactamente 185 años, no solamente se ordenaba la creación de la Comandancia General y Militar de nuestras Islas Malvinas, sino que por primera vez allí, su gobernador, el Comandante Luís Vernet, izaba por primera vez el pabellón nacional.

Cuando hoy le di la orden al jefe del regimiento de Granaderos, que izará el pabellón nacional, en este lugar, sentí una gran emoción, no solamente por lo que la fecha significa, sino porque, a no confundirse, que esto no es una construcción edilicia, esto que hoy inauguramos es la construcción histórica en honor a Malvinas más importante de la República Argentina. (APLAUSOS).

 Hoy, contra mi costumbre, voy a omitir los miles de metros cuadrados, o las cifras que costó esta construcción, porque esos son detalles. Esta construcción tuvo otros costos, esta construcción que hoy estamos aquí tuvo el costo de vidas de argentinos.

Algunos descansan allá en el cenotafio; otros en el fondo del  mar; otros no descansarán nunca porque los perseguirá siempre el fantasma terrible de la guerra. También aquí porque no acostumbramos a tomar la historia con beneficio de inventario, la historia argentina es una sola y no se puede fragmentar ni separar. (APLAUSOS)

Por eso, también, hemos decidido que esta construcción, que este Museo, tuviera lugar en este sitio de la memoria, en la ex ESMA, por esto que acabo de mencionar, que la historia no se puede fragmentar ni tomar con beneficio de inventario. Y nosotros que tenemos en la memoria uno de los pilares fundamentales de nuestras políticas, hemos querido también hacerlo aquí.

 En el recorrido uno puede ver todos los recursos naturales, de los cuales hoy estamos privados. Quiero agradecer también el invalorable aporte del ministerio de Educación, del Canal Encuentro, de Paka-Paka, de los biólogos, de todos los científicos que han colaborado en este desarrollo, de los cineastas como Tristán Bauer también. (APLAUSOS).

En un recorrido que es geográfico, que es biológico, que es político, profundamente político. Por eso, en uno de los espacios, también están lo que se denominan Las Tres Plazas: la Plaza del 30 de Marzo; las del 2 y 10 de abril y la del 14 de junio.

Por esas casualidades o licencias que se toma la historia, uno nunca sabe, mi compañero – que ya no está –  estuvo en la primera de las plazas, en la Plaza del 30 de marzo, circunstancialmente, por cuestiones de trabajo estaba aquí, en Buenos Aires y la CGT, en ese momento, había organizado una marcha de protesta para llegar a la plaza. Y él fue, junto a otros, y junto al amigo que le acompañaba y bueno corrió la misma suerte, no la misma suerte, a algunos se los llevaron presos, a él no se lo llevaron preso. Los corrieron y los gasearon.

 En la plaza, del 2 de abril, que bueno es también recordarlo, estaba repleta y uno podía ver carteles de: ¡Malvinas sí, dictadura no¡ yo no estuve, pero hubo muchas plazas en toda la república.

En Río Gallegos, donde yo estaba también hubo una plaza, en realidad no hubo una plaza, se congregaron en el centro, que es donde se conmemora todo que, en ese entonces, era la Avenida San Martín y Roca, y que hoy es San Martín y Kirchner. Les aseguro que hubiera querido que se siguiera llamando Roca. (APLAUSOS).

Ahí yo no fui, ahí me pidió ir mi hijo Máximo, que tenía cinco añitos recién cumplidos y que como tantos niños y tantos adultos creían en lo que estaban viendo y quería ir con su banderita argentina a conmemorarlo.

Yo, por supuesto, le dije: “no te voy a llevar” y él insistió así que… no sé si va a enojar que cuente esto, pero lo quiero hacer porque es parte de la historia de vida y de todos también y lo hice acompañar por una persona que trabajaba con nosotros en el estudio y allá fue Máximo con su banderita y sus 5 inocentes años, porque vivía todo el día mirando la televisión, hablando de la Isla Schefil y de los aviones y jugaba con soldaditos porque para él la guerra, con cinco años, no podía ser nada más que un juego.

Todavía sigue recordando con muchísimo cariño, una de sus canciones preferidas de Víctor Heredia: “Soldaditos de plomo”.

Y por esas cosas de la vida, el 14 de junio, la que estaba en Buenos Aires era yo, por cuestiones de trabajo. Había llegado unos días antes y salí de La Plata, de mi casa aquí, para Buenos Aires, donde también tenía mi casa, porque tenía cuestiones de trabajo, y cuando llegué me enteré lo que había pasado y también me comentan que había comenzado a congregarse gente en la Plaza de Mayo.

Serían las 14, 15 horas, primero éramos grupos muy pequeños, pero a eso de las 6, 7 de la tarde, coincidiendo con la salida de los colegios, las oficinas, de los bancos la Plaza estaba repleta, la gente – lo recuerdo como si fuera hoy – tiraba monedas contra los camiones de exteriores, de los canales de televisión, quemaba diarios “La Razón”, en aquel momento “La Razón”, vespertina y decían: “cayó Puerto Argentino”, y quemaban los diarios. Estaban todos muy enojados y finalmente también – como aquel 30 de marzo – vino la represión.

¿Por qué recuerdo esto? Porque tal vez algunos se preguntarán y por qué no lo quiso llevar a su hijo, el día 2 de abril a la Plaza. Porque yo tengo una mirada y una comprensión de que nuestro Ejército, nuestras Fuerzas Armadas solamente han salido victoriosos, a lo largo de nuestra historia, cuando han combatido junto al pueblo y nunca contra el pueblo. (APLAUSOS)

Por esa razón, solamente por esa razón porque no se pueden construir victorias sobre la sangre del pueblo, con la sangre del pueblo se han construido grandes victorias, nuestra independencia, nuestra libertad, pero no contra la sangre del pueblo.

Pero hoy estamos aquí para recordar también, en otro lugar, lo que son los vestigios de la forma de colonialismo más obsoletas y más antiguas, ya casi olvidadas del siglo XIX y XX, que son las del colonialismo militar.

Por eso hay una espacio también, dentro de este mismo Museo, donde se puede – mediante un sistema interactivo – ver cuáles son los últimos 17 enclaves coloniales, a nivel global, que solamente son de carácter militar, la mayoría son ingleses, porque las formas del colonialismo han cambiado.

Ya no son de toma de territorio, ya no son, por lo menos en la mayoría de los casos, de orden militar, son más sutiles, más invisibles, tienen que ver con la cultura, tienen que ver con la economía, tienen que ver con las finanzas, tienen que ver con el comercio, tienen que ver en definitiva, con lo que sí es una constante a lo largo de toda la historia de la humanidad que es de la relación de fuerza que tienen los pueblos, de aquellos pueblos que quieren vivir en libertad sin oprimir a otros y de aquellos otros que solamente conocen una forma que es la opresión sobre otros para poder subsistir.

La Argentina es un país de paz, es un país que en su historia ha hecho de la paz, también una diplomacia muy importante. Es más, algunos dicen que hemos ganado batallas que luego la diplomacia nos ha hecho perder por otros intereses. Pero eso será parte de la historia.

Yo quiero recordar hoy a los veteranos de Malvinas, a los jóvenes que fueron a pelear, a los oficiales y suboficiales que también perdieron la vida en combate, con honor y gloria y también el compromiso definitivo de la Argentina de que la soberanía solo se construye sobre las ideas de la paz, la memoria y la diplomacia. (APLAUSOS)

Y también, mirando estos 200 años de historia y mirando también a esas otras naciones que todavía aún dominan parte del mundo desde la economía o desde lo militar, cuánto también tenemos que aprender de ellos, no de lo malo, sino de lo bueno.

Porque cada vez que repaso y releo la historia y cada vez que me toca vivir como Presidenta de la República Argentina diferentes circunstancias durante la gestión de mi compañero o durante mi propia gestión, veo que los principales inconvenientes en la construcción de un gran país, no han sido como pensaba yo desde joven que han venido desde afuera.

Al contrario, creo que los principales problemas que hemos tenido y la principal responsabilidad que hemos tenido en no construir una gran nación, ha sido desde aquí adentro, no de todos, por supuesto, porque decir responsabilidad de todos, es decir responsabilidad de nadie. (APLAUSOS)

Y digo esto porque hubo un hecho, un ejemplo ilustra más que mil discursos o mil palabras, hubo un hecho durante esta semana o la semana pasada, la semana pasada fue exactamente, que le llamó la atención a muchísimos argentinos. Y fue el pronunciamiento de 106 parlamentarios británicos que apoyaban el reclamo argentino frente a los fondos buitres.

Hasta ese momento, nuestros legisladores, los legisladores del oficialismo, los legisladores del Gobierno estaban solos porque, bueno, nadie quería acompañarnos a ningún lado. Y sin embargo, fíjense, 106 ingleses, para muchos de ellos seguramente seremos los “arcGis”, como despectivamente nos llaman algunos.

Pero, ¿saben qué? Antes que pensar en eso, pensaron en que su país, como una de las grandes plazas financieras del mundo junto a Wall Street, yo diría a Londres y Wall Street, las dos grandes plazas financieras del mundo, se vería seriamente perjudicada si se caía la reestructuración de deuda argentina porque entonces ya nadie haría reestructuración de deudas y, por lo tanto, se perderían jugosos negocios y muchísimos trabajos, un 33 por ciento del PBI de Inglaterra es hoy sector financiero: securitización, finanzas, bancos, etcétera.

Fíjense, qué diferente manera de mirar la realidad, qué diferente manera de abordar los intereses nacionales. Es ahí cuando siento una profunda envidia de esas naciones que son capaces de tener tal grado de comprensión cultural, que actúan siempre de acuerdo con sus propios intereses y únicamente a sus propios intereses como país, no como partido ni como sector ni como región. (APLAUSOS)

Fíjense, en el día –qué paradoja-, en el día de la reafirmación de nuestros derechos soberanos sobre nuestras islas Malvinas, tomando como ejemplo a la conducta de 106 parlamentarios británicos.

Pero bueno, nobleza obliga y hay que reconocer y hay que además y fundamentalmente, entender, develar, decodificar entre todos lo que nos ha pasado en todos estos años y porque este maravilloso país, octavo en superficie del mundo, con recursos naturales inagotables, con una población altamente educada, tal vez los recursos humanos con mayor potencialidad de toda la región, educación pública nacional y gratuita, desde que los niños van al preescolar hasta que terminan la universidad.

¿Qué es lo que nos ha pasado entonces? Yo creo que ha sido esto, el no poder distinguir los intereses partidarios y sectoriales de los intereses nacionales.

Muchas veces, claro, incentivados desde afuera, pero fundamentalmente por un modelo de visión cultural. Sigo afirmando que la peor colonización, no es la militar ni la geográfica ni siquiera la económica. Todas esas se pueden llevar a cabo si previamente nos han colonizado culturalmente. (APLAUSOS)

Yo creo que en esta tarea de reafirmación en el día de hoy, debe ser no solamente luchar diplomáticamente.

En todos los foros internacionales hemos hecho grandes progresos, impensables progresos, era impensable que desde México, Caribe hasta Tierra del Fuego, foros internacionales nos apoyaran en nuestro reclamo. Pero nuestro gran compromiso debe ser ese, el tema cultural.

Por eso, hay una sala aquí dedicada, construida por Paka Paka, nuestra señal nacional infantil que no habla de “aparca el carro” ni “dame leche de la nevera”, sino que habla de “heladera” y “estacioná el coche”, que es como tenemos que hablar los argentinos, y que esa construcción cultural…

No se rían porque eso es cultura. Y esa construcción de zamba que le va a enseñar a nuestros chicos la historia, su historia, nuestra historia.

Ese es el gran compromiso que tenemos que tener los argentinos con tantos otros que dieron la vida. Recordamos aquí, hoy estamos colocando también la última bandera de aquel Grupo Cóndor que allá por los años 60 desvió un avión de Aerolíneas Argentinas, que era argentina, porque hay que reconocerlo también, estábamos en dictadura pero no habían privatizado nada, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César también, y aterrizaron en Malvinas.

Me acuerdo con mucha emoción el día que María Cristina Verrier, en ese momento novia, compañera de Dardo Cabo, más tarde esposa de él, me vino a ver para entregarme las banderas y decirme el destino de dos de ellas: una, la más embarrada, la más sucia, la que más había flameado, la que había en el mausoleo de Néstor en el Sur y, la otra, en la Basílica, en la Capilla de la Virgen de Itatí en Corrientes porque ella y Dardo Cabo eran devotos de la Virgen de Itatí.

Y cumplimos el mandato y además le agregamos el resto de las banderas en el Patio de Malvinas, en la Casa Rosada, en la sede del pueblo, en la Cámara de Diputados de la Nación, aquí en este Museo, en la Basílica de Luján, patrona de los argentinos. En fin, todas las banderas han sido colocadas.

También quiero agradecer a la familia Fitzgerald. Fitzgerald es el propietario de ese avión que ustedes pueden ver allí, antes de Dardo Cabo también había habido otro argentino que en ese pequeño avión, ya no de Aerolíneas Argentinas, sino en ese pequeño avión, violó…voló, y sí violó también porque no podía ser, pero hay violaciones que están muy bien hechas, esta es una. Mañana me dicen que… titula que “Cristina está de acuerdo con las violaciones”.

Acuérdense, así que, se los aviso. Voló y la familia… le agradezco a la familia la donación para que este avión, que es histórico y estaba en un viejo aeródromo, hoy esté aquí también.

Y quiero también agradecer la formación de los que son los guías que van, como su nombre lo indica, a conducir a los visitantes de este Museo y cuyo jefe es el nieto del general Rattenbach.

El jefe de los guías, es el nieto del general Rattenbach, aquel militar al que se le encargó la misión de informar lo que había sucedido en Malvinas y que me fuera entregado oportunamente en mi carácter de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y que hiciéramos público.

Quiero también para todos los familiares, las mamás, las hermanas, las novias, los padres, los hermanos, simbolizados tal vez en el soldado Estéban, que hoy me acaba de entregar una zapatilla original, que la tenía guardada, inclusive con la greda de las islas, proveniente de allí, y que hasta tiene una pluma, se ve de las aves del lugar, y que va a estar aquí junto a los otros objetos, algunos donados por excombatientes y otros que Tristán Bauer encontró en las islas y solo sabe Dios a quién pertenecieron cuando filmó “Iluminados por el fuego”.

Por eso digo que esto no es una construcción edilicia, es una construcción histórica y colectiva y, fundamentalmente, un compromiso a no abandonar jamás por parte de ningún gobierno lo que constituye, sin lugar a dudas, una política de Estado y que es terminar con el último vestigio de colonialismo como es el del colonialismo inglés sobre nuestras islas Malvinas.

Adelante argentinos, a no abandonar ese reclamo histórico ni esa lucha histórica. Tenemos, no solamente la razón, sino también la verdad, la memoria y la voluntad de seguir adelante como siempre lo hemos hecho.

Muchas gracias por estar acompañándonos hoy aquí, en nombre de todos aquellos que descansan en paz.

Muchas gracias. (APLAUSOS) 


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: