CFK. Reestructuración de deudas provinciales y aumento para jubilados

31–07–2014 / Buenos Aires: Las provincias, incorporadas al Programa Federal de Desendeudamiento, tendrán tres meses más para pagar sus vencimientos, con quitas en las tasas.

Trece provincias firmaron hoy con el Gobierno Nacional, la extensión por tres meses de los pedidos de gracia sobre deudas incorporadas al Programa Federal de Desendeudamiento, y además tendrán reducción en las tasas de interés.

El acto se realizó en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, encabezado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Suscribieron el acuerdo los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli; de Catamarca, Lucía Corpacci; de Corrientes, Ricardo Colombi; de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de La Rioja, Luis Beder Herrera; de Misiones, Maurice Closs; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de Santa Cruz, Daniel Peralta, y de Jujuy, Eduardo Fellner, los vicegobernadores de San Juan, Tierra del Fuego, Tucumán y Chaco.

“Hemos firmado otro trimestre más del Plan de Desendeudamiento de trece provincias, que significará en el año una suma de 10 mil millones de pesos que ahorran nuestras provincias en base a estos convenios”, dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Al haber aumentado la recaudación también aumentaron los fondos coparticipables”, apuntó la primera mandataria.

Destacó que con ese plan se ayuda a las provincias a seguir adelante con sus planes de obras públicas y de inclusión social “que transformaron la vida de los argentinos”.


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER EN EL ACTO DE FIRMA DE CONVENIOS PARA REESTRUCTURACIÓN DE DEUDAS DE 13 PROVINCIAS ARGENTINAS EN EL MARCO DEL PROGRAMA FEDERAL DE DESENDEUDAMIENTO, DESDE EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS, DE CASA ROSADA. 

Muchas gracias, muy buenas noches a todos y a todas; señores gobernadores y gobernadores de la República Argentina; señores dirigentes sindicales que hoy nos acompañan; señor vicepresidente de la UIA; señor presidente de CAME; señor presidente de ADIMRA y otros empresarios y abogados de los empresarios muy importantes, que también nos acompañan; señor presidente de la Asociación de Magistrados y también del Colegio de la Magistratura y en general a todos lo que hoy están aquí con nosotros: bueno, en primer lugar, estamos el día 31 de julio y el mundo sigue andando y la República Argentina también lo que no deja de ser una muy buena noticia. (APLAUSOS).

Mañana comienza el mes de agosto, el primero y así sucesivamente seguirá la vida como ha venido sucediendo en estos años que hemos venido viviendo en la República Argentina.

Tenemos cosas muy importantes desde el anuncio inaugurando un importantísimo Paseo Peatonal Comercial, hecho desde el Plan “Ahí más Cerca”, con comerciantes y junto al Intendente Dario Pérez, de esa localidad, junto también al intendente Ricardo Curuchét, de Marcos Paz, inaugurando la segunda etapa de un modernísimo hospital, con fondos nacionales del Ministerio de Planificación y moderna aparatología que seguramente… ¡Manzur pusiste vos desde el Ministerio?

Ahí estamos, bueno puso Manzur, la pusieron los 40 millones de argentinos. Manzur – aclaremos – es el ministro de Salud y bueno también hoy nos acompañan 13 gobernadores y gobernadoras porque hemos firmado otro trimestre más, en lo que significa el Plan de Desendeudamiento de las provincias argentinas, en este caso, son 13 provincias argentinas, que va a significar, en el año, junto a las otras, una suma de aproximadamente de 10.000 millones de pesos, que ahorran nuestras provincias en base a estos convenios, o sea la Nación ayudando a desendeudar a las provincias que además, dicho sea de paso, hemos aumentado, porque ha aumentado considerablemente la recaudación, también los fondos coparticipables para todas ellas.

Así que estamos trabajando muy fuertemente, además en todo lo que hace a la articulación permanente con todos los sectores del gobierno nacional y los gobiernos provinciales, en materia de salud, de desarrollo social, económico, de planificación federal, en fin de obra pública que ha transformado la vida de las provincias, a lo largo y a lo ancho del país.

Y también cumpliendo una promesa, que hicimos en la última Asamblea Legislativa, cuando dijimos que íbamos a reglamentar el artículo 42, de la Constitución reformada, en 1994. Yo fui constituyente de esa convención y me acuerdo que el artículo 42 fue motivo de una larga discusión.

Es un artículo muy largo, casi reglamentario que establece puntos muy definidos, en cuanto a lo que es la defensa del consumidor y significan lo que se llaman los derechos de cuarta generación.

Alguien decía – Julián concretamente y el video – que el siglo XX, debemos dejar de ser un poquito peronista únicamente y decir, que en realidad, los derechos laborales fueron una característica del siglo XX, largas luchas obreras de los anarquistas, de los socialistas, pero que en este país también llevaron a cabo los peronistas, también tenemos que decirlo, es la verdad, porque uno dice siempre- y esto lo sé no a partir de la historia ni de mi condición de militante peronista, lo sé por la parte de mi abuelo, que era un obrero de un frigorífico y habían derechos que habían sido consagrados en las leyes, pero que no se cumplían y que a partir de la transformación de lo que era la vieja Dirección Nacional de Trabajo, la secretaría de Trabajo y Previsión, que asumió Perón como presidente comenzaron a cumplirse y cuando lo detuvieron a Perón y había que pagar el aguinaldo los patrones decían: “andá a pedirle el aguinaldo a Perón”. Esto figura en los libros de historia.

Si el siglo XX se caracterizó por la incorporación de los derechos laborales, por una razón muy sencilla, por la diferencia de relación de fuerzas, de poder que hay entre un empresario y se introdujo, también, en ese derecho y fuero laboral, el favor operari, en caso de duda – como en materia de derecho penal es a favor del reo- en caso de duda en materia de derecho laboral es a favor del trabajador.

Aquí, en la creación son tres leyes que estamos remitiendo al Poder Legislativo, esto va a ser una construcción conjunta, es una iniciativa del Poder Ejecutivo, que va a ser discutida, debatida en el Parlamento por las distintas fuerzas políticas, que seguramente vamos a poder acordar una legislación moderna y eficaz y que le sirva a los usuarios y consumidores.

Acá me alcanzan un papel, para que yo no me olvide, claro introducimos en esta legislación un principio fundamental, que es el de solve et repete, que viene del Derecho Romano y que significa: pague y después repita, esto quiero decir que primero pagás a la empresa, en este caso, y después tienes todos los instrumentos legales para poder reclamar la devolución.

Yo espero que a través de este Justicia diferente, porque el procedimiento no va a ser por escrito, va a ser oral, con un procedimiento de la mediación, ustedes saben que la mediación es un instrumento muy moderno y muy reciente en la legislación argentina, pero con este instrumento de mediación creo que va a ser muy importante para lograr acuerdos que no deban llevar a juicio, y en todo caso si se llega a juicio sea mediante un proceso sumarísimo y que además, al tener oralidad es mucho, pero mucho más rápido y también que por favor lograr que en este fuero no se instale el derecho cautelar, precisamente los consumidores y los usuarios son los nuevos actores del siglo XXI  y que estos tengan la protección de sus derechos.

Y yo creo que es bueno para todos porque esto va a exigir también por parte de los señores empresarios, de los que producen bienes o dan servicios, lograr un mejor producto que lo hago más competitivo.

Yo creo que estás leyes no solamente son para proteger a los usuarios y consumidores, son también y sirven también para darle más competitividad a la economía, porque van a exigir a los efectos de no tener una multa y demás, mayor responsabilidad a la hora de producir el objeto o de prestar el mejor servicio.

Yo quiero leer  que los principales rubros denunciados son, en materia de empresas, el 61 por ciento son de grandes empresas; el 39 son de rubros menores y la telefonía celular encabeza, seguida por automotores, luego televisión por cable, luego telefonía fija, luego bancos, electrodomésticos, planes de ahorros, tarjetas de créditos, internet, medicina prepaga.

Y los principales motivos de denuncias son: el 33 por ciento, o sea un tercio, entrega o prestación defectuosa; el 21 débitos o cobros indebidos, estos son fundamentalmente bancos y tarjetas de créditos que nunca sabés qué están cobrando exactamente porque bueno queremos darle el derecho a los consumidores de ser defendidos.

En tercer lugar, incumplimiento de ofertas (10 por ciento); falta de entrega de bienes (9); incumplimiento sobre garantía de bienes (8) y otros motivos, 19. Con lo cual vemos que el grueso está en la entrega o prestación defectuosa y en la incorrecta liquidación de dinero, para hacerlo más concreto y preciso de estos prestadores de servicio.

Y es bueno lo que aclaraba Julián, porque él decía que cuando nosotros sancionamos esta Constitución, en el año 44, parecía casi una suerte de declaración de principios porque, en ese entonces, los celulares no existían.

Yo me acuerdo que en la Convención Constituyente tenía un celular muy grande, con una antena que salía, era una cosa imposible, un ladrillo no un celular, si uno se lo tiraba por la cabeza a alguno era un arma de defensa personal, pero en realidad hoy en la Argentina tenemos más celulares que habitantes, estamos creo que en el orden de los 60 millones de celulares y hay 40 millones de argentinos.

Por eso también creemos que es necesario que las empresas inviertan más para poder dar mejores servicios, porque está claro y evidente que el crecimiento geométrico de la demanda ha afectado la calidad de los servicios y uno se cansa de llamar, se te corta la llamada, llamás 20 veces y no te puedes comunicar. Por eso también hemos decidido llamar a licitación de 4G, calculamos que esto también va a contribuir a mejorar el servicio y la prestación.

Y la creación, fundamentalmente, de juzgados que tengan que ver con esto y también creo y me parece muy importante señalar la modificación de la Ley de Abastecimiento, la modificación de las facultades de la Secretaria de Comercio, para que también tenga mayor empoderamiento el Estado, no para el gobierno, porque en definitiva, el que consume no es el gobierno quien consume es la sociedad, son los vecinos de a pie.

Me parece sí muy importante suprimir de la vieja Ley de Abastecimiento, que era una rémora, el tema de la cárcel. Yo creo que en definitiva duele más el bolsillo que otra cosa, personalmente creo que además andar metiendo presa a la gente no da resultados. Creo que lo que da resultado es que a la gente le cuesten las cosas y entonces como le costaron pueda prestar un mejor servicio.

Así que creo que en esta etapa de ampliación de derechos, que venimos haciendo incluir los derechos de los usuarios y consumidores y finalmente – porque a través de estas tres leyes estaríamos reglamentando ese artículo 42, que hasta ahora era un lindo adorno dentro de la Constitución del 94, es seguir ampliando derechos.

No le estamos quitando derechos a nadie, que esto es lo bueno de cada vez que uno sanciona derechos, que no implican la limitante de otro, no se le está prohibiendo algo a alguien para que otra persona haga algo, al contrario fue como cuando sancionamos el Matrimonio Igualitario. Nos levantamos todos los días con mayores y mejores derechos que creo que eso es lo importante.

Y también esta Argentina que sigue andando tenemos que anunciar el nuevo aumento, que a partir del 1 de septiembre, en virtud de la Ley de movilidad Jubilatoria, van a tener nuestros jubilados y que asciende, a partir del primero de septiembre, el 17,21 por ciento. (APLAUSOS).

Esto nos lleva la jubilación mínima de 2.757 pesos a 3.231 pesos con 63 centavos, jubilación mínima en la República Argentina. (APLAUSOS).

La jubilación media de 5.755 a 6.746 pesos y para ver porqué muchas veces hablamos de esta década y de lo que hemos ganado en derechos, el próximo gráfico que indica el crecimiento que hemos tenido.

De 250 pesos que un jubilado ganaba, cuando Néstor Kirchner asumió como presidente de todos los argentinos, a esta nueva jubilación mínima, que además ha sido extendida a millones de argentinos, a través de la Ley de Inclusión Jubilatoria, se ha aumentado un total del 2.054 por ciento el haber de los jubilados en la República Argentina. (APLAUSOS).

Midan los precios con el índice que quieran, del país que quieran, y del lugar que quieran y van a ver que realmente si a esto además le sumamos la cantidad de gente, que pudo jubilarse merced a las leyes de ampliación y bueno la verdad que realmente estamos ante también una ampliación de derechos como nunca se había visto.

El siguiente cuadro habla de desde el primero de marzo, cuando el aumento era del 11,31, con lo cual tenemos sumado el de marzo y el que estamos anunciando ahora un 30,47, si no medimos de punta a punta, de septiembre a septiembre año, estamos en el 37,38 por ciento de aumento de las jubilaciones. (APLAUSOS). Estás cubren a 7.422.886 personas y 5.932.131 corresponden al SIPA y 1.490.000, casi un millón y medio a las no contributivas.

El aumento implica una inversión de 93.000.000 de pesos más, lo que totaliza por año y estábamos pagando por año 282.594 millones y pasamos a pagar, por año, desde la ANSES, a nuestros jubilados, pensionados y pensiones no contributivas (acuérdense de los veteranos de Malvinas, acuérdense de discapacidades, etc.) pasamos a pagar, por año, 375.720 millones, es la erogación presupuestaria más importante de todo el Presupuesto Nacional y es para los jubilados. (APLAUSOS).

Los jubilados y su cobertura han constituido, entre otras tantas, una verdadera política de Estado, que debe ir más allá, y transcender al gobierno de turno. Nos tocó a nosotros por decisión y convicción y voluntad política imponerla como política de Estado, en un país que no creía en sus viejos o que había abandonado a sus mayores.

Nosotros creemos que jamás podemos dejar de lado ni a nuestros niños ni a nuestros mayores. Por eso también instalamos la Ley de Movilidad Jubilatoria para que ya no dependiera de un gobierno, para convertir en una política de Estado, y hemos tenido precisamente, desde que se instaló en el año 2009, la Ley de Movilidad Jubilatoria, un 300 de ese 2.054 por ciento total de aumento, un 378 es de la Ley de Movilidad Jubilatoria.

Como verán cuando hay voluntad política no se requiere ley para aumentarle a los jubilados, pero como no sabemos si los que vienen la van a tener queremos asegurarnos de que se sigan pagando. (APLAUSOS).

Y también porque fue motivo de largas discusiones, como a mí me gusta, yo cuando estaba en el Congreso era terrible, yo discutía mucho en el Congreso, así que me gusta que se discuta, pero cuando fuimos con esta Ley de Movilidad Jubilatoria y con la fórmula polinómica que habíamos propuesto nosotros para calcular, se armó una discusión porque decían que nosotros queríamos embromar a los jubilados.

¿Nosotros? Que sin ley habíamos hecho el aumento a los jubilados… ahí Teresa García me está haciendo señas y no sé qué, parece el penado catorce, ¿qué me decís Teresa?

Ah, bien, que le iba a dar el cuatro por ciento, bueno vieron no dio el cuatro por ciento, pero no solamente eso: el Índice de Movilidad Jubilatoria, aplicado por nosotros, dio el 368 por ciento, con esta jubilación que hoy tenemos, de 3.231; el RIPTE que era el que muchos proponían, que era la remuneración de los trabajadores estables, inclusive algunos sindicalistas como Héctor Recalde, que acá no lo veo, no anda Héctor por acá.

Bueno, pero Héctor nos discutía también que no, que iba a dar menos, bueno fíjense dio 303 por ciento, con lo cual la jubilación hoy sería de 2.781 la mínima y si vamos a la construcción jurisprudencial emblemático – el caso Badaro, que nos restriegan todos por la cara – si aplicáramos la fórmula del caso Badaro, 249 por ciento la mínima sería de 2.407 por ciento.

Como verán es bueno discutir, me encanta discutir pero debemos hacerlo siempre sin prejuicios, sin preconceptos y sin pensar que el otro quiere embromar, sobre todo porque, a ver, yo podía pensar en alguna época cuando había algún gobierno que no se caracterizaba precisamente por favorecer a los sectores más vulnerables, que había – no sé – una intención tal vez escondida de embromar a alguien.

Pero nosotros que precisamente hemos sido perseguidos, atacados, difamados por los sectores más poderosos y concentrados del país por defender a los que ellos muchas veces llaman los que no quieren trabajar, los vagos, los negros, los trabajadores o quienes sean, realmente desconfiar de nosotros en la defensa de los sectores más vulnerables me parece que es una desconfianza inmerecida.

Así que pero bueno no importa, lo importante es que hoy podemos decir que, por ejemplo, el 47,2 por ciento de los jubilados y pensionados perciben más que el haber mínimo y el 52,8 el haber mínimo, y lo que es más importante el 78,2 de los hogares argentinos, que cuentan con un ingreso previsional, perciben más que un haber mínimo, o sea en el 78,2 por ciento de los hogares hay más de dos haberes y uno es más que uno mínimo.

El próximo que es muy importante, que ya lo he dicho pero siempre es bueno remachar y remachar porque mi abuela decía: “la letra con sangre entra” y dale que dale, viste como el pájaro carpintero.

¿Cómo pagamos esto a los jubilados? Lo pagamos con los recursos corrientes de la ANSES. ¿Y cómo se componen? Se componen estos recursos por las contribuciones patronales y los aportes de los trabajadores, que representan el 60 por ciento de los ingresos totales de la ANSES.

Pero casi el 40, el 39,8, el otro 40 por ciento lo representan los impuestos que pagan los argentinos. El primero el IVA (17,5%), ese IVA que pagan todos: los que tienen plata, los que no la tienen, los que tienen trabajo, los que no, los que están jubilados, los que no, todo aquel que va a comprar algo paga el IVA y el segundo, casi en la misma proporción que el IVA y mayoritariamente el 16,6, fíjense del 40 por ciento prácticamente la mitad es de IVA y la otra es de Impuesto a las Ganancias, porque saben qué, la plata no sale debajo de las baldosas, la plata no la fabricamos con una maquinita, la plata sale de los argentinos, a través de sus impuestos y tratamos de darle la mejor distribución posible y creemos que esta, de los jubilados, es una distribución importante. (APLAUSOS).

Finalmente, y para desmitificar también un poco el tema de la ANSES y a qué destina sus fondos… ese con Evita que es tan lindo, yo sé que a muchos no les gusta, pero a mí me encanta… de cada 100 pesos que ingresan a la ANSES el 77 por ciento, o sea 77,70 pesos se destinan al pago de jubilaciones y pensiones, o sea más de dos tercios; el 9,90, a pensiones no contributivas.

Repito, veteranos, discapacitados, madres de 7 hijos, incluido también con las mujeres, porque eso de los 7 hijos varones, me molestaba. Por qué si tenés 7 hijas mujeres no van a pagar.

Claro, como si no comiéramos las mujeres, es más, gastamos más muchas veces, es más, gastamos más. Estamos trabajando en eso; 4,96 pesos, a la AUH, Asignación Universal por Hijo; 4,85, o sea, prácticamente lo mismo, a las asignaciones familiares que es la que cobran los trabajadores registrados en relación de dependencia y, 2,56, en materia de administración. Frente a lo que cobraban las AFJP, bueno, me parece que esto obvia cualquier tipo de comentario.

Y quiero, obviamente, yo sé que están esperando que hable de otra cosa, bueno, no los voy a defraudar.

Yo quiero, ante tantos rumores, tantas cosas, tantas cosas que dicen y se dicen, comenzar a leer un discurso que pronunciara mi compañero, Néstor Kirchner, siendo ya presidente, en la ciudad de San Nicolás de los Arroyo, provincia de Buenos Aires, en febrero del 2004, lo que él denominaba infierno, lo deben haber escuchado miles de veces “estamos en el infierno”.

Bueno, en el 2004 estábamos en el octavo círculo del Dante, digo yo, del infierno, más o menos en el noveno.

Y decía esto Néstor Carlos Kirchner: “Me cuesta creer que en la propia Argentina algunos miren más para afuera que para adentro y algunos no se den cuenta que hay millones de argentinos que nos miran con los ojos llenos de lágrimas, olvidados hasta de la esperanza, que están esperando que sus otros hermanos argentinos tengan el coraje y la dignidad de reconstruir la convivencia social y la justicia en nuestro país.

Nosotros –él siempre hablaba de nosotros, vieron que hoy hay un yo, yo, yo, yo en primera persona, bueno él era de la generación como yo, de los nosotros-, se lo puedo asegurar, tenemos que caminar por ese rumbo.

Yo les digo que no es un capricho ni una posición, como dicen algunos, intransigente cuando digo que podemos pagar el 25 por ciento de la deuda. Estoy hablando con la verdad y también digo que si se paga más se va a pagar como en el la década del 90 con el hambre del pueblo y será un nuevo genocidio sobre las espaldas del pueblo argentino que nosotros no podemos volver a permitir.

Yo no endeudé a la Argentina, ni ustedes endeudaron a la Argentina. Los que endeudaron a la Argentina, son los que siguen diciendo que tenemos que firmar cualquier acuerdo. Los que endeudaron son los que se la robaron, los que nos llevaron a la situación de indignidad y todos recordamos con toda nuestra fuerza lo que está pasando y lo que está sucediendo…–recuerden que estamos hablando de febrero del 2004, no se había pagado nada a nadie, no se había arreglado nada con nadie, no se le había pagado al Fondo Monetario ni al Club de París, 2 dígitos de desocupación, 22 por ciento de los votos, la gente en la calle a través de piquetes que todavía seguían por todos lados, esta era la Argentina donde este hombre estaba hablando y diciendo estas cosas-.

Queridos amigos, nuestra posición es razonada, seria, que no nos coloquen como en la década pasada en la situación de que hacemos esto o se viene el caos. Para recuperar a la Argentina habrá que pasar por momentos difíciles.

En cuanto a la situación que algunos dicen que nos apuran, claro que me apuran, pero cada vez que me apuran, yo no pienso en los que me apuran, sino en los que sufren. Y si me pusieron de presidente, debo tener el coraje y lo que hay que tener para defender nuestra querida Patria y nuestros queridos intereses”.

Y seguía diciendo: “Queremos convivir –escuchen, porque siempre lo quisieron presentar como que no le gustaba el mundo, que no le importaba, que era un loco, ojalá hubiéramos tenido más locos como este- integrados a un mundo, pero también es hora de que ese mundo les ponga freno a los fondos buitres –año 2004- y a los bancos insaciables –todavía no se había producido, faltaban 4 años para la crisis mundial de Lehman Brothers- que quieren subir lucrando con una Argentina que está quebrada y doliente, que necesita la mano solidaria del mundo para resurgir.

No sobreactúo ni hago verborragia –se leen en estos días casi las mismas palabras, se ve que él leía lo que estamos leyendo nosotros- ni estoy haciendo campaña para las internas, como algunos quieren decir –se imaginan quien habla, ya le faltan 500 días, tengo por ahí alguno que me cuenta los días que me faltan, así que…- estoy tratando de que definitivamente los argentinos podamos entre todos, tomados de la mano, generar el proceso de reconstrucción que le dé a esta país el rumbo y la identidad nacional perdida, que la tuvimos en algún momento y que fuera alegría de nuestros abuelos y de nuestros padres.

Quiero llamar a todos los argentinos a no caer en ningún tipo de división partidaria. Hay momentos de la historia en que nuestra bandera nos debe cobijar a todos. Debemos tener la grandeza de caminar juntos por la avenida de la Patria, para volver a construir esa nación que de justicia, de dignidad, de trabajo y que pueda recuperar la producción. Por eso, que no nos vuelvan a meter miedo.

Argentinos y argentinas: con absoluta tranquilidad, les pido que estemos con los ojos bien abiertos. Yo les voy a ir contando todo, no voy a decir una cosa y firmar otra. Las responsabilidades que asuma, siempre se las iré diciendo, como lo hice hasta ahora. Pero los argentinos debemos hacer entre todos la construcción de nuestra identidad nacional. Muchísimas gracias, argentinos –termina- por compartir este momento”.

Y decía en el 2004, cuando nadie creía posible que podíamos hacer tanto: “Y muchísima fuerza, que un futuro distinto es posible”. Lo decía en medio de la devastación, de la nada, de la desesperanza y de todo lo que nos había pasado. Porque, por sobre todas las cosas, era un hombre que creía en la fuerza de los argentinos, en la voluntad de los argentinos y también quería que si esos argentinos eran dirigidos, tenían una dirección que los orientara hacia dónde ir, no podíamos equivocarnos.

Miren todo lo que hemos podido construir en estos años. Impensables, empresarios, trabajadores, comerciantes, universitarios, científicos, todo ha podido llegar a todos lados finalmente.

Claro que todavía falta y falta mucho. Pero cómo no va a faltar mucho en un país de 40 millones, durante décadas abandonado a las políticas sociales, culturales, de inclusión, económicas, donde nos marcaban el paso de afuera.

Esto lo quise leer porque esto parece que fuera escrito exactamente ayer u hoy. Esto es para los que preanunciaban que habíamos cambiado de rumbo y que, finalmente, el discurso épico…

Yo no me siento épica, eh, no me siento parte de una estatua ecuestre, no me voy a subir a ningún caballo y algunos que han querido y han aparecido en los últimos días, que aparecían generosos y después, creo que escucharon hoy al ministro de Economía algunas cosas que comentó, ¿no?

Parecían San Martín, no hace falta que te pongan en un diario como salvador de la Patria, tenés que tener el caballo, el birrete, el sable pero, por sobre todas las cosas, el coraje y la honestidad de decir realmente cómo son las cosas y no engañar a la gente.      

Y la verdad que, ¿por qué hago yo este llamado a la oposición? Porque estamos solucionando temas importantes, que eran todos heredados, como fue heredada toda esa inmensa deuda externa.

Hace poco, nuestro ministro de Economía, junto a 19 ministros de Economía de la Unión Europea, pudo cerrar el acuerdo con el Club de París y, finalmente, hace unos días pagamos la primera cuota de 650 millones de dólares.

Quiero contarles algo, porque él también como cuenta cuando habla conmigo, yo también puedo contar las cosas que cuando él habla conmigo: me acuerdo que en esa famosa reunión que tuvimos en Olivos con el señor Jefe de la Ciudad, que, bueno, estuvimos hablando y me decía, tocando el Club de París, que con 1.500 arreglaban, no sé de dónde sacó la información pero me lo dijo, como que con 1.500 millones de dólares en la primera cuota arreglaban.

Bueno, y allá partió Axel y la trajo por menos de la mitad: la primera cuota para el año 2014, son 650 millones de dólares.

Si es honesto, no me va desmentir que él tenía ese pálpito, que nos iban a pedir eso, a lo mejor tenía información de sus asesores que nos iban a pedir eso. Pero bueno, en realidad nos pidieron también eso, ah, bueno, vieron,  tenía información el señor que nosotros no teníamos. ¿Te pidieron 1.500? Ah, bueno, entonces él me dijo la verdad, nos pidieron 1.500 pero, bueno, pichuleando y negociando pudimos sacar 650…

Y sí, la vida es eso, y no se te caen los anillos ni te convertís en un traidor a la Patria, tenés que ir…Y además, porque la deuda data de 1956 para adelante, la trataron de solucionar muchísimos gobiernos, 8 ministros de Economía pero, finalmente, renegociamos y además, tuvimos, como tenemos muchos vencimientos en el 2015, la cuota de 700 y pico del 2015 y también, les pedimos que en el 2017 pusiera, 2017, no vamos a estar nosotros, va a estar otro, pero como es un año con vencimientos importantes, el último año con vencimientos importantes, el 2017, les pedimos que la cuota del 2017 también fuera mucho más baja, es casi la mitad del resto de las cuotas. ¿Saben por qué? Porque no pensamos en el gobierno y que reviente el que viene, pensamos en el país…

Y también con Repsol, finalmente, cuando arreglamos el tema de Repsol, en este mismo lugar yo anuncié la ley que enviaba al Congreso para su expropiación en el año 2012, 2 años pero en los últimos 4 meses antes de firmar el acuerdo, que fueron 4 meses para arreglar con una sola persona, persona jurídica en este caso, Repsol, que demandaba ante el CIADI por 10.000 millones de dólares y finalmente, arreglamos por la mitad, en bonos sobre yacimiento de gas shale y de petróleo shale, segundo de gas y cuarto de petróleo más importante del mundo.

Que también su autoabastecimiento va a ser, no para este Gobierno, porque este Gobierno va a tener que seguir todavía por la falta de inversión, importando hasta que termine su gestión petróleo o gas. El que va a aprovechar esto, será el gobierno que viene.

Por eso, digo, es importante pensar el país en esos términos, en términos estratégicos y en términos de país y no de partido.

Y digo esto porque sorprende que cuando firmamos el acuerdo con el Club de París y cuando firmamos el acuerdo con Repsol, desde algunos partidos de la oposición nos acusaron de que estábamos entregando la Patria y endeudando el país.

Y ahora, quieren que firmemos con los fondos buitres y nos acusan exactamente de lo contrario, de que por culpa nuestra no se pudo firmar.

Y quiero contarles algo, que seguramente el Ministro ya lo contó, pero yo se lo dije a él que lo contara porque el único ministro de Economía que se juntó con los fondos buitres, personalmente, cara a cara, en un estudio jurídico a hablar, a discutir de por qué la Argentina no podía pagar porque teníamos obligaciones contractuales con el 92,4 por ciento de acuerdo con contratos firmados con nuestros tenedores de bonos, fue Axel Kicillof. Todos los demás ministros de Economía, tanto de Néstor como míos, nunca se juntaron con esos fondos buitres.

Y después, y no es que sea un mérito sentarse con los fondos buitres ni un demérito no haberse sentado, para nada; simplemente, después de ser el único ministro que se sentó y trató de convencer y mostró las razones, absolutamente todas, que no tuvieron respuestas porque hay cláusulas que no tienen respuesta.

La cláusula RUFO no tiene respuesta, las condiciones están escritas en los contratos, no las inventamos nosotros, son letra escrita y firmada. No hubo respuesta, pero fue el único ministro.

¿Y después decirle que por culpa de lo que dijo el Ministro no se firmó el acuerdo, acuerdo que, como digo, algunos pretendían, de acuerdo con lo que hoy leí en los diarios, hacerlo con los recursos de los ahorristas? Así yo también soy generosa y pago. Pero tenemos que ser…Ya vimos esta historia. Yo no la pienso repetir, sinceramente, no la pienso repetir.

Y esto no quiere decir que la Argentina ni siga y no tenga vocación de diálogo. Porque negarse al diálogo, sea con quién sea, es un absurdo en el mundo contemporáneo. Pero también tenemos que defender nuestros derechos y defender los intereses del país. Dialogando siempre y, como siempre digo, haciéndonos cargo del 100 por ciento de la deuda de nuestros acreedores, en forma justa, equitativa, legal y sustentable.

Les ofreció Axel ingresar al canje, lo que significaría una ganancia en dólares, casi del 300 por ciento. No es que nos negamos a pagarles a los fondos buitres o a los holdouts, como los llaman o cómo quieran llamarlos. Les ofrecimos entrar al canje en las mismas condiciones. Bueno, quieren exactamente la sentencia, casi usuraria, que les da el 1.680 por ciento.

Antes de venir acá, que seguramente ustedes no lo saben, pudo ver en las redes la presentación de más de 100 académicos, entre ellos premiso Nobel, como Suslov, como exjefe del Departamento Económico del Banco Mundial, más de 100 académicos ante el Congreso norteamericano pidiendo por favor que intervengan congresistas, que intervenga el Parlamento estadounidense para rever la sentencia, si es que se le puede denominar sentencia, a lo que estableció el juez Griesa.

Porque realmente, saben…Pero no defendiéndonos a los argentinos, no es que dijeron “por favor, vayan intervengan porque los argentinos son buenos, la Presidenta es macanuda, el pibe ese que vino, el rubiecito es fantástico”.

No, no, no dijeron eso. ¿Saben qué dijeron? Van a dañar y a deteriorar severamente la plaza financiera de Estados Unidos y van a ir a reestructurar deuda a Luxemburgo y a Londres.

Eso dijeron, desde el más crudo realismo y de las más cruda racionalidad, “van a quebrar la plaza más importante financiera del mundo porque nadie va a querer venir a reestructurar deuda acá”.

Porque ya Londres y Luxemburgo son los otros dos lugares bajo cuyas leyes se reestructuró la mayoría de las deudas soberanas, ya dictaron leyes que prevén la actuación de estos fondos buitres que son, en definitiva, fondos que compran activos financieros ya defaulteados para luego, a través de juicios durante años y años, los compraron por 2 centavos y hoy quieren la totalidad con todos los intereses, punitorios, etcétera.

Esto estaba sucediendo en Estados Unidos. Además, bueno, ustedes mismos habrán leído muchísimos artículos. A mí hay algunos artículos que me hubiera gustado leerlos en diarios de la República Argentina. Pero desgraciadamente o lamentablemente, los tuve que leer en diarios estadounidenses.

Lo que sí, argentinos, quiero, a todos los argentinos, quiero dirigirme, quiero que se queden muy tranquilos, porque la Argentina va a utilizar todos los instrumentos legales, porque siempre dentro de la legalidad, que nos dan nuestros propios contratos firmados con el 92,4 por ciento de los bonistas, que son claros.

Hoy creo que el Ministro en la conferencia de prensa que mantuvo en el ministerio de Economía, especificó claramente qué es un default. Y el default que quieren…Ahora inventaron una nueva: default selectivo, una calificadora de riesgo.

No existe. Las únicas causas de default están enumeradas en el 92,4 por ciento de los bonos en el propio título, en el propio contrato y no figura ninguna como causa de default, la imposibilidad de cobrar. Porque default es no pagar. Impedir que alguien cobre, no es default. Les dije que iban a tener que inventar una palabra y, bueno, van a tener que inventar esa palabra.

Pero la Argentina va a utilizar todos los instrumentos legales que tiene en materia de derecho nacional, porque también tenemos leyes nacionales, como les explicó el ministro Kicillof a los fondos buitres.

No vivimos en una choza, vivimos en un país, vivimos en una nación, que tiene Congreso, que además, ese Congreso, es el que tiene la facultad originaria para tratar y aprobar la deuda externa, que fueron facultades delegadas al Poder Ejecutivo y que creo que este fue el único Poder Ejecutivo que envió ese acuerdo que había firmado con motivo de la renegociación de la deuda, tanto 2005 como 2010, para que los apruebe el Congreso, porque queremos las cuentas claras y dentro de la Constitución y lo vamos a seguir haciendo.

Con lo cual, que se queden todos tranquilos, los legisladores de la oposición y los argentinos, que no vamos a hacer nada que esté fuera de la ley, que todo lo que hagamos, va a estar también sometido en materia de deuda externa, al Congreso de la Nación como corresponde de acuerdo a la Constitución Nacional.

Y, finalmente, decirles que hemos hecho mucho esfuerzo, que me siento también muy bien como argentina porque hemos recogido el apoyo de todos los foros internacionales. Recién mencionaba estos 100 académicos, pero desde la OEA, pasando por la CELAC, por el Grupo de los 77 más China, que es el grupo más numeroso de Naciones Unidas, desde presidentes, como el presidente de China, que estuvo aquí hace poco tiempo con nosotros, de la presidente Dilma Rousseff, que ha planteado que se trate como tema dentro del G-20, en fin, de académicos, de todo el mundo. Estaba leyendo hoy un reportaje en un diario de un importante académico que hablaba del disparate que significaba todo esto.

Y, realmente, también uno se siente como abogada, que tantas veces le hablan de los sistemas judiciales, en realidad, y de la independencia del Poder Judicial, me parece que el Poder Judicial debe ser independiente pero no puede ser independiente de la realidad.

La verdad que, en definitiva, las cosas que han sucedido marcan un claro manejo absolutamente discriminatorio, como lo dije el otro día en la reunión del MERCOSUR, que dista mucho del tratamiento que debe tener un juez o un mediador frente a dos partes: debe ser neutral, imparcial y resolver de acuerdo a derecho. Por lo menos es lo que yo aprendí.

Cuando uno lee el comunicado, ayer, de quién era el mediador, un diario tituló con mucho acierto “le crecieron las alas o las plumas”, dijo, no.

Pero realmente, en el fondo sentimos pena, porque el mundo requiere de un sistema diferente, un sistema más justo y equitativo, en todo sentido. Miren lo que está pasando también en Gaza.

No puedo dejar tampoco de referirme a esa cosa que me impacta y nos impacta a todos tan fuertemente. Nosotros tenemos allí en la Franja a un sacerdote que estamos…hoy tomamos contacto con la gente allá y vamos a ver si podemos hacerle llegar alimentos y demás, está en un sótano en la Franja de Gaza.

En realidad, el mundo que vivimos es un mundo complejo, difícil, pero por sobre todas las cosas, profundamente injusto y profundamente violento. No solamente violento en la violencia de la guerra. Esto que nos toca vivir a los argentinos, también es violencia.

Porque los misiles, cuando son de la guerra, cuestan vidas de niños, de mujeres, y cuando los misiles son financieros, como nos mandaron los misilazos del 2001, también costaron vidas en la Argentina, costaron sueños, costaron ilusiones, costaron muchas cosas.

Por eso, mi compromiso con ustedes, finalmente, decirles que para mí, como Presidenta, sería muy fácil porque el tiempo que me resta de mandato, firmar y quedar como una reina. En realidad no voy a quedar como una reina, voy a quedar, para mí, no podría dormir, no, no me digas eso que mañana me sacan con coronita. No podría dormir, realmente, no podría dormir porque me siento con una responsabilidad muy grande como Presidenta de todos los argentinos y, realmente, me siento con una responsabilidad frente a la historia también.

Yo no quiero pasar a la historia como pasaron otros, como pasó Bernardino Rivadavia con el préstamo de la Baring Brothers, no quiero pasar a la historia como el megacanje, no quiero pasar a la historia como con el blindaje.

Yo quiero pasar a la historia como una presidenta que eligieron todos los argentinos y que defendió los intereses de esos argentinos junto a un grupo de colaboradores que trabajan las 24 horas, que me acompañan, que me ayudan y también junto a lo que entiendo es el apoyo de muchos argentinos que saben que volver a endeudar a la Argentina, en las cifras que significaría que se destruyera o se aplicara la cláusula RUFO, convertirían a nuestro país nuevamente, no ya en provincias inviables como calificaron a muchas provincias argentinas, sino en un país inviable.

¿Y saben qué? Yo creo que el nudo de la cuestión es este: saben que si hay un país viable, es la Argentina. ¿Saben por qué?

Porque tenemos 4 cosas fundamentales para el siglo XXI: tenemos la energía, nos vamos a autoabastecer; tenemos alimentos, acá me mira Funes de Rioja, somos el octavo país en territorio del mundo pero con una diferencia, otros países mucho más grandes, nuestro territorio es habitable y casi cultivable por todos lados, desde La Quiaca hasta Tierra del Fuego, y desde la Cordillera hasta el mar y somos apenas 40 millones; capacidad excedente formidable.

Tenemos además, recursos humanos muy, pero muy calificados y hemos puesto en la ciencia y en la tecnología mucha inversión. Por eso, porque somos un país y volvemos a ser un país viable, es que nos quieren tumbar.

Argentinos, juntos, estemos muy juntos, después discutamos todo, desde el color, lo qué quieran, pero sobre esto, que haya unidad monolítica con todos los argentinos porque es, repito, la salida para el futuro.

Yo soy el presente y un cachitito así de chiquitito de futuro de días; ustedes son el futuro de los próximos años y todos ustedes tienen que defender lo que hemos logrado.

Muchas gracias y muy buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS)       


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: