El peronismo es la democratización del goce

Lacan, etapa peronista: “El problema del peronismo no es la lucha de clases es la democratización del goce…”

http://tinyurl.com/qccoy9z

Cuenta Daniel Santoro

28 SEP

Danielsantoro  “…Yo empecé a militar en los mediados de la década del  ’60. En realidad, era monaguillo en la iglesia de Constitución, esa gótica que se ve frente a la plaza.  

Ahí llego castigado un cura, llamado Daniel de la Sierra, su congregación, unos gallegos muy conservadores lo mandaban castigado, como a todo los que eran medio díscolos, de la teología de la liberación, los mandaban a lugares marginales para que no molestaran.  

Era muy parecido a Serrat, cantaba como Serrat, era marxista …bueno, provocó una revolución, todos empezamos a militar con él, de jugar a la pelota en el patio de la iglesia pasamos a la militancia social.  

Hacíamos fogones  a la noche y cantábamos las canciones que él nos enseñaba de la Guerra Civil Española.  

Como esa que dice:  

“…que culpa tiene el tomate de haber nacido en la mata si viene un hijo de puta y lo mete en una lata y lo lleva pa’ Caracas….”   

Aprendíamos de la mercancía y todo eso… pero, a mí, me causaba dos problemas la canción… el final sobre todo…es que  terminaba diciendo:  

“… cuando querrá el Dios del cielo que la tortilla se vuelva 
Que los pobres coman pan 
y los ricos mierda mierda…”  

Dice Santoro :  “… a mí esto me causaba …dos quilombos : el primero , yo soy hijo de italianos de calabreses, verduleros la mayoría, y plantaban tomates y vendían tomates en la feria de Florencio Varela, un quilombo, pensaba que tenía una familia de hijos de puta, je.(risas )  

Y eso no era nada, lo más problemático en un barrio que era naturalmente peronista, que los pobres coman pan… nos sonaba… seco… porque que los ricos coman lo que quieran   no lo pensábamos pero…  

¿Cómo que los pobres coman pan?… es un problema para el peronismo… es un problema con el peronismo y con el goce.  

Por lo menos pan dulce, o hablemos de buenas proteínas… y es que estaba uniendo dos mundos… el mundo del sacrificio marxista, esa cosa española, grave,…con la felicidad peronista…donde comer pan…es un horror…es un castigo, es una cosa espantosa no es una solución…no se hace una revolución, no se sacrifican generaciones para comer pan…dejémonos de joder.  

Y ese es un tema que lo entendió rápidamente Daniel de la Sierra, por eso se hizo furiosamente peronista.  

Por ahí es donde ronda el problema del peronismo que nunca está inscrito en la lucha de clases, ese es el otro gran quilombo, tantas discusiones con la izquierda.  

El problema del peronismo no es la lucha de clases es la democratización del goce.  

Para el capitalismo es un problema mucho más grave este que la dictadura del proletariado de cualquier partido trotskista.  

Es que el problema se le hace más grave porque es un uso contranatura  porque el capitalismo no está pensado para el goce democrático.  

Forzar el goce democrático es una de las  afrentas más grandes que se pueda hacer al sistema capitalista en su conjunto.  

Es una bomba de profundidad en su núcleo, porque no se está renunciando al goce.  

El deseo capitalista se lo lleva al paroxismo de esta manera.

Entonces ahí habría que pensar: porque el revulsivo que provoca el peronismo.  

Porque una familia de clase alta tiene un hijo trotskista y se va a hacer esos campamentos ideológicos, y se van por ahí…y lo esperan porque esas revoluciones de la dictadura del proletariado son muy aburridas  y lo esperan  con tranquilidad y después el chico vuelve y se disciplina solo…  

En cambio si el pibe se hace peronista …!! Es una catástrofe total (risas)  

El fantasma neurótico del goce del otro (negro) (peronista)  

Lo que Lacan llamo en su etapa más peronista: el fantasma neurótico del goce del seguidor del tirano prófugo, del negro peronista, del Otro.  

Pero Lacan va a desarrollar el tema del goce del Otro como fantasma neurótico.  

Es uno de los fantasmas neuróticos más lamentables, más graves para las sociedades: buena parte del racismo, de las guerras, de las luchas o encontronazos sociales tiene que ver con esa ilusión neurótica de que, mientras uno no goza, el otro sí goza.  

La Argentina puede generar hechos estéticos que a su vez después fueran tomados por los poderes del mundo.  

El peronismo comenzó a construir una identidad, y en la construcción de una identidad se apropian distintas fuentes, lo que hace que sea un movimiento estéticamente barroco.  

En las casas individuales está el llamado estilo pintoresquista, encarna  la casita ideal, el sueño del chalecito californiano.  

Cuenta José María Castiñeira de Dios que cuando Evita decide construir la ciudad Evita, él era asesor de ella, junto a otro compañero, entran en el despacho de Eva Perón estaba ya empezándose a construir Ciudad evita y ven una maqueta de un chalecito californiano.  

Entonces ellos, claro, se preocupan y piden una reunión con Eva Perón, y entonces le dicen a través de una serie de disquisiciones estéticas, le plantean el inconveniente de que, el emblema que iba a ser Ciudad Evita, una revolución en la arquitectura y demás,  que la casa emblema fuera un chalecito californiano, casa que es el emblema del confort del imperio norteamericano… con una visión muy nacionalista.  

Eva los interrumpe y les dice que  

-“… la gente va  al cine, ve esas casitas… y yo lo que quiero es cumplirle el sueño a la gente…  

Es un gesto de gran ingenuidad y al mismo tiempo de gran sensatez.  

Esta idea que surge del deseo de Eva Perón después se constituye en un objeto de identidad propia.  

Esos chalecitos californianos se convierten en el emblema de la casita justicialista.  

Proceso simbólico, porque de hecho el objeto es casi el mismo, esa traslación en realidad es una reafirmación de identidad.  

Esos son los juegos de apropiaciones barrocos. Francisco Bullrich, (representante de estas empresas de monoblock, de construcción premoldeada , era el ‘47 después de la guerra , encargados de la reconstrucción de los suburbios de todas las ciudades europeas), pidió una reunión con Eva.  

Él como representante de una gran empresa europea, ( y a esta reunión concurrió Castiñeira, él lo contó) y el planteo que le hace Francisco Bulrrich es una cuenta muy fácil de entender, absolutamente irrebatible, que era: que con la construcción de un chalecito californiano como los que estaban por hacerse en Ciudad Evita, él le podía construir más o menos 50 unidades  pre moldeadas de monoblocks, o sea que la cuenta era irrebatible, no había manera de ir contra eso.  

Sin embargo… Evita fue contra eso, contra toda lógica, porque le pregunto primero como se iba a ver estéticamente eso, y el contesto con un eufemismo: como vivienda obrera.  

¿Qué quiere decir?  le pregunto Evita y finalmente él le dijo que se iban a ver como casas de pobres…  

“Para que nuestros niños pobres no  tengan nada que envidiarles a los hijos de la oligarquía.”  

Un lenguaje pesado ¿no?  

Y ese era el pensamiento de Eva Perón, ella no quería que los pobres parecieran pobres en ningún aspecto de su vida, ni con su vivienda, ni con su comida, ni con su alojamiento.  

En los dormitorios de la ciudad estudiantil: el piso es de roble de Eslavonia, las cortinas son de vual suizo  o sea un gasto impresionante para el confort de los chicos más pobres, la infancia abandonada.  

Lo que era  antes un orfelinato ahora tenía ese aspecto. 

Esto marca… es donde está el núcleo duro del peronismo,  

El problema es el fantasma del  goce.  

Últimamente leo mucho a Lacan, que tiene muchos aciertos.  

Y uno de ellos es el fantasma neurótico del goce.  

Es un poco la idea de que el goce es siempre el goce del otro.  

Por ejemplo cuando uno ve a un negro gozando en un lugar espectacular…en un lugar que sería para ricos, queda afectado por el fantasma neurótico del goce.  

Este negro está gozando de algo de lo que yo debería gozar.  

Yo no puedo ser feliz porque este negro es feliz.  

Este negro debería dejar de ser feliz para que yo pueda empezar a serlo, esto se ve ahora en los cacerolazos, aparece siempre.  

Es un fantasma que especialmente lo despierta el peronismo.

El peronismo es especialista en ubicar a un negro gozando al lado de un blanco que no lo quiere ver gozar.  

Por eso Eva Perón pone los hoteles sindicales en el centro de Mar del Plata.  

Habrá preguntado a sus asesores ¿Dónde van a gozar los blancos? … a Mar del Plata señora, le habrán dicho.  

Bueno…ahí vamos a hacer los hoteles sindicales.  

Entonces los blancos se corrieron y empezaron a gozar en otro lado, sur del Mar del Plata, en Pinamar.  

Pensando en esa lógica, si viviera ahora  Eva Perón le preguntaría a algún asesor: ¿dónde van a gozar los blancos? Y… a Punta del  Este, señora…  

No hay duda que iba a hablar con Mujica e iba a hacer todos los hoteles sindicales ahí.  

Por eso despierta ese odio que no varía, no tiene una evolución  en el tiempo porque es un odio muy  primario, Lacan lo define absolutamente, como la imposibilidad  de gozar si hay un  otro,  al que yo pienso que no le corresponde,  gozando.  

Chalecito californiano con pisos de roble de Eslavonia  hubo algunos hechos con otros materiales… es una macana porque es un buen  detalle… lo que produce  el fantasma neurótico del goce: una gran angustia.  

Y cuando uno está afectado por ese fantasma como se desangustia : pensando que el otro va a terminar de gozar, por eso hablamos de goce, no de disfrute, ni de felicidad. 

El goce es una cosa que llega a término.  

El goce…como el goce sexual ,se acaba…en un momento determinado… hay una promesa de que se va a acabar.  

Por eso el peronismo habla de la felicidad del pueblo no del goce del pueblo.  

Y la felicidad del pueblo te la regalo porque vas a tener al negro gozando al lado tuyo toda la vida.  

 La clase media como se desangustia : pensando que van a hacer asado con el parquet, y que raro esto porque cuando éramos chicos siempre , en cualquier asado había alguien que contaba que había visto a alguno en Los Perales, en Jujuy, en cualquier lugar, en la década del setenta nadie podía decir que eso no había pasado, porque se te reían en la cara.  

Era algo naturalizado. 

Ahora nadie se anima a decirlo porque, en realidad era una fantasía creada para desangustiar.  

Fantasía necesaria: Ese negro que está en una casa que es para ricos, que es la casa que a mí me corresponde o sea, yo estoy bancando a este negro.  

Bueno va a gozar, se va a comer su propia casa y se le va a terminar el goce.  

Es lo único que puedo pensar para desangustiarme, que el tipo  va a morfar su propia casa y todo va a volver a ser como era: él en un ranchito con el piso de tierra y yo en  la casa que me corresponde, porque soy blanco.  

Está atravesado por el racismo y por este tipo de fantasmas.  

Y me parece que ahí está el sentido del peronismo.  

El sentido profundo.  

Por eso es que hay que tener mucho cuidado: El peronismo es un artefacto político que no puede pedir sacrificios.

El peronismo está para la felicidad, para el goce.

Tendríamos que empezar a reflexionar, la pareja de Perón y Eva es una pareja muy funcional, Perón con la planificación,  los planes quinquenales, el reemplazo de las importaciones, (todo esto que está haciendo Cristina por otro lado además) , está pensada  en el sentido de la posibilidad de que permanezca el reparto de la riqueza, que permanezcan estas formas de goce que ofrece el peronismo.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: