La denuncia ya es una forma de hacer política a través de la Justicia

Un vicio de la época

› Por Luis Bruschtein

La denuncia ya tiene poco que ver con la Justicia. La Justicia cada vez tiene más que ver con la política y la política cada vez más tiene que ver con la denuncia. La denuncia ya es una forma de hacer política a través de la Justicia. Y su eficacia radica en que, así, la política del denunciador queda encubierta por el escenario de cartón piedra de una supuesta Justicia.

La política empodera a las personas y la antipolítica produce lo contrario. Entonces, el discurso de la antipolítica busca debilitar el discurso político contrario para fortalecer la política propia, pero sin exponerla, porque no confronta la idea del otro con su idea, sino que simplemente lo denuncia y así evita decir lo que piensa.

Del color que sea, la política tiene los mismos defectos y virtudes que tienen la comunidad y las personas, con las amplificaciones que produce la lupa del poder. En ninguna actividad se da la pureza de los santos, pero la calidad en la convivencia de una democracia se profundiza, entre otras cosas, a medida que mejora la calidad de las herramientas de la política.

La denuncia usada como antipolítica empobrece a la política, no la mejora, aunque el que la enuncia se desgarra las vestiduras diciendo que lo hace para castigar a los políticos.

A esta altura se ha naturalizado como una herramienta de la política, que incluso puede propulsar carreras como las de Elisa Carrió, construidas exclusivamente sobre la base de la denuncia. La oposición abusó de ese artefacto político encubierto.

La denuncia puede ser cierta o no, por lo general no importa, porque desde el punto de vista político, lo que resuena inmediatamente es la denuncia. Lo que suceda después, cuando la Justicia se expida, es secundario a estos fines. Su uso se extendió porque resulta una herramienta cómoda y sin riesgos.

Cada vez que perdió una votación en el Congreso, algún dirigente de la oposición acudió a presentar una denuncia en algún tribunal a veces llamativamente receptivo con estas prácticas.

Lo que se pierde en la votación y el debate democrático se convierte en una materia judiciable, que genera mucha explotación mediática. Así sucedió con la ley de medios, con la ley de defensa del consumidor o con la nacionalización de Aerolíneas.

Se supone que Macri está en contra de la política de derechos humanos del Gobierno. Pero en vez de decir lo que él haría, denuncia “el curro” de los derechos humanos. Así queda bien con los represores sin aparecer pegado a ellos. Se sospecha lo que haría, pero no lo aclara.

En un año electoral, lo primero, y prácticamente lo único, que repercutió en los medios fue la ofensiva de causas judiciales contra el Gobierno. Una tras otra se desempolvaron denuncias antiguas, se prepararon algunas nuevas, se emprendió contra familiares, amigos y empleados, conocidos o allegados.

En medio de esa tormenta perfecta de demandas judiciales preparadas para la campaña electoral, ninguna fuerza se preocupó por presentar un plan de gobierno. Y ahora, frente a un proceso electoral en el que hay una competencia entre opositores, la denuncia ya es también un arma de esa disputa.

Se puede criticar o no que la vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, regale ambulancias de la Ciudad de Buenos Aires a intendentes bonaerenses a los que el macrismo busca cooptar.

Pero el detalle de la denuncia judicial le agrega un tono característico, el vicio de la época. La mayoría de las fuerzas de la oposición, incluidos el macrismo y el massismo, participó en el festival de denuncias que organizaron en estos años de gobierno kirchnerista.

Y al final se les vuelve contra sus cabezas como un boomerang con moraleja. Sin embargo, la consecuencia más difícil es que el denuncismo hizo que el discurso propositivo de la oposición se redujera a lo mínimo y elemental, es prácticamente inexistente, con lo cual se empobreció el debate y, por lo tanto, la calidad democrática de la República.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

2 Comments »

  1. 1
    deborah manrrique Says:

    su ayuda es estupenda, el dialogo interesante

  2. 2

    Hasta cuerpo punto estoy de acuerdo, pero el significado de la palabra “denuncia” va más allá de la justicia. También hay que contar con los medios de comunicación (buenos o malos, no voy a hacer diferencias en este momento) es un lugar de denuncia cuando la justicia no es capaz de responder.


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: