Palabras de la Presidenta en el encuentro CEOs de empresas rusas

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ENCUENTRO CON CEOS DE EMPRESAS RUSAS REALIZADO EN MOSCÚ

En primer lugar muy buenas tardes a todos y a todas, y como corresponde una disculpa por la demora. Lo que sucede es que la diferencia horaria me tenía atada al teléfono, porque precisamente este es el momento de mayor actividad en la administración y uno tiene que tomar contacto con los funcionarios que han quedado en Buenos Aires. Parece que hubiera venido con todo el gobierno, pero no, les puedo asegurar que la inmensa mayoría ha quedado allá, han venido los más importantes o los que desempeñan tareas de mayor importancia vinculadas a ese evento, a este encuentro de Acuerdo Estratégico Integral con la Federación Rusa.

En primer lugar, quiero dirigirme y agradecerle a Victoria Gorokhova por RT Rusia Today, recientemente incorporada esta señal de noticias en español para todo el mundo, excelente por cierto y no es porque esté aquí presente, ha sido incorporada a la Televisión Digital Pública argentina, que es gratuita, que llega a cerca de 3 millones de hogares y estimamos que una vez que estén instaladas todas las antenas en todo el país va a llegar de norte a sur, de este a oeste a todo el país.

Y realmente agradecemos mucho, porque muchas veces falta una visión más completa en las sociedades acerca de lo que pasa en todo el mundo, no solamente de lo que pasa en una parte del mundo o de lo que nos quieren mostrar o una sola visión. Por eso la decisión de que RT integre una de las señales de la Televisión Pública Gratuita y Digital en la República Argentina apunta esencialmente a eso, reconocer la diversidad y la pluralidad.

Quiero agradecer también la presencia de las más importantes empresas de Rusia en este encuentro, que para nosotros es muy importante. Quiero mencionar especialmente a empresa Power Machines, que es precisamente la empresa que ha sido la adjudicataria con socios argentinos de la represa hidroeléctrica Chihuidos.

Y también, porque ustedes saben y esto tiene que ver con lo decía anteriormente vinculado con la pluralidad y la diversidad. Como durante mucho tiempo en mi país los gobiernos miraban a una sola parte del mundo, sin mirar el mundo completo, y sobre todo hoy más que nunca hace falta mirar el mundo completo, quiero aclararles a muchos -y esto no es a ustedes porque ustedes lo saben sino seguramente a muchos otros que me están escuchando- que Power Machines, que es una de las empresas o tal vez la empresa de energía más grande del mundo, ya instaló más de 300.000 megavatios en 57 países y en la Argentina lo conocemos realmente porque no va a ser la de Chihuidos la primera intervención de Power Machines.

En la Argentina ya hay más de 4.300 megavatios instalados por esta empresa en Salto Grande, que es la segunda represa binacional más importante luego de Yacyretá, ahí tenemos dos empresas hidroeléctricas, Yacyretá con Paraguay y Salto Grande con Uruguay. Power Machines instaló allí 1.890 megavatios en el año 1979, o sea que es una empresa conocida en la República Argentina. Los que estamos aquí sentados no venimos a descubrir un nuevo continente ni de exploradores ni de pescadores.

Ustedes entienden por qué lo digo, muchas veces deben llegar noticias y el Embajador después seguramente, que es un atento lector de muchos medios en la Argentina, les podrá explicar por qué me refiero de esta forma.

También instaló en el año 1985, ya en democracia, en Central Costanera, 310 megavatios, en Caracoles, provincia de San Juan, ya durante la gestión nuestra en el 2009 se terminó una represa que fue reiniciada durante la gestión del presidente Kirchner y que me tocó inaugurar a mí como Presidenta en el año 2009.

En Caracoles, provincia de San Juan, allí instalaron 121 megavatios en una fantástica obra de ingeniería hidroeléctrica; en Piedra del Águila, 1400 megavatios, 1993, y Central Bahía Blanca 620 megavatios en 1991. Como verán ha atravesado todos los períodos gubernamentales desde 1979 a la fecha, con lo cual es una empresa que, quédense tranquilos todos los argentinos, tiene una amplia actuación no solamente en el mundo sino también en nuestro país.

En Punta Negra también, provincia de San Juan, está terminando 63 megavatios y va a proveer en Chihuidos 637 megavatios. Chihuidos no solamente tiene importancia la represa en materia obviamente en su rol más importante de generación hidroeléctrica, sino también en contención de catástrofes, porque un cauce del río ha provocado cuando el régimen de lluvias se precipita de una manera diferente e inusual, catástrofes, pero en realidad vamos a transformar lo que hasta ahora fue en catástrofes en buena onda y energía a través de Chihuidos que mañana precisamente vamos a firmar con el presidente Putin y a quien adelanto le voy a pedir si vamos a poder firmar el contrato en junio en el encuentro de San Petersburgo. ¿No es así ministro? Bien.

En general todos los aquí presentes tienen amplia expertise, por qué no decirlo, en lo que es característico de Rusia, como es el gas y el petróleo, y realmente la mención de varios de ustedes a la ministra Débora Giorgi se debe precisamente a que una de mis ambiciones, uno de mis objetivos principales, es que a partir de haber recuperado Yacimientos Petrolíferos Fiscales, YPF precisamente, y tener allí la segunda reserva en gas no convencional y la cuarta en petróleo no convencional del mundo, todo lo que tenga que ver con perforación, con equipos, con maquinaria pesada para petróleo, obviamente comience no solamente a ser importado a mi país, sino que pueda asociándose con empresas nacionales, en este caso con YPF o con otras empresas de maquinaria pesada, comenzar a desarrollar maquinaria pesada en mi propio país.

Esto ha sido uno de los objetivos que hemos tenido en todo el proceso de reindustrialización. Hace pocos días y aunque no tenga que ver específicamente con lo que estoy hablando, dos importantes automotrices a nivel internacional, una de origen japonés y otra de origen francés, pero fundamentalmente una de origen japonés que hasta ahora había sido importadora neta, ha decidido en joint venture con la francesa, instalar como plataforma en la Argentina, para producir pickups para toda la región latinoamericana. Esto es un poco lo que les comentaba a varios de los empresarios presentes en la reunión de hoy por la mañana.

Argentina es un país octavo en el mundo en superficie, tal vez el que en relación a su superficie tenga mayor cantidad de tierra cultivable. De hecho este año vamos a batir récords de producción granaría con 115 millones de toneladas.

Como ustedes verán entonces la maquinaria agrícola, que también hay presentes empresarios que representan importantes empresas dedicadas a la fabricación de esta maquinaria, para nosotros y siempre lo he charlado con Débora, cuando nosotros llegamos al gobierno me revelaba realmente que toda la maquinaria en materia de tractores, en materia de cosechadoras, en materia de sembradoras, fuera de origen extranjero, porque en realidad para nosotros esa maquinaria, está bien, la podemos catalogar en los balances como inversión de capital, pero en realidad para lo que es una actividad como la argentina en materia de poder generar alimentos para el mundo, estamos hoy generando alimentos para 400 millones cuando somos apenas 40 millones, y creemos que en el próximo quinquenio vamos a poder hacerlo para 600 millones, tractores, sembradoras, cosechadoras, pivoteadoras de riego, etcétera, ya no constituyen meros bienes de capital, sino se constituyen en insumos tan importantes como las semillas, y por lo tanto queremos asociarnos, que se asocien empresas nacionales con ustedes que tienen un volumen mucho más importante que el nuestro, que tienen también mayor poder de inversión de capital para poder asociarse y no solamente instalar máquinas en la Argentina, sino para toda la región latinoamericana, más aún cuando se ha extendido absolutamente la frontera agropecuaria.

Hoy charlábamos antes de ir a la mañana a la conclusión del Foro de Empresarios, con el ministro de Economía, que él me explicaba que cuando estaba en la Facultad de Ciencias Económicas le enseñaban que no podía extenderse la frontera agropecuaria, que en la Argentina lo agropecuario era la Pampa Húmeda, el núcleo de la Pampa Húmeda, lo que tradicionalmente se conocía como el gaucho, la provincia de Buenos Aires, la Pampa, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y que no había posibilidades de extender las fronteras.

Hoy estamos teniendo muchas veces mayor rinde en soja por ejemplo en Santiago del Estero o en otras zonas absolutamente fuera de la Pampa Húmeda, que en el mismo corazón de la Pampa Húmeda.

Esto que explico para la agricultura, también es aplicable para la política y para la economía, no hay fronteras, ni para la política ni para la economía. Y si había fronteras, estas se derrumbaron y hoy el mundo es uno solo y por eso creemos necesario asociaciones estratégicas con los que son también y somos nuevos actores en la política internacional y en la economía internacional. Porque yo digo que el siglo XXI se va a caracterizar por tres grandes vectores de desarrollo.

La energía que más allá de nuestros deseos de un mejor ambiente y de producir energías alternativas en las cuales también hemos trabajado muchísimo y hemos sacado programas fiscales promocionales para todo lo que sea generación de energías alternativas, lo cierto es que si hablamos todos sinceramente y somos hombres y mujeres que tenemos responsabilidades, sabemos que en los próximos 40 ó 50 años como mínimo, el mayor proveedor de energía va a seguir siendo de origen fósil. Por lo tanto creemos que es necesario entender esta realidad y saber qué son las cosas que tenemos que hacer.

Decía entonces que vinculado con esto creo que los tres vectores, energía, y por cierto Rusia es un inmenso vector de energía. El segundo tema va a ser alimentos que va a caracterizar las grandes necesidades de este siglo XXI. Y el tercero la innovación tecnológica, el desarrollo y la investigación.

Por eso me gustaba mucho cuando habló la gente de la empresa de software, para decirles que en la Argentina también, que en el año 2003 exportábamos cero en software, hoy estamos exportando más de 1.000 millones de dólares en software, una industria que se ha desarrollado muchísimo.

Hemos sacado leyes de promoción fiscal, hemos promocionado el software, y además realmente creemos que tenemos un recurso altamente calificado en materia de ciencia y de tecnología y específicamente en este campo del software. Empresas como, la menciono siempre porque la fundaron en el año 2003, que fue el primer año de gestión del presidente Kirchner, y los cuatro que la fundaron nacieron donde yo nací, en la ciudad de La Plata, es la empresa Globant que hoy cotiza en Nueva York y que es una empresa que empezó con cuatro personas en la ciudad de La Plata hace apenas 12 años y hoy cotiza en la Bolsa de Nueva York.

Y se han desarrollado muchas industrias de contenido también en la República Argentina, creo que somos los cuartos exportadores en materia de contenidos. Tenemos realmente muchos talentos y nuestros ejecutivos y esto lo veo cuando nos visitan los CEOS globales de empresas europeas, americanas, mexicanas, nos cuentan que sus principales CEOS por ejemplo en materia de informática y sistemas son argentinos.

Ni qué hablar de lo que ha sido el desarrollo de la biotecnología, que precisamente nos ha permitido colocarnos a la cabeza en el mundo en materia de competitividad para la producción de granos. El desarrollo de la biotecnología ha tenido en nuestro país un crecimiento geométrico, como geométrica también ha sido la inversión del Estado en materia de aplicación de recursos a varios estamentos que tienen que ver con esto.

En primer lugar, a la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, pero no para quedar bien sino para desarrollar realmente una ciencia y una tecnología aplicada a la economía. En mi país hubo durante mucho tiempo una disociación entre lo científico y lo económico, como si lo científico no pudiera quedar contaminado con lo económico, cuando en realidad el mundo desarrollado había descubierto hacía muchísimo tiempo la necesidad de aplicar esa ciencia para tornar más eficaz y más eficiente precisamente a la actividad económica. En materia de agricultura lo hemos hecho también, en materia farmacéutica, sobre todo en materia de sanidad animal, donde somos líderes en el mundo en materia de laboratorios, a punto tal que nuestra vacuna contra la aftosa la aceptan hasta en los Estados Unidos, imagínense lo eficiente y lo buena que debe ser.

Hemos hecho una gran inversión también en materia de universidades, de creación de nuevas universidades más cercanas a las distintas regiones, de modo tal que las personas no tengan que trasladarse.

Yo nací en una ciudad universitaria como es la ciudad de La Plata, pero por ejemplo quien ha sido mi compañero y presidente de la República para poder estudiar tuvo que trasladarse casi 3.000 kilómetros de su ciudad natal para poder estudiar. Tuvo suerte, porque además de recibirse de abogado me conoció a mí en la universidad, si hubiera tenido una universidad en su pueblo a lo mejor no nos hubiéramos conocido.

Pero eso al margen, hemos desarrollado una federalización en materia de educación universitaria que nos ha permitido llegar a todos los sectores. Y también hemos comenzado una campaña muy intensa, porque en la Argentina, una Argentina conformada fundamentalmente por inmigrantes, todos los que estamos sentados a esta mesa, funcionarios, no pertenecemos ninguno a los pueblos originarios. Este es ruso por empezar, viene de abuelo ruso, vos de abuelo italiano, vos de abuelo ucraniano, pero de origen holandés, porque Timerman…

Quiero contarles una anécdota y las vinculaciones. Timerman en holandés significa carpintero y yo me enteré cuando estuvimos en el encuentro del G-20 en San Petersburgo, visitando las tumbas de los zares, frente a la tumba de Pedro el Grande, porque a Pedro el Grande le gustaba mucho cómo trabajaban los carpinteros holandeses y su tátara abuelo había venido aquí a Rusia desde Holanda traído por Pedro el Grande. De eso me enteré en San Petersburgo frente a la tumba del zar.

Así que todos los que estamos sentados acá, no quiero distraerme en la intervención, somos hijos de inmigrantes, lo cual nos da una gran pluralidad, una gran diversidad. Acá tenemos un alemán, lo vamos a perdonar pese a Merkel; fue un chiste por favor, tengo un gran afecto por la canciller Merkel. Pero en definitiva quiero decir que nuestro país, referido al tema de la ciencia y la tecnología – que es lo que estábamos hablando- se caracterizó por ser una sociedad de inmigrantes, nuestros padres aspiraban a que su hijo fuera abogado, que le pudieran decir el doctor, por lo cual tenía que ser abogado o médico.

De hecho quien suscribe es abogada, y hay un libro muy importante en nuestra literatura, de Florencio Sánchez, “M hijo el doctor”. Yo quiero y estoy obstinada en imponer que esta sea la etapa de los ingenieros, para eso hemos desarrollado un programa muy agresivo en materia de becas, de difusión. Argentina necesita ingenieros y en el siglo XXI queremos que los argentinos digan m hijo el ingeniero.

Que puede ser un ingeniero hidráulico, un ingeniero civil en construcciones, un ingeniero en sistemas, un ingeniero en química, en fin, gente que tenga más que ver con otras ramas. Tenemos una gran densidad poblacional de médicos, similar a la de los países de la Unión Europea, pero nos faltan precisamente profesores de matemáticas, ingenieros, estamos trabajando mucho en eso y hemos desarrollado un programa de estudios.

También tenemos un aliciente muy grande, por primera vez parece que esta prédica ha prendido, pero además de la prédica obviamente los recursos que destinamos a la prédica, con los discursos no alcanza, y por primera vez en la Universidad Nacional de Buenos Aires la carrera que más inscriptos ha tenido es ingeniería. La Universidad de Buenos Aires es el ícono de las universidades en la República Argentina, yo soy egresada de La Plata que es muy buena universidad, tal vez mejor que la UBA pero el ícono es la UBA, el señor es de la UBA y el otro señor también. Por primera vez en la Universidad de Buenos Aires en la carrera de ingeniería tenemos la mayor cantidad de inscriptos, más que en los departamentos de ciencias sociales, que eran normalmente los que monopolizaban la inscripción y la atención de los argentinos.

Esto implica también una profunda transformación cultural, de ver a la Argentina no como una Argentina de servicios sino como una Argentina de producción y como una Argentina de investigación y desarrollo. Y juntamente con esto hemos desarrollado programas importantísimos de distintos fondos que se desarrollan en el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y que se aplican específicamente al desarrollo de trabajos de ciencia aplicada a las empresas vinculadas con la biotecnología, la producción de productos farmacéuticos, la clonación en materia animal.

Estamos trabajando muchísimo también con grandes adelantos, hemos desarrollado en el CONICET que es nuestra nave insignia en investigación, con investigadores, con becarios, además de haber dado vuelta la cantidad de recursos que se aplican a esto hemos crecido inmensamente en cantidad de investigadores y becarios y hemos obtenido transformaciones importantes asociadas por el tema de patentes con empresas privadas.

Aquí me acaban de apuntar que hoy se aprobaron dos eventos científicos, la papa libre de virus y soja para sequía, que es liderada por el equipo de la doctora Chan, que fue asociada con empresas extranjeras. Es una científica muy reconocida nuestra, que experimentando con otras plantas pudo obtener un genoma que lo inyectó a la soja y vamos a poder extender aún más la frontera agropecuaria, y además de extenderla, la que ya tenemos la vamos a tornar menos vulnerable a lo que se denomina los cambios climáticos.

Y el tema petrolero y mineral, diviso de aquí al secretario de Minería, donde Argentina está en materia minera absolutamente subexplotada. Por ejemplo Chile, su mayor ingreso, la mayor parte de su presupuesto es de origen minero por el cobre, 50% de las exportaciones de Chile son de origen minero, y tenemos junto con Chile la segunda frontera del mundo, después de la de Rusia y China la segunda frontera del mundo en extensión, 5.000 km lineales, existe entre Chile y Argentina.

Y está la cordillera de Los Andes, ellos sacan el 50% de su exportación de la mitad que les corresponde, en la mitad que nosotros tenemos estamos absolutamente subexplotados. Y no solamente eso, si ellos sacan el 50% de sus exportaciones, y esto es pura lógica, no hace falta ser ingeniero en minería para darse cuenta, como ustedes saben Chile es una franja muy angosta que recorre toda la cordillera, en realidad las vetas seguramente pueden llegar a hundirse en el mar, pero en nuestro país no se hunden en el mar, después de la cordillera prosiguen.

Y tenemos testimonio en nuestra provincia de Santa Cruz, por ejemplo el carbón de Río Turbio, donde tenemos una reserva estratégica para 400 años más o menos, lindando prácticamente con la República de Chile, y la veta de carbón llega hasta Gobernador Gregores, donde también estamos teniendo hoy minas de oro y plata. Gobernador Gregores no es una localidad que esté en la frontera, en la cordillera, al contrario, está casi en medio de la meseta patagónica. Miren hasta dónde se puede extender la veta.

Y lo mismo sucede en Puerto Deseado, que ni siquiera está en el medio de la Patagonia, se conoce fundamentalmente hoy como puerto pesquero, se lo conoció en su origen como un puerto por donde salía la lana que llevaban los ingleses sin lavar, sucia, para hilar en Inglaterra. Hoy es un puerto pesquero pero también ya hay en esa zona localizadas minas de oro y plata y está sobre el Atlántico.

O sea que la riqueza y la potencialidad minera en toda la Patagonia y en toda la República Argentina realmente no tiene techo, por decirlo de alguna manera, y está absolutamente subexplotada. Pese a que hemos tenido un crecimiento de la actividad exponencial, no es que está subexplotada porque nos hemos cruzado de brazos en estos 12 años. Al contrario, y es más, somos partidarios de que la minería puede ser algo absolutamente sustentable, compatible y amigable con el medioambiente, que es el gran desafío de la minería.

Y esto lo puedo decir no ya como Presidenta sino como santacruceña, porque uno de los primeros emprendimientos de oro y de plata tuvo lugar en la provincia de Santa Cruz cuando el presidente Kirchner era gobernador, que lo fue tres veces en esa provincia, y desarrollamos el proyecto de Cerro Vanguardia.

Esta es una mina que comenzó a explotarse a unos 120 km aproximadamente de la localidad de Puerto San Julián, una localidad histórica, se cree que ahí Hernando de Magallanes dio su primera misa en 1515, es un puerto, pero a 120 km de esa localidad, que era eminentemente lanera, ganadera en materia ovina, hoy se sustenta especialmente con la actividad minera. Y lo que comenzó siendo una explotación de oro y plata con participación provincial y con un control muy estricto en materia de calidad medioambiental, hoy ya están haciendo túneles porque también han descubierto más adentro.

Y se encuentran con un problema, que cuando han excavado se han encontrado con ríos subterráneos en la Patagonia, que por arriba es desértica, pero por abajo pareciera estar atravesada por ríos subterráneos.

Y la sustentabilidad no es producto de mi imaginación, es simplemente que la he visitado y he visto cómo los guanacos, que en mi provincia son plaga, estaban abrevando en los arroyitos al lado de donde se desarrollaba la actividad minera. Mayor garantía de sustentabilidad y compatibilidad ambiental creo que es imposible, jamás hemos tenido ningún problema. Eso sí, requiere de una regulación y una intervención del Estado, que nosotros seguimos muy de cerca.

Así que como sé que también muchas empresas están dedicadas aquí al tema minero es muy importante comprender esto y también con todo lo que tenga que ver con perforación, con maquinaria de minería, desarrollar joint ventures en Argentina para poder explotarlo. También como hay presentes fondos de inversión y bancos que financian a empresarios rusos que quieran asociarse con argentinos, creemos que esta es una excelente oportunidad.

Creo entonces que somos dos países que además de tener una larga historia de amistad tenemos una complementariedad en nuestras economías y tenemos expertis y recursos comunes que nos hacen ver como una asociación muy importante.

También referido a la energía, yo decía hoy por la mañana que la energía nuclear va a tomar cada vez mayor predicamento en el mundo contemporáneo. Primero por ser tal vez la más barata, la más limpia, por ser la menos sujeta a las vulnerabilidades externas, a los precios externos, y nosotros también integramos el club de los países que producen energía nuclear, reactores nucleares, desde hace mucho tiempo, pero esto había sido paralizado producto de políticas que aceptaban sugerencias de otras latitudes en cuanto a que no desarrolláramos nuestras aptitudes nucleares.

Realmente inentendible, porque Argentina no solamente es líder en materia de ciencia nuclear sino que también es líder en materia de no proliferación nuclear. Somos firmantes de Tlatelolco y por lo tanto nuestra producción de energía nuclear está orientada exclusivamente a su uso pacífico y también a la medicina nuclear y los productos medicinales. Por lo tanto el doctor Kirchner cuando fue presidente relanzó el plan nuclear argentino, la Comisión Nacional de Energía Atómica volvió a tener vida, volvió a tener vida todo lo que tenía que ver con ello y hemos repatriado a muchísimos científicos. Y hoy además hay mucha gente de toda la región que viene a estudiar al Instituto Balseiro, que es un instituto modelo de formación de profesionales en materia nuclear.

Hemos inaugurado una tercera central nuclear hace muy poco tiempo y mañana vamos a firmar con el presidente Putin el acuerdo de la sexta central nuclear. Creemos que esto va a ser una tendencia en el mundo por los costos.

Estamos trabajando también sobre un reactor nuclear, por ahora de baja potencia, en principio de 25 megavatios pero que puede llegar hasta 250 o 300, que es el Carem, que además tiene un efecto colateral, por así decirlo, que es que también puede ser ubicado en zonas donde se necesita agua, utilizando el agua salada, porque se puede desalinizar a través de este reactor y entonces no solamente utilizarlo para energía nuclear sino también para provisión de agua potable. Otro de los temas claves también del siglo XXI.

Hemos vendido reactores nucleares llave en mano, producto de una licitación, por ejemplo en Australia, donde le hemos ganado a una empresa francesa. Ustedes saben que Francia también es líder en materia de producción y fabricación de reactores nucleares. En esa licitación internacional en Australia hemos ganado nosotros el diseño llave en mano, producción, fabricación, colocación e instalación de un reactor nuclear y estábamos por ganar uno en Holanda, de la Unión Europea, pero cerraron la licitación porque parece que la íbamos a ganar nosotros; en realidad acá me dice el Ministro que la habíamos ganado, pero luego se cerró y no se adjudicó la licitación, cosas de la geopolítica.

En definitiva, creo que ya he hablado demasiado, me interesaría fundamentalmente escuchar a cada uno de ustedes, que es el objetivo de la reunión, pero quería hacer esta breve introducción para que luego podamos intercambiar opiniones o atender las dudas y preguntas que ustedes quieran realizar. Muchísimas gracias.

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: