CFK. Cena de Camaradería de las Fuerzas Armadas

07–07–2015 / Edificio Libertador: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó esta noche la integración de las Fuerzas Armadas con sus pares del Cono Sur y “el fortalecimiento de la región como zona de paz” y la intensificación de las relaciones bilaterales, y subrayó que “soberanía, va a ser la palabra que va a definir el devenir de este siglo“.

Además, al encabezar el acto anual de las FFAA, sostuvo en relación a la retención de la Fragata Libertad en Ghana por pedido de los fondos buitre que “la libertad y la independencia no se pagan, se ganan“, defendió su postura de no pagar “ni medio centavo” a los holdouts y remarcó que la fragata visitó por primera vez Cuba “antes que (Barack) Obama” restableciera las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

En este marco, Cristina subrayó que “hoy no necesitamos que ningún país nos enseñe cómo defender a la patria, antes nos formaban afuera” y dirigiéndose a los militares, expresó: “Nunca más se dejen llevar por los cantos de sirena“.

No puede haber Fuerzas Armadas grandes en un país chico“, dijo y agregó que “el Estado nacional ha sido recuperado luego que en décadas de liberalismo nos dijeron que el Estado estaba demás” y dirigiéndose a los militares presentes expresó: “a ustedes también les dijeron que estaban demás“.

La presidenta también señaló la importancia de avanzar en la industrialización de la defensa y en ese sentido, realizó un repaso de lo que concretado en la materia.
Cristina afirmó además que “las tres armas deben actuar siempre de forma conjunta y bajo una conducción civil“.

“Los lineamientos basales de la política de defensa que establecimos desde 2003, marca que las Fuerzas Armadas deben estar bajo la conducción de un civil; trabajar de forma conjunta y con una estrategia defensiva y autónoma de potencias extranjeras”, señaló la mandataria.

Y en ese sentido, recordó: “Durante años, nuestros militares se formaban en países que podían atacarnos en un eventual conflicto bélico”.

Indicó también que sobre el final de su gestión no pudo cumplir con el deseo de que una mujer llegara al grado de “generala“, pero aseguró que en un año o dos esta aspiración se va a concretar.

La Presidenta destacó que los festejos de la última semana de Mayo “cuando el sable del general José de San Martín se trasladó a su lugar” en el Museo Histórico Nacional.

En ese sentido, señaló cómo la población se volcó a las calles para ver el traslado del sable de San Martín y remarcó la contribución del canal infantil Paka-Paka, dependiente del ministerio de Educación, que resalta a los héroes de la independencia con influencia en los niños.

“Los héroes de los niños no pueden ser los espías y monstruos creados en Hollywood“, afirmó.

“Esto que estamos haciendo no es algo aislado, es un concepto integral de nación, para dotar a la Argentina de soberanía, esa va a ser la palabra que va a definir el devenir de este siglo“, aseguró.

“Necesitamos reconstruir la identidad con mucha fortaleza para amortiguar los daños en un mundo que se debate con la crisis, y lo hemos logrado porque desarrollamos un proceso de industrialización y mercado interno“, añadió.

La presidenta también se refirió a Grecia que “se debate en una situación similar a la que vivimos en 2001” y señaló que “muchas veces las Fuerzas Armadas han sido utilizadas” por sectores externos e internos.

Y en ese sentido, afirmó: “nunca más se dejen llevar por los los cantos de sirena“.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó esta noche que “la soberanía es algo más que un valor territorial; es una noción que afirma identidad y autonomía”, al encabezar la cena anual de camaradería de las Fuerzas Armadas que se llevó a cabo en el edificio Libertador, sede del Ejército argentino.

“La soberanía no sólo es una cuestión territorial, es una noción en base a la cual se define la identidad y la autonomía en un mundo multipolar. Esas ideas nos permitirán tener fortaleza cuando las variables internacionales no nos sean favorables”, apuntó la mandataria.

Y agregó: “Los mayores logros de nuestras Fuerzas Armadas se alcanzaron cuando la soberanía popular estaba firme y consolidada en las instituciones de la patria”.


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, DURANTE LA CENA DE CAMARADERÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS, SALÓN GENERAL JOSE DE SAN MARTÍN, EDIFICIO LIBERTADOR, MINISTERIO DE DEFENSA.

Bueno, ya les he dado las buenas noches, así que hoy es una noche especial, concurro en mi carácter de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de la Nación, a su habitual cena de camaradería, desde el año 2008, para ser más precisos. La primera vez que tiene, por lo menos, como Presidenta una mujer, hubo otra mujer, pero había sido elegida como vicepresidenta, y no como Presidenta. Esta es mi última cena, en ese carácter, lo cual no quiere decir que pueda comer con alguna de ustedes, en alguna otra oportunidad, no estaría mal tampoco.

Pero me parece que sería bueno que pudiéramos repasar lo que considero han sido años intensos para nuestro país, años intensos para las instituciones armadas, años intensos para el mundo, en general. Y cómo nos ha ido a todos y cada uno de nosotros, no en términos personales, por supuesto, no se hizo referencia a eso ni individual, sino en términos de instituciones y de país. Y podemos decir que hoy hemos recorrido un largo camino, desde el año 2003 a la fecha, un largo camino que encierra varios capítulos: capítulos institucionales, propiamente dichos del sector, un entramado institucional de la política de defensa que ha adquirido una densidad que no tenía en otros momento; densidad que tiene que ver también con el ejercicio continuo de la democracia y del rol de defensa que deben tener nuestras Fuerzas Armadas.

Hitos fundamentales que hemos protagonizado, en estos años: como todos sabemos, en 1988, se había sancionado la Ley 23.554 de Defensa Nacional, pero estaba pendiente nada más y nada menos que su reglamentación, que tuvo lugar en el año 2006, mediante el Decreto 726, que firmara el Presidente Néstor Carlos Kirchner, que reglamentó precisamente – luego de largos 18 años – esa Ley de Defensa. Luego, lo que constituyó el Decreto 1.729, que crea el ciclo de planeamiento de la defensa nacional y se comienza a planificar la defensa nacional y la primera directiva, en virtud de esa ley y la reglamentación, emanada del Poder Ejecutivo, que me tocó ejercer a mí en el año 2009. ¿Cuáles han sido lo que podemos definir como los lineamientos basales, los fundamentales de esa estrategia en materia de política de defensa. Primero, la reafirmación para siempre de la conducción civil de nuestras Fuerzas Armadas, a través del ministerio de Defensa también, como representación del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, en este caso quien ejerce la primera magistratura del país.

También la operación conjunta, la conjuntez, como podríamos definirla, que es en definitiva concebir a las Fuerzas Armadas no como la Fuerza Aérea, el Ejército o la Marina, sino como un conjunto, un equipo, que se encarga de defender la Nación, en el aire, en la tierra y en el mar. Esto no es, esto que puede parecer casi una obviedad, no es una cuestión menor, estrategias individuales de cada fuerza, de no actuar en forma conjunta, fueron – tal vez – motivos de alguna derrota que podríamos, tal vez, haber evitado, morigerado, atemperado o porqué no tal vez haber salido victoriosos.

Creo que, entonces, la asunción de que las Fuerzas Armadas de la Nación también son una sola, que también tiene que ver, porque uno piensa por qué se habría producido esta muchas veces suerte de disputa en sordina entre las fuerzas. Era producto de que, durante mucho tiempo, las Fuerzas Armadas no cumplieron con su rol fundamental, que era el de la defensa de la Nación, incursionaron en el tema de la política, y cuando se incursiona en el tema de la política siempre hay disputas. Y los políticos disputamos con una urna en el medio y en democracia. Bueno, las Fuerzas Armadas disputaban por allí poder en el ejercicio del poder y de alguna otra manera. Esto era una distorsión, que se había producido, a partir de la propia distorsión de la función, que las instituciones armadas debían cumplir en nuestro país.

Por eso la conjuntez es el segundo lineamiento estratégico, el diseño del instrumento militar en función de la misión principal y la adopción de una postura y una actitud estratégica defensiva, que cuenta con una doble dimensión: autónoma y cooperativa. Autónoma porque ya no necesitamos que nos enseñen, en ningún país, cómo defender la Patria. Además no deja de ser también una contradicción que vivimos en el pasado; nos preparaban afuera quienes podían – eventualmente – ser nuestros atacantes a defendernos; convengamos que no soy militar, no soy una experta estratega, pero no confiaría mi formación de defensa a quien puede, mañana – eventualmente – ser mi enemigo. Debería preparar mi propia estrategia, mi propia política de defensa en base a lo qué es mi país, a los recursos con que cuenta mi país y a lo que puedo diseñar en mi país.

Y de cooperación porque, también, tenemos el orgullo los argentinos de decir que nuestro país, la República Argentina y sus Fuerzas Armadas han cooperado en todas las misiones de paz, de la ONU fundamentalmente, en Haití, en Chipre, donde hemos tenido un rol preponderante. Más tarde me voy a referir, inclusive, al número de efectivos que se han desempeñado en cada una de esas misiones: MINUSTAH, en Haití y Chipre.

Derechos humanos y defensa: parecía que era imposible poder articular, por la historia que vivimos; yo dije en mi primera intervención, en este ámbito, como Comandante en Jefe, allá por el año 2008, en ese momento me referí a derechos humanos y a lo que había pasado en nuestro país y dije que iba a ser la primera y última vez que iba a hablar del tema, porque luego se iba a encargar la capitana justicia y el general tiempo, lo tengo muy bien en mi memoria. Y así fue, creo que hoy la política de derechos humanos, en materia de defensa, mediante el Decreto 825, también del entonces Presidente Kirchner, que habilita el ministerio de Defensa de intervenir en la instrumentación y función de las normas de derechos humanos; se crea también en este ámbito una Dirección Nacional de Derechos Humanos; histórico hallazgo – en el año 2003 – de la documentación en subsuelos del Edificio Cóndor; la reforma también que hicimos del sistema integral de justicia que tenían las Fuerzas Armadas, cosa que mucha gente desconoce. Por ejemplo, la Ley 26.396, de agosto, del año 2008, también durante mi primer mandato como Presidenta, donde eliminamos el fuero militar, donde los militares se juzgaban a sí mismos y también eliminamos la pena de muerte. Porque, aunque parezca mentira, en un país donde la Constitución prohíbe la pena de muerte, había pena de muerte precisamente en el Código de Justicia Militar. Parece una cuestión menor, pero para quienes pensamos que la vida solamente puede ser retirada por quien la ha creado, por Dios, no es una cuestión menor.

Se rediseñó integralmente también el sistema disciplinario, adoptándolo a la Constitución y a los tratados internacionales, en materia de derechos humanos. Ustedes saben que la reforma, del año 94, introdujo, adoptó 22 tratados internacionales, en materia de derechos humanos. Yo también fui convencional constituyente y les dio jerarquía sub intra constitucional y por lo tanto, también, los puso a nivel por sobre la legislación nacional, no podemos apartarnos en materia de derechos humanos de lo que marca la política internacional. Y en esto, también podemos decir, con mucho orgullo que nuestro país, hoy, es líder en el mundo, en materia de derechos humanos. Pero derechos humanos en serio, no somos de los que hacemos que otros apliquen los derechos humanos y nosotros los violamos constantemente o no nos adaptamos a ninguna de las convenciones que se firman. No tenemos una doble vara, un doble rasero, como se suele decir, adentro y afuera es exactamente lo mismo.

Se instruyó un único servicio de justicia, también, conjunto de las Fuerzas Armadas. Esto hace también a lo que decía al principio: al tema de terminar con los compartimentos estancos y con la visión de que cada una de las fuerzas era en sí misma algo diferente a la otra y por tanto tenía toda una estructura orgánica con cosas y servicios que se prestaban, en forma simultánea de la misma manera en cada una de las fuerzas.

Está también la desclasificación de los archivos documentales, como sucede en todas las naciones desarrolladas. El Decreto 4, del año 2010, desclasificó archivos de Inteligencia de las acciones que fueron comprendidas, en el período 1976 y 1983, relacionadas con la dictadura. También un gran orgullo, por lo menos para quienes tenemos profundamente en la Causa de Malvinas y creemos realmente que la mejor defensa que podemos hacer de nuestras islas es toda la verdad, porque ya que exigimos a los demás que reconozcan la verdad, que es nuestra soberanía, no podemos menos nosotros que también reconocer las cosas y mediante el Decreto 200, del año 2012, se desclasificó y publicó el Informe Rattenbach, del General Benjamín Rattenbach, y sus antecedentes documentales. El Decreto 503, el más reciente, del año 2015, donde se desclasificaron los documentos de las Fuerzas Armadas en todo lo relativo a la política del Atlántico Sur.

La política, también, de archivos abiertos, que es una política implantada por el gobierno del Presidente Kirchner, entrega de copias de las actas de la dictadura a organismos de derechos humanos, a bibliotecas, a universidades; muestra de las listas negras, también un hallazgo de la libertad, así se lo tituló donde se puso a disposición lo que eran las listas de personalidades del arte y la cultura, que había figurado en listas negras, en épocas en que todos sabemos y que no es que no queramos mencionar ni recordar, sino simplemente en estos momentos dar cuenta de lo que hemos hecho respecto de ellas; los archivos pertenecientes al ex Penal de Magdalena.

Hace muy poco una sorpresa que tuvimos que fue el hallazgo del fondo documental, del entonces Almirante Rojas, con lo que fue el bombardeo a la Casa Rosada, impresionante porque – esto tal vez mucha gente no lo sepa – pero ahora está en el Museo de nuestras Islas Malvinas y se encontró lo que era la agenda del General Perón, el día del bombardeo, las entrevistas que tenía y también las fotos y los daños que tuvo la Casa Rosada, con motivo de ese bombardeo; la desclasificación de documentos de Malvinas y el acceso público a todos los materiales en: archivosabiertos.com, al que cualquier argentino, cualquier ciudadano del planeta puede acceder.

Políticas de género: bueno, acá me voy a ir con una deuda, si bien hemos avanzado muchísimo en materia de género y ha aumentado un 50 por ciento el ingreso de mujeres a nuestras Fuerzas Armadas y el 15 por ciento de los efectivos son congéneres, yo decía en cada discurso que no quería irme si ver una generala, un general, no sé cómo se dice. Alguna vez un Almirante me chicaneó porque me dijo:” ¿Y cómo le va a decir al Almirante? Almiranta”. Y yo le respondí: “bueno, ya encontraremos el término, Almirante, ya la vamos a encontrar”. Pero hoy charlando esto con el ministro Rossi, me decía que tal vez, en uno o dos años más, podamos tener una mujer con las palmas, no sé qué llevan los almirantes, pero siempre me impresionan mucho las palmas, debe ser porque… ¿qué llevan? Laureles, que son palmas también o no, bueno no importa.

Queremos tener mujeres, en definitiva, para decirlo – en síntesis – sin tanto eufemismo o metáfora en la conducción de las Fuerzas Armadas también. Esta es una deuda, pero estoy segura que la van a hacer cumplir las mujeres, que están ingresando. Tengo mucha más confianza y apuesto mucho más por ellas en las Fuerzas Armadas.

También, en esta materia, se crea en el ministerio de Defensa el Consejo de Políticas de Género, la Dirección de Políticas de Género, comienzan a crearse oficinas de género y la participación desde el ministerio – que me gustó muchísimo – en la marcha “Ni una menos”, que miles y miles de mujeres protagonizaron no solamente aquí, en Buenos Aires, sino a lo largo y a lo ancho del país en todas las plazas contra la violencia de género, uno de los flagelos más tristes que puede sufrir una sociedad. Avances cualitativos – les decía – 50 por ciento de aumento y un 15 por ciento de los efectivos de las Fuerzas Armadas.

Una dimensión internacional también de la defensa, que tiene que ver con lo que decíamos al principio, con la cooperación. Ya no tenemos un protagonismo únicamente fronteras adentro, sino también fronteras afuera y en misiones de paz y también integrándonos al ámbito natural, que no es propio, uniéndonos con nuestras hermanas fuerzas armadas del Cono Sur, que es allí nuestro lugar, en el Consejo de Defensa de la UNASUR y la creación, en la Ley 2014, a propuesta de la Argentina, de la Escuela Sudamericana de Defensa, que funciona en la sede de la UNASUR, en Quito, capital del Ecuador, en ese magnífico edificio que los presidentes de nuestra región, y en especial el Presidente Rafael Correa, nos ha distinguido a los argentinos con el honor de llamar a ese maravilloso edificio, que está ubicado allí, en el centro del mundo, edificio Presidente Néstor Kirchner.

También el fortalecimiento de la región como zona de paz, algo que también debemos rescatar en todos estos años, cuando en años anteriores y no tan anteriores, en la década del 90, nos vimos enfrentados en la región, inclusive con algunos escándalos en materia de armas, también, en la región e intensificación de las relaciones bilaterales. Nuestra Fragata Libertad, esa fragata que también adquirió una dimensión diferente, a partir del lamentable episodio, cuando fue retenida ilegalmente en Ghana, y muchos aconsejaban y decían que buscaban dinero, que nunca apareció, por supuesto, para pagar el rescate. El rescate no era con dinero, el rescate era con política y con vocación de soberanía, independencia y autonomía. La independencia y la libertad no se compran, se ganan. Es por eso que jamás iba a aceptar pagar ni medio centavo por la liberación de la Fragata Libertad, que era todo un símbolo que la Argentina tenía allí atrapada y, finalmente, conseguimos su libertad, porque teníamos razón y porque se aplicó el derecho internacional.

Fragata que también, por primera vez, ancló en La Habana, en la República de Cuba y alguno se debe haber horrorizado, tal vez, hace un año o dos, pero ahora que lo han visto al Presidente de los Estados Unidos, alguno que se horrorizaba, abrazarse con el Presidente Castro ya calculo que no les parecerá tan mal La Habana ni tan terrible Cuba. Así que miren qué adelantados, antes que Obama, antes que Estados Unidos llegaron ustedes a La Habana con nuestra Fragata Libertad.

El aporte de la MINUSTAH, en el año 2004, donde enviamos al primer contingente argentino a Haití. Allí va a permanecer el hospital, en funcionamiento, que es el hospital militar reubicable, que me tocó conocer y que realmente deben sentirse – como miembros de las Fuerzas Armadas, en particular, y los argentinos, en general – muy orgullosos de la labor que despliega esa hospital, atendido enteramente por médicos y médicas argentinas, por enfermeras, auxiliares que atienden a todas las fuerzas de los distintos países, que integran la MINUSTAH, que es la Misión de Paz de Naciones Unidas.

Cerca de 12.600 militares argentinos participaron en la misión de estabilización, de Haití, como cascos azules; el mantenimiento también de la paz en Chipre. Desde el año 2003, la Argentina aportó 7.354 efectivos militares al trabajo de Naciones Unidas, allí en Chipre, cerca de esa Grecia, parte de esa Grecia, pero mejor no nos metamos en el tema. No te rías Zannini, digo parte de… y se arma un lío internacional fenomenal, pero no es así. Simplemente en Chipre, 3.354 militares argentinos participando allí.

En educación, también, hitos fundamentales de nuestras Fuerzas Armadas: en el año 2004, el debate sobre educación, en nuestras Fuerzas Armadas, en el marco del proyecto de la defensa nacional en la agenda democrática, nos abocamos a modificar los planes de estudios de nuestras Fuerzas Armadas. Se creó un consejo consultivo para las reforma de la educación de las Fuerzas Armadas y en ese año, también, se crea la Escuela Superior de Guerra Conjunta; la creación de la subsecretaría de Formación, en el año 2007; en el año 2010 se reforman los planes de la formación también de los suboficiales de las tres armas; la inauguración, en el año 2012, del Centro Educativo de las Fuerzas Armadas; la capacitación para la promoción de derechos y contra la discriminación, junto al INADI, y también la conformación de la Universidad de Defensa. Eso te habías olvidado de ponerlo y yo me acordé. Pero tienen una Presidenta con memoria, afortunadamente.

Como producto de estas reformas, tenemos una nueva formación de oficiales y ya se reformaron integralmente los nuevos planes de estudios de las Escuelas de Oficiales, de las tres armas, y este año, miren lo que duran las cosas, el tiempo que es necesario para ir cambiando las cosas, recién este año va a egresar la primera formación de oficiales- de las tres fuerzas – en el marco de los nuevos planes de educación o de reforma integral de los planes de educación. Nada es de un día para el otro, de un día para el otro se puede destruir y tirar todo abajo; pero construir y hacerlo en serio, sólidamente eso demanda mucho tiempo, mucha paciencia y por sobre todas las cosas mucha convicción.

Acá está la Universidad de la Defensa Nacional; 2014 aprobación del Congreso del proyecto, enviado por el Poder Ejecutivo que incluye las carreras de pre-grado y post-grado de formación de alto nivel paramilitares y civiles, vinculados a la defensa nacional. Implementación del Plan FiNes, un plan del que estoy particularmente orgullosa, que también se aplicó aquí como en todo el ámbito del sector público, el Plan FiNes, un plan que pensamos allá al principio de mi primer mandato, el año 2007, 2008, cuando advertimos que a mucha gente, con todo lo que había pasado en el país, porque había perdido el trabajo, porque las madres no habían podido completar sus estudios y habían muchas gentes a las que le faltaban dos o tres materias y empezamos así con dos o tres materias, cuatro o cinco y finalmente fuimos extendiéndolo y se han graduado ya casi 600.000 argentinos en la escuela primaria, o en su escuela secundaria, obtenido su título, mejorado su posición en los escalafones de revista, porque han obtenido el título y lo que es mejor aún muchos de ellos ingresando a las nuevas universidades, a las 54 universidades nacionales públicas y gratuitas, de las cuales 19 fueron creadas durante nuestra gestión.

La formación profesional y capacitación también de voluntarios, el “Conectar Igualdad”, la distribución de las computadoras en el programa de acceso de “Conectar Igualdad” también llegó a todos los liceos militares. Todos los alumnos tiene su neetbook, fueron entregadas casi 5.000 neetbook este último año en los liceos militares argentinos, un plan de conectividad, de acortar la brecha militar del cual nadie podía ni debía estar ausente, ni de uniformes, ni de civiles, ni del Norte, ni del Sur, ni del centro ni de las montañas, todos los argentinos conectados.

Ciberdefensa: que es el gran desafío que hoy enfrenta yo creo que la etapa civilizatoria, aquí hemos creado el Comando Conjunto de Ciberdefensa, en mayo de 2014. La ciberdefensa y la Dirección General de Ciberdefensa, y en septiembre de 2015, en unos pocos meses más, vamos a crear el Centro de Ciberdefensa. Esto les puedo asegurar, es una de las claves de ahora y del futuro. La dominación ya no es solamente se hace en forma convencional, a través de invasiones o armas, al contrario, hoy, el estadío superior que están llevando las potencias dominantes es el ataque cibernético, el poder ingresar en los sistemas, metadatos. Les recomiendo la lectura de un libro fascinante, escrito por Glenn Greenwald, un ex periodista de “The Guardian”, que se titula: “Snowden, sin un lugar en el mundo, donde esconderse”. Y la verdad que nunca mejor puesto ese título, cuando uno entra en ese mundo, sobre todo también le cuentan los propios protagonistas, lo que significa, hoy, el espionaje.

No el espionaje, estamos acostumbrados a las películas de espías de James Bond. Bueno, eso se acabó, ni nadie es tan buen mozo como James Bond ni nadie hace las cosas que hacía James Bond. Hoy es mucho más fácil, mucho más sofisticado, lo pueden hacer y normalmente lo hacen, además, gente muy joven porque son los que tienen el lenguaje y el software de la informática. Nosotros, la mayoría de los que estamos acá, somos, lamento comunicárselos por más que algunos tal vez se crean muy adelantados, la generación de la lectoescritura. Nuestra cabeza, nuestro sistema de comprensión, nuestro sistema de funcionamiento está hecho hasta ahora para ese lenguaje. Hay un nuevo lenguaje que los jóvenes entienden, se adaptan absolutamente e, incluso, uno puede encontrarse con personas que ni siquiera tienen su título secundario y sin embargo, son verdaderos cerebros en materia de lo que es el ataque cibernético.

También, en materia se sostén logístico antártico, este año cumplimos 110 años de presencia de nuestras Fuerzas Armadas en el Continente Antártico. Contamos con 13 bases, 6 permanentes y 7 temporarias; hay una articulación permanente entre el ministerio de Defensa con la Dirección Nacional del Antártico y el Instituto Antártico Argentino que depende de la Cancillería. Cada campaña antártica cada verano, involucra a más de 1.500 personas del ministerio de Defensa, que no solamente realizan tareas propias militares, sino y fundamentalmente, de carácter científico. Nuestras misiones en la Antártida, tienen, por sobre todas las cosas, además de la reafirmación, obviamente, de la soberanía, una comprensión y una visión esencialmente científica. La próxima apertura de una base antártica también permanente de apoyo logístico en Petrel.

En radarización, hemos avanzado muchísimo. Radarización del espacio aéreo. En el año 2004, el presidente Néstor Kirchner, es inevitable referirse a él, porque con él comenzó todo, crea el Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial, SINVICA, y comenzamos un trabajo conjunto entre las Fuerzas Armadas y el INVAP para la fabricación de radares. Radares Primarios Argentinos, RPA, el contrato con INVAP, prevé la instalación de 6 de estos radares. Los dos primeros ya están instalados y funcionando, uno, en Las Limitas, provincia de Formosa y, el otro en Ingeniero Juárez, también en la provincia de Formosa. Y se está instalando el tercero de estos 6 radares en Pirané. Los 3 restantes, serán instalados entre fines del 2015 y el año 2016. Radar Secundario Monopulso Argentino, se instalaron de estos 22 radares para el control del tránsito aéreo.

Cuando empezamos con esto en la Argentina, solamente 4 aeropuertos argentinos estaban radarizados; hoy tenemos 26 aeropuertos radarizados y estamos ya cubriendo el 95 por ciento de las rutas aéreas argentinas. No estamos hablando del siglo pasado, estamos hablando apenas de hace 12 años atrás.

La recuperación, y esto quiero hacer un hincapié especial, porque ha sido una constante en todas mis intervenciones en estas cenas y que es la recuperación del rol de la industria para defensa, la recuperación del rol industrialista histórico que las Fuerzas Armadas desempeñaron en nuestro país y que, realmente, conocieron épocas de gloria. Y es esto lo que queremos recuperar. No la gloria, sino la industrialización, que la defensa también sea vista y se efectivice como una industria que desarrollan nuestros técnicos y nuestros científicos.

Por esa razón, es que hace muy poco tiempo promulgamos una ley que se debió a una iniciativa legislativa del hoy Secretario General de la Presidencia, el doctor Wado De Pedro, entonces legislador nacional, que presentó un proyecto de Ley por el Fabricaciones Militares no puede ser objeto de más privatizaciones salvo que lo sea por ley. Todos ustedes saben lo que pasó con Fabricaciones Militares, que se privatizó la mayor parte de ella en condiciones absolutamente perdidosas para las Fuerzas Armadas y, obviamente, para la Nación argentina.

Esta Ley prohíbe, de ahora en más, la privatización de cualquiera de las instituciones de Fabricaciones Militares y si alguien quiere hacerlo, porque estamos en democracia y así lo concibe la Constitución, deberá enviar una ley al Parlamento y someterla a la discusión de todas las fuerzas política que tengan allí representación. Ya no más a tiro de decreto una privatización de Fabricaciones Militares.

Y en materia de Fabricaciones Militares, en el año 1990, cuando se declararon sujetas a privatizaciones todas las unidades productivas y fábricas militares y, bueno, llegamos a lo que llegamos: al desmantelamiento, al desguace total de lo que supo ser en algún momento un orgullo para todos los argentinos. Fue entonces que comenzamos lentamente a reconstruir ese rol de industrialización de nuestras Fuerzas Armadas. Por decreto del Poder Ejecutivo, pasa a depender del Ministerio de Planificación para iniciar un proceso de transformación jurídica, estructural y operativa. Y Fabricaciones Militares vuelve luego en el 2013, a la órbita del Ministerio de Defensa ya con el know how que había adquirido en el Ministerio de Planificación, donde se le dio el envión necesario porque no estaba en condiciones del sector de Defensa de poder hacerlo.

Y en el año 2014, después de 60 años, 6 décadas vuelve a abrirse una nueva fábrica militar en Jáchal, San Juan, en materia de explosivos. En el año 2015, lo que recién decía, una ley que prohíbe, precisamente, la privatización indiscriminada. Fabricaciones Militares recupera capacidades, instalamos y reinauguramos hace poco en Río Tercero…Ustedes, muchos militares, deben conocer las condiciones en que estaban esos galpones, rotos, ratas, en fin, era lo único que había. Se reconstruyó íntegramente y de allí salieron los primeros 10 vagones Tolva granarios, para carga de granos. Fíjense ustedes, es un contrato que une al Ministerio de Transporte con el Ministerio de Defensa para la producción de 1.050 vagones y la fábrica con una capacidad de producción de hasta 3 vagones por día, por lo cual, en plena función va a poder producir 600 vagones al año que va a permitir, además, aplicar competitividad en nuestra economía, porque el transporte de los granos, se hará a través del sistema ferroviario que es, en término de precio de transporte, un 75 por ciento más barato que el transporte por tierra o por material rodante, por ejemplo. También otro tipo de vagones como el Bogie, que es el carrito de las ruedas para transportar también otro tipo de vagones. Con una inversión de 1.000 millones de pesos, el otro día tuve mucho orgullo de ver esa fábrica a pleno, reluciente y entregando los 10 primeros vagones Tolva.

La Fábrica Argentina de Aviones, FADEA. Bueno, fue el otro día cuando salíamos de Mendoza, veníamos con el ministro de Economía caminando al Tango 01 para retornar aquí a Capital Federal y, de repente veo unos aviones pequeños, relucientes y pilotos que los estaban operando y no pude resistir la tentación. El jefe del Aeropuerto que me acompañaba, el brigadier de la Base, le pregunto qué son, son los aviones Pampa. Puedo ir a verlos. Y allá nos fuimos, yo no pude meterme adentro de uno de ellos, pero el Ministro sí se metió atrás, en el lugar que acompaña al piloto de combate, y la verdad que cuando uno se acerca…el avioncito de afuera parece un avioncito chiquitito, pero cuando uno se acerca y mira el grado de tecnificación que tiene en materia de todo lo que es el comando y le pregunto pero esto lo hicimos todo acá. Todo acá, Presidenta, me dijo. Y la verdad que un gran orgullo.

En 1995 se había entregado a la Fábrica Militar de Aviones en concesión a la estadounidense Lockheed Martin y en el 2008, la adquisición de las acciones de la estadounidense y la creación de una nueva fábrica de aviones, FADEA, Brigadier San Martín, ese gran argentina que tanto hizo por la grandeza de la Nación. No es solamente por la Fuerza Aérea, es por la grandeza de la Nación.

En 2014, FADEA, vuelve a exportar gracias al contrato que hemos firmado con EMBRAER, la compañía de aviones brasilera para la fabricación de partes del avión KC 390. El KC no tiene absolutamente nada que ver, es pura coincidencia. También el IA 63 PAMPA, que se modernizaron y remotorizaron 8 unidades del avión IA 63 PAMPA y en diciembre del 2003, se aprobó el contrato entre el Ministerio de Defensa y FADEA para la fabricación de 40 aeronaves PAMPA y PAMPA GT.

Sistema Aéreo Robótico Argentino, SARA, que estamos trabajando también en un contrato firmado con INVAP. Los argentinos tienen que saber que estamos en el ámbito de FADEA, un contrato firmado con INVAP, para la fabricación de aviones no tripulados. Lo que comúnmente se conoce con el nombre de Drones. Bueno, los argentinos estamos fabricando drones de una empresa argentina como INVAP con nuestras Fuerzas Armadas. Las tecnologías se transferirán a Fabricaciones Militares y FADEA, que serán los responsables de la producción en serie de los productos desarrollados. O sea, todo desarrollo científico, el proyecto, la ejecución, la matriz lo hace INVAP. Una vez que termina esto, entrega la tecnología, el know how a Fabricaciones Militares, a FADEA que se encarga de la producción de estos drones. Impensable hace unos años atrás.

TANDANOR, también sometida a privatización en 1991, quiebra en el año 2000, en el año 2007 se declara fraudulenta la quiebra y en el 2010, año de nuestro Bicentenario, nace el Complejo Industrial Naval Argentino, CINAR, uniendo los talleres de TANDANOR con Astillero Almirante Storni y se recupera nuestra capacidad, por ejemplo, para el mantenimiento de submarinos.

Recuerdo cuando inauguramos la terminación de lo que se denomina “media vida” del submarino San Juan y también, por primera vez, porque no teníamos las capacidades tecnológicas, estamos modernizando y reconstruyendo el rompehielos Almirante Irizar. El Almirante Irizar, como todo rompehielos, debía ser reparado en Brasil porque nosotros no teníamos la tecnología ni las capacidades para hacerlo. Hoy lo estamos haciendo los argentinos. Se realiza en nuestro país y en toda Latinoamérica, la reconstrucción total de un rompehielos. Total, repito, porque ni siquiera tampoco se hacía totalmente en Brasil, tenían que traer tecnología de otro lado. Es la obra con mayor complejidad que se está haciendo en los 130 años de TANDANOR: la modernización y recuperación del histórico Almirante Irizar. Es la obra más importante en toda la vida de TANDANOR y la estamos haciendo acá nosotros los argentinos.

El presupuesto destinado a desarrollos tecnológicos y productivos para la defensa, que es uno de los grandes roles que yo creo es también objetivo de defensa nacional, se multiplicó 70 veces entre el año 2003 y el año 2015. Para que tengan una idea en cifras: en el año 2003, para desarrollos tecnológicos y de producción e Fuerzas Armadas en materia de defensa, se destinaba la suma de 61 millones de pesos; en el año 2015, estamos destinando 4.272 millones. Es un incremento del 6.834 por ciento, mídanlo con los índices y con las varas que mejor les guste, pero nunca había pasado desde hacía mucho tiempo algo similar en la República Argentina, pese a que algunos se desgarraban las vestiduras hablando de las Fuerzas Armadas. No se trata de hablar de las Fuerzas Armadas, se trata de construir y reconstruir a las Fuerzas Armadas de la Nación y en eso es en lo que estamos.

El equipamiento logístico también del Ejército Argentino, que teníamos urgencias y se invirtieron 930 millones en equipamiento de combate individual. Nos faltaban uniformes en forma para nuestros soldados. La modernización de los aviones Hércules C130, que se firmó el contrato para la modernización de 5 aviones Hércules. La inversión total ronda aproximadamente la suma de 75 millones de dólares. Los GROB 120 TP, que con las últimas 6 unidades recibidas, completamos los 10 aviones GROB TP 120 para entrenamiento de civiles y militares. Fueron adquiridos en Alemania y ensamblados totalmente en FADEA, en la provincia de Córdoba. La adquisición de 2 helicópteros Bell 412 EP. La operación demandó 17 millones de pesos para tareas de rescate, traslado y apoyo a la comunidad.

La adquisición también de buques para la Armada Argentina, la compra de 4 remolcadores polares de origen ruso. Una capacidad de operación en aguas antárticas y de patrullaje de nuestro litoral marítimo con una inversión de más de 8 millones de dólares.

Las emergencias. Las emergencias que hemos tenido desgraciadamente en la República Argentina y en la cual debo reconocer y agradecer a todo el personas de nuestras Fuerzas Armadas cómo se han comportado en cada una de estas emergencias normalmente de carácter climatológico, como fueron las inundaciones en la ciudad de La Plata, como fueron las erupciones en distintas oportunidades de los volcanes en la Patagonia, las inundaciones en Córdoba también donde asistimos prontamente y, en general, allí donde hubo una emergencia, los primeros que llegaron fueron nuestros soldados, nuestras Fuerzas Armadas desde el agua potable con bombas potabilizadoras hasta la ayuda con médicos, hasta el tema de carpas para los evacuados, alimentación, etcétera con una gran cooperación, además, de organizaciones civiles y también organizaciones sociales políticas que, mancomunadamente, con nuestras Fuerzas Armadas, se dedicaron y dieron su esfuerzo y su servicio a ayudar a los compatriotas que estaban en dificultades en esos momentos. Es también una manera de articular una defensa, porque nuestras Fuerzas Armadas, deben ser queridas por nuestro pueblo y deben sentirse necesarias por el pueblo. Y, realmente, creo que es una tarea que estamos logrando y hemos logrado con éxito.

Y no puedo dejar de mencionar tal vez, lo que a mi criterio, ustedes saben que yo creo que muchos de nuestros problemas obedecen también muchas veces a prejuicios culturales o a saberes que creemos que son de una manera y son de otra. No puedo dejar de mencionar lo que vivimos en esta última semana de mayo cuando se trasladó el sable corvo del Padre de la Patria, el general San Martín, a su lugar histórico.

Yo sé que por allí a algunos les hizo un poquito de ruidito en el estómago porque, bueno, querían tener el sable corvo ahí en el Regimiento de Granaderos, pero créanme y estoy segura que San Martín está absolutamente feliz en donde esté, de que su sable esté allí en el Museo Histórico Nacional, en la historia nacional, acompañado por los sables de Belgrano, de Dorrego, del Almirante Brown, del Brigadier General don Juan Manuel de Rosas, del general Las Heras y de tantos otros argentinos que dieron su vida y construyeron la patria.

Fuerzas Armadas comprometidas en situaciones de emergencia y ver esos chicos también…no puedo dejar… y esto creo que es tal vez, el avance más importante que hemos logrado: ver a toda la población volcada a las calles, acompañando la marcha de ese sable; ver a muchos chiquitos, a miles de niños argentinos orgullosos en el Día de la Patria, con el uniforme, con el birrete, con el sable de cartón que también, desde ese gran aporte cultural que es Paka-Paka, de la Televisión Pública, ha hecho con ese personaje Zamba, enseñarles a nuestros niños a amar y a conocer a nuestros próceres.

Los ídolos de nuestros niños no pueden seguir siendo un agente de espionaje o monstruos que nos crean en Hollywood. Nuestros héroes para los niños, tienen que ser los héroes que construyeron la patria. Eso también es construir nacionalidad e identidad. Y en esto creo que todos tenemos que colaborar.

Y yo lo sentí ese día, porque fue uno de los días más emotivos que me tocó vivir cuando el granadero que desenfunda el sable y lo deja sobre la Bandera de Los Andes, luego lo tomé con mis manos para colocarlo allí en el centro de ese Museo. Pocos días tan emotivos para una persona que ama la historia de su país y que cree que todavía debe ser conocida bien a fondo por todos los argentinos.

Avances logrados: también la capacitación del personal militar para situaciones de emergencia. Porque en una de las cuestiones que siempre hemos tenido, la emergencia requiere una preparación de manera tal que, ante el evento, no se salga a tontas y a locas, sino de una forma planificada, tener una planificación para cualquier emergencia y el tipo de emergencia que se produce, para saber cómo tienen que ser los desplazamientos, quiénes deben llegar primero, tener zonificado el país. Todo lo que requiere el abordaje integral e inteligente, sobre todo, de la emergencia.

Podría hablar también del fortalecimiento de los hospitales militares, de las tareas de la comunidad, como por ejemplo, el agua potable para 180 familias de un barrio de Florencio Varela, los hospitales militares como, por ejemplo, diagnóstico de infraestructura y equipamiento junto a la Universidad Nacional de Rosario, o, por ejemplo, en Río Gallegos, mi ciudad, donde hemos equipado totalmente el Hospital Militar de la Brigada; la apertura de la comunidad de hospitales militares.

Ahí todavía tenemos que darle una vueltita más, porque muchas veces, la costumbre de vivir en los barrios militares o tratar solamente con los propios militares, hay una cierta, yo no diría resistencia, pero hay un cierto grado de reticencia para abrir definitivamente esos hospitales a la comunidad y atender, no solamente a los soldados o a los oficiales o a los suboficiales, sino a todos los argentinos, porque todos los argentinos contribuyen al sostenimiento de esos hospitales y a sus Fuerzas Armadas.

Podría seguir mencionando numerosas acciones, pero creo que lo realmente importante, es comprender que esto que estamos haciendo en este ámbito, no es algo aislado, no es una política para las Fuerzas Armadas, una política para la ciencia y la tecnología o una política para la educación.

Al contrario, es un concepto integral de nación que derrama en todas y cada una de las partes que conforman esa nación. Y explica los esfuerzos humanos y colectivos y los recursos económicos necesarios para dotar a la Argentina de soberanía. Soberanía: por favor, graben a fuego esa palabra en sus corazones y en sus cabezas, va a ser la palabra que va a definir el devenir de este siglo XXI.

No estamos hablando de la soberanía de un límite territorial o la soberanía que implica cantar con orgullo el himno o izar la bandera. La soberanía que debe darse en todos y cada uno de los ámbitos: en la producción, en la industrialización, en la ciencia y en la tecnología.

Ese Faro de la Soberanía que inauguramos en el Museo de nuestras Islas Malvinas, no es solamente una soberanía territorial, no es solamente una soberanía declamada; es una soberanía que define a un país que quiere tener identidad propia y que quiere tener, fundamentalmente, autonomía razonable en un mundo que sabemos interdependiente pero que necesitamos imperiosamente, reconstruir con mucha fortaleza para que las variables externas, cuando se producen en forma desfavorable a nuestros intereses, tengamos la fuerza suficiente para amortiguar los daños que se pueden hacer y lo hemos logrado.

En una Europa que se debate, hoy podemos decir que nuestra economía, pese a todos los pronósticos, algunos tal vez porque los habían convencido, otro tal vez, creo la mayoría, interesados, afortunadamente para nosotros los argentinos, no se ha cumplido ninguno.

¿Pero por qué? Porque hemos desarrollado un proceso de reindustrialización, un mercado interno muy fuerte, un desarrollo y una inversión en ciencia y en tecnología, en cultura, en educación sin precedentes en toda nuestra historia, un crecimiento del Producto Bruto también sin precedentes.

Por eso podemos hacer estas cosas en las Fuerzas Armadas y además, porque no habrá Fuerzas Armadas grandes en una nación que no lo sea. Los momentos de mayor gloria de nuestras Fuerzas Armadas, los momentos de mayor identificación del pueblo con sus Fuerzas Armadas, han sido en los gobiernos que han dotado, no solamente de soberanía en los símbolos en el territorio, sino también de soberanía popular a nuestro país y a las sociedades.

Y este creo que es el legado más importante que podemos hacer quienes nos desempeñamos en la política como militantes, como dirigentes políticos y quienes han elegido también por vocación no la política, sino ser soldados de la nación.

Ser soldados de la nación, no significa levantarse temprano, saludar la bandera y cantar el himno. Ser soldado de la nación, también significa identificar los intereses personales y colectivos como fuerza con los del Estado nacional. El Estado nacional, no estoy hablando del Gobierno nacional, estoy hablando del Estado nacional que es, precisamente, el instrumento que hemos recuperado luego de décadas de neoliberalismo que nos dijeron que el Estado estaba de más. Y a ustedes también les dijeron que estaban de más, porque, en definitiva, no necesitaban Fuerzas Armadas preparadas para el desarrollo, para la producción y para defensa nacional.

Se necesitaban tal vez, Fuerzas Armadas para recordarlas el 25 de Mayo o del Día de los Granaderos o para un desfile miliar. Son lindos los desfiles, me gustan, hay que hacerlos. Pero antes que desfilar, hay que saber que tenemos que conformar un país, un Estado fuerte en un mundo que cada vez va a ser más complejo y más difícil y que el rol que ustedes tienen que tener como soldados de esa nación, es contribuir a su defensa.

Y contribuir a su defensa, es, precisamente, tener la identificación con nuestra historia, aprender de nuestros errores, corregir los que todos hemos tenido y todos juntos, en forma unida, solidaria, que no significa pensar igual respecto a todo, pero sí significa pensar igual en una sola cosa: en que la patria debe estar por sobre cualquier interés partidario, corporativo o sectario.

Creo que esto, tal vez, sea lo más importante que hemos logrado en estos años. Más allá de críticas, de errores y de desaciertos que todos podamos haber tenido porque, bueno, quien gobierna y quien hace normalmente también se equivoca. Pero lo hemos hecho con un profundo amor a la patria, con una defensa irrestricta frente a ataques como nunca se vieron, externos e internos.

Hace pocos días, vimos como una nación, cuna de la democracia, de nuestra propia cultura occidental, Grecia, se debatía y se debate en una situación similar a la que vivimos en el año 2001. Esto nos tiene que dar un aprendizaje a todos nosotros y, fundamentalmente, a ustedes que muchas veces también han sido utilizados externa e internamente para defender intereses que no eran los del país, que eran los de grupos y que muchas veces vemos que siguen gozando de los mismos beneficios mientras otros están purgando las penas por las cosas que los mandaron a hacer y les hicieron hacer.

Por eso yo quería en esta mi última Cena de Camaradería de las Fuerzas Armadas, convocarlos a que nunca más, nunca más se dejen llevar por un canto de sirenas. En todo caso, hagan como Ulises, átense al mástil de la nave para ver cómo es el canto, pero nunca más se dejen llevar por los que a la hora de hacer las cosas son el ejército de los animémonos y vayan.

Nunca más, soldados de la patria, nunca más esos errores. Creo que todos hemos aprendido y están dadas las condiciones, están dados los cimientos sólidos para seguir construyendo este gran país que es nuestra casa, la República Argentina.

Muchas gracias y quiero brindar por nuestras Fuerzas Armadas y por la patria.

¡Salud! (APLAUSOS)


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: