Cristina Fernández inauguró obras en el Hospital Posadas.

25–11–2015 / El Palomar: Acompañada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el ministro de Salud, Daniel Gollan, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró este mediodía las obras de ampliación del Hospital Posadas, que requirieron una inversión de más de $ 21,5 millones por parte del Estado nacional.

En el contexto del “Plan Director Etapa 1”, iniciado en Septiembre 2010, el hospital público de alta complejidad que está ubicado en El Palomar, partido de Morón, y posee un área de influencia de más de 7 millones de personas, recibió una inversión nacional superior a los $ 544 millones, con el fin de garantizar la calidad de atención a los pacientes.

El Hospital Posadas es el único nosocomio polivalente nacional que atiende distintos niveles de complejidad y uno de los hospitales públicos más grande de Latinoamérica en relación a la cantidad de prestaciones y trabajadores que forman parte del sector.

Durante el acto, la jefa de Estado inauguró además, mediante videoconferencias, la puesta en funcionamiento de los consultorios externos, laboratorio y diagnostico por imágenes del Hospital de la Baxada “Dra. Teresa Ratto”, en Paraná, provincia de Entre Ríos; y presentó el avance de obras de los Hospitales del Bicentenario de Ituzaingó y Esteban Echevarría.

La inversión total para la obra y adquisición de equipamiento de los Hospitales del Bicentenario de Esteban Echeverría, Ituzaingó, Paraná y Escobar, el cual aún se encuentra con su obra en ejecución, supera los $ 1.440 millones, con fondos invertidos por el PAMI (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados).


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DE OBRAS DEL HOSPITAL POSADAS, PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Gracias, muchísimas gracias -no me voy a ir, quédense tranquilos, siempre voy a estar con ustedes, siempre-, por estar hoy aquí en Morón, El Palomar, provincia de Buenos Aires, y junto a nosotros el perfil que se recorta de este emblemático e histórico hospital o centro de salud.

Emblemático porque durante décadas fue abandonado, porque durante mucho tiempo sus trabajadores estuvieron precarizados, porque además sus instalaciones estaban obsoletas, pero además de emblemático de lo que fue la salud durante décadas en nuestro país para los gobiernos de turno, es histórico también porque de este edificio faltan once trabajadores que fueron arrebatados durante la noche oscura de la dictadura y en sus legajos rezaba la frase “cesante por abandono”, porque no se habían presentado a trabajar.

Hoy a su Director y a la Directora de Derechos Humanos, les hemos dado los legajos reparados de esos once trabajadores, que no habían abandonado su trabajo, sino que por el contrario, los habían llevado para más tarde desaparecerlos definitivamente.

Hoy también culminamos las obras a las que nos habíamos comprometido: la primera etapa del Plan Director. Más de 350 millones de pesos destinados a las nuevas salas de showroom pediátrico y de ingreso a los nuevos doce quirófanos. Hoy no los pudimos ver, no pudimos ver la mayor parte de la obra.

¿Saben por qué? Porque estaba lista durante la veda y cuando me vinieron a consultar dije “lo abren ya porque la gente lo necesita ya, no vamos a estar especulando para inaugurarlo y mostrarlo durante la campaña electoral”. Y hoy hay gente en los quirófanos, hay profesionales luchando por la vida de otros argentinos, ayudando a recuperar la salud a otros argentinos.

Hoy pude recorrer la sala del showroom pediátrico donde estaba Isabella, una niña pequeñita que había tenido un accidente y que estaba junto a su madre y a su padre y también junto a otros pacientes.

Y quiero decir que también hoy estuvimos en videoconferencia con Ituzaingó, que está en la provincia de Buenos Aires, acá nomás, era el antiguo gran partido de Morón que todos saben a partir de qué momento se dividió en tres partidos.

Y también en Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires, y en Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos. En los dos primeros, en Ituzaingó y en Esteban Echeverría, ya con más del 90 por ciento de la obra avanzada y en Paraná ya inaugurando muchas secciones de estos hospitales modelo.

Yo quiero decirles a todos los argentinos, que el PAMI ha invertido más de 1.400 millones de pesos en la construcción de estos tres modernísimos hospitales.

El primero que tiene Ituzaingó, que no tenía hospital; el mejor de Estaban Echeverría, que era apenas un hospital municipal, como nos señalaba su Intendente, de 120 camas, y en Paraná también. De esos 1.400 millones, ya han sido abonados por esta gestión más de 1.200 millones.

Por eso para la inauguración de estos hospitales, que será por los meses de mayo y junio, solo le resta pagar a la próxima administración 235 millones de pesos y un poco de equipamiento. Miren qué diferentes etapas y épocas. Ojalá, cuando él llego el 25 de mayo del 2003, hubiera dejado el gobierno anterior tres hospitales nuevos listos para inaugurar dentro de dos o tres meses.

También dejamos listo para ser entregada al nuevo gobierno, toda la documentación que se requiere para llamar a licitación de la Etapa II del Plan Director. Está todo listo, solamente va a ser necesaria la decisión política de hacerlo, tienen toda la documentación preparada para esa licitación.

También hoy, y por eso nos acompaña en la mesa nuestra querida ministra de Cultura, Teresa Parodi, dos hitos importantes: el primero, el honor de entregarle a la Secretaria General de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, la promulgación de la Ley del Actor, que reconoce como sujetos de derecho a los actores argentinos que carecían de toda protección o cobertura previsional.

Esos hombres y mujeres que nos hacen llorar o reír, o que nos hacen emocionar desde una película, desde una cámara de televisión o desde el antiguo radioteatro.

Por eso también hoy presentamos lo que denominamos “La plataforma Odeón”, que es nada más ni nada menos que una muy humilde, porque mañana sino voy a ser motivo de sorna en los diarios, muy pequeña, una suerte de Netflix criollo en el cual todos van a poder acceder a más de 700 horas, al día de hoy, y 200 horas más de buenas películas argentinas, de series argentinas en un emprendimiento conjunto del INCAA y ARSAT.

A través de las redes sociales, de tu tablet, de tu netbook, de tu computadora, de tu celular podrás ver películas argentinas que, dicho sea de paso, hoy se informó que este 2015, a esta altura, hemos roto el récord de venta de tickets de cine en la República Argentina, más de 42 millones, récord en los últimos 30 años de venta de entradas de cine a un promedio de 62 pesos cada una.

La cultura, la salud que, como decía también Fernando Grey, no se hace únicamente construyendo hospitales, se hace además haciendo lo que hemos venido haciendo desde el primer día de gobierno aquí en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país: agua potable, cloacas, obras sanitarias, plantas de tratamiento, acceso al gas, a la educación, mejores colegios, viviendas, todo lo que contribuye el universo para que los argentinos… (corte en la transmisión)

Que hace pocos días…en paz, en absoluta paz, tranquilidad y normalidad y convivencia entre los 42 millones de argentinos en un hecho inédito: por primera vez hubo balotaje en nuestro país.

La diferencia entre ambas fuerzas, porque son dos únicamente las que intervienen, obviamente, en un balotaje, fue muy escasa, muy chiquita. Y yo me pregunto hoy aquí: si hubiera sido al revés, ¿qué estaría pasando hoy en la Argentina? ¿Hubieran reaccionado como lo hicimos nosotros, con la grandeza y la comprensión y la vivencia democrática que debemos tener como argentinos?

Y hoy que estamos firmando junto a los gobernadores argentinos, a muchos de ellos, la refinanciación de los pasivos provinciales, que les permite ir desendeudándose cada año más como lo ha hecho el país, no puedo olvidarme, y cuando lo miro veo a mi ex ministro de Salud y actual Gobernador de la provincia de Tucumán, Juan Manzur, que ganó por 14 puntos de diferencia, sin embargo se mantuvo en vilo a todo un país y a toda una sociedad por un pretendido fraude.

Por eso yo quiero decirles a los argentinos, a todos, a los 42 millones, a los que nos votaron y a los que no nos votaron, que se queden tranquilos, nosotros no vamos a hacer las cosas que nos han hecho a nosotros.

¿Saben por qué? Porque este espacio político plural y diverso, cuyo uno de sus principales componentes es el peronismo, del que soy militante desde muy joven, ha sufrido persecuciones, privaciones, proscripciones como nunca tal vez ningún otro partido político en la Argentina.

Y es precisamente, en nombre de esos dolores, en nombre de esas tragedias, que jamás se nos ocurriría hacer algo que dañara la gobernabilidad y la convivencia de los argentinos; al contrario, vamos a velar por los derechos de todos los argentinos para que sean respetados, para que sean reconocidos.

Vamos a colaborar, no vamos a dejar nunca a un gobierno sin presupuesto, como me tocó gobernar a mí, en el año 2010, cuando nos dejaron sin presupuesto.

¿Saben por qué? Porque los hombres y mujeres que integramos este espacio político, sabemos de las responsabilidades de gobierno. Y saben qué, además, sabemos que cuando las responsabilidades de gobierno no se cumplen no impactan en los que más tienen y en los ricos, sino en los de abajo, en los más vulnerables.

Por eso siempre sostenemos las instituciones, la gobernabilidad, porque sabemos que cuando ésta se rompe, como nos sucedió en el año 2001, los más vulnerables, los que más sufren y los que aún pierden la vida son los de abajo.

Yo los desafío a que entre las víctimas de aquel año 2001 encuentren a alguien que no haya sido del pueblo trabajador o humilde, son siempre los que le ponen el pecho cuando los derechos de todos son conculcados; son ellos los que salen a la calle, los que menos tienen, los que son más castigados y muchas veces los que nunca tuvieron nada.

Por eso quiero darles a todos los argentinos la tranquilidad de que la responsabilidad que la historia y que nuestras propias convicciones y sentimientos, porque además es un sentimiento profundo no sólo el de respetar la voluntad democrática, sino de que las cosas le vayan bien a la Patria, porque por sobre todas las cosas nos inspira un profundo amor a la Patria, un profundo amor al país. Queremos que al país le vaya bien, no somos del ejército del tanto peor tanto mejor.

Por eso quiero decirles en esta tarde tan importante de esta inauguración maravillosa de la primera etapa de remodelación y reconstrucción este hospital, que también, porque he leído en letra de molde que estaban dando ingreso a gente irrestricto, yo quiero también plantearles que no solamente estaba en ruinas el Posadas, estaba en ruinas también la planta de más de 4.400 trabajadores que la integran, todos precarizados, salvo 1.000 trabajadores, algunos trabajadores con más de 20 o 30 años de antigüedad precarizados.

Se hicieron concursos, nadie entró sin concurso y es más, hay 1200 trabajadores que por no reunir las condiciones, precisamente están como monotributistas. Por eso a los que sostienen que entraron por la ventana, acá nadie entra por la ventana, nosotros no acostumbramos a meter a nadie por la ventana, entramos y salimos por la puerta como debe ser siempre.

Entramos y salimos por la puerta, por la misma puerta que entramos, por la misma puerta salimos, pero salimos, además, con el orgullo como argentinos de haber cumplido parte de la tarea, y fíjense que no digo cumplido la tarea, nunca nadie que gobierne termina de cumplir la tarea, porque siempre va a haber alguien al que todavía le falte trabajo, que esté precarizado, que no pueda acceder a su vivienda propia, que por ahí no tenga acceso a un centro de salud moderno y complejo.

Hoy me tocaba visitar en una obra que también ya está por terminar, lo que se denomina “Casa Posadas”, detrás del hospital.

La “Casa Posadas” va a ser, ya está casi terminada, un lugar de alojamiento para aquellas familias que viniendo del interior, o teniendo que trasladarse demasiado lejos, en los tratamientos ambulatorios, por ejemplo, de quimioterapia, van a tener a su disposición un alojamiento de 26 habitaciones, cocinas, baños y esparcimiento para poder estar aquí también, dignidad a la gente, a los que menos tienen.

Les decía que entramos y salimos por la misma puerta, pero salimos con muchas cosas más porque cuando entramos casi un cuarto de los argentinos no tenían trabajo y hoy cuando salimos hay un índice de desocupación del 5,9; entramos con una Argentina donde había impunidad y salimos habiendo iniciado la tarea de reconstrucción y reparación de la memoria, la verdad y los derechos humanos más importante que se registrar en la historia del mundo.

Y debo decirlo, del mundo, pocos países, no recuerdo ninguno, que hayan juzgado ellos mismos sus propios crímenes, siempre han sido tribunales internacionales ad hoc, empezando por el drama y la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. Es la primera vez que un país con sus propios tribunales, con sus propios jueces y con sus propios derechos y garantías que otorga la Constitución, juzga un genocidio.

Por eso cuando el otro día, el domingo 22, me tocó leer a mí y a otros argentinos un editorial del mismo diario que le dijo a Néstor Kirchner que apenas iba a durar un año en el gobierno, reclamando que cesaran los juicios de lesa humanidad y cuando vi la reacción popular que esto generó pensé no solamente hemos sembrado memoria y verdad, hemos sembrado historia, coraje y cultura para defender la memoria, la verdad y la justicia.

Entramos por esa puerta con más del 50 por ciento de los trabajadores que tenían trabajo, no de todos, de los que tenían precarizado totalmente y hemos descendido considerablemente los índices de precarización; falta más, mucho más, pero tienen que ayudarnos los sindicatos, los trabajadores, la sociedad empoderada.

Entramos a esa casa de gobierno donde no había convenios colectivos ni consejo del salario mínimo, vital y móvil, donde había más del 40 por ciento de los jubilados con una mínima de 200 los que estaban jubilados y salimos con convenciones colectivas – ya voy a hablar de ese tema, quédate tranquila.

Entramos y salimos con un salario que es el salario mínimo, vital y móvil más importante de América latina, lo midan contra lo que lo quieran medir, contra dólares, contra inflación, paridad de poder adquisitivo; salimos con el 97 por ciento de nuestros viejos y viejas cubiertas por el sistema previsional y garantizada la movilidad jubilatoria; entramos sin ninguna cobertura para aquellos que no tenían trabajo o estaban precarizados y salimos con el derecho, no el programa o el plan social, el derecho de la AUH que significa que mientras no se consigue trabajo el Estado tiene que estar presente para que los pibes vayan al colegio, tengan educación y tengan salud, que no tienen la culpa de lo que les pasó a los padres o de lo que le hicieron a los padres.

Entramos a esa Casa de Gobierno a punto de perder las únicas dos órbitas satelitales que tenía nuestro país, porque hasta el espacio aéreo había sido privatizado; Néstor a través de un decreto sacó del medio esto y volvió a recuperar para el patrimonio de los argentinos el dominio espacial.

Pero no nos conformamos porque si no ocupábamos las órbitas las perdíamos, una de ellas era solicitada por Inglaterra. Entramos en esas condiciones y nos vamos con dos satélites en sus órbitas, hechos por argentinos, por el INVAP. Científicos argentinos, proyecto argentino, trabajo argentino, satélites argentinos.

Entramos con un déficit energético muy fuerte, pero que estaba escondido porque no había actividad económica, no se había hecho ninguna obra importante. La última obra se había hecho era allá por el 98, pero no se notaba.

¿Saben por qué no se notaba? Primero porque no había fábricas abiertas, segundo porque ustedes en sus casas, los que tenían casa, no tenían nada que enchufar. Ahora tienen que enchufar un lavarropas nuevo, una heladera, un plasma, un aire acondicionado.

Por eso había superávit energético. Falso, fue necesario construir miles y miles de megavatios para dar abasto al proceso de reindustrialización más importante, porque entramos sin industrias y salimos con un país con industrias en marcha, dándole trabajo a millones y millones de argentinos.

Entramos a esa Casa de Gobierno, a la Casa Rosada, con científicos que no creían en nada ni en nadie, con científicos que se habían ido del país, porque este país que desde la universidad nacional pública y gratuita les había dado tantas oportunidades a tantos argentinos, no les daba trabajo.

Y hoy nos vamos con más de 1.000 científicos y científicas que han retornado al país, con un Ministerio de Ciencia y Tecnología y con la inversión en ciencia y tecnología, en salarios, en laboratorios y también en eventos tecnológicos más importante que se recuerde en toda la historia de la Argentina.

Entramos en un país donde los últimos museos o espacios culturales se habían hecho hacía décadas, es más, recuerdo que había habido un gran proyecto cultural en lo que terminó siendo un hermoso shopping.

Nosotros en cambio realizamos y llevamos a cabo la inversión en infraestructura cultural, pero además inversión cultural que no es solamente en museos o en edificios, como el Centro Cultural Kirchner o el Museo del Bicentenario o el Museo de la Lengua y la Palabra, la reparación del Museo de Bellas Artes, no –ya vamos, son muchas cosas, y como no es cadena nacional no van a poder decir nada- nos vamos con una inversión que ha permitido generar una industria de contenidos y series a través del BACUA y de numerosos programas que nos han permitido que nuestros artistas por primera vez conquisten premios internacionales sin precedentes.

Más de 200 películas argentinas financiadas por el INCAA, el Estado, como nunca antes se había hecho, trabajo para los actores, trabajo para los utileros, para los cámaras, para los cableros, y también exportación. Nos vamos en un país donde teníamos que importar software y ahora estamos exportando software.

Entramos en un país donde no había habido inversión y quienes podemos dar cuenta que no había habido ni aerolínea de bandera somos nosotros, los de la Argentina profunda y lejana. Para lo que ustedes es el bondi para nosotros es el avión.

Y si no era un destino turístico rentable no llegaba nadie, con reducción de vuelos, con impacto también en el turismo. Y aquí está esta nueva Aerolíneas Argentinas, modelo en el mundo, que hemos recuperado y que hoy, lo reconoce la propia competencia privada, es de un grado de excelencia mejor, pero que además, a diferencia de los privados, va a todas las provincias argentinas, las 23, a las que son turísticas y a las que no lo son.

Porque el concepto de un país no se puede medir con una empresa, un país no es una empresa, un país es una nación, conformada por hombres y mujeres, con diversidad, con necesidades que deben ser cubiertas no con un criterio economicista o de balance, para que cierre el balance.

El balance de una empresa se cierra de una manera, pérdida o ganancia, cuánto entró y cuánto salió. El balance de un país se cierra por cuántos argentinos están adentro y cuántos quedan afuera. Por eso no es lo mismo un país que una empresa, que nadie se confunda.

Entramos a un país cuando habíamos perdido un recurso estratégico que ningún país renuncia y pierde, el energético, y nos tocó recuperar Yacimientos Petrolíferos Fiscales, convertida hoy en la empresa argentina más grande y una de las 2.000 más grandes del mundo.

Mañana vamos a ir a La Plata, y vamos a visitar las inversiones que se están haciendo en el YTEC, que es un instituto de investigación petrolera hecho en conjunto entre YPF y el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Y también vamos a visitar la modernísima planta de coque, que la va a convertir en la más importante de toda Sudamérica. Esa es nuestra YPF, sostenida y ayudada por el Estado con políticas activas, como todo el sector petrolero también privado.

Porque todos ustedes saben que ha caído el precio del petróleo, y cuando cae el precio del petróleo si vos tenés un criterio empresario bajás equipos y que la gente quede en la calle; cuando vos tenés un concepto de país sabés que tenés que mantener ese trabajo, fundamentalmente la inversión, pero fundamentalmente también que esa empresa siga funcionando para todos los argentinos hasta lograr el autoabastecimiento energético.

Podría seguir enumerando, podría seguir hablando de los derechos reconocidos de la universidades, estas 19 nuevas universidades que permiten que nuestros chicos puedan estudiar, que no tengan que hacer, como hacían no hace mucho tiempo, apenas allá por la década del 60 ó del 70, los jóvenes del sur o del norte venirse a Córdoba, a La Plata, a Buenos Aires o a Rosario para estudiar.

Esto ha permitido por primera vez en la historia que los hijos de los trabajadores, como fue también en mi época, signada por el paso del peronismo en el gobierno, pudieran llegar a la universidad.

Lo hemos logrado porque hemos protagonizado en estos 12 años y medio el proceso de movilidad social ascendente más importante del que se tenga memoria. Nadie puede decir en estos 12 años y medio que no ha progresado un poco más de lo que era su vida por el 2001, 2002 ó 2003.

También y finalmente quiero decirles que hay otros derechos, tal vez, que no eran reclamados o por lo menos no eran vistos por el conjunto de la sociedad, pero les damos cabida. Tengo el inmenso orgullo como mujer, pero como ser humano fundamentalmente, de que bajo nuestra gestión se promulgara la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Ley de Fertilización Asistida, para todas esas mujeres que no podían quedar embarazadas y no podían pagar los costosos tratamientos.

El honor de haber inaugurado el otro día el Polo Científico Tecnológico en lo que eran las ex bodegas GIOL, donde había solamente ocupas y ratas, ratas de cuatro patas digo.

Y debo decir algo, después de lo que hemos vivido en los últimos días digo que hemos hecho algo mucho más importante que todo esto y todo lo que seguramente se me olvidó enumerar. ¿Saben qué hemos hecho? Hemos empoderado al pueblo en sus derechos, la gente sabe cuáles son sus derechos, no son autoconvocados, son empoderados.

En cabeza de todos y cada uno de ustedes están los derechos y son ustedes los que deberán defenderlos si alguien se atreve a querer arrebatárselos. Aquí estaremos, junto a ustedes, defendiendo las conquistas logradas y reconociendo esta siembra de conciencia nacional, popular y democrática que hemos sembrado a lo largo y a lo ancho de la Argentina, en las mujeres, en los trabajadores, en los científicos, en los jóvenes y en todos aquellos que creen que la patria es el otro porque la solidaridad y el prójimo siguen siendo lo más importante.

Gracias argentinos, muchas gracias a todos por el esfuerzo, por el coraje, por la valentía, por el empeño puesto y porque sé que nunca más van a abandonar la lucha. Gracias todos, los quiero mucho.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

1 Comment »

  1. 1

    Muy lindas sus palabras de cierre, se podría haber hecho mas nos esconder los números reales del INDEC, la inseguridad , la pobreza y la impunidad, etc, ahora le toca a los nuevos esperamos sean mejores???


RSS Feed for this entry

Deja tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: