Archivos para junio 2016

El doctor

junio 21, 2016

doctorUn viejo doctor estaba muy aburrido luego de haberse jubilado, así que decidió abrir una consulta privada.

Puso un letrero afuera que decía: “Doctor jubilado con mucha experiencia. Obtenga su tratamiento por 500 euros y si no se cura recibirá 1000…”

Justo en el barrio estaba un joven médico que creía que podía divertirse y hasta ganar dinero a costa de este “Médico vejete
así que decidió ir a visitarlo y ganarse los 1000 euros de recompensa. Entonces sucedió esto:
          
Médico Joven: “Doctor Vejete, he perdido totalmente el gusto de mi boca. ¿Me podría ayudar?”
Doctor Vejete: “Enfermera, por favor traiga la medicina de la caja 22 y le da tres gotitas en la boca al señor”.
El Médico Joven: “¡Puaj! ¡esto es gasolina!”.
Doctor Vejete: “¡Felicitaciones! Usted ha recuperado el gusto.
Vengan 500 euros”.
 
El Médico Joven se retiró muy enojado por el truco de su anciano colega y decidió volver un par de días después para recuperar su dinero.
El Médico Joven dice: “He perdido mi memoria. No recuerdo nada”.
Doctor Vejete: “Enfermera, por favor traiga la medicina de la caja 22 y le da tres gotitas en la boca del paciente”.
El Médico Joven: “¡Bah! ¡No lo haga! Eso es gasolina”.
Doctor Vejete: “¡Felicitaciones! Veo que ha recuperado su memoria.
Vengan 500 euros por favor”.
 
Nuevamente El Médico Joven se va muy enfadado de la consulta del Doctor Vejete habiendo perdido mil euros.

Pero era tan terco que decidió volver una semana después para recuperar todo su dinero.

El Médico Joven dice:”Mi vista se ha vuelto muy débil.
¡Con suerte puedo ver un poco!”
Doctor Vejete “Lo siento, pero para eso no tengo ninguna medicina.
Así que aquí tiene sus 1000 euros de vuelta (y le entrega un billete de 10 euros).
El Médico Joven: “¡Pero esto son solo 10 euros!”
Doctor Vejete dice: “¡Felicitaciones! Ha recuperado su vista.
Vengan 500 euros”.
 
Moraleja de la historia:
Los viejos de tontos sólo tienen la cara y la forma de caminar. 


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

C5N – Economía Política: Programa 12/06/2016

junio 13, 2016

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

NESTOR Y MAURICIO: EL ACTO DE DESCOLGAR CUADROS Y PEDIR DISCULPAS

junio 8, 2016

Por  Eduardo Di Cola*

Un abismo en la diferencia de sentido para una misma acción. Una inconmensurable distancia entre el significado de dos actitudes iguales. Un simple acto, tan sencillo como es el de descolgar un cuadro puede poner en evidencia la filosofía de una gestión de gobierno, con más contundencia que una decisión de fuerte contenido económico.

Los dos en su tiempo, Kirchner y Macri, uno descolgando el cuadro del genocida Videla y el otro removiendo del despacho presidencial los de San Martín y Belgrano, resultan más que suficiente para entender las diferencias y lo que nos está pasando. No es una casualidad y mucho menos se trata de actitudes divorciadas de lo que sustancialmente cada uno piensa.

La historia se repite. Ayer con los cuadros, hoy con el pedido de disculpas. De ahí que no deba extrañarnos la actitud del Ministro Prat Gay en España disculpándose en nuestro nombre ante quienes nos saquearon, los mismos que están presos en su propio país por haber cometido delitos similares.

De nuevo, una misma y simple actitud que surge como gesto de buena educación y en principio inocua, marca una sustancial diferencia en lo esencial. Cuando Néstor Kirchner pidió disculpas lo hizo en nombre del Estado por las atrocidades cometidas en contra de sus propios ciudadanos. Los dos apelaron a las disculpas, pero ¡Que distancia en su significación!.

Si estuviéramos frente al desafío de definir a la actual gestión en unas pocas palabras, nos bastaría con simplemente comentar que es el gobierno que se disculpó ante España y cuyo Presidente retiró de su despacho los cuadros de San Martín y Belgrano.

Todo lo demás, lo económico, cultural, político y social, es su lógica consecuencia.

Cuando Hipólito Yrigoyen ganó las elecciones, fue entrevistado por el Embajador inglés para recordarle la costumbre de los presidentes argentinos de consultarlo para las designaciones en su gabinete. Yrigoyen le respondió notificándole que esa costumbre con él había terminado.

Cuando asume, el embajador insiste pidiéndole una entrevista, y para que no quedaran dudas de cual era la decisión, Yrigoyen acondicionó la sala de espera de tal forma, que el embajador tuvo que aguardar ser atendido sentado de frente a un cuadro que mostraba al comandante inglés William Beresford derrotado en la primera de las invasiones inglesas. También en este caso la mera anécdota de un cuadro es suficiente para comprender y definir la orientación de un gobierno como fue el de Don Hipólito.

 * Ex Diputado Nacional


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

A %d blogueros les gusta esto: