Archive for the ‘Europa’ Category

El eje del mal

julio 18, 2015

 Por Luis Bruschtein

merkelLa brutal imposición de Alemania a los griegos fue la demostración de quién manda en Europa. En la posguerra, el miedo de los aliados a que se repitiera la historia hizo que la dividieran: una oriental y otra occidental.

Poco tiempo después de su reunificación, quedó demostrado que el destino de Europa está subordinado al mando germano.

Sin quitas a la deuda y sin oxígeno para su economía, los griegos fueron empujados al vacío. Alemania se impuso a los demás Estados para humillar a Grecia y llevarla a su destrucción como ejemplo disciplinador.

Es la espiral de la historia que se repite en otra cota, sin apocalipsis belicista, pero con millones de sacrificados por la misma dominación que se frustró con la guerra y que finalmente se impuso por la potencia de su economía.

Otra diferencia es que ahora Alemania respeta a Estados Unidos y la canciller Merkel, la Margaret Thatcher alemana, se sumó al acuerdo nuclear con Irán que impulsó el presidente Barack Obama, que en ese contexto aparece como una especie de Kerensky o León Trotsky, comparado con la misma Merkel o con su peligrosísima oposición interna de republicanos guerreristas del Tea Party y el Club del Rifle.

Los conservadores alemanes, voceros de Europa, toleran los progresismos de Obama, aunque miran con simpatía la dureza republicana.

Son sus mismos argumentos racistas contra los millones de inmigrantes que huyen de las asoladas economías periféricas y de las sangrientas guerras religiosas o de narcos inducidas por una globalización desigual.

Las economías centrales pujan por salir de sus crisis instalando sus expresiones políticas más agresivas. No es aventurado decir que Obama, a pesar del papel hegemónico que mantiene Estados Unidos bajo su gestión, es parte de la angosta franja que separa al planeta de la catástrofe.

La fuerte línea de argumentación que va uniendo a la ultraderecha republicana de Estados Unidos con el gobierno alemán y el guerrerismo del gobierno ultraconservador israelí propone un horizonte dramático para la sociedad mundial sobre la base de un discurso que mezcla racismo, invasiones o ataques militares y dominación económica.

La economía de Israel es una gota en el océano comparada con las de Estados Unidos o Alemania. Poner a su gobierno en el mismo plano que las otras dos potencias puede parecer forzado.

Sin embargo, el horror del Holocausto les dio a los gobiernos israelíes una influencia innegable y lógica sobre Occidente. Ese ascendiente, de alguna manera moral, implicaba también una responsabilidad que se fue desgastando al influjo de las políticas agresivas de los gobiernos conservadores.

Israel perdió aliados y simpatías y alejó perspectivas de paz. En el mapa de la geopolítica mundial, los gobiernos israelíes están ubicados entre los más reaccionarios, enfrentados a Obama pero aliados de esa bomba atómica de tiempo que es la oposición republicana.

En Argentina, la mayor parte de la oposición, en especial la que se ordena alrededor del PRO de Mauricio Macri, tiende a referenciarse con esta confluencia conservadora.

Lo han hecho con respecto a los fondos buitre que financian a los republicanos, en relación con Irán y en muchos otros temas. Varios de los dirigentes institucionales de la colectividad judía local son candidatos o funcionarios de esta fuerza conservadora.

Tienen todo el derecho de hacerlo. Lo que es muy peligroso para la colectividad judía es que estos dirigentes confundan a conciencia sus posturas como miembros de la oposición partidaria, con aquellas que deben defender como dirigentes comunitarios. En ese juego de confusiones, se han asimilado las posiciones de la colectividad de argentinos judíos a las de los gobiernos ultraconservadores israelíes.

Esta mezcla difusa, porque una embajada no puede representar a una colectividad y porque la posición política de varios de sus dirigentes tampoco es la de toda la comunidad, busca mostrar a la colectividad judía en su conjunto en la primera línea de enfrentamiento contra el Gobierno.

Es un gobierno que nunca tuvo una palabra de antisemitismo y el que más judíos tiene en su gestión, incluyendo a dos ministros estratégicos del gabinete, como el canciller y el ministro de Economía.

Ofrecer esa imagen de los judíos en su conjunto como vanguardia de la oposición a un gobierno cuya presidenta, además, se retira con altísimos índices de popularidad, hace daño a la colectividad porque la aísla y le puede crear falsas animadversiones que no se merece.

Mezclar un homenaje al fiscal Alberto Nisman con el aniversario del bombazo terrorista contra la AMIA es un insulto a las víctimas de ese atentado. La muerte de Nisman se debe esclarecer, pero lo que está claro es que durante los doce años que tuvo la causa a su cargo con todo el respaldo del Estado, este fiscal no consiguió avanzar en el esclarecimiento del hecho o el juzgamiento a sus responsables.

La vida privada y los manejos económicos irregulares de Nisman lo hacían vulnerable a cualquier tipo de chantaje. No se trata de ensuciar nada sino de mostrar una realidad: Nisman fue lo que fue y, por el motivo que fuera, traicionó la expectativa que depositaron en él los familiares de las víctimas que ya lo venían criticando desde antes de su muerte.

Los dirigentes que hicieron esa mezcla en el aniversario del atentado tendrían que haber mostrado, por lo menos, algún logro de Nisman que explicara su centralidad en este acto, alguna prueba lograda por el fiscal que sostuviera el discurso que aportaron la CIA y el Mossad, que puede ser cierto o no.

Nadie ha podido demostrar si esa hipótesis sobre el atentado es cierta o no, pero ha quedado muy clara su utilización política por parte de la CIA, del Mossad, la SIDE, del mismo Nisman y de esta dirigencia de la colectividad israelita. Sobre la base de un hecho tan grave y doloroso, en el que fueron asesinadas 85 personas, se montó un juego de politiquería internacional y local.

Los primeros momentos o días posteriores a un atentado son los más importantes en una investigación. Germán Moldes fue uno de los fiscales que convocaron a la marcha por Nisman.

Paradójicamente, fue funcionario del gobierno menemista que enrolló la investigación del atentado en su comienzo cuando se podría haber avanzado y después fue acusado por las víctimas del atentado por entorpecer la investigación del encubrimiento.

Otro ex funcionario menemista, el juez Claudio Bonadio usó también políticamente a Nisman: “Lo digo públicamente, si aparezco suicidado busquen al asesino porque no es mi estilo”. Lo dijo mientras se realizaba el acto por el aniversario del atentado a la AMIA con homenaje a Nisman incluido.

Después le pidieron que confirmara esas declaraciones y dijo que lo había dicho en broma. Bonadio tiene nueve pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura, la mayoría de ellos anteriores al kirchnerismo. Tres son por cajonear causas de corrupción en los casos de Tandanor, de la curtiembre Yoma y de laboratorios de medicamentos, hasta que las causas prescribieran o incluso se murieran los infectados por SIDA que promovían la denuncia.

Bonadio sabe que caerá por alguno de esos juicios y se cubre armando causas contra el Gobierno para declamar que es un perseguido político.

La colectividad judía queda así encharcada con funcionarios del gobierno menemista que encubrió a los responsables del atentado y con un fiscal que no hizo nada por esclarecerlo. En el acto de repudio al ataque contra la AMIA, los ejes fueron un personaje que no puede ser expuesto a la luz porque se deshace, como Nisman, y el Memorándum con Irán (“nos sacaron al juez Cabral” lamentó un orador). Nisman no aportó nada, y el memorándum nunca se aplicó. Pero fueron el centro del acto.

El que quiera puede asistir a un acto por Nisman o por el memorándum para despotricar contra el Gobierno. Pero las autoridades comunitarias tendrían que hacer otro acto, como los que sí hicieron Memoria Activa y la Asociación 18J.

Un acto para repudiar realmente el atentado contra la AMIA, a los que encubrieron a los responsables y los que lo manipularon, y para exigir que se esclarezca y homenajear a las víctimas.

Fuente: Pagina/12


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Pink Floyd, revisitado

julio 5, 2015

 Por José Pablo Feinmann

pinkfloyd¿Por qué re-visitar Pink Floyd? Esa banda de muchachos ingleses injertó la filosofía en el rock de un modo imperecedero. No vamos a hacer su historia, que es conocida.

Nos vamos a detener reflexivamente sobre algunas de sus canciones, en lo posible aquellas que forman el corpus del film The Wall, el punto más alto al que llegaron y acaso el más alto al que también llegó el rock como música, poesía y arte de la rebelión. Esas canciones, desde otra década, desde otro siglo, nos siguen interpelando, nos siguen llamando a las dos actitudes existenciales definitivas ante la realidad (ese muro infranqueable): la mansa aceptación o la rebeldía.

¿Qué quieres ser, mi amigo? ¿Un sujeto autónomo, un ser libre o apenas otro ladrillo en la pared? Te educaron para que fueras lo otro de la libertad. Para que fueras parte de la pared. Un ladrillo, apenas uno más. Para eso te gritaron, te pegaron, te humillaron.

En algún momento te rebelaste y tu rebelión se expresó con fuerza, a viva voz, poéticamente: “No necesitamos la no educación/ No necesitamos el control mental/ ¡Hey, profesores, dejen a los niños en paz!”. (All in all you are just another brick in the wall.) “Al fin de cuentas, sólo eres otro ladrillo (brick) en la pared.”

El que castiga, el profesor sadista, el que cree que el saber con la sangre entra, es otro ladrillo en la pared, integrado a ella, imponiendo sus valores. A esa educación, Adorno la llamó pedagogía del dolor en un texto en que se interrogaba sobre qué cosas harían posible una repetición de Auschwitz.

“El ideal pedagógico del rigor (…) La idea de que la virilidad consiste en el más alto grado de aguante fue durante mucho tiempo la imagen encubridora de un masoquismo que –como lo ha demostrado la psicología– tan fácilmente roza con el sadismo.” (Adorno, Consignas, Amorrortu, Buenos Aires, pág. 88.)

Este tema estuvo de moda entre nosotros a raíz de las declaraciones de un cómico devenido político. Este hombre había dicho que dos buenos golpes de vara habían hecho de él un abanderado del colegio. (Fue desmentido por sus maestros.)

¿Qué es The Wall? ¿A qué llaman los Floyd La pared o El muro? Entre nosotros y todo lo bueno de este mundo hay una pared. Es la pared de los poderosos, de los que mandan, de los que nos educan, de los que nos forman para que sólo seamos un ladrillo más en esa pared, que formemos parte de ella, enmudecidos, cósicos, inertes, que jamás la atravesemos, que no conozcamos el otro lado aunque nos sea posible intuirlo y hasta desearlo, no, nada, siempre de este lado, o peor aún, parte de la pared, dentro de ella, parte de ella, un ladrillo más, sólo eso.

De aquí otra canción poderosa de los Floyd que llama a la rebelión: “Hey, You!”. “¡Eh, vos. ¿Qué hacés ahí afuera, en medio del frío, solo, haciéndote viejo?” (Getting lonely, getting old.)

La letra en inglés entrega un significado que va más allá de la traducción castellana. Getting lonely también puede entenderse como atrapándote la soledad, haciéndola tuya, alcanzándola, algo que transfiere la responsabilidad del hecho al que le ocurre. No le viene de afuera. Ni la soledad. Ni la vejez. Se las gana. Se las atrapa. Se las consigue.

“Hey, vos, ¿podés sentirme?” No “sientas” sólo mi voz. Sentí mi calor, mi presencia, mi cercanía. Así, sólo así, vas a “atrapar” mis palabras. Y ahora viene el reclamo. La exigencia rockera de la rebeldía: “No les ayudes a enterrar la luz/ No te des por vencido sin luchar”. “Hey you!” ¿Me tocarías? ¿Me darías tu mano? La rebeldía, cuando es verdadera, se hace con todo.

No todo lo puede el espíritu aunque nos llenemos la boca con esa frase, que es hermosa pero incompleta: “El espíritu de la rebelión”. La rebelión no es sólo espíritu, es cuerpo también, carnalidad compartida, ardiente, siempre en riesgo. Por eso ellos saben que siempre podrán vencernos por medio del dolor.

Por eso nos pegan. Someten nuestro cuerpo porque nuestra mente la conquistan llenándola de gusanos. Cada gusano, una idea menos. Cada gusano, una idea de ellos. Hasta que todos los gusanos expresen el completo sistema de ideas con que ahogarán nuestra libertad.

“Hey, you!” No te sientes desnudo junto al teléfono, no esperes durante largos inviernos, no esperes sometido al frío o al fuego, ahí, con la cabeza contra la pared, un llamado que no existirá, o si existe será de ellos, otro más, otro llamado para meter gusanos en tu cerebro.

Escuchame a mí. Sentime a mí. Ayudame a levantar la piedra. Todas los días la levanto y la llevo a la cima de la pared, pero nunca llego, la pared es demasiado alta, la piedra cae, yo caigo, y otra vez lo mismo, y lo mismo, levantar la piedra y caer. “Hey you!” ¿Los gusanos ya comieron tu cerebro? ¿Ya están ahí, en él, ya es tu cerebro su comida? ¡Basta de hacer lo que te han dicho que hagas! (Always doing what you’re told.)

Abrí tu corazón. Ayudame. No me digas que ya no hay esperanzas. Juntos estamos de pie; divididos, nos caemos. Juntos podremos erguirnos; separados, nos derrotan.

La pared son las prisiones de Foucault: los manicomios para los locos, las prisiones para los delincuentes, una sociedad sólo es racional cuando sabe apartar de sí todo lo que niega la razón. Los gusanos son el poder comunicacional. Se comen tu cerebro, entran en él, no te das cuenta pero te lo devoran por dentro. Pronto pensarás lo que quieren que pienses.

Uno llega, como dice el Heidegger de Ser y Tiempo, a un mundo ya interpretado. Vive en ese mundo, crece ahí. Vive y crece en estado de interpretado. No habla, le hablan. Cuando habla salen de su boca las palabras que los otros han puesto en ella.

Cree que conoce un idioma, el idioma lo conoce y lo somete a él. Habla su lengua materna, o su lengua paterna. Es hablado por su padre, por su madre, después por la educación, después por el sentido común, un sentido que es el del poder, el que el poder ha impuesto como visión del mundo.

Todo eso es la pared. Hay que trepar por ella y salir, escapar. Escapar hacia uno mismo, hacia los otros que trepan, hacia la libertad. Inventar las nuevas palabras. Las interpretaciones. Hay que interpretar el mundo de otro modo, nuevo, luminoso.

Pero la pared es demasiado alta. Volvemos a caer. Volvemos a subir. O nos entregamos –en medio de nuestra gozosa esclavitud– a los gusanos. “¡Eh, vos! No me digas que no hay ninguna esperanza.” (Hey you, don’t tell me there’s no hope at all.)

Los Floyd no vienen a decir eso. A nadie van a decirle: no hay ninguna esperanza. Lejos del rock punk, practican un rock conceptual de compleja lectura. Sin embargo, están claramente lejos de ciertas cosas.

De la violencia, de la desesperación, de los paraísos artificiales de las drogas duras (una tragedia que los tocó en carne propia) o de la bobería pasatista. Sobre todo de esto, sin duda. Hay que poder hacer un rock conceptual y ellos lo hicieron.

Diría, si se me permite, que practican un existencialismo áspero, a menudo doloroso, siempre romántico, asumiendo los contrastes vertiginosos de esa estética, un humanismo realista, que incorpora la inhumanidad a la humanitas universal, acotándola, señalando que lo Otro del hombre es también el hombre, que el sujeto humano es tanto el que busca la libertad como el que la niega, el que construye la pared como el que busca trepar por ella y huir.

Una notable canción de 1975, “Querría que estuvieras aquí” (“Wish You Were Here”), reúne estos elementos. Alguien dice que desea que otro –al que ama– estuviese con él. Pero ese otro tiene muchos cenagosos escollos que vencer. Los escollos son, como siempre, los del muro, los de la pared.

Hay que aprender a distinguir lo que es propio de la pared, lo que a ella irrefutablemente pertenece, de las otras cosas, las de la belleza, las de la libertad. “¿Crees que puedes distinguir el Cielo del Infierno/ el cielo azul del dolor/ un campo verde de los rieles de acero/ una sonrisa de un velo?” ¿O tal vez no?

Tal vez ellos consiguieron que cambiaras tus héroes por fantasmas, que cambiaras un papel (aunque fuese secundario) en una guerra por el principal en una jaula. Sí, desearía, cuánto desearía que estuvieses conmigo. Somos dos almas perdidas nadando en una pecera. Años tras año, hemos caminado por una tierra vieja. ¿Y, al fin, qué hemos encontrado? Sólo los mismos antiguos miedos. Ojalá estuvieses aquí.

Aquí, la derrota se ha consumado. La vida fue nadar en una pecera, de donde un pez nunca sale ni sabe dónde está, porque está dentro de la pecera y sólo si alguna vez hubiese estado fuera (aun al riesgo de morir) sabría que hay algo más que su prisión, que existen los ríos anchos y turbulentos, los océanos infinitos.

Si no se salta la pared, los años van a pasar sin huella, siempre se caminará sobre una tierra vieja, con los mismos viejos miedos. La frase final debiera leerse así: Querría que estuvieses aquí para que huyamos juntos. Porque de eso se trata. Amar es saltar la pared con otro o con muchos, hacia el otro lado, lejos de los gusanos, de la tierra seca, de los eternos miedos, de la esclavitud gozosa, hacia lo nuevo, lo incierto, lo libre.

Fuente: Pagina/12


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Grecia. Referéndum. El problema ahora lo tiene Europa

junio 28, 2015

Después de varias semanas donde las negociaciones avanzaron y retrocedieron, el Primer Ministro griego dio un golpe de timón que puede cambiar todo, al convocar a un referéndum para que sean los ciudadanos quienes evalúen si la propuesta de acuerdo con la troika (FMI, banco central europeo y Consejo europeo) es o no aceptable.

tsipras

Por Federico Vázquez.

La última propuesta que la troika había acercado a Grecia implicaba una fuerte suba del IVA en alimentos, un aumento de la edad jubilatoria y un superávit mayor al 1% del PBI, lo que significa un nuevo recorte de 3.000 millones de euros.

La jugada de Alexis Tsipras cambia todo el escenario y abre una dinámica inédita no sólo para los griegos sino para toda Europa. Hasta esta convocatoria al referéndum, las negociaciones sólo tenían la participación de los gobiernos involucrados y “equipos técnicos” de los organismos de crédito. La voz de los ciudadanos de a pie quedaba siempre fuera de cualquier consideración, a lo sumo se hacía presente en las protestas callejeras, nunca como parte de la decisión.

En un mensaje directo por televisión, Tsipras comunicó a los griegos que “los acreedores nos piden medidas que perjudicarán a los trabajadores, los pensionistas; nos reclaman recortes de los sueldos públicos y una subida del IVA”.

El momento del anuncio, aún con su carácter tal vez irreversible, está dentro de un taimming negociador: hasta el próximo domingo 5 de julio, cuando se llevaría a cabo el referéndum, hay tiempo para que Europa presente una nueva propuesta aceptable para el electorado griego. En ese caso, el gobierno de Tsipras pasaría de llamar a votar por el No a votar afirmativamente.

Este es el nudo de la cuestión: por primera vez en la historia, el poder hegemónico de Europa y Alemania no se enfrenta solo a un gobierno, al cual puede condicionar, extorsionar, presionarlo de mil maneras, sino al voto popular. Desde el viernes, los portales de noticias europeos dan cuenta de los alaridos de espanto que semejante cosa genera en los “líderes” europeos.

La primera reacción del Eurogrupo fue cerrarse sobre sí mismo. Pocas horas después de la convocatoria de Tsipras, anunció la ruptura de las negociaciones.

La acusación contra Tsipras es tosca: se trataría de un izquierdista irracional que pretende sacar a Grecia de la Unión Europea y el Euro. Pero la verdad es que desde que asumió a comienzos de año, sólo se dedicó a negociar un posible acuerdo, intentando llegar a un punto intermedio donde Grecia pueda, aún manteniendo muchas de las restricciones y ajustes exigidos, respirar un poco y curar algunas de las heridas sociales que dejó la crisis.

Alemania y la troika, enceguecidos en su papel de control sobre las soberanías nacionales, siempre reclamaron a Grecia que diera un paso más en el ajuste. El sadismo llegó al punto de pedirle a Grecia que aumentara el IVA a los alimentos de primera necesidad, que el gobierno había protegido con una tarifa baja, del 6%. Le pedían que lo lleve al nivel general del 23%, en un contexto donde miles de familias están sin ingresos o con pensiones de 700 euros.

Frente a semejante panorama, el gobierno de Tsipras entendió que debía volver la cara y preguntarle a su sociedad si estaba dispuesta a semejante sacrificio. Como cualquiera que lleva adelante una negociación por otro y frente a un resultado adverso no sigue apostando por su cuenta, sino que consulta con el representado para ver cómo siguen.

Así, mientras muchos ponen el acento en qué hará Grecia, la pregunta más interesante es que hará Europa. Si persiste en exigir una rendición total, puede terminar perdiendo a un socio y dejando al Euro en la cuerda floja. Si recapacita y llega a un acuerdo razonable, toda una era de inflexibilidad y poder despótico alemán también habrá terminado.

Por el contrario, sea con ruptura o con acuerdo, el gobierno de izquierda de Alexis Tsipras saldrá de esta coyuntura con un horizonte menos asfixiante que el que transitó desde hace 6 meses. La democracia y la consulta a los ciudadanos es una pócima mágica que produce milagros.

Fuente: El destapeweb


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

CFK. Disertación ante la 39ª Conferencia de la FAO

junio 8, 2015

08–06–2015 / Roma: La presidenta Cristina Fernández de Kirchner expuso ante la 39ª Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), donde recibió una distinción para la Argentina por haber disminuido en los últimos años los índices de desnutrición, uno de los objetivos del milenio previstos para 2015.

Allí presentó la necesidad de que la ONU debata una regulación para evitar la especulación en los mercados alimentarios, e indicó el problema que los países en desarrollo mantiene con las barreras para-arancelarias. Puso como ejemplo las trabas a la carne y los limones argentinos para ingresar en los Estados Unidos.

“Creo que los subsidios y las barreras para-arancelarias, son otro de los problemas, porque no permiten la libre competencia en materia alimentaria, y los alimentos se vuelven tema de especulación económica. Es inconcebible que haya mercados a futuro en materia de granos y que se especule”, afirmó la jefa del Estado.

Cristina Fernández de Kirchner explicó que esto lo menciona con “conocimiento de causa” porque en la Argentina “tenemos una reserva de 60% de la soja a nivel global, y el Estado no puede intervenir, ni obligar a nadie a vender nada”.

Debería en materia alimentaria haber regulaciones globales que todos los países signatarios de la Carta de San Francisco deban cumplir”, dijo la Jefa del Estado.

Hoy en la ONU, a propuesta de la Argentina y del G77 más China, se está debatiendo una regulación sobre la reestructuración de las deudas financieras, porque estamos viendo que la situación que hizo que la Argentina casi volara por los aires en 2001, hoy se extiende en otros países”, recordó la Presidenta y señaló que de la misma forma se debe avanzar en una regulación para los mercados alimentarios.

“¿Qué vamos a esperar a que el mundo tenga problemas de granos, que algunos acumulen granos mientras otros se mueren de hambre para intervenir en los mercados? No para socializar nada. Una cosa es socializar y la otra es especular con el hambre”, remarcó.

La Jefa del estado señaló que “las deudas (externar) de los pueblos y de los gobiernos terminan con el hambre de la gente”, y pidió que desde espacios como la FAO se impulsen las regulaciones necesarias para impedirlo.

“Me avergüenza que haya mercados a futuro de granos, en la que se pregunten ‘¿vendo o no vendo?’ porque se especula con algo que tiene que ver con la pos de que la gente en el mundo pueda comer arroz y amasar su pan”, enfatizó Cristina Fernández de Kirchner.

“Debemos hablar de seguridad alimentaria en serio, a través de normas, articulando la producción. No hay que ahogar al interés privado en la ganancia, nadie pide que los productores pierdan dinero, sino que la especulación debe tener regulación en el mundo”, señaló.

Repitió la necesidad de finalizar con las barreras para arancelarias y dijo que es necesario aumentar la productividad, pero que es necesario que haya mejor distribución de la riqueza para que se termine con el hambre.

Dijo que la lucha contra el hambre se da con “más distribución, con equidad, y que tiene como elemento central el asegurar trabajo bueno y decente, con un Estado presente cuando todavía falta para que se cristalice una economía de crecimiento”.

“La articulación entre el sector público y el privado debe existir, pero el Estado es insustituible”, remarcó, y señaló que cuando en 2008 con la crisis financiera internacional provocada por la caída de Lehman Brotherslos privados desaparecieron y el Estado se tuvo que hacer cargo de de los desocupados, de los que no tenían educación y salud”.


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, EN SU DISERTACIÓN EN LA 39° CONFERENCIA DE LA FAO

Muy buenos días a todos y a todas.

Señor Director General de la FAO; señores miembros de la Mesa Directiva; señoras y señores representantes de cada uno de los países que integran esta prestigiosa organización: quiero agradecer en nombre de mi país, la República Argentina, la distinción que nos fue otorgada como país por el éxito en nuestra lucha por combatir el hambre.

Ustedes saben que la Argentina es gran productora de alimentos, tenemos una capacidad para producir alimentos para más de 400 millones de personas, cuando apenas somos 41 millones de personas, este año vamos a volver a batir récords en materia de cosecha, esperábamos una cosecha récord de 115 millones de toneladas de granos y vamos obtener 119 millones de toneladas de granos.

Tenemos también un fuerte desarrollo de la producción rural familiar, al punto tal de que el 66 por ciento de nuestros productores son de agricultura familiar y representan el 20 por ciento del Producto Bruto Agropecuario en nuestro país.

También tenemos políticas importantes que hemos venido desarrollando con el tiempo como es el Plan Pro Huerta, que ha generado la existencia de 630.000 huertas en nuestro país, y que además hemos, si se me permite otra vez utilizar el término, exportado con éxito a la hermana República de Haití, donde se han desarrollado ya más de 18.000 granjas comunitarias familiares e institucionales.

Pero no estaría diciendo exactamente la verdad si únicamente colocara el problema del hambre y de las políticas para combatir el hambre, en el marco de lo productivo, en el marco de que queremos producir más alimentos.

Porque en realidad estamos convencidos de que el problema del hambre es un problema de la pobreza, que tienen hambre los que no tienen dinero para comprar alimentos.

Creemos entonces que el acento lo debemos poner exactamente en ese punto, en el combate contra la pobreza que es también hablar de la distribución del ingreso, de la inequidad que hoy tiene a nivel global la distribución del ingreso.

Y yo quiero para ejemplificarlo mejor recordar las palabras de un maravilloso obispo de su país, señor Graziano, el obispo Helder Cámara, muy recordado y creo que está en proceso de beatificación.

Helder Cámara decía que cuando como obispo, como iglesia, ayudaba a los pobres con alimentos y con ayuda, le decían que era un buen cristiano, y cuándo se preguntaba por qué había pobres, le decían: usted es comunista.
Entonces creemos realmente que el problema del hambre radica hoy en una inequitativa distribución de la riqueza.

Esto no significa que no tengamos en cuenta la producción, la producción de alimentos, la mejor manera de producir alimentos, en esto también Argentina es líder en materia tecnológica, en materia de innovación tecnológica, de biotecnología para producir más y mejor alimentación.

Pero en realidad, lo que ha contribuido a que Argentina erradicara el problema del hambre fue precisamente la existencia del Estado, y de un Estado con políticas públicas muy activas, muy direccionadas y muy focalizadas precisamente a este problema.

Cuando el 25 de Mayo del año 2003 al doctor Néstor Kirchner le tocó asumir la presidencia en nuestro país, luego de la crisis del año 2001, con el default más grande soberano que se recuerde en la historia, en la Argentina la pobreza superaba el 54 por ciento de la población y la indigencia superaba el 27 por ciento, habíamos retornado a una economía de trueque.

En mi país se había terminado la moneda única y cada uno de los estados provinciales, por la carencia de recursos, había emitido moneda local. Llegamos a tener entre 9 y 10 monedas; 25 por ciento de desocupación. Ahí está el verdadero problema realmente de la pobreza y que hoy afronta el mundo.

Cuando venía hacia aquí, en dirección a esta Conferencia, pasé por una esquina en donde un grupo nutrido de personas, de hombres y mujeres, pedían trabajo porque no hay trabajo. Y nosotros creemos que el trabajo, tal vez pareciera un discurso para la OIT, pero yo digo que el problema del hambre no se lo puede abordar solamente desde la producción de alimentos, sino que hay que abordarlo de una manera múltiple desde distintos organismos y articulando todos nuestros esfuerzos institucionales, personales y colectivos para que tengan una verdadera solución.

Y nosotros decimos que el trabajo es el gran articulador social, pero también es además el que permite contar y dar a la gente los recursos para que pueda comprar los alimentos.

¿Qué políticas activas hemos tenido nosotros en la República Argentina para pasar de ese cuadro de pobreza extrema, de ese endeudamiento, de esa economía de trueque, de esa multiplicidad de monedas que convertían a la economía en un verdadero pandemonio, en una verdadera Torre de Babel?

Lo primero fue un Plan Alimentario Nacional que lanzamos en el año 2003. Pero luego, con el paso del tiempo, abordamos casi inmediatamente no con el paso del tiempo, la reindustrialización del país.

¿Para qué? Para generar trabajo. Se generaron más de 6 millones de puestos de trabajo.

Al mismo tiempo que generamos estos puestos de trabajo, comenzamos a recuperar el poder adquisitivo de los salarios.

En mi país la Constitución prevé el funcionamiento de un Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, en su artículo 14 bis, que establece que anualmente deben reunirse los trabajadores junto a los empresarios y el Estado en una negociación tripartita para establecer un Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Y hoy con mucho orgullo podemos decir que Argentina tiene el mejor salario Mínimo, Vital y Móvil de toda Latinoamérica, no solamente en términos nominales, sino también en términos de paridad de poder adquisitivo.

Es decir, con la misma cantidad de dólares se pueden adquirir más cosas en mi país, en relación a las que se pueden adquirir en otros países hermanos.

Además de ello se instaló durante 12 años la negociación libre en materia de paritarias, convención colectiva entre los distintos trabajadores y los empresarios, donde acuerdan libremente sus salarios y esto ha generado una gran demanda.

¿Por qué? Porque ustedes saben que en materia de teoría económica siempre hubo una gran discusión central y estructural, que fue si es la oferta la que mueve la economía o es la demanda la que mueve la economía.

Por supuesto, el sector más concentrado del ingreso, sostiene que es la oferta y no la demanda, porque dice que la demanda es algo de gobiernos populistas. Pero nosotros sostenemos que no, que la demanda agregada y el Estado sosteniendo esa demanda agregada, el consumo, es el que moviliza la gran rueda de la economía.

¿Por qué? Por una razón muy sencilla. Porque los empresarios, el capital, no invierte si no tiene asegurada la colocación de sus productos y de sus servicios.
Comenzamos entonces una política de sostenimiento de la demanda agregada.

O sea, no solamente por una cuestión de sensibilidad social en un proyecto de inclusión, sino por una cuestión de inteligencia económica.

Y junto a ese salario mínimo, vital y móvil que iba creciendo año a año cuando se reunía el Consejo, al salario de los trabajadores en relación de dependencia, que también siguió creciendo año a año por encima de la inflación, manteniendo el poder adquisitivo en esas convenciones paritarias, también a partir de que el Estado recuperó la administración de los recursos de los trabajadores, esto es lo que los trabajadores aportan en materia de aportes personales en sus trabajos, que les es descontado a través de aportes, y lo que aporta el sector del capitalismo, el sector de los empresarios a través de las contribuciones patronales, que estaban privatizados.

Esta administración de los recursos había sido privatizada durante los años 90. En el año 2009 durante mi primera presidencia, ante la crisis global producida desde el centro del poder, con la caída de Lehman Brothers, supimos que el mundo había cambiado definitivamente y que en definitiva ese discurso neoliberal de los años 90, de las privatizaciones como la panacea universal, la teoría del Consenso de Washington del derrame, de que el vaso derramaba, el vaso nunca derramaba, salvo cuando alguien lo volcaba, y cuando lo volcaba lo volcaba para el lado de los ricos; nosotros decidimos volcar ese vaso para el lado precisamente del conjunto de la sociedad, porque sabíamos que de esa manera finalmente la economía se iba a dinamizar.

Y fue así que en el año 2009 se estableció la Asignación Universal por Hijo, una de las políticas públicas reconocidas por FAO, reconocidas por la CEPAL, reconocidas como una de las políticas más efectivas en la lucha contra la pobreza.

Representa esta Asignación Universal por Hijo, destinar el 0,5 por ciento del PBI a las familias que no tienen un trabajo registrado, que tienen un trabajo informal o cuyo salario está por debajo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Llegamos con esto a más de 3 millones de niños y adolescentes. Pero no llegamos únicamente con el ingreso monetario, llegamos además con exigencias y responsabilidades que deben cumplir las familias que reciben este programa, y es que sus hijos deben ir a la escuela y que además deben tener los controles de salud y el programa de vacunación.

La Argentina tiene un programa de vacunación gratuito, oficial y obligatorio de 19 vacunas. Es el país tal vez que mayor cantidad de vacunas gratuitas tiene en su programa.

Les decía, esta Asignación Universal por Hijo, que al principio fue criticada porque decían que con eso fomentábamos que la gente no trabajara. Al contrario.

¿Por qué? Porque el sistema convive perfectamente con el trabajo registrado, ya que en nuestro país la ANSES paga también las asignaciones familiares a los trabajadores en relación de dependencia, y esa asignación familiar en el primero de los escalones, es similar a la Asignación Universal por Hijo que recibe cada desempleado o cada trabajador informal no registrado.

De modo tal que no es un incentivo al no trabajo, al contrario, porque cuando pasa ese trabajador al campo de la formalidad, sigue cobrando esa Asignación bajo la forma de Asignación Familiar por Hijo por ser trabajador registrado.

El éxito ha sido muy grande, porque ha crecido la escolaridad, y por eso hoy estoy hablando frente a ustedes, porque esas políticas junto a la Asignación Universal por Embarazo, junto también al plan PROGRESAR, que es el ingreso que reciben los estudiantes de mi país que reúnen determinadas condiciones que sus padres no pueden pagar sus estudios, no solamente para que puedan terminar su escuela secundaria, sino fundamentalmente poder ingresar al nivel terciario, políticas públicas muy importantes.

Y quiero también aquí rescatar cuál ha sido el resultado de haber administrado lo que antes administraban los privados. Porque hay siempre una tensión entre lo público y lo privado, si lo privado es mejor que lo público, si la administración de los privados es mejor que la de los públicos.

Quiero decirles algo: cuando recuperamos la administración de los recursos de los trabajadores por parte del Estado, las AFJP, que eran las administraciones privadas, las aseguradoras privadas de pensión, tenían en su patrimonio 90.000 millones de pesos.

Hoy el Fondo de Garantía de Sustentabilidad que administra estos recursos, luego de hacerse cargo de la Asignación Universal por Hijo, de la Asignación Universal por Embarazo, del plan PROGRESAR, del plan CONECTAR IGUALDAD que distribuye una computadora por niño o por adolescente en cada una de nuestra escuelas públicas, de manera tal de achicar la brecha digital; y además de encarar un programa de infraestructura como es el PROCREAR que es construir casas que son pagadas por sectores de clase media que no son sujeto de créditos bancarios ni tampoco eran sujetos de planes sociales de vivienda, ha permitido que hoy que ese Fondo tenga más de 500.000 millones de pesos.

¿Por qué? Por una razón muy sencilla, por la inyección que provocó en el mercado la demanda agregada, el consumo de los pobres, de los más pobres, que no son los que fugan sus recursos a cuentas en Suiza o en paraísos fiscales, la Asignación Universal por Hijo que recibe cada trabajador, cada mamá, es gastada en zapatillas, en útiles para la escuela, en alimentos, en cosas que contribuyen fuertemente a dinamizar la economía a través de la demanda agregada, el consumo.

La verdad que muchas veces no entiendo a algunos capitalistas, porque el capitalismo ha podido triunfar sobre otras ideas a partir de que la gente quería consumir.

El Muro de Berlín no se cayó porque había mayor poderío económico, tecnológico o militar del otro lado, se cayó por una razón mucho más sencilla y más humana, los que vivían del otro lado querían consumir y tener la misma calidad de vida de los que vivían del lado oeste del muro. Una lección de capitalismo.

Entonces creemos realmente que el consumo, incentivar el consumo…, -y sobre todo esto lo quiero decir aquí en Europa, donde escucho que se quieren aplicar o se están aplicando recetas de ajustes y restricción al consumo- quiero decirles que en nuestro país esas recetas ya fueron aplicadas y con pésimo resultado.

Tan pésimo que el nivel de endeudamiento explotó por los aires, el país explotó por los aires y llegamos a tener cinco presidentes en una semana.

Porque esto termina necesariamente impactando en las instituciones. Afortunadamente en nuestro país pudimos superarlo dentro de los marcos institucionales, dentro de los marcos de la Constitución y no se afectó el proceso democrático.

Pero cuando pasan estas cosas, niveles de endeudamiento inaceptables, nuestro país llegó a deber el 160% de su PBI cuando defaulteó su deuda, no hay país que pueda hacer frente a esta deuda por una razón muy sencilla, nadie puede pagar más de lo que le ingresa. Cuando Néstor Kirchner dio su primer mensaje en Naciones Unidas y abordó este tema tan candente hoy también aquí en Europa, del endeudamiento para muchísimos países, dijo que nos dejaran crecer, que íbamos a pagar pero que íbamos a hacernos cargo de una parte de la deuda, que de la otra parte de la deuda debían hacerse cargo aquellos que le habían prestado a la Argentina a tasas exorbitantes y sin tener en cuenta una regla mínima de cualquier banquero, que es prestarle a alguien que sabe que se lo va a poder devolver.

Cuando alguien le presta algo a alguien a tasas usurarias debe saber que lo más probable es que no se lo pueda devolver. Y si hace esto debe asumir el riesgo.

Por lo tanto la postura de la Argentina en la reestructuración de su deuda externa, en 2005 y 2010, fue precisamente eso, hacernos cargo una parte nosotros de la deuda y que la otra estuviera a cargo de quienes habían hecho muy mal las cosas con el propio monitoreo del Fondo Monetario Internacional, que debería, como sus funciones lo indican, cuidar de los países, no solamente para que no hagan políticas populistas sino también para que no se endeuden exorbitantemente y pongan en peligro la seguridad alimentaria y la propia seguridad institucional de los países.

Estas políticas activas, estas políticas sociales, estos programas sociales se han articulado conjuntamente con políticas de producción más que importantes que se han desarrollado en la Argentina en materia de inversión y tecnología, somos líderes en el mundo en materia no solamente de producción cuantitativa sino de producción cualitativa debido al grado de inversión en biotecnología.

No quiero enumerar en qué somos primeros productores, segundos productores, exportadores del mundo, pero tenemos una gran capacidad y vamos a tener aun más porque estamos invirtiendo mucho en ciencia y tecnología, y en educación, otra de las claves para combatir la pobreza y combatir el hambre. Hemos repatriado más de mil científicos argentinos que hoy en nuestros laboratorios, en empresas privadas, en centros científicos, están ayudando precisamente en uno de sus aspectos a esto, producir más y mejor.

A esto también le sumamos un plan de infraestructura muy fuerte, que permitió acceder al agua potable a millones de argentinos que estaban privados de abrir una canilla y que corriera agua en su casa, o también de tener cloacas, algo que tiene que ver con la salud.

Cuando me hablan de planes de salud primero pregunto cuánta gente en el país tiene acceso al agua potable, cuánta gente en el país cuenta con desagües cloacales, entonces después sí, una vez que tengo esas cifras y que son buenas recién escucho los planes de salud.

Si no hay agua potable, si no hay cloacas, que nadie me venga a hablar de planes de salud. Desarrollamos un plan de infraestructura muy agresivo.

Como ustedes pueden ver es una combinación de políticas muy fuertes, muy activas, que nos han permitido hoy tener un índice de pobreza por debajo del 5% y de indigencia del 1,27%, si mal no recuerdo, y convertirnos en uno de los países más igualitarios.

No puedo dejar tampoco de mencionar lo que ha sido el otro gran sujeto que muchas veces padece hambre y que son los ancianos, las personas de mayor edad. Hemos tenido también, junto con la recuperación de los recursos de los trabajadores, junto a la Asignación Universal por Hijo, un sistema jubilatorio previsional que hoy tiene una cobertura del 97%, el 97% de las personas en condiciones de acceder a un beneficio jubilatorio hoy en la Argentina tienen un ingreso por este concepto.

Ingreso que además se ajusta dos veces al año; perdonen, se ajusta es un mal término, aumenta dos veces por año de acuerdo a una fórmula de Ley de Movilidad Jubilatoria que fue aprobada por el Parlamento Argentino, que fue propuesta por nuestro gobierno y que combina racionalmente, entre los elementos para determinar ese índice por el cual se aplica el aumento, la recaudación, es decir cuánto le ingresa al Estado, que está directamente vinculado a todos los ingresos de la seguridad social, del impuesto a las ganancias, del impuesto al valor agregado. Como verán ustedes, una política impositiva directamente vinculada también a la distribución y la equidad social.

No quería terminar mi intervención hoy ante ustedes sin mencionar también lo que hemos sufrido en la región latinoamericana y hemos podido superar.

Durante mucho tiempo, debido a los subsidios y a las barreras paraarancelarias que tienen los países desarrollados, cuando los términos del intercambio comercial, antes de la aparición de los gigantes asiáticos, eran claramente deficitarios para los países en desarrollo, sufrimos y seguimos sufriendo todavía las barreras paraarancelarias.

Un ejemplo: creo que nadie puede dudar de los beneficios y de la riqueza de la carne argentina, de lo que es hoy un bife de chorizo argentino, van a la Argentina para comer su carne; Estados Unidos por motivos fitosanitarios, entre comillas, tiene prohibido el acceso de las carnes argentinas a su mercado.

Algo parecido ocurre con los limones. Ustedes saben que Argentina es el primer productor de limones en el mundo, a punto tal que una prestigiosa marca de bebida cola, famosa en el mundo, la botellita con la etiqueta colorada –para no decir el nombre- que empieza con coca y termina con cola, nos tiene como sus proveedores; sin embargo el ingreso de los limones argentinos, también por cuestiones fitosanitarias, está prohibido en Estados Unidos.

Nosotros hemos organizado un panel en la Organización Mundial del Comercio, la OMC, esperamos prontamente tener los resultados del mismo en cuanto a las carnes, los productores de limones han querido esperar a ver qué pasa con ellos.

Pero el tema de las barreras paraarancelarias es para los países en desarrollo muy importante, muy restrictivo de sus economías. La mantequilla en Francia tiene un arancel del 125%, mientras que ninguno de nuestros productos en la República Argentina, porque formamos parte del Mercosur, tiene un arancel superior al 35%. Ni qué hablar del arroz por ejemplo en Japón.

No quisiera seguir en este tema pero creo que subsidios y barreras paraarancelarias a través de falsas medidas fitosanitarias, son otro de los problemas.

¿Por qué? Porque no permiten la libre competencia en materia alimentaria y los alimentos se convierten también en un tema de especulación económica. Es inconcebible, pero lo hay, que haya mercados a futuro en materia de granos y entonces se especule si vendo la cosecha o no. Y lo digo con autoridad ya que en mi país, de acuerdo con informes mundiales, tenemos una reserva del 60% de la soja a nivel global.

Esto no es responsabilidad del Estado, porque obviamente el Estado no puede intervenir en la actividad comercial y obligar a vender nada a nadie, pero debería, en materia alimentaria, como en tantas otras, en materia financiera, haber regulaciones globales, en las cuales todos los países signatarios de la Carta de San Francisco debiéramos estar atados a determinados comportamientos.

Hoy estamos tratando en el seno de Naciones Unidas, a instancias de la Argentina y del grupo G-77+China, la regulación sobre estructuración de deudas financieras, de las deudas de los estados, de las deudas públicas, porque estamos viendo que la situación que hizo que Argentina casi volara por los aires en el 2001 hoy se extiende a otros países en Europa, en África y en tantos otros lugares.

Entonces tenemos confianza en que va a haber una regulación financiera que no permita por ejemplo que la Argentina, habiendo arreglado con el 93% de sus acreedores en las dos reestructuraciones, sea extorsionada por los fondos buitres para pagar sumas con tasas en dólares anuales de más de 1.600%, algo inconcebible desde lo equitativo, desde lo más lógico.

¿Qué vamos a esperar, que el mundo también tenga problemas de granos, tenga gente que acumula granos de trigo, de arroz, de soja, mientras otros se mueren de hambre, para intervenir en la regulación de esos mercados?

No para quitarle nada a nadie, no para socializar nada, pero una cosa es no socializar y otra es especular, y especular con el hambre, o especular con la deuda de los pueblos, que finalmente la deuda de los pueblos y los gobiernos termina con el hambre de la gente.

Por eso creo que deberíamos impulsar desde estos espacios globales institucionales regulaciones. Avergüenza que haya mercados a futuro sobre trigo, sobre maíz, sobre dólar, se especula vendo o no vendo, y el vendo o no vendo tiene que ver con las posibilidades de que la gente en el mundo pueda comer una escudilla de arroz o pueda amasar su pan.

Recuerdo en la crisis del 2008, una reunión que mantuvimos aquí en Italia, aquí me apunta nuestro embajador ante la FAO que era la Conferencia sobre Seguridad Alimentaria, a la que me tocó asistir en el año 2008.

Recuerdo en una cena, junto con el entonces Primer Ministro italiano y todos los representantes de los organismos multilaterales y los distintos países que habíamos concurrido a este encuentro, escuchar a la delegada de la FAO en esa cena de trabajo, contar cómo se había disparado el precio del arroz, lo que tornaba absolutamente insuficientes los recursos con que la FAO contaba para poder asistir a aquellos países que estaban bajo programas de la FAO para la seguridad alimentaria.

Su presupuesto se había quintuplicado debido al precio del arroz, ¿y eso qué era?: especulación pura. Los que vendían arroz sabían que había una crisis alimentaria, sabían que los organismos internacionales y los gobiernos iban a recurrir en ayuda y por lo tanto aumentaban el precio.

Sobre estas cosas también debemos intervenir para que no suceda nunca más y podamos hablar de seguridad alimentaria en serio, a través de normas.

Y poder articular la producción, tampoco hay que ahogar el interés privado en la ganancia o en la rentabilidad, nadie pide que los productores pierdan dinero, que el que invierte pierda dinero, lo único que pedimos es que la especulación tiene que tener regulación como hay tantas otras regulaciones en el mundo.

Por eso creemos que subsidios, barreras paraarancelarias, necesidad de regulación, erradicación de la pobreza, intervención activa del Estado en este problema, son las claves para abordar de manera múltiple, de manera diversa, el problema del hambre.

No solamente desde la producción de alimentos y cómo lograrlos con mayor eficiencia, con mayor ciencia, con mayor tecnología, con mayor inversión, sino también cómo logramos que esto se distribuya con equidad, y el instrumento para distribuir los alimentos y que lleguen a todos con equidad es asegurar que haya trabajo bueno y decente, asegurar que los estados tengan políticas que sustituyan, cuando todavía falta un tiempo para que se cristalice una economía floreciente, una economía de crecimiento que les dé trabajo a todos, a aquellos sectores más vulnerables que deben ser precisamente ayudados por el Estado.

No a través de políticas clientelares que hagan depender a la gente de los políticos, al contrario, que les garantice y que empodere a cada uno de los ciudadanos para que no dependan del gobierno de turno ni tampoco de la orientación política del gobierno de turno, para que generalmente puedan acceder a los alimentos, a la educación, a la salud y a la vivienda.

La articulación entre lo público y lo privado debe existir, pero en el mundo de hoy sabemos que el Estado es insustituible y lo comprobamos en la crisis del 2008, cuando los privados desaparecieron y el Estado, en los distintos países, se tuvo que hacer cargo de los desocupados, de los que no tenían trabajo, de los que no tenían educación, de los que no tenían salud.

Por eso agradezco finalmente que nuestro país, la República Argentina, haya sido premiado por sus resultados en la lucha contra el hambre, pero también decir con absoluta sinceridad y honestidad, que no es que solamente hemos tenido un programa alimentario, hemos tenido un proyecto de país, un modelo de sociedad, más equitativa, más justa y más igualitaria, que es el mejor antídoto en la lucha contra el hambre y la pobreza. Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

CFK. Inauguración de muestra sobre Eva Perón en el Museo Histórico de Moscú

abril 22, 2015

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LA MUESTRA DEL MUSEO EVITA, EN EL MUSEO HISTÓRICO DE RUSIA, EN MOSCÚ, FEDERACIÓN RUSA.

Muy buenas tardes a todos y a todas; señor ministro de Cultura de la Federación Rusa; señor director del Museo Histórico Ruso; amigos y amigas que hoy nos acompañan: en primer término, agradecer la cálida bienvenida que nos ha brindado no solamente el gobierno de la Federación Rusa, sino el pueblo de la Federación Rusa y, en especial, el honor que nos conceden de poner aquí la Muestra de Eva Perón, que – como lo indicaba recién en sus palabras, el señor ministro de Cultura – vive y vivirá eternamente en el corazón de su pueblo.

Me contaba nuestra ministra de Cultura, Teresa Parodi, que cuando estaban montando los plotters y en realidad, todo lo que es la muestra, y al mismo tiempo se propalaban – por las imágenes de la televisión – la voz y la figura y los discursos de Eva Perón, los obreros, que participaban en el montaje de la muestra paraban sus labores, muy emocionados, para escucharla y mirarla.

Sigue ejerciendo esa fascinación con el correr de los años y cada vez más intensamente sus palabras, sus ideas, sus gestos, sus acciones, sus convicciones, los derechos que dio a su pueblo siguen hoy más vigentes que nunca. Y junto a ellos, la belleza de una mujer, que no creía que la Revolución fuera incompatible con la condición femenina; la criticaron mucho por eso, cómo iba a ser revolucionaria alguien que usaba esos vestidos, alguien que usaba esas joyas. Nunca comprendieron, y lo que es mucho peor, hay algunos que aún siguen sin comprender.

Yo quiero agradecer profundamente a toda la Fundación Eva Perón y al Museo, que tiene su sede en Buenos Aires, que ha permitido trasladar una parte muy pequeña de lo que fue Eva para que el pueblo ruso no solamente pueda conocerla, sino también – seguramente – amarla, al escuchar y conocer su historia, su vida y también el doloroso calvario que tuvo que atravesar, después de haber abandonado este mundo.

Parece mentira, que aún después de haber partido, le tuvieran a esta hermosa y frágil mujer tanto miedo; es que los ejemplos de vida inspiran a los pueblos y en realidad el ejemplo de Eva, dando su vida por su pueblo, era un ejemplo que había que ocultar. Pero aquí está, en Rusia, a años de su partida, los que la insultaron, los que la agraviaron, los que la desaparecieron durante tantos años nadie se acuerda de ellos y seguramente no serán homenajeados en ningún museo del mundo.

Ese es el triunfo de esta mujer: a tantos años, que siga conmoviendo y que merezca – y agradecemos este homenaje del gobierno de la Federación Rusa – de situarla en este espacio histórico tan importante, como es el Museo Histórico de Rusia, y en forma contemporánea a la organización de otra muestra muy importante, que es la victoria sobre el nazismo, que se conmemorará aquí, el día 9 de mayo.

Así es la historia, sólo recuerda a los grandes; los mediocres pueden ocupar circunstancialmente la tapa de un diario, algún comentario en alguna radio de aquella época, porque ya ni siquiera se recuerda; los grandes – sin embargo – ingresan a la historia y son recordados por todos los pueblos.

Quiero también agradecer a los jóvenes del Museo Eva Perón esta flor, que es una réplica de esa foto tradicional de Eva, imagen que adorna, en nuestra Ciudad Autónoma de Buenos Aires, uno de los frentes del ex ministerio de Obras Públicas, hoy ministerio de Desarrollo Social, y que la muestra joven, sonriente y feliz. Por favor, nadie pretenda, mañana, titular que se quiso parecer a Evita y por eso se puso la rosa, ese no es el título, porque en realidad esto es un homenaje fundamentalmente a los jóvenes que hacen este trabajo a mano y además porque las rosas son muy lindas. Así que – por favor – amargos abstenerse. Hoy es un día de felicidad para todos. Muchas gracias. (APLAUSOS).

Perdón, acá mi secretario de Comunicación, desesperadamente, me hace un gesto con las manos, y me dice: “el cumpleaños de Lenin”. Sí, también saludar el pueblo ruso porque, hoy, se conmemora un cumpleaños, un onomástico más de quien fuera el líder de la Revolución Rusa y que marcará, también, toda la historia del siglo XX, otro de los que también ingresó en la historia.

Yo pude visitar el lugar donde descansa, en la anterior visita que hice a la Federación Rusa. Así que vaya también el homenaje en nombre del pueblo y de mi país, la República Argentina, para todos los hombres y mujeres de este bendito y maravilloso país. Muchas gracias. (APLAUSOS).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.090 seguidores