Archive for the ‘General’ Category

DÈFICIT E INVERSIONES PETROLERAS

julio 25, 2016

La única verdad es la realidad

 * Por Eduardo Di Cola

En los albores de la gestión Macri, la devaluación más los dos primeros aumentos del combustible provocaron una fenomenal transferencia de recursos de $35.000 M en beneficio de un selecto y reducido grupo de productores y refinadores de petróleo.

La tendencia pronto se profundizó al sucederle dos incrementos más, como se recordará el ultimo fue del 10%. El argumento encontraba sustento en dos pilares fundamentales. Uno en la necesidad de bajar el deficit fiscal, y el otro incrementar las inversiones en el sector energético de origen fósil.

Con relación al deficit, y según los datos oficiales del propio gobierno, en este semestre se duplicó con respecto a igual período del año pasado. Dato que no es menor si además tenemos en cuenta que Macri y Prat Gay habian denunciado que el 2015 habia sido un periodo de gastos desbordados por las necesidades electorales del gobierno anterior.

Respecto del tema energético y tomando en cuenta que YPF tiene poco más del 50% del mercado en combustibles líquidos, veamos que sucedió según el balance que la empresa da a conocer periódica y obligatoriamente en la Bolsa.

En el primer trimestre del año la inversión medida en dólares se redujo un 29,6% respecto de igual período del año pasado. El mayor recorte se produjo en exploración y producción, lo que en la actividad se conoce como “upstream”.

A su vez, se finalizaron 9 pozos exploratorios, siendo que en igual lapso del 2015 se habían concretado 12 pozos, además de 3 workovers, tareas para aumentar la producción de pozos existentes.

No obstante la compañía decidió una distribución récord de dividendos desde su estatización. Repartirá un 76,6% más que el periodo anterior: $2,26 contra $1,28 por acción.

En tanto, el otro rubro que se incrementó en 8,9% es el de los gastos de Administración Central, que pasó de USD 24,6 M a USD 26,8 M.

Esto en un clima de endeudamiento generalizado del país, al que no es ajena la propia YPF con emisión de bonos a cinco años por USD 1.000M.

Mientras tanto la sociedad se hace cargo de un brutal incremento del precio de los combustibles, con fuerte impacto negativo en la capacidad de consumo y en los costos de producción, al mismo tiempo que a la actividad minera, propia de las petroleras, le regalaron la eliminación de las retenciones sin condicionamiento alguno.

 * Ex Diputado Nacional


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

La inflación…

febrero 7, 2016

 Por Andrés Asiain y Estanislao Malic *

La falta de estadísticas nacionales sobre la evolución de los precios justificada en la necesidad de revisar la desacreditada medición del Indec, junto a la decisión de varias consultoras de dejar de publicar sus índices de inflación “para no entorpecer paritarias”, generaron un vacío informativo en materia de evolución de los precios.

La falta de información respecto a la evolución de los precios llegó al punto de que el propio Banco Central citó datos provenientes de un blog en su publicación oficial “Objetivos y planes respecto del desarrollo de la política monetaria, cambiaria, financiera y crediticia para el año 2016”.

En ese contexto, se conocieron los datos oficiales de San Luis y la Ciudad de Buenos Aires que arrojaron cifras que más que duplican los registros de inflación de meses anteriores.

De acuerdo a las estadísticas de la provincia cuyana, los precios subieron en 6,5 puntos porcentuales durante diciembre del año pasado, una inflación que anualizada alcanzaría los 3 dígitos. Para el instituto de estadísticas porteño la inflación de diciembre cerró en un número algo menor, 3,9 por ciento, que anualizado alcanzaría un 58.

La alarmante aceleración de la inflación de finales de año buscó ser minimizada por el actual ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, indicando que era una joroba provocada por el cambio de precios relativos y que existía evidencia de que ya se estaba desacelerando.

El “cambio de precios relativos” es un eufemismo para referirse a la devaluación del dólar oficial que según había declarado el mismo Prat-Gay en el marco de la campaña electoral, no debía afectar los precios, que supuestamente estaban regidos por el dólar paralelo.

La inflación de enero

Para suplir el vacío informativo, el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) desarrolló un sistema de seguimiento de precios de los principales supermercados del país.

Mediante el empleo de software estadístico de novedosa aplicación en institutos europeos y norteamericanos, obtuvo información semanal de la evolución de los precios de más de 20 mil productos comercializados por las grandes cadenas a lo largo del mes de enero.

Los resultados alcanzados indican que la tendencia de una inflación elevada se mantuvo a lo largo de las 4 semanas, resultando en una inflación mensual de 3,99 por ciento (60 por ciento anualizada).

Los mayores incrementos se registraron en los rubros piletas (16 por ciento), electricidad e iluminación (14,6), farmacia (11,9), ropa de bebes (11,6), pescados y mariscos (10,4), ferretería (10,2) y harinas (9,2), donde se mezclan factores estacionales con el impacto de la suba del dólar y la reducción de las retenciones a la exportación de materias primas.

Tanto la inflación total como la de las diversas subcategorías es el resultado del promedio simple de la evolución de los precios de los productos que la componen.

De esta manera, brinda una información que podría llamarse “inflación de supermercado” que si bien no es homogénea respecto a los índices de precios habitualmente difundidos (que utilizan canastas ponderadas e incluyen servicios no disponibles en supermercados), brinda una información valiosa sobre la evolución general de los precios de los bienes de consumo.

La canasta básica alimentaria

canastabasicalimentariaLas bases estadísticas de precios obtenidas por el CESO a partir de las grandes cadenas de supermercados permiten el seguimiento del costo de diversas canastas de consumo.

Una habitualmente utilizada para la medición de la indigencia es la canasta básica alimentaria (CBA), que está conformada por una serie de alimentos considerados mínimos para la alimentación de un hombre (adulto equivalente, en la jerga técnica).

De acuerdo a la información recopilada, el costo promedio de la CBA para finales de enero era de 1496 pesos, registrando un encarecimiento a lo largo de ese mes del 4,9. Es decir, los alimentos que componen la canasta básica alimentaria subieron por encima del promedio del universo de productos de los supermercados.

Los aumentos de tarifas

La aceleración de la inflación provocada por la suba del dólar oficial junto a la reducción de retenciones y cuotas de exportación, y la relajación de los mecanismos públicos de regulación de precios, recibirá un nuevo impulso a partir de febrero y marzo, cuando comiencen a aplicarse los aumentos en la luz y, seguramente, el gas.

Poniendo en evidencia lo desatinado de la visión ortodoxa que pone como causante de la inflación al déficit público, la eliminación de los subsidios a los servicios públicos es una medida drástica de recorte del gasto que, sin embargo, impacta de lleno en un alza de los precios.

El golpe directo de esos aumentos sobre la inflación anual ronda entre el 3 y el 8 por ciento, según la ponderación que se dé a esos servicios básicos dentro de la canasta de consumo. A ese impacto se agregará el indirecto, provocado por el traslado a precios por parte de los empresarios de los mayores costos energéticos en el proceso de producción, transporte y comercialización, de difícil estimación previa pero que se verá reflejado en las estadísticas de precios de supermercados de las próximas semanas.

Las paritarias y las metas de inflación

Las nuevas autoridades del Banco Central señalaron que su política se regirá por un sistema de “metas de inflación”. Con poca claridad acerca de los métodos para lograrlo, indicaron que el objetivo de su gestión es cerrar el 2016 con una inflación de entre el 20 y 25 por ciento (similar a la registrada por las estadísticas provinciales hasta antes del cambio de gobierno).

Si se considera el combo de medidas tomadas en las pocas semanas de gobierno de Cambiemos, han llevado los aumentos de precios a valores que más que duplican esas metas de inflación. La incógnita a revelar es cuál es la variable de ajuste que tiene en mente el equipo económico para desacelerar el aumento de los precios en los meses venideros.

Esa incógnita parece revelarse al conocerse la cifra de aumento salarial ofrecida por el gobierno de la provincia de Buenos Aires a los diversos sindicatos docentes. Dicha paritaria suele ser una referencia para las posteriores negociaciones de los diversos gremios y sectores, por ser una de las primeras en realizarse con un peso significativo dado por la cantidad de trabajadores involucrados.

La oferta de un aumento 23,6 por ciento anual en tres tramos realizada por la gobernadora Vidal se muestra en sintonía con las metas de inflación del equipo económico nacional y muy alejada de los registros de subas en los precios de los últimos meses.

Ello da un indicio de que el cumplimiento de las metas de inflación parecen descargar su peso en un deterioro del poder de compra de los salarios, compensado parcialmente por la pérdida de ingresos públicos provocada por la reducción del Impuesto a las Ganancias.

Desde la lógica del equipo económico de Cambiemos, las subas de salarios por debajo del 25 por ciento permitirán suavizar la inflación tanto por su impacto sobre los costos salariales, como por ser una referencia en materia de políticas de precios empresariales.

Ya hace unos años, una encuesta realizada a grandes empresarios reunidos en un coloquio anual, señalaba que muchos dirigentes de empresas solían aumentar los precios al ritmo de la pauta salarial en forma independiente del peso específico que tuvieran los salarios en su estructura de costos.

Adicionalmente, de cumplirse el objetivo oficial en materia de paritarias, el previsible deterioro del salario real provocará una merma de las ventas en el mercado interno, moderando las remarcaciones de gran parte de los fabricantes y comerciantes.

Al respecto, la recaudación del IVA ligado a las ventas del mercado interno creció en enero un 24,5 por ciento respecto al mismo mes del año pasado. Si se tiene en cuenta que en el mismo período la inflación anual (proyectada de acuerdo a estadísticas provinciales) fue del 30,9 por ciento, las ventas al mercado interno sufrieron en enero una contracción real de casi 5 puntos porcentuales respecto a las del mismo mes del año pasado. Una cifra algo superior a la informada por la CAME para el universo de ventas minoristas, que marca una contracción de 2,3 por ciento en ese período.

En definitiva, el éxito del actual equipo económico en torno de sus metas de inflación descansa en gran parte en lograr imponer en la próxima paritaria incrementos salariales por debajo de la previsible evolución de los precios.

El costo de dicha política implica un deterioro en la distribución del ingreso y una reducción de las ventas y la producción ligada al mercado interno, que en el actual contexto internacional hacen previsible un escenario recesivo general.

Aun a costa de “entorpecer las paritarias”, desde el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz entendemos que los trabajadores tienen el derecho a estar informados en materia de precios para poder defender sus ingresos frente a un plan económico que los toma como variable de ajuste. Por ello ponemos a su disposición nuestras estadísticas semanales de la “inflación de los supermercados”.

* Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Reporte anual de Soy donde no pienso. Estadísticas 2015

diciembre 29, 2015

Reporte Mira el reporte completo online.

La Plaza del aguante

diciembre 10, 2015

http://tinyurl.com/jmg3234

Por Luis Bruschtein

“Dígannos cómo podemos ayudar”, “No nos quedan muchos medios, ahora dependemos de ustedes”, “Hagan el aguante, muchachos.” El cronista salió en televisión y es conocido como integrante de Página/12, por lo que fue muy emocionante la cantidad de personas que se acercaban a expresar su solidaridad.

“¿Todavía no saben de dónde vienen los ataques?”, “Justo cuando se va Cristina y viene Macri” y así numerosas personas de todas las edades y sexos expresaron su solidaridad por el ataque informático que sufre Página/12. Y quedaba clara la preocupación por la supervivencia de espacios plurales en la información ante la uniformidad neoficialista de los medios corporativos que hicieron campaña por Macri, a los que ahora se sumarán los medios públicos.

El acto no transmitió fin de ciclo ni derrota. Por lo menos en cuanto al volumen y el entusiasmo. Una sombra de tristeza asomaba de a ratos, más que por la derrota podría decirse que por la despedida de Cristina. En lo demás era difícil afirmar que se trataba del acto posterior a una derrota electoral. Decenas de miles de personas y una mayoría que había llegado por las suyas, a pie, en colectivo o en subte, en grupos de amigos, en familias. “Vamos a volver” fue la consigna más repetida.

Un hombre atravesó la Diagonal Norte gritando estilo cacerolero “¡Hay que fusilar a la chorra!”. Podría haber sido su última acción sobre la Tierra, pero la gente lo tomó por loco y siguió caminando. Dos autos quisieron salir cuando Rivadavia ya estaba atestada. Avanzaron tocando bocina a paso de hormiga. Hubo protestas, pero se abrieron camino. No hubo violencia ni predisposición para ella.

Son personas invisibilizadas por los medios corporativos, son insultadas en forma permanente por los periodistas de esos medios, por el macrismo y, en general, por los que ahora son el oficialismo. Pero cuando se juntan, a diferencia de los cacerolazos, no son manifestaciones de odio.

El kirchnerismo fue derrotado en las urnas. Por muy poca diferencia, pero fue derrotado. Pero el acto no mostró desolación ni desesperanza, sino más bien una vocación de aguante y resistencia. Sería bueno que el macrismo lo tuviera en cuenta. Esa pequeña diferencia con la que ganó ni siquiera le concede los tradicionales cien días de gracia.

La prepotencia con que negoció el traspaso de gobierno limó todavía más ese tiempo que le da cierta libertad de acción. Frente a un escenario tan disputado, el gobierno siempre tiene la iniciativa y la responsabilidad. No se trata de cogobernar, sino de hacer política, que es lo contrario a despreciar lo que representa Cristina Kirchner en política.

Un sector de las clases medias urbanas se ha cerrado en un microclima. Suponen que todos son y piensan como ellos. Pero hay una mitad en las antípodas y cuanto más la ignoran, más profunda se hace la separación. Macri tuvo menos votos que el Frente para la Victoria en la primera vuelta.

Y la diferencia que sacó en la segunda vuelta fue muy chica. Tendrá que defenderla para no perder su mayoría a poco de empezar. Como gobierno nuevo, hasta hubiera tenido la posibilidad de generar alguna expectativa en una parte de los que no lo votaron. Su estrategia de choque con el kirchnerismo le recortó esa posibilidad.

Uno de los párrafos más aplaudidos por la multitud fue cuando Cristina habló del “partido judicial”. Para la mitad del país –una mitad coyuntural que por lógica crecerá en la oposición–, el Poder Judicial y la figura de los jueces quedó totalmente equiparada a la de operadores políticos de baja estofa. Para esa mitad, la mayoría de los jueces hace el trabajo sucio para el nuevo oficialismo.

Ese Poder Judicial sirve para una mitad, pero perdió la confianza de la otra mitad. Es un Poder Judicial que ya no sirve a toda la sociedad. Y en esas cuestiones no hay retorno. Es un proceso creciente en el que cada vez será más popular hablar mal de los jueces. La necesidad de democratizar el Poder Judicial será cada vez más fuerte hasta convertirse en una prioridad para los gobiernos futuros si es que requieren de una Justicia confiable.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

La Corte dio por válido el resultado de las elecciones en Tucumán

septiembre 21, 2015

Los jueces dieron a conocer su fallo minutos después de la medianoche

La Corte Suprema de Justicia de Tucumán ha salvado las elecciones del 23 de agosto pasado. Según el tribunal, los comicios son válidos y, por lo tanto, los ganadores deben ser proclamados. Esta decisión, que tuvo lugar en el ámbito de un juicio iniciado por el frente opositor Acuerdo para el Bicentenario, beneficia en primer lugar a los oficialistas Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, respectivos gobernador y vicegobernador electos.

El alto tribunal revocó por unanimidad la sentencia de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que había anulado los comicios. Integraron la Corte los vocales titulares René Goane (decano y preopinante) y Daniel Posse, y los camaristas civiles Carlos Ibáñez, Benjamín Moisá y Raúl Bejas. Los últimos tres intervinieron por la excusación de los vocales Antonio Gandur, presidente de la Junta Electoral Provincial, y Claudia Sbdar, que se inhibió por enemistad manifiesta con Arnaldo Ahumada, abogado del Acuerdo para el Bicentenario. El quinto vocal titular de la Corte, Antonio Estofán, está de viaje por Europa.

El fallo de la Corte ha tirado por tierra la decisión de los camaristas Salvador Ruiz y Ebe López Piossek. El 16 de septiembre, ambos habían decidido que había que volver a votar: una sentencia sin precedentes en la historia local y nacional.

Aquel fallo conmocionó el escenario político e institucional del país. Ese mismo miércoles, partidarios del Frente para la Victoria ocuparon la plaza Yrigoyen, frente al Palacio de Justicia, para exigir la revocación del pronunciamiento. Otro grupo se estableció en una porción de la plaza Urquiza, en Barrio Norte, y cortó la calle 25 de Mayo. Ambas concentraciones celebraron la sentencia de la Corte como si hubiesen ganado otra vez las elecciones.  El alto tribunal se pronunció en un clima inédito de tensión. Por un lado, los jueces Ruiz y López Piossek fueron escrachados en la vía pública, y desconocidos apedrearon la casa de la camarista. Dirigentes del Frente para la Victoria denunciaron penalmente a esos jueces y anunciaron que iban a promover su destitución.

El viernes, Carlos Kunkel, diputado nacional kirchnerista, advirtió que si la anulación no era revertida, el Gobierno iba a intervenir la Justicia de Tucumán. En medio de tales manifestaciones, los kirchneristas apostados en la plaza Yrigoyen pintaron consignas como “Muerte a los traidores” en la fachada del Palacio de Justicia, y empapelaron la entrada con carteles y banderas de dirigentes oficialistas.

El fallo de la Corte de Tucumán aún puede ser recurrido. El Acuerdo para el Bicentenario, que sostiene la existencia de un fraude electoral integral y sistémico, anticipó que presentará el recurso extraordinario para que el caso llegue ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Si esta vía fracasa -el alto tribunal local debe habilitarla-, la oposición aún tiene la posibilidad de intentar un recurso de queja por extraordinario denegado directamente ante la Corte nacional. Ese estrado puede, a su vez, rechazar el juicio o, aún admitiéndolo, pronunciarse en un plazo indefinido de tiempo.

FUENTE: LA GACETA.COM

A %d blogueros les gusta esto: