Archive for the ‘Mass Media’ Category

“El precio del Cambio” (Economía Política) programa 24 /01/2016

enero 26, 2016

Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Desde la República hacia el Régimen. Víctor Hugo fuera del aire

enero 11, 2016

 (Por Atilio A. Boron)

Días pasados hablábamos de la nefasta transición que se está operando en la Argentina desde la República hacia el Régimen. Este último es definido como una forma de gobierno en donde se atropellan las reglas del juego democrático, se avanza sobe la división de poderes, se desconocen los preceptos constitucionales y las normas del derecho internacional.

La Argentina de Macri, en su breve experiencia de un mes, ha dado pasos gigantescos para convertir a su gobierno en un Régimen, conculcando libertades sin solución de continuidad.

La última muestra de un rosario de intervenciones de ese tipo la ofrece la decisión tomada por Radio Continental, bajo evidente presión gubernamental, de levantar “La Mañana”, el programa de Víctor Hugo Morales.

Este era una de las pocas voces críticas que iba quedando en la radiofonía argentina, un faro al cual se dirigían todos los que abrumados y disgustados por el monocorde tono oficialista de la prensa hegemónica en todas sus manifestaciones (prensa, radio y televisión) para escuchar la otra campana, para acceder a una perspectiva diferente, para conocer otras opiniones y escuchar las voces de otros analistas.

“La Mañana” era el programa de más rating de Radio Continental, pese a lo cual se lo liquidó sin miramientos, silenciando una de las voces más autorizadas del espacio público argentino.

Este zarpazo contra la libertad de expresión se produce en medio de la abyecta complicidad de los sedicentes personeros del “periodismo independiente”, que durante años taladraron y envenenaron los cerebros de su audiencia, sus lectores o televidentes con críticas a las supuestas amenazas que la Ley de Medios representaba  para la libertad de expresión, pese a que esta pieza legal jamás pretendió legislar sobre los contenidos sino combatir la apropiación monopólica del espacio radial y televisivo.

Los supuestos adalides de las libertades públicas también criticaban la utilización arbitraria de la pauta oficial para favorecer voces alternativas para compensar la fenomenal desproporción a favor de los riquísimos medios hegemónicos totalmente jugados en un plan destituyente y que habían cambiado el periodismo por la publicidad opositora y el coaching de sus mediocres personeros. 

Estos nefastos personeros del odio y la intolerancia -periodistas, políticos e intelectuales deseosos de cobijarse bajo el favor oficial y sus generosas prebendas- permanecen en silencio mientras Macri pisotea una tras otra las instituciones y las normas de la República.

Su pasividad e indiferencia los convierte en farsantes, que desmienten con su inconducta las bellas exhortaciones al diálogo, el consenso, el pluralismo, la democracia que, nos decían, sobrevendrían cuando la “dictadura” kirchnerista fuera desplazada de la Casa Rosada.

Ahora callan, en un silencio escandaloso e imperdonable. El totalitarismo mediático llegó a extremos jamás vistos en la Argentina democrática.

Alfonsín convivió con un sistema de medios que le fue hostil desde el vamos; Menem avanzó en el control pero quedaron algunos islotes críticos que sobrevivieron a su arremetida; la Alianza heredó esa situación y su inoperancia también se reflejó en el terreno mediático.

Néstor Kirchner se enfrentó ni bien asumió la presidencia con la beligerancia de La Nación, que por la pluma de José Claudio Escribano le intimó a una rendición incondicional que el patagónico desechó con dignidad.

Clarín, más astuto, primero apoyó al nuevo gobierno pero bien pronto los desacuerdos en relación al meganegocio del “Triple Play” (voz, banda ancha y televisión) pusieron al multimedios en contra del gobierno, en una escalada infernal en donde se movilizaron todos los recursos imaginables para construir un consenso “pseudo-republicano” que demonizara la gestión de Cristina Fernández de Kirchner y combatiera por todos los medios posibles a la nueva legislación, misma que había sido aprobada por amplia mayoría en el Congreso Nacional y declarada constitucional por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

CFK libró una batalla desigual, y logró mantener un cierto pluralismo informativo que hoy, casi perdido por completo, valoramos como un bálsamo.

Más allá de las limitaciones que tuvo la política comunicacional de su gobierno, desgraciadamente en manos de diletantes, la verdad es que la Argentina de su época era un país en donde cualquiera podía oír opiniones diferentes, si bien a medida que se alejaba de Buenos Aires la campana opositora sonaba con una estridencia que eclipsaba a todas las demás.

Pero, mal o bien, había dos campanas, dos voces, dos opiniones. Poco a poco comienzan a caer las tinieblas y el pensamiento único, la insulsa y fraudulenta versión oficial, será lo único que podrán escuchar los argentinos para “conocer” lo que está ocurriendo.

Nunca vivimos algo igual en democracia. Se viene una durísima batalla para defender nuestras libertades, amenazadas por el macrismo desde los más diversos frentes.

El gobierno de Macri confía en la pasividad y desorganización del campo popular. Pero es una apuesta temeraria.

No vaya a ser que de tanto tensar la cuerda esta se rompa y la mitad del país que no lo votó, más una fracción de los que sí lo hicieron pero ya están arrepentidos, decidan, hartos ya de tantas decisiones reaccionarias y antipopulares; hastiados y enojados por el recorte de sus ingresos, por la inflación descontrolada, por los despidos arbitrarios, reeditar las grandes jornadas de Diciembre del 2001 y una gigantesca poblada provoque el derrumbe del Régimen.

Macri está jugando con fuego, y no parece muy ducho que digamos. Por las dudas, no sería mala idea chequear el funcionamiento del helicóptero presidencial.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Condena generalizada a la censura a Víctor Hugo Morales

enero 11, 2016

Diputados del FpV condenan la censura a Víctor Hugo Morales

A través de un comunicado, los legisladores acusaron que el gobierno de Macri busca callar voces opositoras.

11 de enero 2016

diputadosfpv
Máximo Kirchner junto a Andrés Larroque y Héctor Recalde, durante la jura en Diputados. Telam

El bloque de Diputados de la Nación por el Frente para la Victoria condenó el despido de Víctor Hugo Morales de radio Continental y criticó al presidente Mauricio Macri por la “persecución y cacería de periodistas y medios de comunicación” críticos con su gestión.

“Si bien el presidente de la Nación durante la campaña presidencial prometió que respetaría la libertad de expresión, lo que se puede advertir es una verdadera persecución y cacería de periodistas y medios de comunicación que puedan llegar a criticar o disentir con alguna de las medidas arbitrarias e inconstitucionales que ha tomado desde el inicio mismo de su mandato“, destaca el comunicado del bloque que preside Héctor Reclade.

El comunicado del bloque de Diputados del FpV:

El bloque de diputados nacionales del FPV-PJ rechaza en forma terminante la censura y despido de Radio Continental del periodista Víctor Hugo Morales, al tiempo que advierte con suma preocupación la ejecución por parte del gobierno de Mauricio Macri de un plan para imponer a la sociedad una sola mirada de la realidad acallando toda voz que pueda representar una disidencia con su gobierno.

Si bien el Presidente de la Nación durante la campaña presidencial prometió que respetaría la libertad de expresión, lo que se puede advertir a tan solo un mes de iniciada su gestión, es que lo que verdaderamente ha comenzado, a través de sus ministros y funcionarios, es una verdadera persecución y cacería de periodistas y medios de comunicación que puedan llegar a criticar o disentir con alguna de las medidas arbitrarias e inconstitucionales que ha tomado desde el inicio mismo de su mandato.

Es preciso poner en relieve que la censura al periodista Víctor Hugo Morales, no representa un hecho aislado, sino que ésta se da en un marco más general de lo que podría denominarse un verdadero apagón informativo pergeñado desde el propio Ejecutivo Nacional con el fin de imponerle a la sociedad una única y acrítica mirada de la realidad ante los graves hechos que están sucediendo en el país, como lo son el despido masivo de empleados del sector público y el claro intento de condicionar las negociaciones paritarias del sector privado, a través de las amenazas dirigidas a los sindicatos por el ministro de Hacienda, Adolfo Prat Gay.

En tan sólo un mes, el gobierno de Cambiemos ha amordazado a numerosas expresiones de la sociedad argentina y vulnerado el funcionamiento institucional, intentando lograr una justicia y un sistema de medios adicto, dañando la dinámica democrática que se basa en el respeto a la Constitución Nacional, el debate y el respeto a las diferencias.

Como representantes del mandato popular y primera minoría política en la Cámara, los diputados del bloque FPV seguiremos accionando para que se respete democráticamente la plena libertad de expresión de todos los sectores del periodismo y de todas las voces, como ha sucedido con la derogación del delito de calumnias e injurias, la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y acompañaremos a todo periodista que sea condicionado por los poderes fácticos apañados por el proyecto de Macri.

Finalmente, respecto del despido del periodista Víctor Hugo Morales, se informa que el presidente del bloque, Héctor Recalde, se comunicó con el CEO del grupo PRISA Radios, Andrés Cardó, para expresarle “el total rechazo a la medida, considerada una censura inentendible en el marco de una democracia“.

Fuente: Eldestapeweb


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

La Corte favoreció a medios con deudas impositivas siderales

diciembre 13, 2015

Con una ayudita de sus amigos

13–12–2015 / Con las firmas de Lorenzetti, Maqueda y Fayt, el máximo tribunal dejó en firme un fallo de Cámara por el cual La Nación, otros medios más chicos y empresas de televisión por cable seguirán sin ser considerados en mora y no podrán ejecutarles lo adeudado.

cortesanos

Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, los tres jueces que favorecieron a La Nación y otros medios con deudas impositivas. Imagen: Bernardino Avila.

 Por Irina Hauser

Gracias a un fallo de la Corte Suprema firmado al filo de la partida de Carlos Fayt, con su apoyo imprescindible para lograr mayoría, los medios gráficos que acumularon deudas impositivas siderales durante los últimos años, como La Nación, otros medios más chicos y empresas de televisión por cable, seguirán sin ser considerados en mora y no podrán ejecutarles lo adeudado de acuerdo a las reglas impositivas de los últimos años.

Lo que hizo el tribunal fue dejar firme una sentencia de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que ordena crear un régimen diferencial del Impuesto al Valor Agregado (IVA) tal como reclamaban las empresas periodísticas y establecieron que, mientras tanto, regirá el sistema creado en plena crisis de 2001 que permite usar las contribuciones patronales como crédito fiscal.

La resolución suprema tiene tres líneas y es lo que en la jerga judicial se conoce como “un 280”, un artículo del Código Procesal Civil que permite rechazar un planteo sin dar ninguna explicación. En este caso, desecharon un recurso del Estado, ya que es la AFIP la que queda impedida de ejecutar los tributos.

En un récord histórico, la Corte mantuvo vigente una medida cautelar que permitió desde 2003 que tanto La Nación como otras empresas quedaran blindadas judicialmente ante las exigencias impositivas de la AFIP.

Lo hizo contra sus propias afirmaciones de que las cautelares deben durar un plazo razonable para no ser sentencias anticipadas.

Con la misma arbitrariedad con la que sostuvo esa medida más de una década el tribunal en su composición mínima tardó ahora menos de dos semanas en confirmar una sentencia de Cámara sobre la discusión de fondo, que concluye que los sistemas impositivos que se venían utilizando durante el Gobierno de Cristina Kirchner, podrían afectar la “rentabilidad” de los medios de más envergadura y hasta habla del riesgo de un impacto “negativo en su estructura económico-financiera” capaz de repercutir en su “continuidad” y hasta generar su “quiebra o desaparición”.

Del texto no surge cómo llegan a semejante convicción. Los camaristas que firman esa conclusión son Claudia Caputi, Luis Márquez y José Luis López Castiñeira. Estos dos últimos son los mismos que declararon la inconstitucionalidad de la composición actual del Consejo de la Magistratura, algo celebró el PRO, que quiere cambiar ese organismo.

El fallo supremo tiene las firmas del presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, de Juan Carlos Maqueda y Fayt. Su fecha es el 3 de diciembre. En los últimos días de noviembre funcionarios del tribunal vieron con sorpresa entrar y salir cómodamente de los principales despachos a Fernán Saguier, directivo de La Nación. Elena Highton de Nolasco no firmó porque no está de acuerdo con el otorgamiento de un régimen de impuestos diferenciado.

Privilegios

Antes de 1999 los medios no pagaban IVA. Se les empezó a exigir a partir de entonces, cuando el impuesto se generalizó. En 2001, en plenas crisis, un decreto (1387/01) de Fernando de la Rúa determinó que todas las empresas, de cualquier sector, podían computar aportes patronales como créditos fiscales.

Era el tiempo de los acuerdos de competitividad, donde los medios se comprometían –aunque varios incumplieron– a no despedir gente ni subir el precio de tapa de los diarios. En 2003, el decreto 746/03 de Eduardo Duhalde sólo dejó en pie el beneficio impositivo para los medios de prensa con el argumento de que estaban atravesando una “crisis terminal” (por los costos dolarizados, los pasivos externos, la caída de clientes).

Les dio cuatro meses más de aire hasta que el Poder Ejecutivo encontrara una “solución alternativa”. El día que perdieron esa ventaja, nada la sustituyó. Ahí empezó la batalla judicial. Los medios no se presentaron en forma individual sino a través de entidades: la Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires (Aedba), la Asociación Argentina de Editores de Revistas (AAER), la Asociación de diarios del Interior (Adira), la Asociación de Radiodifusoras Privadas de Argentina (ARPA), la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC).

La primera cautelar de la Corte, hace más de una década, volteaba un fallo de Cámara que ponía en duda el otorgamiento de excepciones impositivas dado que habían cambiado las condiciones críticas de 2001: “No existe ningún derecho subjetivo a la reducción impositiva”, decía el fallo de Martha Hernánez y Jorge Grecco, que recalcaba que ninguna empresa había demostrado su catástrofe económica ni nada parecido. El máximo tribunal, en un comienzo, con la firma de todos menos de Raúl Zaffaroni, disponía la vigencia del sistema de cambio de aportes patronales por IVA.

Desde entonces, la deuda de La Nación –por ejemplo– llegó a casi 310 millones de pesos, de los cuales 200 eran intereses. La AFIP calculó las deudas de otros medios en alrededor de 23 millones en el caso de editorial Perfil; de 26 millones El Litoral, de Santa Fe; 15 millones El Cronista Comercial; entre otros ejemplos.

Esas fueron algunas de las empresas que no aceptaron diferentes herramientas que a partir de 2008 ofreció el Gobierno para que los medios pudieran ir saldando sus deudas. Hubo una ley que ofrecía exención de intereses y multas (26.476).

Más adelante un decreto permitía canjear deuda por publicidad oficial, más planes de pago de hasta 120 cuotas. Estas opciones fueron aprovechadas por algunos medios como La Gaceta, La Nueva Provincia, Telefe, América TV, el Grupo Clarín, Canal 9, Telecentro.

El año pasado se estableció un nuevo sistema: se modificó la ley de IVA con una alícuota diferencial aplicable a las ventas, locaciones y las importaciones de diarios, revistas, publicaciones periódicas y locación de espacios publicitarios. La alícuota varía según la facturación.

Cadena judicial

En octubre de 2014 la Corte Suprema prorrogó la medida cautelar favorable a las entidades periodísticas en un fallo donde le pedía a la jueza de primera instancia, Rita Ailán, que resolviera la cuestión de fondo y en el que los supremos adelantaban su propio criterio.

Highton votó en disidencia con un tecnicismo sobre la procedencia, y Zaffaroni ni firmó. El resto directamente, en un tono hipercrítico, dijo que la política fiscal que se aplicaba respecto de los medios es “irrazonable” y “discriminatoria” para los medios más grandes.

Planteaba que se violaba la libertad de expresión a través de los impuestos con la intención de perjudicar a grupos económicos. Al sistema de alícuotas, por caso, lo señalaban como arbitrario y una forma de censurar. Hablaban de una crisis económica de los medios, sin mostrar cómo llegaban al diagnóstico. “A la fecha no se ha encontrado una solución que atienda en forma global la crisis del sector”, decían los supremos.

Para la jueza Ailán el pedido de un régimen especial de IVA era abstracto, habiendo un sistema reciente de alícuotas. Además, señaló que son cuestiones que debe resolver el Poder Legislativo. Los medios apelaron y la discusión llegó a la Cámara Contencioso Administrativo.

El camino que siguió el expediente discurrió casi como un mecanismo de relojería. Los camaristas firmaron un extenso fallo (74 fojas) el 1 de octubre último, que toma como base los argumentos que ya había dejado servidos en bandeja la Corte, los amplía un poco. Todo lo que dijeron los camaristas es lo que la Corte avaló y dejó firme como propio la semana pasada.

– Por empezar, la Cámara ordenó que crear un régimen especial del IVA para los medios gráficos y audiovisuales, tal como venían pidiendo todas las asociaciones que se presentaron en tribunales.

Ese sistema debería crearse por ley, o decreto. Mientras no exista, dijo la Cámara y ahora la Corte, queda vigente el régimen de la crisis de 2001, de modo que las cargas patronales se puedan cambiar por crédito fiscal del IVA.

Según los camaristas, “la derogación de ese régimen”, la “omisión de encontrar una solución alternativa” y la “exclusión de otros regímenes de facilidades de pago que se otorga a todos los sectores de la economía excepto a los medios de prensa involucrados en este ponen de resalto que se encuentra amenazada la libertad de expresión”.

* La Cámara es dura al hablar del supuesto daño económico que atribuye a las cargas tributarias, pero tampoco exhibe ejemplos ni cifras concretas. Ningún medio, tampoco ha exhibido el perjuicio sufrido. Insiste en “la magnitud de los montos involucrados y el riesgo de desaparición de empresas del sector” lo que “repercute en su continuidad”.

* Los medios endeudados harán sus cálculos en función del viejo sistema, y de otro punto que ya había establecido la Corte pero fue reafirmado: no se los considera morosos, por lo tanto no hay cobro de intereses. Todo esto se supone que hace su “debe” bastante inferior a lo que calculaba la AFIP.

– La Cámara dedica varias páginas a cuestionar el régimen de alícuotas vigentes, entre otras cosas porque dice que deja afuera a los medios no gráficos (que también reclaman) y a los de mayor envergadura, que generan más facturación.

El tribunal insiste en que no se encontró ningún “solución alternativa”. No sería extraño, ya especulan en tribunales, que algunos medios que hicieron acuerdos de cambio de publicidad por impuestos, o de algún otro tipo para saldar sus deudas, o que pagaron la alícuota, reclamen que les devuelvan la plata. Si lo hiciera Clarín, por ejemplo, es posible que sean montos millonarios.

La apelación del Estado llegó a la Corte Suprema el 18 de noviembre y fue resuelta el 3 de diciembre, con un feriado puente el medio. Las tres líneas del “280” supremo eximen a algunos medios, como La Nación, de pagar cifras millonarias. Forma parte del repertorio de fallos con que la Corte viene deleitando a las grandes empresas periodísticas. Este año, sin ir más lejos, con una resolución también brevísima dejo firme la cautelar con que Clarín elude la adecuación de oficio a ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Pagina/12. Un ataque a la libertad de expresión

diciembre 8, 2015

paginalogo

08–12–2015 / Desde hace cinco días la versión digital de Página/12 está siendo sometida a un bombardeo informático que prácticamente impide que los lectores puedan acceder a ella. Semejante bloqueo constituye uno de los mayores ataques a la libertad de expresión sufrido por un medio nacional en los últimos años.

El principal afectado, por supuesto, no es esta empresa editora sino el derecho a la información de los millones de lectores del país y el extranjero que día a día eligen a Página/12 como una fuente imprescindible para conocer e interpretar lo que ocurre en la Argentina y el mundo.

Las dimensiones del ataque y su sofisticación técnica han dificultado una respuesta rápida. A pesar de ello, el diario y sus proveedores informáticos están trabajando activamente en mecanismos de mitigación que estarán activos lo antes posible.

También se pondrán en marcha las todas las instancias legales que correspondan para que semejante agresión no quede en las sombras, como ha ocurrido con ataques anteriores sufridos por este medio de comunicación.

No solo los lectores de Página/12 y los que lo hacen cada día merecen tener esa respuesta, sino que es un requisito indispensable para que no corra riesgos la salud y continuidad de la cultura democrática que comparten los 40 millones de argentinos.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.252 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: