CFK. Día de la Bandera. Cadena Nacional

junio 20, 2015

20–06–2015 / Rosario: Acompañada por todos los miembros del gabinete de ministros, autoridades provinciales santafecinas y municipales de Rosario en el acto por el Día de la Bandera, que concluyó a las 15, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó hoy a “superar prejuicios” pasados entre las fuerzas políticas peronistas y no peronistas, ante “el ataque que sufre nuestro país” por la ofensiva de los bonistas que no ingresaron al canje, y consideró que “hay bases mediáticas en el continente dispuestas a bombardear todos los días los proyectos populares“.

Al formular estos conceptos al pie del monumento que homenajea a la Enseña Patria, a orillas del río Paraná, puso de relieve que hace casi un año el juez Thomas Griesa de Nueva York daba a conocer su “sentencia” y aseguró que el magistrado “no quería que le pagáramos a los acreedores” sino que quería “humillar y denigrar la soberanía argentina y desencadenar un proceso de nuevo endeudamiento“.

“Hace pocos días en otra sentencia que no merece llamarse así“, señaló Cristina, se demostró que la cifra original el juez había decidido llevarla a “20.000 millones de dólares“, dijo Cristina al hablar en el acto oficial por el Día de la Bandera en la ciudad de Rosario.

La jefa del Estado dijo aludiendo al fallo de Griesa: “No estábamos equivocados, no era capricho, no era ejercicio nacionalista a ultranza, al contrario, era aplicar el criterio de racionalidad más estricto en términos económicos , jurídicos y de dignidad, y soberanía en términos políticos“.

En ese sentido, exhortó a “los partidos de raigambre popular” a superar “una historia que no fue fácil” y discutir con ideas las mejores propuestas para el desarrollo nacional.

Nosotros también hemos superado las cosas que pasaron, cuando no podíamos decir ni el nombre de Perón. Les pedimos a los demás, que con la misma grandeza, superen esos prejuicios frente a los grandes temas de la patria, sin abandonar la identidad y la legitimidad del derecho a disputar“, reclamó la Mandataria.

Y recordó hoy diversos hechos históricos de la política argentina, como los bombardeos a la Plaza de Mayo de junio de 1955, durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón. Llamó luego a recapacitar porque “las ideas no las pueden destruir con la violencia ni con un decreto”.

Enfatizó que “en estos 12 años hemos protagonizado el mayor proceso de crecimiento económico con inclusión social desde que se tenga memoria“, y llamó a todos los ciudadanos y, principalmente, a los dirigentes políticos que aspiran a sucederla a “profundizar el desarrollo“.

Con todos nuestros defectos, con los desaciertos y errores que seguro hemos cometido, hemos protagonizado con todos los argentinos el mayor proceso de crecimiento económico con inclusión social desde que se tenga memoria“, manifestó.

Es hora de que, en honor a esos hombres que generaron ideas, que generaron libertad, nos pongamos a discutir sobre proyectos y propuestas, para ver como logramos incluir a los que aún faltan incluir, profundizar el desarrollo“, sostuvo.

En otro tramo de su alocución afirmó que se resistirá “toda la vida a recordar a los combatientes de la Patria como viejitos que murieron“, porque en realidad se trataban “de jóvenes comprometidos con la patria y la política“, dijo aludiendo a Manuel Belgrano, creador de la Bandera Nacional de cuya muerte se cumplen hoy 195 años.

“Eran jóvenes con ideales y convicciones, comprometidos con la política. Política y Estado para tener pueblo y Nación“, enfatizó Cristina y consideró que “nos escribieron una historia donde parece que la política no existía ni las ideas tampoco“.

“(Los próceres) no fueron solos a la batalla, fueron acompañados por el pueblo, los que regaron con su sangre fueron los más humildes, los que en Jujuy no dudaron en quemar lo que tenían para que no cayera en manos de los enemigos“, señaló la Mandataria.

Al comienzo había hablado del concepto Nación-Estado advirtiendo que así como “uno solo es manejable, cuando los dirigentes representamos los intereses colectivos no nos puede manejar nadie, como a Belgrano o San Martín“.

Y al concluir sostuvo que “desde el lugar que esté, siempre” estaré junto a ustedes para finalizar pidiendo además recordar a Manuel Belgrano “como lo que era, un combatiente de la Nación y del Pueblo“.

Previamente se hizo público el anuncio oficial de que el Estado Nacional comprometió la restauración total y puesta en valor del Monumento a La Bandera, situado en la ciudad de Rosario, a orillas del Río Paraná, en la provincia de Santa Fe.


Conmemoración del Día de la Bandera: Palabras de la Presidenta de la Nación

Gracias, muchas gracias.

Querido pueblo de Rosario; querido pueblo de Santa Fe; compatriotas; señora Intendente; señor Gobernador; señores gobernadores que me acompañan; autoridades nacionales, provinciales, municipales, eclesiásticas: otra vez aquí, junto al río Paraná un 20 de junio.

No quiero dejar de repetir una vez más, lo que a mi criterio tal vez algún día deberíamos los argentinos repensar. Hombres como Manuel Belgrano, político, economista que tomó las armas para defender la Patria, no debe ser recordado el día de su muerte, sino el día de sus victorias.

No es casualidad, no es casualidad que muchas veces se intente despojar a nuestros padres fundadores de su rol, de su verdadera personalidad.

Ese hombre que un 27 de febrero junto a las orillas de este río, enarboló por primera vez la enseña nacional, o tal vez aquel que triunfó en Tucumán y Salta un 20 de febrero y un 24 de septiembre. De ese Belgrano y tal vez en esa fecha, deberíamos recordarlo.

Pero tal vez, para los que nos escribieron una historia, donde parece que la política no existía ni las ideas tampoco, tal vez les importe recordar el día que Belgrano murió o que San Martín también murió o ese San Martín viejo, enseñándole las Máximas a su hija Merceditas. Nos las enseñaron de memoria desde el Billiken y desde el colegio toda la vida.

Me resisto y me resistiré toda la vida hasta el último aliento, a recordar a los combatientes de la Patria, como viejitos o el día que se murieron. Eran jóvenes comprometidos con ideales, con convicciones, con la Patria, con la política, sí con la política y con el Estado.

Política y Estado para tener pueblo y nación, que son los verdaderos objetivos de hacer política y que tiene que tener el Estado. La nación, como entidad de todos los argentinos y el pueblo como protagonista inamovible de esa nación y de la democracia.

Cuando recién el gobernador hablaba de política y Estado y reclamaba la necesidad de reconstruir estos conceptos, es que prolijamente han intentado desterrarlos del lenguaje y de la conciencia colectiva, es mejor impulsar personalidades aisladas, es mejor tener a alguno que dé bien por una cámara de televisión, porque uno siempre es manejable, pero cuando los dirigentes representamos los intereses colectivos del pueblo, no nos puede manejar nadie, como no lo manejaron ni a Belgrano ni a San Martín ni a tantos otros, justo es reconocerlo.

Cuando el otro día, durante las fiestas patrias de la Semana de mayo, me tocó el inmenso honor de llevar el sable corvo del general don José de San Martín a su verdadero lugar, al Museo Histórico Nacional, y ver esa espada que liberó a medio continente, rodeada de las otras espadas que ayudaron a esa tarea, porque la liberación de un pueblo y de una patria nunca es tarea de uno solo, si no que es colectiva, ver esta espada rodeada de la espada del general Belgrano, del coronel Dorrego, al que pronto vamos a ascender a general post mortem también.

Ustedes saben, a mí me gusta mucho la historia, a Dorrego le decían El Loco, “El Loco Dorrego” y Dorrego nunca había aceptado ninguna promoción de grado militar que no correspondiera a haberla ganado en el campo de batalla.

Se la vamos a dar y no vamos a traicionar su mandato, porque él también ganó su lugar en la historia y merece también esas palmas de general que rodean hoy a San Martín y a Belgrano. Junto a ellos también, el almirante Brown, el brigadier general don Juan Manuel de Rosas, Lucio V. Mansilla, Las Heras, Zapiola, tantos que prolijamente y planificadamente escondieron en los pliegues de los libros de historia para mostrarnos personajes asépticos que poco tuvieran que ver con lo colectivo.

Ellos no fueron solos a la batalla, fueron acompañados por el pueblo y los que dieron su sangre y regaron con su sangre la campaña de los Andes, la campaña del Gran Norte de Belgrano, fueron precisamente los más humildes, los que en Jujuy no dudaron en respetar las órdenes de Belgrano y quemar todo lo que había y lo propio para que no cayera en manos del enemigo.

Estas son las cosas que muchas veces nos quieren ocultar, los sacrificios que hay que hacer para ser libres también. No se es libre gratis, no se es independiente gratis. Los que quieran contarles que las cosas, la patria, la nación, el progreso, el bienestar común se construyen únicamente sonriendo, no es así. Tampoco es cuestión de andar con cara…con cara, se puede sonreír también y hacerlo también con alegría y amor por las cosas que hacemos.

Por eso, yo quería decirles hoy a todos ustedes, que también hoy se cumple un aniversario y tal vez algunos no se acuerden, hacía más frío que hoy y fue el año pasado. Muy bien los chicos se acuerdan, será porque son jóvenes y todavía las neuronas les andan muy bien y muy rápido, pero exactamente el 20 de junio del año pasado, vine aquí a 4 días de aquella, de algún modo hay que llamarlo, sentencia entre comillas, de un Juez que no quería que le pagáramos a los acreedores ni que quiere que le paguemos a los acreedores. Quiero humillar y denigrar la soberanía argentina y, fundamentalmente, desencadenar un proceso de nuevo endeudamiento para todos los argentinos.

Me acuerdo que, no fue un 20 de junio fácil, aquel, los medios, basta recorrer la crónica y hasta que algún compañero también por ahí decía: “qué irá a decir esta después de la sentencia”, porque siempre, vieron, que a las mujeres nos dan por cuestiones así como de reacción

Yo les puedo asegurar que después de dirigir los destinos de la Patria y también participar como corresponde en la militancia de mi propia fuerza política, hay que derribar los mitos de que las mujeres somos medio histéricas, que queremos todo para nosotras y todo lo demás. Podemos dar clases.

Pero quiero recordar aquellos momentos del 16 de junio y del 20 de junio, los días posteriores inmediatos, donde hasta que en algún lugar se me aconsejó que lo que había que hacer era ir al juzgado de este juez y pagar al contado todo y así terminar con todos los problemas. Nosotros dijimos que era una trampa mortal, que no solamente eran esos 1.600 o 1.200 millones de dólares, sino que atrás venía mucho más.

Dicho y hecho: hace pocos días, en otra sentencia, que no merece llamarse así, se aparecieron que no solamente eran 1.600, sino 20.000 millones de dólares. Poco más, bastante más de la mitad de las reservas de nuestro Banco Central.

No estábamos equivocados, no era capricho, no era un ejercicio nacionalista a ultranza. Al contrario, era aplicar el criterio de racionalidad más estricto en términos económicos y jurídicos y también, de dignidad y soberanía en términos políticos.

Recién, el señor Gobernador mencionaba la democracia y las elecciones y yo quiero decirles desde este lugar, que esta función que me ha tocado vivir, no solamente en mis dos mandatos presidenciales, porque no nací Presidenta, nací militante, desde mi experiencia militante desde muy joven, más joven que muchos de ustedes tal vez, e institucional, luego del advenimiento de la democracia cuando me tocó acompañar a quien fuera mi compañero de vida como militante y cuando ganó sus primeras elecciones como intendente, luego tres veces como gobernador, presidente, yo acompañaba al lado suyo, como militante, como legisladora, todo esto me dio y me permitió ver un proceso histórico desde los 70 hasta la fecha.

Y yo quiero pedirles a aquellos partidos de raigambre nacional, popular y democrática, que podremos tener matices, que podremos tener diferencias, que todavía quedarán algunos prejuicios de una historia que no fue fácil: el 16 de septiembre también, hace 60 años bombardeaban la Plaza de Mayo para terminar con el peronismo.

¡Miren cuánta violencia, miren cuánta tragedia en el medio para qué, si a las ideas ni a la historia las pueden destruir ni la violencia ni un decreto!

Digo, entonces, que muchas de las cosas que nos han pasado, han sucedido exactamente a contramano de lo que querían Belgrano, San Martín, Dorrego y tantos otros grandes patriotas, porque lograron dividir al pueblo, muchas veces a través de prejuicios, muchas veces también y es bueno reconocerlo, desde nuestro carácter de movimiento político, histórico, tantas veces proscripto, pero tantas veces renaciendo de nuestras propias cenizas y de nuestros propios errores.

Sé que podemos despertar, tal vez, por viejas historias en algunos partidos que tienen un origen popular, prejuicios. Pero por favor, nosotros también hemos olvidado y superado las cosas que nos han pasado cuando no se podía decir ni siquiera el nombre de Perón.

Hemos superado las proscripciones, mientras otros podían ir a elecciones; hemos superado la tragedia de nuestros desaparecidos. Les pedimos entonces a los demás que, con la misma grandeza, superen esos prejuicios y frentes a los grandes temas de la Patria, sin abandonar la identidad, sin abandonar la legitimidad del derecho a disputar el gobierno, frente a los grandes temas, como es el ataque que sufre nuestro país por parte de los fondos buitres, el ataque que muchas veces sufren las distintas democracias, no solamente la argentina, sino lo podemos ver en el continente donde ya no importa tener bases militares, hay bases mediáticas instaladas en el continente dispuestas a bombardear todos los días los procesos y proyectos populares.

Frente a eso, debemos superar las diferencias circunstanciales, debemos tener la grandeza de recordar lo que hizo Belgrano, lo que hizo San Martín, lo que hicieron los patriotas, superar esas diferencias y frente a esos grandes temas y en esos momentos ser uno solo.

Lo que pasa es que muchas veces estaban acostumbrados a que esas bases mediáticas bombardearan a una sola plaza, pero cuando logran construir un proyecto alternativo al proyecto democrático nacional y popular, comienzan a bombardear a todas las plazas, hasta a las que ayer alagaban también.

Tenemos que hacer aprendizaje para no cometer errores; debemos saber que, por sobre todas las cosas, con todos nuestros defectos, con los desaciertos y errores que seguramente hemos cometido en estos doce años de gestión, hemos protagonizado, junto a todos los argentinos, el mayor proceso de crecimiento económico con inclusión social de que se tenga memoria.

Se podrá discutir el tono de la voz, se podrá discutir si alguien es más o menos simpático, pero es hora, argentinos y argentinas, es hora compatriotas, que en honor a esos hombres que generaron ideas, que generaron libertad, nos pongamos a discutir sobre proyectos y propuestas y que los debates sean eso, propuestas para ver cómo logramos incluir a los que aún faltan incluir, cómo logramos profundizar el desarrollo, cómo logramos si hemos abierto miles de fábricas, seguir abriendo más fábricas, cómo logramos, si inauguramos cientos de centros científicos y universitarios, cómo hacer más investigación, más desarrollo, más ciencia y tecnología, más educación. Estas son las cosas que necesitamos los argentinos.

Yo quiero decirles a todos los hombres y mujeres de mi país, a todos los ciudadanos y ciudadanas, a mis compatriotas y también a esos compatriotas que aspiran a conducir los destinos de la Patria, que la historia no se escribe en la crónica de un noticiero ni en la página de un diario, la historia se escribe en el seno del pueblo, en cada barrio, en cada villa, en cada provincia, en cada lugar de la Patria donde haya un pobre, un necesitado, alguien que necesite la mano del Estado. No para ir como creen algunos a protegerlo y que lo sirvan. Al contrario, para ayudarlo y que pueda caminar con el conjunto de los argentinos.

Por eso este 20 de junio, para recordar a Belgrano, recordémoslo como lo que era, un combatiente de la libertad, un combatiente de la independencia, un combatiente de la nación y del pueblo.

Quiero decirles que siempre que he estado aquí me han hecho sentir muy bien; quiero decirles que siempre he sentido el cariño y el afecto de todos ustedes y quiero decirles que desde el lugar que esté, siempre estaré junto a ustedes, en todos los momentos y en los difíciles, más aún todavía.

Gracias, gracias Rosario, gracias Santa Fe, gracias Argentina por todo, los quiero mucho. (APLAUSOS)


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Randazzo. El peso de la imagen individual por sobre el interés colectivo

junio 19, 2015

Rechazó la lucha y se quedó sin honor  

19–06–2015 / El rechazo de Randazzo a la candidatura bonaerense, lejos de mostrar coherencia evidencia sus ambiciones personales. El peso de la imagen individual por sobre el interés colectivo. Los antecedentes de quienes intentaron un futuro individual más allá del líder. El respeto por el contrincante y la lección de Perón.

randazzo

Por Santiago Gómez

El rechazo de Florencio Randazzo a la candidatura a gobernador por la provincia de Buenos Aires, refleja, junto con la candidatura de Daniel Scioli, los efectos de sesenta años de inyección mediática en el imaginario social argentino, instalando lo “políticamente correcto” como el bien social. En la carta pública que el ministro dirigió a la Presidenta, usó la necesidad de “coherencia” como argumento, y resaltó su incapacidad para borrar con el codo lo que escribieron los diarios.

El hasta ayer pre candidato a la presidencia por el Frente Para la Victoria (FPV), consideró un cargo menor la gobernación de la provincia más importante del país. Quien demostró capacidad en la modernización del Estado y otorgó agilidad a las respuestas administrativas, se negó a realizar su aporte militante en el distrito que más pesa, al quedar enceguecido por sus ambiciones.

No es el primer peronista que intenta un proyecto personal más allá de su líder y sabemos cómo les fue a los que lo intentaron. Debió aprender de su contrincante, quien entendió que fuera del Movimiento no era nadie.

Las palabras y las cosas como son

Quien se mostraba como la garantía de la “pureza K”, demostró estar más preocupado por su imagen individual, más allá del gobierno de Cristina Fernández, que por enfrentar la adversidad junto a sus compañeros.

Parecen que los vientos puritanos que soplan en la ciudad de Buenos Aires llegaron hasta el despacho del ministro. “Soy un hombre de palabra”, le escribió Randazzo a la Presidenta, para explicar su decisión, ya que había hecho público que si no era candidato a presidente no se postulaba a ningún cargo.

No era muy difícil para un militante argumentar el cambio de decisión. “Mi preocupación era la continuidad del rumbo, con Zannini en la fórmula no tengo de qué preocuparme. La Presidenta consideró que podía aportar con mi experiencia en la provincia de Buenos Aires y yo voy donde los compañeros consideren que puedo hacer un aporte”.

Sin embargo, Randazzo optó por darle de comer a la oposición, para que saliera a decir que ¡al fin! aparecía un peronista coherente; oposición que se niega una y otra vez a reconocer las contradicciones que ellos aportan a la política.

El valor de la palabra de Randazzo se obtiene al recordar que dos días atrás escribía en las redes sociales que él era un soldado. Soldado bastante particular, que después no cumple con lo que se le pide.

Al renunciar a la candidatura a gobernador, Randazzo no renunció al honor que la Presidenta le otorgó, sino a la lucha por la transformación del Estado provincial. La implementación de soluciones informáticas, como se hizo con los documentos, sería un valioso aporte a la ciudadanía bonaerense, que padece demoras para resolver sus conflictos, a causa de las distancias con una gestión centralizada en la ciudad de La Plata.

Una aceptación por parte de Randazzo, hubiese significado el correspondiente desplazamiento de los otros candidatos y  anular la posibilidad de que en un próximo gobierno la policía bonaerense dependa de quien tenía a su cargo la policía federal cuando fueron los incidentes del Parque Indoamericano.

Sin embargo, Randazzo puso sus ambiciones personales, por sobre el interés colectivo y rechazó el ofrecimiento. La prisa es enemiga de las construcciones y la ambición una fuente de ceguera.

La fuerza no es personal

La carta de Randazzo materializa su errada conceptualización del momento histórico que el país atraviesa. Se equivoca el ministro al sobrevalorar la gestión sin hacer referencia alguna a la construcción política. Sin fuerza política propia, con capacidad de llenar estadios, no se hubieran podido llevar adelante las transformaciones en el sistema ferroviario.

Cuando las canchas las llenaba Moyano, los trenes no se tocaban. Al leer la carta, se observa cómo el ministro pone el acento en las personas, ya sea Néstor, Cristina o Zannini; y hace una sobrevaloración sobre sí mismo, sin hacer referencia alguna a la fuerza política construida que impidió que tanto a Néstor como a Cristina los bajen, para que después se profundizara el rumbo.

Randazzo se equivoca al creer que Zannini presidiendo el Senado es la garantía del proyecto. A sesenta años del bombardeo a la Plaza de Mayo queda demostrado que la garantía de los derechos que la ciudadanía conquistó está en la unidad, la organización y la movilización social.

La ocupación del espacio público, y no de los cargos, son los que garantizan las conquistas. Basta observar la realidad de Brasil, con las calles vacías y el parlamento votando leyes de flexibilización laboral, para comprobarlo.

Si fuese la coherencia y no la ambición lo que moviliza Randazzo, debió aceptar la propuesta de la Conducción que dice reconocer.

Según dijo, buscó que su candidaturapusiera de manifiesto la idea de continuar con todos y cada uno de los logros. Que representara cabalmente a ese nuevo sujeto social, compuesto por millones de argentinos que hoy tienen nuevos derechos y están dispuestos a defender y profundizar el camino de la transformación y la inclusión”. Anoticiado de que Zannini acompañará a Scioli, no cabía duda alguna de que el objetivo de Randazzo estaba garantizado.

Pero además, hay un error conceptual en sus afirmaciones y en ello quisiéramos detenernos.

Es la lógica electoralista la que piensa la política en términos de sujeto social. Sin lugar a dudas que la transformación social de estos últimos doce años acercó la política a millones de sujetos, lo cual les posibilitó participar de fenómenos sociales, ocupar el espacio público, como años atrás no lo hacían.

Basta recordar el último 25 de mayo o la manifestación por Ni una menos, para pensar en las decenas de miles de personas que participaron sin estar vinculadas orgánicamente a ninguna fuerza política. Si hubo algo nuevo en esto últimos doce años, no se conjuga en singular, y ahí radica el error del ministro.

Por eso Randazo cree que él, su persona, era la garantía, él la representación de la pureza, y pierden valor sus palabras después de haberlo escuchado tantas veces decir que el candidato era el proyecto.

La historia y las anécdotas

El poder lleva a los hombres a considerarse más de lo que son, y eso explica que Randazzo se iguale a la Presidenta en la carta, al referirse a “los millones que confiaron en nosotros”.

La confianza de la mayoría de la población recae en Cristina Fernández y por transitividad es la imagen que entre unos pocos pueda tener Randazzo, en su mayoría bonaerense y a los que se negó a representar. Imagen que la ciudadanía se construyó por haber cumplido Randazzo con las órdenes de la Presidenta.

Sin embargo, el ministro parece más preocupado por el lugar que va a ocupar en la historia. Se tomó el tiempo de comparar los años que hace que está como ministerio del interior, con todos los ministros que hubo al frente de la cartera en los últimos sesenta años y además cree que después del 10 de diciembre va a estar en cada DNI, en cada pasaporte, en cada tren.

El hoy senador Juan Manuel Abal Medina, durante una entrevista en el programa radial de Eduardo Aliverti cuando era Jefe de Gabinete, fue cuestionado por Alcira Argumedo por algún funcionario procesado y alguna denuncia de corrupción. Abal Medina hizo una división entre lo que hace historia y lo que solo son anécdotas.

El razonamiento de quien acompañó a Néstor Kirchner en la UNASUR, sostiene que a la historia pasa la nacionalización de las AFJP y no la causa Ciccone. A la historia pasó que Perón hizo libre la educación universitaria y la mayoría no sabe el nombre del Ministro de Educación que había en su momento. Lo mismo pasará con las generaciones venideras.

Se recordará que fue Cristina la que recuperó los ferrocarriles, la que terminó con el negocio de los documentos, y los jóvenes tendrán que ir a buscar a internet si quieren saber quién era el ministro que en ese momento estaba a cargo de la cartera del interor y transporte.

Está comprobado que se pueden pasar treinta y cinco años dentro del peronismo, sin haber entendido que primero está la Patria, segundo el Movimiento y por último los hombres. Y que cada uno será dentro del Movimiento lo que la conducción decida.

 “¡Venga amigo! Incorpórese usted al Movimiento y será dentro del Movimiento, lo que sus condiciones humanas, mentales y sentimentales tengan allí, en el Movimiento.

En la política, lo más estúpido que hay es el que quiere elegir sólo lo que le gusta a él, política es el medio, el fin es llegar al gobierno, todo ese medio es un proceso cuantitativo, porque en la cantidad, el voto del bueno, del malo, del rico, del pobre, del sabio, del ignorante, en la urna, vale uno, lo que hay que hacer, hay que llenar las urnas, lógicamente ha de tomar a todos, buenos, malos, ricos, pobres e ignorantes, el que solamente quiere tomar los buenos, llega con muy poquitos y con muy poquitos en política no se hace nada”. (Juan Domingo Perón. Revista Envido Nº 5. Ediciones Biblioteca Nacional)


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Randazo a CFK: Llegué con vos y me iré con vos de la Casa Rosada

junio 18, 2015

EL TREN DE FLORENCIO
“Que nadie se confunda, apoyo todas las decisiones que toma CFK”

En una carta dirigida a la presidenta Cristina Kirchner, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, ratificó su “compromiso inquebrantable” con “este proyecto que tiene un lugar en la historia“, y subrayó que su rechazo a ser candidato a gobernador bonaerense fue tomada ante “la obligación de honrar mis convicciones“. “No borro con el codo lo que escribo con la mano“, dijo y enfatizó: “Llegué con vos y me iré con vos de la Casa Rosada“.


randazzo“Que nadie se confunda. Yo apoyo todas las decisiones que toma @CFKArgentina. Ella conduce este proyecto del cual soy y seguiré siendo parte“, tuiteó el funcionario, horas después de que se haba pública la carta que le envió a la primera mandataria en la que le manifestó su decisión que dijo tomar “con tristeza pero sin el más mínimo rencor“.

No puedo renunciar a lo que siento y pienso“, le dijo Randazzo a CFK a través de una carta donde la calificó como “una presidenta con independencia y autonomía del poder económico y mediático que pretendieron, y pretenden aún, condicionarte“.

En su misiva, destacó que durante su gestión puso “cuerpo y alma” para “defender todas y cada una de las acciones que llevamos adelante” y se manifestó “convencido” de que la gestión públicaes la mejor política, ya que así se resuelven los problemas cotidianos de nuestro pueblo“.

En este sentido, reconoció: “Pensé que la mejor manera de contribuir era participando de una elección primaria que pusiera de manifiesto la idea de continuar con todos y cada uno de los logros“, pero no obstante reconoció que “dado que en forma manifiesta no es esta tu voluntad, y vos sos quien conduce este proyecto, yo acepto con tristeza pero sin el más mínimo rencor no poder competir por la Presidencia“.

“Soy un hombre de palabra. No borro con el codo lo que escribo con la mano. Por eso no puedo aceptar ser candidato a gobernador“, dijo y celebró “la decisión de que sea Carlos Zannini quien se constituya en garantía de que nada de lo conquistado se perderá“, y no mencionó al ahora único candidato presidencial del kirchnerismo, el gobernador Daniel Scioli.

Te acompañaré en tu gestión hasta el 10 de diciembre, para seguir transformando” al país porque “mi compromiso con vos, Cristina, es inquebrantable. Te respeto como militante, te admiro como presidenta y te quiero como persona“, expresó y aseguró que seguirá “defendiendo todas y cada una de las conquistas” logradas desde 2003.


La confirmación desde el Gobierno

El rechazo del ministro del Interior y Transporte a una candidatura a la Gobernación bonaerense, tras declinar previamente su postulación a las PASO como aspirante a la Casa Rosada, fue confirmada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien garantizó la continuidad de Florencio Randazzo en su cartera.

En su habitual encuentro con la prensa al ingresar a la Casa de Gobierno, Fernández informó que su par “desistió de participar como precandidato a presidente de la Nación, y no ha querido participar como candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires“.

“Florencio es tan importante, que el hecho que yo tenga que explicar lo importante que es Florencio para la política argentina, es innecesario“, completó el funcionario, quien además confirmó la continuidad de Randazzo al frente de la cartera del Interior y Transporte: “Desde el punto de vista institucional, seguirá cumpliendo funciones“, dijo.

Además, al ser consultado sobre cuál fue la situación que desencadenó la renuncia del ministro a su precandidatura, dijo que “desde que el mundo es mundo, y se cierran las listas, hay 800 que quieren un cargo, y 799 que se quedan disconformes“.

Luego de que Fernández confirmara esa información, el vocero de Randazzo, Juan Manuel Belén, ratificó que el funcionario acompañará a la Presidenta “hasta diciembre, como corresponde”. “Es simple. Florencio Randazzo cumplió con su palabra. Siempre dijo: candidato a presidente o nada“, añadió desde de su cuenta en Twitter.

Por esa vía, Belén recordó una frase que el ministro pronunciaba a menudo cuando los periodistas le consultaban si iba a ser candidato a gobernador bonaerense: “No voy a borrar con el codo lo que escribí con la mano“. Consultado por Télam, el vocero confirmó que la decisión de Randazzo fue comunicada anoche a través de una carta dirigida a la jefa de Estado, luego de haber estado reunidos durante el día de ayer en la residencia de Olivos.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Scioli le propuso a Zannini que sea su vicepresidente

junio 17, 2015

Finalmente, Cristina eligió sucesor 

17–06–2015 / El candidato presidencial Daniel Scioli anunció que le propuso a CFK sumar a Carlos Zannini como vice en la fórmula. ¿Fue una decisión exclusiva de Scioli? ¿CFK inclinó definitivamente la balanza?

Zannini

Por Santiago Gómez

El pre candidato presidencial por el Frente Para la Victoria (FPV) Daniel Scioli anunció que le acercó a la Presidenta de la Nación el nombre de Carlos Zannini, actual Secretario de Legal y Técnica, para que lo acompañe como candidato en la fórmula.

Según el gobernador bonaerense la Presidenta habría “recibido con beneplácito” la propuesta. El Secretario General de la Presidencia, Eduardo “Wado” De Pedro, utilizó las redes sociales para expresar lo que consideróuna gran decisión de Scioli”.

La noticia demuestra una vez más el poder sorpresivo del kirchnerismo y sirve de respuesta para quienes consideraban que la Presidenta no expresaría su voluntad por uno de los dos candidatos del FPV. Cristina parece haber inclinado la balanza en favor del gobernador bonaerense. Resta saber qué hará ahora el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, con su candidatura. ¿Bajará a la provincia de Buenos Aires?

“Es una manera de dar certidumbre de dar tranquilidad y confianza a tantos sectores que están integrados al Frente para la Victoria, con respecto a una persona que es de manera incuestionable comprometido, como lo soy yo, con estas políticas en este rumbo del país y estas ideas“, señaló Scioli, que en la última semana difundió un spot de campaña dirigido al núcleo duro del kirchnerismo en el que afirmó que “vengo bancando este proyecto”.

De Pedro, referente nacional de La Cámpora, expresó que Zanninisiempre acompañó a la juventud en este proceso de ‘puente generacional’ que impulsó CFK”. El anuncio de Zannini como candidato a vice, con el apoyo manifiesto de La Cámpora, ahoga la candidatura de Randazzo como representante del kirchnerismo puro.

“Zanini es un referente del centro izquierda innegable, es una fórmula increíble, el proyecto está consolidado con esta dupla“, declaró por su parte la diputada Diana Conti en declaraciones a Radio América.

Consultada respecto al futuro de Máximo Kirchner, de quien se rumoreaba que podría haber sido compañero de fórmula de Scioli, la legisladora indicó que “a mí me parece que, conociéndolo a Máximo, es de ir dando pasos firmes, sería una buena experiencia como diputado”.

Esta es la fórmula ganadora”, aseveró el intendente de La Matanza y presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, Fernando Espinoza, en el programa televisivo 678 (¿quieren más ultrakirchnerismo?).

El día anterior, al ser consultado por el periodista Roberto Navarro en su programa de C5N, el intendente había rechazado manifestar cualquier preferencia entre los precandidatos del FPV. Claramente cambiaron los tiempos políticos en cuestión de horas…

El vice de Macri

Como yapa, vale señalar que todos los rumores (y las informaciones) provenientes del macrismo indican que será Marcos Peña quien lo acompañará en la fórmula al ex presidente de Boca Juniors. El panorama de cara a octubre empieza a aclararse.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Palabras de la Presidenta en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos, luego de los anuncios e inauguraciones, en Casa Rosada

junio 16, 2015

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER A LOS MILITANTES, EN LA GALERÍA DE LOS PATRIOTAS LATINOAMERICANOS, LUEGO DEL ACTO DE ANUNCIOS E INAUGURACIONES DE OBRAS, DESDE EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS, CASA ROSADA

La verdad que los estaba extrañando porque hoy, una vez más, aquí en esta Casa, en este lugar, en esta maravillosa galería de los patriotas latinoamericanos acompañados por cientos y cientos de jóvenes militantes, quiero decirles que vamos a seguir ampliando y garantizando derechos para todos los argentinos y para todas las argentinas.

Yo digo siempre qué maravilla y qué triunfo político, compañeros y compañeras, el hecho de que políticas y decisiones que oportunamente tomáramos como fue fundar ARSAT, esa empresa de satélites que aproamos en soledad, recuperar Aerolíneas, recuperar YPF, recuperar la administración de las AFJP, construir la Asignación Universal por Hijo, enviar al Congreso la Ley de Movilidad Jubilatoria, el Matrimonio Igualitario, la Ley de Entidad de Género, qué maravilla y qué verdadero triunfo político, que los que estaban en desacuerdo hoy estén de acuerdo y digan que van a ser mantenidos si llegan al gobierno. Qué maravilla, haber convencido.

Pero como siempre digo, más importante que la palabra o las promesas, son las certezas. Y por eso, creo que cada uno de los argentinos, cada una de las argentinas, cada uno de los compatriotas, está empoderado de esos derechos, de esa ampliación constante que hemos hecho y que nos ha permitido en un mundo complejo, difícil, de crisis seguir sosteniendo nuestra economía, nuestro país, nuestros jubilados, nuestras escuelas, nuestras universidades.

Por eso digo que tenemos que seguir trabajando y militando con mucha fuerza y compromiso y cada uno de los espacios. Y también, agradecer a aquellos que sin estar en un espacio político militante, han comprendido esta nueva Argentina y desde un laboratorio, desde una escuela, desde una fábrica, desde un comercio, desde una empresa, desde una industria colaboran todos los días en que el país siga adelante, sin poner palos en la rueda. Quiero agradecerles a esos…

Yo quiero decirles que ustedes son la fuerza pero que hay otros millones de argentinos, la inmensa mayoría, que también quiere vivir y seguir viviendo en un país que siga creciendo.

Por eso, creo que tenemos que dirigirnos también a todos ellos para que juntos, podamos seguir construyendo esta Argentina.

Ayer, cuando hablaba con Omar Perotti, de Santa Fe, me decía que había pasado algo muy impresionante, me decía que la mística que habían generado los militantes, fundamentalmente los más jóvenes, había logrado que muchos hombres y mujeres de nuestro espacio político y tal vez otros que no eran de nuestro espacio político y que se habían ido a su casa, tal vez desilusionados, tal vez escépticos volvieran otra vez a la calle a trabajar y a creer.

Y yo creo que eso es lo que tenemos que lograr, que cada uno vuelva a creer, que cada uno vuelva a creer en el lugar en el que esté, que sepa que si está en el laboratorio está haciendo el mejor trabajo para su país; que sepa que si están en la universidad, le está dando clases y formando argentinos para que puedan pelearle mejor a la vida y al mundo.

Si está en una fábrica, que sepa que está agregando valor, que está generando trabajo, que está dándole cosas para que otros argentinos consuman. Si es un empresario, que sepa que ha podido crecer y que ha podido ganar mucha plata porque esta Argentina creó un proyecto de reindustrialización, de inclusión social, de consumo, de educación que ha permitido y generado millones de puestos de trabajo, poder adquisitivo.

Miren, vengo de Europa y ustedes saben que fui a la FAO, a recibir un reconocimiento en nombre de todos los argentinos por los logros que hemos ha tenido la Argentina en materia de lucha contra el hambre, que yo digo que es lucha contra la pobreza. Y por primera vez, de todas las veces que me ha tocado ir a Roma, vi gente en la calle manifestando y pidiendo trabajo. Y, sin embargo, siguen con políticas que son las que provocaron esa situación.

Por eso, les digo que tengamos mucho cuidado, argentinos…Sí, claro, se ven en la calle, se ven en todas partes en Europa. Y además, saben qué, también me encontré por suerte con muchos argentinos que estaban vacacionando en Roma, lo cual también me puso muy contenta.

Me encontré con dos pampeanas que me estaban esperando en la puerta del hotel y yo les pregunté si era la primera vez y me dijeron somos de La Pampa, y me dijeron no, es la segunda vez que venimos. Y cuándo vinieron antes, les digo yo, hace dos años me dicen. Ah, bueno, les digo yo, sí, sí, pero con reconocimiento lo hicieron. ¿Sabés lo que me dijeron? Gracias a vos. Les dije no, gracias a mí, no, gracias a vos que laburaste.

Yo lo único que hice, nosotros lo único que hicimos fue construir los cimientos y construir las oportunidades. Porque lo que los argentinos estaban reclamando, no era que le regalaran cosas, sino que les dieran oportunidades para crecer, para estudiar, para trabajar, para investigar, para producir.

Entonces, la verdad que me sentí muy bien y me sentí muy bien también porque creo que tenemos que llevar nuestro mensaje, que está calando. Yo recién leía y ustedes me deben de haber escuchado, noticias que en Bélgica están construyendo legislación antibuitres, que hemos logrado también…Mañana, argentinos, se cumplen dos aniversarios.

Mañana son 60 años de que bombardearon esta Casa de Gobierno. Mañana se cumplen 60 años, vamos a inaugurar una muestra, mañana se inaugura una muestra en el Museo del Bicentenario del pintor Eduardo Santoro y hemos encontrado en el ministerio de Defensa documentación muy importante de aquella etapa.

Se encontró lo que era la agenda del día de la fecha del general Perón que obviamente estaba acá en la Casa de Gobierno el día del bombardeo. También informe de los daños, fotos originales, todos instrumentos que estaban aquí y que pertenecían al almirante Rojas y fueron encontrados en el ministerio de Defensa.

Miren cómo se acuerda la historia de ellos y cómo se acuerda de Perón y de Evita. No hace falta ni que silben. Ya está.

Claro que voy a estar con el pueblo en la calle, siempre, siempre.

Decía que mañana se cumplen 60 años y también mañana se cumple otro aniversario. Mañana se cumple un año en la sentencia de los buitres. Me acuerdo que un compañero, en una muy feliz metáfora, me dijo nos volvieron a bombardear la Plaza en un 16 de septiembre, porque ahora las armas son otras, ya no son dispositivos militares, porque ya no pueden y no sirven, ahora son, como decía el otro día un politólogo mexicano, en un importante artículo “Bases”, bases que son mediáticas, bases que son judiciales, en fin, han mutado los instrumentos de ataque al campo popular y, fundamentalmente, a los intereses populares.

Y después de un año, en los que nos predijeron las peores cosas, en las que nos dijeron que teníamos que pagar al contado.

Alguien dijo son 1.600, que paguen al contado, hay que ir al juzgado de Griesa y poner uno arriba del otro y le dijimos no, no vamos a convalidar el despojo, queremos pagarle al 100 por ciento de los acreedores pero en condiciones justas, equitativas, legales e igualitarias para todos. Y menos mal que no seguimos los consejos, menos mal.

Porque hace unos días, salieron otras sentencias que ya no son mil y pico de millones de dólares, sino que son 20 mil millones de dólares, más de la mitad de las reservas para apenas el 7 por ciento de los acreedores, mientras que casi la mitad de lo que le pagamos al 93 por ciento de los acreedores.

Miren, si le hubiéramos hecho caso a algunos que tuvieron tanto diario y tanta prensa.

Lo que más me preocupa como argentina, no ya como Presidenta, sino como ciudadana argentina, que tal vez cuando dijeron pagar todo al contado, lo dijeron porque realmente estaban convencidos de que con eso solucionaban las cosas. Así nos van después las cosas a los argentinos.

Por eso creo que por lo menos mereceríamos, digo yo, alguito, algún reconocimiento, que se les caiga alguna vez un “tenían razón, nos equivocamos”. No se les van a caer los anillos ni van a dejar de ser dirigentes políticos. Al contrario, cuando uno reconoce los errores, lejos está…al contrario demuestra grandeza.

Pero bueno, lo cierto es que tomamos una decisión, nos hicimos cargo de la decisión como siempre y bancamos presiones de toda índole, difamaciones, injurias, agravios, calumnias, campañas mediáticas y también, cosas que tal vez algún día se aclararán como fueron en la República Argentina.

Yo estoy convencida de que vamos a llegar a la verdad a fondo de muchas cosas que pasaron en la República Argentina y que tuvieron el claro intento de derrumbar al gobierno. Sin lugar a dudas. No creo en las casualidades.

Yo les pido, finalmente y para terminar, porque me esperan en el otro patio, esta consigna la tienen que ir cambiando para no si la tocan a Cristina, si tocan al pueblo, a sus derechos, a sus conquistas. Eso es lo que tienen que defender todos ustedes y los 40 millones de argentinos.

Muchas gracias, los quiero mucho a todos, gracias por el acompañamiento de siempre, por el amor y por el afecto.

Los quiero mucho, de verdad. (APLAUSOS) 


PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER A LOS MILITANTES, EN EL PATIO DE LAS PALMERAS, LUEGO DEL ACTO DE ANUNCIOS E INAUGURACIONES DE OBRAS, DESDE EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS, CASA ROSADA.

Hola, ¿tienen frío? ¿Nada de frío, por qué? Porque tenemos el calor del pueblo. Ay, esa consigna. “San Martín, Rosas, Perón” me hace acordar a uno de los momentos sinceramente, les digo, más emotivos que me haya tocado vivir (se escucha un grito: ¡Te amo! Te va a agarrar tu mujer y te va a matar a palos. Así que tratá de que, por lo menos, no te identifique la cámara o que por lo menos estés lejos.

Bueno, pero te digo algo, les quiero contar que esta consigna que ustedes coreaban recién, de la línea histórica: San Martín, Rosas, Perón quería decirles que uno de los momentos más emotivos que he vivido y que no me voy a olvidar nunca fue un acto de los que tuvimos, durante la reciente Semana de Mayo. Sí, mi amor, la nena, dónde está la nena que grita. Uno de los momentos más impresionantes fue cuando llevamos el sable de San Martín, al Museo Histórico.

Ustedes saben que, voy a contar algo que no lo dije, pero lo voy a hacer ahora, la idea… ustedes vieron que fue muy emotivo todo, las gentes en las calles, los chiquitos con su disfraz de Granaderos, de San Martín, los chicos sintiendo la Patria, fue muy fuerte todo.

Pero lo cierto es que, cuando vamos con el Granadero y la Granadera y que van llevando el sable, el tema es que yo quería desenvainar el sable y el Granadero me lo desenvainó antes, y cuando lo hizo lo dejó y lo depositó, arriba de la bandera del Ejército de los Andes, yo dije, agarro el sable y qué hago ahora.

Porque yo, pobre el muchacho se ve que era un joven, se puso tan nervioso, tenía que depositar el sable y yo desenvainar, porque quería sentir esa sensación del pueblo, obviamente, del pueblo.

Pero la verdad que cuando pude tocar esa hoja, y colocarla con su vaina, junto a los sables de Belgrano, de Dorrego, del Almirante Brown, de Juan Manuel de Rosas, enfrente estaba los de Zapiola, Las Heras, Mancilla, yo decía, qué historia que nos vendieron porque, en realidad, siempre nos querían hacer recordar al San Martín viejito, allá en París, que le daba…

No les enseñaron en toda la escuela primaria las 10 máximas, que San Martín le enseñaba a Merceditas y eso era todo lo que te repetían monocordemente. Entonces era un San Martín ya viejito, pero no nos contaban del otro San Martín, del San Martín del sable, del San Martín que liberaba continentes, del San Martín que decía: “lo importante es ser libre y lo demás no importa nada”. De ese San Martín.

La verdad que cuando quisimos llevar ese sable al Museo Histórico Nacional, donde era el legado histórico de quienes lo había recibido, que era Rosas, el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas y después su hija Manuelita… bueno se pasó de rosista este.

Guarda que te van a acusar de mazorquero, pero la verdad que la ceremonia de poner allí la espada liberadora de medio continente, de ese San Martín que combatía, de ese San Martín que luchaba, de ese San Martín que amaba a su Patria y que le dolía su Patria era una historia que los argentinos nos merecíamos recuperar y por sobre todas las cosas contársela a los más chiquitos.

Porque eso es también parte de la construcción histórica y cultural, que todavía nos adeudamos los argentinos, que nos cuenten y saber la verdadera historia.

Ustedes no saben, no se imaginan la cantidad de gente que no sabía que San Martín en su testamento le había legado, le había donado su sable corvo a Rosas. No lo sabían, y no estoy hablando de gente sin estudios, no, no, estoy hablando de gente con mucho estudio, preparada que no sabía esto, que fue ocultado prolijamente.

Porque, claro, si en la escuela te enseñaban que Rosas era un tirano cómo San Martín – que había sido el Padre de la Patria – le iba a entregar el sable a un tirano. Por eso digo que esta lucha que viene, no de ahora, que viene de hace 200 años, y que ha sido también recuperar Mayo, porque ese 25 de mayo es también del pueblo y hemos recuperado también esa historia, que nos contaban edulcorada, de paraguas frente al Cabildo, de gente que te repartía escarapelitas.

Mentiras, te repartían escarapelitas si te identificaban con la escarapela, él que no tenía escarapela no lo dejaban entrar porque sabían que eras contreras.

Esta es la verdadera historia que tenemos que saber los argentinos, cómo se ha construido la Patria, porque si sabemos cómo se construyó la Patria, si sabemos los instrumentos con los cuales los patriotas, los Padres de la Patria fundaron la Patria, si conocemos por qué nos dividieron, por qué nos enfrentaron muchas veces artificialmente no sólo adentro del país, sino también entre nosotros y otros países, si sabemos estás historias nunca más van a volver a engañarnos y nunca más nos vamos a equivocar. (APLAUSOS).

Esa es la idea que me persiguió siempre desde muy joven, cómo empoderar a la gente, no solamente desde los derechos, como los de hoy, como la Asignación Universal por Hijo, con el Procrear, con las jubilaciones y no voy a enumerar todos y cada uno de los derechos conquistados, de los programas y las políticas públicas, pero entender y saber que es la única manera de construir un país grande, no puede haber nación si no hay un pueblo feliz que goce de sus derechos con alegría, como nos enseñaba Jauretche a tener alegría y felicidad, a hacer las cosas con mucha alegría.

Por eso, cuando estuve en Roma, también, además de encontrarme con personas muy importantes también me fueron a ver otros: científicos y científicas, que viven en Roma, para agradecernos las políticas, que llevamos a cabo, en materia de ciencia y tecnología.

Me encontré con una que ahora retorna al país, con el Programa Raíces, por ejemplo, me encontré también con argentinos y argentinas que se habían ido, allá en los años 70, amenazados, con temor; me encontré con el hijo de Silvio Frondizi, tal vez a ustedes les suene el apellido porque hubo un Presidente que se llamó Arturo Frondizi.

Un hermano suyo, Silvio Frondizi, un gran intelectual fue asesinado por la Triple A, y su hijo Julio, vive en Roma y me contaba que va a intentar volver al país, pero que todavía le cuesta mucho pero que ahora tiene un poco más de tranquilidad.

Y me encontré también con un montón de gente de mi edad y mayor que yo también, que nos agradecían no solamente la política de derechos humanos.

Saben qué, eso fue lo que más me conmovió, saben qué nos agradecieron dos o tres personas, que estaban allí, que suelen venir cada tanto a la Argentina y que ahora habían vuelto y después de mucho tiempo habían vuelto a sentir que la política había retornado a la Argentina, porque cuando venían sentíamos mucha bronca, mucha rabia que la gente no quisiera hablar de política, es más que denostarán a la política.

Y nos contaban que venían a la Argentina y veían a una Argentina politizada. Los que quieren convencerlos que la politización divide nos están engañando, lo que quiere es que vuelvan a ser todos unos tontos, que no discutan nada para que nos vuelvan a meter el perro. (APLAUSOS).

No le tengan temor a la discusión política porque saben qué hemos aprendido a discutir en democracia, hemos aprendido a disentir en democracia. No le tengan miedo al disenso, esos que dicen que la política divide, que la discusión. No, mentiras, eso hace crecer, al contrario.

Y también quiero decirles a todos los partidos, de origen, de raigambre, de historia nacional democrática y popular que, por favor, más allá de las diferencias que podamos tener no permitamos de ninguna manera el retorno a un pasado que ocasionó una Argentina de pobreza, de desocupación, de tragedia y de exclusión; defendamos esta Argentina de la inclusión, defendámosla los 40 millones de argentinos y la mejor manera es explicarle al compatriota que ha logrado una mejora económica, que ha logrado comprarse un autito, una casa, que por ahí cree que es solamente por su esfuerzo personal, explicarles que esto es producto, también, de una política pública global.

Porque, a ver, en el 2001, en el 2003 cuando en la Argentina imperaba el trueque, cuando había papelitos en las provincias, en lugar de monedas, ¿acaso no trabajábamos los argentinos, acaso no teníamos voluntad de trabajar? ¿Éramos vagos? No, el país no nos daba oportunidades, no nos daba posibilidades.

Por eso a cada argentino, con mucha paciencia, sin enojarse, sin ofenderlo, con todo el tiempo que tengamos que tomarnos expliquémosle a cada uno, en una tarea más que militante patriótica, de que hemos podido construir este país con bienestar, con inclusión, a partir de políticas claras, de no subordinación a los intereses de afuera, porque creemos que somos un país soberano, porque sabemos que tenemos que vivir en un mundo globalizado, pero vivir en un mundo globalizado no significa estar subordinados intelectual, cultural o económicamente. Formamos parte de un mundo y queremos tener relaciones con todo el mundo.

Por eso, la tarea patriótica es hablar, es predicar, como dije el otro día, en el Museo, que recuerda a Las Malvinas, a los que dicen – desde afuera – que somos amenazantes, como decía el primer ministro inglés.

No, nosotros no somos amenazantes, nosotros tenemos una sola arma, que es la palabra. Y además tenemos algo muy importante: lo que hemos demostrado que podemos hacer porque no nos hemos dedicado a hablar únicamente; primero nos pusimos a trabajar, porque para que crean todos ustedes en nuestra palabra.

Uy nuestra palabra, mirá, vi alguna bandera del PC ahí, eso es una concesión a los compañeros de la Federación que nos acompañan del PC, nuestra palabra, bien.

Quiero decirles que fundamentalmente si somos creíbles en nuestra palabra no es porque hablemos lindo, o porque construyamos lindos discursos. No, no, no, primero construimos un país, y después entonces, ustedes empezaron a creer otra vez, por eso el valor de la palabra, que además está representado en los hechos, en las políticas, en lo que hemos cambiado, en lo que hemos transformado y que tiene que seguir siendo profundizado este cambio, porque faltan muchas cosas y porque – como lo dije alguna vez – mientras haya algún argentino que todavía no haya conseguido trabajo, mientras haya alguna chica que todavía no tenga las posibilidades de elegir qué vida quiere, si estudiar, si trabajar, mientras haya alguien que todavía no le pueda dar a sus hijos la educación que se merecen, todavía estaremos en deuda y será necesario seguir trabajando, gobernando y conduciendo el país con energía, con convicción, con patriotismo y con mucho amor, con mucho amor por el otro y con un profundo amor por el país.

Yo quiero agradecerles a todos ustedes el cariño y el afecto, quiero agradecerles porque seguramente muchos de ustedes estuvieron en esa maravillosa Plaza, el 25 de Mayo, que jamás olvidaré y quiero decirles que no se preocupen ¿y a dónde quieren que me vaya? Si yo soy argentina y vivo acá y pienso seguir viviendo acá. (APLAUSOS)

Finalmente, chicos, para todos aquellos que se hacen los rulos, que andan elucubrando qué hará, qué no hará. Miren, yo no nací presidenta, yo lo que nací fue mujer, argentina y después me hice peronista, así que con eso alcanza y sobra. Muchas gracias, los quiero mucho a todos y todas. (APLAUSOS)


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.046 seguidores