Archivos de la categoría ‘Sudamerica’

Los golpes blandos, el relevo de las dictaduras militares. Detalles

marzo 15, 2014

Golpe blando

 Por Luis Bruschtein

Golpesblandos15–03–2014 / Aquellos viejos villanos, los peores del barrio, los que hacían el trabajo sucio de los señoritos, los militares, han sido descartados.

Las elites ya no entregan a sus filas a ninguno de sus hijos. No hay dobles apellidos y ya no son invitados a las reuniones conspirativas de los grandes señores que a veces ya los miran con cierta desconfianza. Los golpes militares, aquella pesadilla infinita, han caído en el desprestigio, perdieron glamour, han pasado de moda. Ahora se habla de golpes blandos.

El golpe blando consiste en travestir a una minoría en mayoría, amplificar sus reclamos, crispar las controversias y enfrentamientos y desgastar a la verdadera mayoría que gobierna, hasta hacerla caer por medio de alguna farsa judicial como fue en Honduras, o parlamentarista, como en Paraguay o forzando una intervención extranjera como se pretende hacer en Venezuela.

Es más complicado que los golpes militares, pero, a diferencia de ellos, tiene el colorido de estos tiempos, con sus arquetipos de tiranuelos bananeros en el bando de los malos, y un bando de los buenos con sus arquetípicos luchadores por la libertad, con sus simulacros de épicas remasterizadas y con sus falsos discursos de heroísmos ciudadanos, todos ellos, buenos y malos, diseñados como protagonistas de una película de acción clase Z por las grandes herramientas de dominación: las corporaciones mediáticas.

En otras épocas, la derecha le reclamó con razón a la izquierda por su poca vocación democrática. Pero cuando las izquierdas populares no elitistas ni vanguardistas se volcaron a la democracia y ganaron elecciones, han sido las derechas las que no aceptaron el juego democrático.

Las derechas tienen siempre a su favor el poder económico y el gran poder de la época: los supermedios. Las izquierdas han legitimado con votos sus gobiernos y son reacias a sostenerse por la fuerza porque valoran esa legitimidad que fundamenta sus mandatos.

Son movimientos cualitativamente diferentes a los de sus orígenes del siglo XX. Han desarrollado una práctica electoral que antes apenas tenían.

Han perdido elecciones y se han mantenido en la oposición en marcos institucionales. Han ganado elecciones con mucho esfuerzo y, a diferencia de los viejos sectarismos, han desarrollado estrategias con mucha flexibilidad y amplitud, han gestionado con mayor o menor eficiencia, y han formado cuadros de gestión de los que antes carecían.

Son calidades que no eran muy características de las izquierdas o progresismos o movimientos nacionales y populares del siglo XX. Y esencialmente son calidades de la democracia.

Estas corrientes políticas latinoamericanas han crecido en calidades democráticas y han sido refrendadas electoralmente varias veces. En Chile volvió el socialismo con Michelle Bachelet después del gobierno derechista de Sebastián Piñera, en El Salvador ganó por segunda vez la vieja guerrilla del Farabundo Martí y esta vez con un ex comandante guerrillero como candidato.

El voto democrático es el principal aliado de estos gobiernos. Entonces desde la derecha dicen que la democracia no es solamente el voto. Lo cual es cierto. Si la mayoría que gobierna no respeta a las minorías, hay una democracia imperfecta.

Pero si sucede al revés, si las minorías quieren imponerse sobre las mayorías que ganaron elecciones, ya ni siquiera es una democracia imperfecta, sino que es una dictadura. De eso se tratan los golpes blandos.

En abril del año pasado en Venezuela, por ejemplo, Nicolás Maduro ganó por escaso margen las elecciones presidenciales a toda la oposición nucleada detrás de la candidatura de Henrique Capriles.

Sin ningún prurito democrático, al perder por escaso margen, el candidato conservador desconoció el triunfo legítimo de su adversario. Y fue respaldado por una campaña internacional de los grandes medios para que nadie reconociera al gobierno de Maduro.

Hasta hoy en día, la Casa Blanca no lo ha hecho. La oposición y Washington creían que esa escasa ventaja a favor del bolivariano desaparecería rápidamente y quedaría como un gobierno débil, vulnerable a cualquier acción destituyente.

Tres meses después de las elecciones presidenciales hubo elecciones municipales. En una situación muy desfavorable, tras la muerte de un líder carismático como Hugo Chávez, al que debió reemplazar, y con muchos problemas en la economía, Maduro no sólo no perdió esa ventaja sino que la amplió a más de diez puntos y más de un millón de votos. Fue un desastre para la oposición, que creía que finalmente había llegado el momento de cortar el proceso chavista.

El liderazgo de Capriles quedó resquebrajado y Leopoldo López quiso aprovecharse. Capriles sigue siendo mayoría en la oposición y sostiene una estrategia menos violenta. López es hijo de una alta ejecutiva de la organización Cisneros, el principal multimedia del país y convocó a la gente a la calle hasta “echar a Maduro”.

Fueron manifestaciones violentas con barricadas y francotiradores y en ese marco también se produjeron desbordes de la represión. O sea, la minoría de la minoría está en las calles, levanta barricadas y tiene francotiradores. Pero los medios lo presentan como el descontrol de una situación social y tratan de presionar en la OEA para provocar una intervención extranjera. Eso sería un golpe blando.

Venezuela no es un paraíso, afronta problemas importantes. Al igual que todos los países latinoamericanos, ha sido cuestionada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la situación en las cárceles.

Tiene un problema grave de inseguridad. Los estudiantes se incorporaron a las marchas después del asesinato de dos de ellos por delincuentes comunes. También afronta una inflación fuerte y desabastecimiento de algunos productos.

Pero hay un gobierno respaldado por la mayoría de la población para solucionar esos problemas. El sector de Capriles ha insistido en que no apoyan las marchas violentas. Solamente se moviliza una minoría violenta que cuenta con el respaldo de los Estados Unidos y de los grandes medios de la región.

Para respaldar a este sector minoritario de la oposición venezolana, las principales asociaciones de editores de diarios en América latina, entre los cuales se incluyen La Nación y Clarín, de la Argentina, lanzaron el programa Todos Somos Venezuela.

Participan en esa operación la Asociación de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios), el Grupo Diarios de las Américas (GDA) y el Grupo Periódicos Latinoamericanos (PAL). En estas corporaciones están representadas las cadenas latinoamericanas de grandes medios escritos.

La operación consiste en que cada periódico tendrá la obligación de publicar una página tituladaTodos somos Venezuela, sin Libertad de Prensa no hay Democraciacon información que será elaborada por los medios opositores de Venezuela.

La decisión de esta corporación regional aparece casi como una confesión, aunque agreguen en un párrafo que también publicarán la información oficial. Se trata de una corporación de multimedios que avanza sobre la soberanía política de un país, conspirando abiertamente contra sus instituciones democráticas.

Pone en evidencia la decisión de hacer campaña, de debilitar al gobierno de Maduro, de mostrar la imagen trucada de una supuesta pueblada y de disfrazar de mayorías libertarias a las minorías violentas.

El dispositivo mediático es como la caballería de los golpes blandos. Está poniendo toda su potencia de fuego sobre Venezuela, pero las marchas opositoras van perdiendo intensidad y la realidad más compleja de ese país empieza a filtrarse por entre esa imagen grotesca que diseña la barrera informativa.

Un elemento a favor de ese proceso ha sido la decisión de los gobiernos de la Unasur que advierten el peligro institucional al que tratan de empujarlos.

Los cancilleres reunidos esta semana en Santiago de Chile decidieron que a Caracas viajará una misión de la Unasur para respaldar las instituciones democráticas y no para hacerles el juego a los más violentos de la derecha opositora como quería el departamento de Estado norteamericano en la OEA, así como el presidente panameño Ricardo Martinelli, uno de sus operadores regionales.

Las fuerzas políticas en general comienzan a reconocer una problemática que en la Argentina se debatió intensamente con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

El rol antidemocrático que plantean las situaciones dominantes en el universo de la información es cada vez más evidente. Una expresión de ese proceso reactivo fue esta semana la decisión del gobierno mexicano de obligar a desmonopolizarse a Televisa, el principal multimedia de ese país y el mayor de habla hispana.

La disputa por democratizar la información es la disputa por democratizar las sociedades y prevenir estos golpes blandos.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Uruguay. Consideraciones a un año de aprobar la ley del aborto

febrero 24, 2014

Salud
Se cumple un año de la ley que autoriza el aborto en Uruguay

24–02–2014 / Según datos presentados por la cartera de Salud Pública, entre diciembre de 2012 e igual mes de 2013 se realizaron 6.676 interrupciones voluntarias del embarazo en todo el país y no hubo muertes entre las mujeres que abortaron dentro del mecanismo previsto por la ley.


AbortionUn 18% de las prácticas de interrupción voluntaria de embarazos que se realizaron en Uruguay durante el primer año de vigencia de la ley que regula y autoriza estas intervenciones correspondió a mujeres menores de 19 años, “lo que derriba el mito de que las adolescentes son las que más abortan“, informó el Ministerio de Salud local.

Según datos presentados por la cartera de Salud Pública, entre diciembre de 2012 e igual mes de 2013 se realizaron 6.676 abortos en todo el país.

De acuerdo a las cifras oficiales, no hubo muertes entre las mujeres que abortaron dentro del mecanismo previsto por la ley y menos del 1 por ciento de los abortos derivó en complicaciones.

Según esos datos, el 41 por ciento de las intervenciones se realizaron en el sistema público y la mayoría correspondió al departamento de Montevideo.

Las prácticas en las menores de 19 años representaron el 18 por ciento del total, lo que “derriba el mito de que las adolescentes son las que más abortan”, consideró el subsecretario de Salud Pública, Leonel Briozzo.

El funcionario destacó que luego de junio se dio un aumento en el número de consultas y ahora la cifra se estabilizó debido al fracaso de la convocatoria a un plebiscito sobre la ley, argumentó.

Además, Briozzo resaltó que el 6,3 por ciento de las mujeres que consultó decidió continuar con su embarazo.

Desde la promulgación de la ley en diciembre de 2012, para acceder a esa práctica, la mujer debe cumplir una serie de requisitos, como acudir a una consulta médica ante una institución del Sistema Nacional Integrado de Salud, para que un equipo interdisciplinario evalúe la situación.

Luego, tiene cinco días para ratificar su decisión mediante la firma de un consentimiento informado, que junto a otros datos quedará asentado en un registro oficial.

Las otras situaciones previstas para realizar abortos no punibles contemplan “procesos patológicos que provoquen malformaciones incompatibles con la vida extrauterina“, casos en que “se deberá tratar de salvar la vida del embrión o feto sin poner en peligro la vida o la salud de la mujer“.

También cuando la gestación “fuera producto de una violación acreditada con la constancia de la denuncia judicial, dentro de las 14 semanas de gestación“.

En relación a las menores de 18 años y las declaradas incapaces, si no tienen el consentimiento de sus responsables deberán presentarse ante el juez, quien será el que autorice el procedimiento.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Para EE.UU no es democrático estar en desacuerdo con sus intereses

febrero 22, 2014

Miami

 Por Luis Bruschtein

Venezuela22–02–2014 / Todos los golpes antidemocráticos dicen que se producen para defender a la democracia. Y todos deponen a gobiernos elegidos democráticamente para instalar otros de facto. Por eso las excusas no son importantes, sino las consecuencias.

Para Estados Unidos, cualquier gobierno que no acepte sus políticas para la región es comunista, populista o cualquier otro ista que se pueda inventar. O sea: para Washington no es democrático estar en desacuerdo con sus intereses y en consecuencia cualquier ataque que se le infiera al desobediente estará justificado.

No es una elaboración teórica o ideológica sino la historia de América latina. Se sabe que Washington financió la huelga de los camioneros contra Salvador Allende en Chile, y al ejército de los contras en Nicaragua contra los sandinistas.

La lista es mucho más larga en esa historia de guerras provocadas, de invasiones y de golpes militares y hasta de asesinatos de dirigentes populares, promovidos, protagonizados o financiados desde Estados Unidos.

Con sus diferencias, los gobiernos que surgieron tras el repliegue del neoliberalismo en la región iniciaron un proceso independiente de integración e intercambio.

Son gobiernos que protagonizan a su manera fenómenos masivos de inclusión, desde la Argentina, hasta Ecuador, Uruguay, Bolivia o Brasil y Venezuela. Venezuela era el peor de todos.

Con una riqueza petrolera infinita, los venezolanos pobres eran más pobres que los de Arabia Saudita, un país feudal. Los contrastes en los demás países, aunque fuertes, no se comparaban con los de Venezuela.

De allí salió el chavismo. Donde más profunda fuera la desigualdad, la polarización necesariamente iba a ser mayor en un proceso que tratara de revertirla.

Hay una regla de hierro en la historia de la región. Cuanto más pujan los gobiernos por la distribución de la riqueza, más lejos los pone Estados Unidos. En cambio, cuanto más hicieran por la concentración de la riqueza, o sea por favorecer a los ricos locales y las grandes empresas, más cerca estaban del poderoso vecino del Norte.

La administración menemista fue un ejemplo en Argentina de lo que debe hacer un gobierno para que Estados Unidos lo considere su aliado. Es muy difícil ser amigo de los Estados Unidos si no se trata de un gobierno que favorece a los ricos.

Se supone que una cosa es la política interna y otra diferente las relaciones internacionales. Sin embargo, es evidente que hay una ligazón porque varios de los nuevos gobiernos han tratado de concordar con Washington, pero a lo sumo pudieron lograr una relación más bien fría.

La propuesta de los Tratados de Libre Comercio es que cada país de la región comercie de manera unívoca con Estados Unidos. Una especie de embudo.

La idea del Mercosur, la Unasur y la Celac es hacer horizontal esas relaciones como una trama y no un embudo y también para que la negociación con las grandes economías no sea tan desigual. Son estrategias que se contradicen y por lo tanto hay una contradicción entre estos procesos de integración y las estrategias de Estados Unidos.

Esas contradicciones tienen puntos de fricción y el más ríspido de todos ellos ha sido Venezuela desde que asumió Hugo Chávez. Estados Unidos importa gran parte del petróleo que consume.

Venezuela tiene las reservas de petróleo más importantes del planeta y es el tercer proveedor de los Estados Unidos que, a su vez, es el principal comprador de Venezuela.

Esa cantidad de energía –que tiene una proyección mínima de cien años de productividad– puede aportar a los procesos de integración o alimentar a la economía más grande del mundo. En realidad tiene tanto que puede hacer ambas cosas, como sucede ahora.

Pero además, el proceso chavista ha sido el más crítico y desafiante para los gobiernos norteamericanos. Todos esos condimentos confluyen en el corazón de un proceso político interno muy polarizado y crispado.

Con el respaldo que tenía, Chávez pudo haber optado por formas de gobierno más autoritarias pero, con todas sus imperfecciones eligió el camino de la democracia, donde gran parte de los medios de comunicación más importantes estuvieron siempre en manos de la oposición, los partidos opositores tienen libertad para organizarse, expresarse y manifestarse y se han realizado ya numerosas elecciones impecables.

En una de ellas incluso perdió el chavismo, que lo reconoció sin dudarlo. Hay un Parlamento pluripartidario y funciona un Poder Judicial, aunque es cierto que está atravesado por la misma polarización que afecta a toda la sociedad.

Como expresión de esa polarización, gran parte de la clase rica de Venezuela se marchó a Miami. No son exiliados ni perseguidos políticos.

Son personas con la suficiente capacidad adquisitiva como para darse el lujo de vivir en Estados Unidos porque no toleran al gobierno de su país. La base de ese éxodo es la intolerancia, el mismo sentimiento perturbador que sustentó el surgimiento de Leopoldo López como representante de los grupos más recalcitrantes de la oposición.

López fue parte de comandos civiles durante el golpe de Estado del 2002 contra Chávez. Como actor civil del golpismo, con chaleco antibalas y acompañado por una patota de simpatizantes, arrancaba de sus domicilios a funcionarios del gobierno de Chávez.

López es un acérrimo anticomunista muy ligado a Miami y acusa al gobierno bolivariano de ser una dictadura comunista. “Vamos a salir a la calle para echar a este gobierno”, “no vamos a parar hasta echar a Madurofue la convocatoria de López a las marchas que devinieron en violencia.

Cuando una convocatoria no tiene una reivindicación concreta y se da por tiempo indefinido, está provocando una situación de violencia insurreccional golpista.

El presidente Nicolás Maduro ganó las elecciones presidenciales del año pasado por una pequeña diferencia –1,5 por ciento, alrededor de 200 mil votos– al candidato Henrique Capriles, quien aglutinó a toda la oposición.

Poco tiempo después esa diferencia se amplió a casi diez puntos y más de un millón de votos, en las elecciones municipales.

Tras la muerte de Chávez y con una situación económica difícil, el respaldo a Maduro no sólo no fue en descenso, sino que creció. Convocar a su destitución constituye una declaración de fe golpista.

López buscó repetir las condiciones que desembocaron en el fracasado golpe del 2002 del que participó como civil aunque ahora sea presentado por la CNN y los grandes medios de comunicación como una persona democrática.

Al igual que en el golpe de 2002, la CNN pasó a tener un rol militante, que traduce al lenguaje del periodismo el discurso de la crispación golpista.

La difusora forma parte del dispositivo ideológico creado durante la Guerra Fría por Washington. Una millonaria inversión convirtió a la ciudad de Berlín occidental en una bella vidriera del capitalismo frente a una eternamente destartalada Berlín oriental. Miami fue el paraíso de plástico y consumo que se levantó frente a Cuba.

Misteriosamente surgieron grandes fortunas entre los exiliados cubanos y varios de ellos las volcaron en empresas mediáticas y ONG orientadas a América latina.

Tras el fin de la Guerra Fría, Miami se convirtió en la Meca de las capas medias latinoamericanas del deme dos y los nuevos ricos. Las aristocracias, en cambio, prefieren a la capital cosmopolita de Nueva York.

Pero con el sustrato ultrarreaccionario de la primera camada del exilio cubano, Miami se ha convertido en un faro ideológico para estas capas medias altas, muchas de las cuales se enriquecieron gracias a los gobiernos de los cuales abominan.

Los alineamientos han sido claros. Mercosur, Celac y la Unasur anunciaron su respaldo a las instituciones venezolanas. La mayoría de los países de la Alianza para el Pacífico que tienen tratados de libre comercio con Estados Unidos cuestionaron al presidente Maduro.

En Argentina, el gobierno, el peronismo, los movimientos sociales y los sectores de izquierda y centroizquierda que respaldan al kirchnerismo se expresaron en consonancia con la Unasur.

La oposición, desde Sergio Massa y el radicalismo hasta el centroizquierda que alguna vez pudo haber simpatizado con el chavismo se expresaron en el mismo tono que la CNN de Miami. O sea en el mismo tono del voto que buscan representar.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Bachelet fue electa nuevamente presidenta de Chile

diciembre 15, 2013

BALLOTTAGE EN CHILE
Bachelet vuelve a La Moneda

15–12–2013 / La candidata de la coalición de centroizquierda Nueva Mayoría se impuso en la segunda vuelta con el 62 por ciento de los votos y volverá a ser la presidenta de Chile. Es el porcentaje más alto desde el retorno a la democracia en 1990. La postulante de la derecha, la oficialista Evelyn Matthei, obtuvo el 37 por ciento de los sufragios. Hubo una alta abstención.


Bachelet1“Voy a llamarla para felicitarla y para desearle el mayor éxito en su Gobierno. Mi deseo más profundo y honesto es que le vaya muy bien. Nadie que ame realmente a Chile puede querer lo contrario“, afirmó Matthei al dirigirse a sus partidarios entre lágrimas, al reconocer públicamente la previsible derrota.

La candidata oficialista consideró que el país supo que “jamás” buscó la candidatura, que llegó luego de la renuncia de Pablo Longuiera, quien se retiró hace cinco meses de la carrera presidencial por una depresión y provocó una profunda crisis en la derecha chilena. Matthei aseguró que “nunca” pensó “eludir este desafío”.

Por su parte, el presidente Sebastián Piñera tuvo un contacto telefónico con Bachelet para felicitarla por su triunfo en la segunda vuelta presidencial. “Tómese un descanso“, aconsejó además Piñera a Bachelet, en un diálogo televisado. “Quiero desearle todo la suerte“, agregó Piñera. La presidenta electa invitó al mandatario a desayunar en su casa este lunes.

Bachelet votó esta mañana en medio de aplausos de un numeroso grupo de simpatizantes en un colegio del sector oriente de Santiago. A la salida se mostró “convencida de que éste será un día importante, donde es relevante que las personas, hombres y mujeres de nuestra Patria, concurran a participar y con su voto den la expresión de qué Chile queremos seguir viviendo“.

Matthei, por su parte, fue la primera en presentarse a votar. Lo hizo en un local en el centro de Santiago y reiteró su llamado a la clase media, a la que definió como “la columna vertebral del país“. La representante de la derechista Alianza por Chile llegó junto con una caravana de adherentes, además de los diputados Marcela Sabat, Felipe Kast y el exministro Luciano Cruz-Coke.

Relacionadas
A los codazos en la derecha
Camila Vallejo: “Soy partidaria de volver al voto obligatorio”


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Chile va a segunda vuelta. Bachelet obtuvo 46.7 % de los votos

noviembre 18, 2013

CHILE, AL BALLOTAGE
Bachelet: “No hay dos lecturas, ganamos”

18–11–2013 /  El Servicio Electoral informó que, con el 92 por ciento de las mesas escrutadas, la exmandataria chilena y candidata del pacto Nueva Mayoría obtuvo el 46,75 por ciento de los votos en los comicios presidenciales, por delante de la postulante de la derecha, Evelyn Matthei, que consiguió el 25,04. “Hemos ido avanzando de victoria en victoria” y “vamos a trabajar para volver a ganar ampliamente“, aseguró la socialista, quien al no conseguir el 50 por ciento más uno necesario para acceder a La Moneda de manera directa, irá a una segunda vuelta prevista para el 15 de diciembre.


Bachelet“Sabíamos que ganar en primera vuelta era algo complejo, pero estuvimos muy cerca de hacerlo”, enfatizó Michelle Bachelet durante su discurso frente a miles de personas convocadas en la sede de Nueva Mayoría. Desde allí anticipó que su fuerza política “ganará ampliamente” en el ballotage y que no es necesario hacer “dos lecturas” del resultado de hoy: “El país ha votado mayoritariamente a nuestras propuestas”, subrayó.

Por su parte, durante su discurso tras conocerse la tendencia definitiva, la derechista Matthei criticó al socialismo al sostener que “mientras sus jueces de izquierda protegen a los que cometieron delitos, nosotros luchamos para que la gente pueda vivir tranquila”.

Además, pidió el apoyo de “los moderados” y aseguró que “no solo vamos a conquistar los votos de los otros candidatos (que participaron de los comicios), sino también los de Michelle Bachelet“. “Ahora que vamos a ser solamente dos y que vamos a poder discutir; vamos a ganar con un mensaje de moderación“, auguró.

Desde La Moneda, el presidente Sebastián Piñera felicitó a las candidatas que competirán en ballotage y las instó a “levantar sus banderas” para el 15 de diciembre. “Aseguramos a ambas una elección sin intervención ni recursos públicos y sin utilizar el tiempo de funcionarios públicos, para que tengan las mismas oportunidades“, aseguró.

Nos hubiera gustado una mayor participación. Han votado un poco más de 6,6 millones de chilenos, de un padrón efectivo de 12 millones, lo que significa que un 44 por ciento no ha participado“, detalló y admitió que espera que el próximo mes “logremos una mayor participación”.

En el tercer lugar quedó ubicado el independiente Franco Parisi, con casi un 11 por ciento de los votos. Durante su discurso de agradecimiento a sus seguidores dijo que “aspiraba a más” y ratificó que “no votaré en segunda vuelta“. No obstante, llamó a actuar con independencia a quienes lo eligieron hoy. En cuarto lugar quedó Marco Enríquez Ominmai, con el 10 por ciento.

Bachelet, la pediatra que en 2006 se convirtió en la primera mujer en llegar a la Presidencia de Chile, había expresado su deseo de ganar en primera vuelta, algo que no sucede en el país en dos décadas: “Nos gustaría y ese ha sido nuestro esfuerzo de convocar a votar para ganar en primera vuelta, porque hay muchas cosas que hacer“, afirmó tras emitir su voto temprano en la mañana, en medio de numerosos periodistas y adherentes.

Matthei, candidata del ultraconservador partido Unión Demócrata Independiente (UDI), a quien las encuestas previas le daban 10 puntos menos de adhesión, había expresado más temprano su seguridad de pasar a un ballotage.

Cuando Michelle tenía 6 años y Evelyn 4, paseaban juntas en bicicleta por la base aérea de Cerro Moreno, en la ciudad de Antofagasta, en el norte de Chile. Sus familias vivían casi al frente y sus padres eran muy buenos amigos, pero el golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet, en 1973, le dio un giro a sus vidas.

Alberto Bachelet fue apresado el mismo día del golpe y torturado por mantenerse fiel al gobierno del derrocado Salvador Allende. Fernando Matthei era el encargado del lugar donde estuvo detenido y luego formó parte de la junta militar del régimen.

La carrera presidencial chilena tiene “estos componentes tan dramáticos e increíbles, como el que dos niñas que jugaron juntas en los años 50 después estén convertidas en candidatas en bandos opuestos“, dice a la AFP la periodista Rocío Montes, co-autora del libro “Hijas de General“, que profundiza sobre la historia que cruza a ambas candidatas.

Los otros cinco candidatos fueron Marcel Claude (exmilitantes del PDC y el PPD, se postula por el Partido Humanista con apoyo de Izquierda Unida); Alfredo Sfeir (Partido Ecologista Verde), Tomás Jocelyn Holt (exdiputado, pertenecía al PL, que abandonó la Alianza gobernante y se mantuvo como candidato independiente luego de que el PL le retirara su apoyo), Roxana Miranda (Partido Igualdad) y Ricardo Israel (PRI).

Relacionadas:
Bachelet, la “gran mamá de Chile”
Matthei, la hija del general pinochetista
Estudiantes tomaron la sede de Nueva Mayoría


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.492 seguidores